Haga clic en los círculos para leer la información de cada uno en detalle

Con la rosa espinada del Magdalena

Aunque hace cuatro años el Partido Liberal se arrepintió de haber avalado al actual gobernador Luis Miguel ‘el Mello’ Cotes por los ruidos en su familia, esta vez Cambio Radical no tuvo ningún reparo en darle ese respaldo a Rosa Cotes, la tía y carta del mandatario para reemplazarlo.

Los ruidos alrededor de los Cotes tienen que ver con la condena al exalcalde de Santa Marta José Francisco ‘Chico’ Zúñiga (esposo de la candidata Rosa), quien confesó haber recibido respaldo de los paramilitares para elegirse. También, los hermanos de la candidata son Álvaro y Luis Miguel Cotes Vives, quienes aparecen mencionados en el computador del jefe para Jorge 40 como presuntos autores de una extorsión y son recordados por haber respaldado al parapolítico ex gobernador del Magdalena Trino Luna.

La alianza del vargasllerismo con los Cotes es tan firme que dejaron por fuera al otrora mejor amigo de Vargas en el Magdalena: el excongresista Miguel Pinedo, condenado por parapolítica. El apoyo a Rosa fue impulsado por el exalcalde barranquillero, y brazo político clave del Vicepresidente en el Caribe, Álex Char.

Con la candidata del mismo grupo de Kiko Gómez

Aunque la candidata a la Gobernación guajira Oneida Pinto dice que no es ficha del cuestionado exgobernador Juan Francisco ‘Kiko’ Gómez (procesado por homicidio y presuntas relaciones con las bacrim), la respalda la misma estructura que lo llevó a él al poder. Por ese motivo, su aspiración se convirtió en polémica, pero aún así Cambio Radical le entregó uno de sus primeros avales a la Gobernación en el Caribe.

Lo hizo en cabeza del grupo Char y sin consultarle al director de la colectividad, el senador Carlos Fernando Galán, quien terminó renunciando a esa jefatura luego de eso.

El grupo que llevó a Kiko e impulsa a Oneida es el de los Ballesteros (el exsenador Jorge y su hijo, el actual gobernador José María ‘Chemita’ Ballesteros), el representante Antenor Durán y el exsenador Miguel Pinedo, condenado por parapolítica. Vía su aval a Pinto, el vargasllerismo resultó aliado con el polémico viejo PIN, que también respalda a la llamada “princesa negra guajira” y es dirigido en la península por Jorge Ballesteros.

La alianza con los Gnecco del Cesar

De una manera inesperada en el Cesar político, Vargas Lleras terminó aliado con la cuestionada familia Gnecco alrededor de la candidatura a la Gobernación del exdiputado Franco Ovalle..

Todo el mundo esperaba que los Gnecco, que manejan el departamento con la Gobernación, el único senador, tres de cuatro representantes y 23 de 25 alcaldías, pusieran a un aspirante de su bolsillo, pero tras semanas de expectativa pusieron a un político que no había sido tan cercano a ellos..

Franco Ovalle es el mejor amigo de Vargas Lleras en el Cesar. Tan cercano es que el Vicepresidente suele hospedarse en su casa en el barrio Novalito cuando visita Valledupar, y además son compadres.

La casa Gnecco son parientes y han sido aliados de Kiko Gómez y tuvieron por mucho tiempo como cabeza a Jorge Gnecco Cerchar (asesinado en 2001 supuestamente por su exsocio Jorge 40), señalado de ser protagonista en la génesis del paramilitarismo en la región.

Candidato común con parapolítico Pedro Pestana en Córdoba

Como lo contó La Silla, Cambio Radical entró a pescar en el río revuelto de la pelea de La U en Córdoba y terminó avalando allí al candidato que hoy les compite por la Gobernación a los poderosos ñoños: los senadores de La U Bernardo ‘Ñoño’ Elías y Musa Besaile.

Ese candidato es el exsecretario general de la Gobernación Carlos Gómez, quien aspiraba a que lo avalara La U. Vía su campaña, el vargasllerismo es hoy aliado del “indio” Pedro Pestana, condenado por haberse aliado con los paramilitares y uno de los principales impulsores de Gómez.

El candidato vargasllerista y del Gordo García en Sucre

Faltando pocas horas para que se cerraran las inscripciones de los candidatos, la cúpula de Cambio Radical llegó a Sincelejo para avalar al exgobernador Édgar Martínez Romero a esa Gobernación. El exalcalde barranquillero Álex Char y el director de la colectividad Rodrigo Lara le entregaron ese respaldo y se tomaron la foto. La aspiración de Martínez fue impulsada por el excongresista Álvaro ‘el Gordo’ García, condenado por la masacre en el pueblo de Macayepo.

La información la confirmó La Silla con cuatro fuentes conocedoras en la región, una de ellas del grupo del Gordo. Pero además eso se evidencia en que la senadora Teresita García, hermana y heredera de la curul del exsenador, está activa en la campaña vargasllerista.

La casa García es la principal rival del cuestionado exrepresentante Yahir Acuña, cuya esposa Milene Jarava es la contendora número uno de la carta de Cambio Radical.

Matrimonio con el combo de La Gata en Magangué

En Magangué, la tierra en la que sembró su reinado de miedo la empresaria de chance Enilce López ‘La Gata’ (condenada por homicidio), el vargasllerismo lleva al mismo candidato a la Alcaldía que apoya el combo de los “gatos”.

Como lo contó La Silla, se trata del empresario Pedro Alí, quien recibió el aval de Cambio Radical luego de que se conociera que su aspiración cuenta con los políticos más representativos del equipo político de La Gata.

Alí, quien cuenta con recursos propios para financiarse y lidera su grupo, le explicó a La Silla que el aval se lo ofrecieron el representante de Cambio Hernando Padauí y el director de la colectividad Rodrigo Lara. Este último, sin embargo, le aseguró a La Silla que nunca ha hablado con ese candidato.

El exalcalde barranquillero Álex Char acompañará a Alí este septiembre en un foro en Magangué, según nos informó la campaña del magangueleño.

El candidato lleno de procesos en la Fiscalía

En el Meta, Cambio Radical le dio el aval al ex gobernador Darío Vásquez, quien llevaba varios meses recogiendo firmas por el movimiento “Compromiso Meta”. Al final no las presentó y se inscribió con ese aval, que no estuvo exento de líos. Incluso, terminaron renunciando varios miembros del partido, como el presidente del directorio departamental, Germán Hernández , o la concejal de Villavicencio Marta Triana.

El gran lío es que Vásquez tiene 15 investigaciones abiertas en la Fiscalía por delitos que van desde enriquecimiento ilícito a contratación sin cumplimiento de los requisitos legales, según El Espectador; ; y de que la Fiscalía reveló grabaciones que mostraban la cercanía de Vásquez con el narco Carlos Aguirre, alias “El Señor”. Incluso, en ellas éste hablaba de su ayuda a la campaña de Vásquez a la Gobernación en 2008.

El Clan de la Casita quiere más

Con bendiciones y comilonas, el cuestionado Clan de la Casita que ha dominado el Casanare durante la última década, está lanzando al candidato con el que buscar no perder el poder en el departamento petrolero: Julio Ramos. Y lo hará con el aval del partido del Vicepresidente Vargas Lleras en alianza con el otrora Pin.

Ramos es el candidato de José Rodolfo “El Negro” Pérez, ex representante a la Cámara y hermano del ex Gobernador condenado por parapolítica, Miguel Ángel Pérez; Nelson Mariño, ex gobernador destituido por la Procuraduría por irregularidades en contratación y mencionado por los paramilitares de Martín Llanos, y Marco Tulio Ruiz, actual gobernador del Casanare, que llegó al cargo respaldado por este grupo. Los tres hacen parte del Clan de la Casita, llamados así por el logo de Afrovides (del condenado Juan Carlos Martínez Sinisterra). Y que, al quedarse sin partido, buscaron abrigo en Cambio Radical, que no dudó en dárselos.

Además de ellos, Ramos tiene el respaldo del ex gobernador, también de Cambio Radical, Óscar Wilches, igualmente condenado por parapolítica, y con quien ya está haciendo campaña desde las tarimas de los municipios del Casanare.