Menú principal

Martes Julio 05, 2022

A las 7 de la noche Álvaro Uribe se reúne en Palacio de Nariño con Germán Varón, Presidente de la Cámara de Representantes y el más fiel escudero de Germán Vargas. Aunque la agenda de la reunión se desconoce, es claro que el Presidente tendría muchas razones para traer a su lado a Varón. Varón es quien nombrará a los representantes que conciliarán el texto del referendo en caso de que el Senado lo apruebe para el 2010, en cambio del 2014. Si Varón elige a enemigos de la reelección, la conciliación podría serle desfavorable a las intenciones reeleccionistas del Presidente. Por eso, las galletas de esta noche tienen que ser muy ricas.

Otros confidenciales recientes

Jueves, Abril 16, 2009 - 15:52
0
5974

Mientras dictan una sentencia de fondo, la sala segunda de revisión de la Corte Constitucional ordenó una medida cautelar suspendiendo el proceso de licitación del servicio de aseo en Cali. Este proceso llevado a cabo por la Superintendente de Servicios Públicos fue demandado por un grupo de recicladores de la ciudad. En las próximas semanas se sabrá la decisión final.

Jueves, Abril 16, 2009 - 15:00
0
7780

Durante la visita del pasado martes a Venezuela, en medio de las anécdotas y los apuntes para romper el hielo en el Salón Ayacucho, el presidente Hugo Chávez le prometió al presidente Álvaro Uribe un regalo especial de cumpleaños: una bicicleta “Atómica”. Este es el símbolo de la alianza de Chávez con Irán, que se concretó con el montaje de una fábrica de estos aparatos en el vecino país. El nombre de atómica es una mofa a Bush, que acusó a Irán de estar montando plantas nucleares para la defensa estratégica.  
 

Jueves, Abril 16, 2009 - 08:18
1
5610

Ayer Claudia López, la columnista de El Tiempo que destapó el escándalo de la parapolítica con sus investigaciones, tomó un vuelo en Monteria en el que se encontró de frente a dos políticos que ha cuestionado. Jairo Merlano, ex senador sucreño quien salió absuelto de tener vínculos con grupos ilegales, se le sentó adelante. Después se cruzó con Miguel de la Espriella en el pasillo, senador cordobés que fue condenado tras hacer público el Pacto de Ralito y que salió libre de la Picota por buen comportamiento. De la Espriella la saludó y le dijo: “Tenemos que hablar porque yo no soy tan malo como usted cree”. La investigadora se quedó callada y sonrió. Al aterrizar ella se acercó a de la Espriella para preguntarle en qué juzgado podía encontrar la sentencia que lo había dejado libre y que lleva meses buscando sin éxito. El senador se ofreció a enviársela.

Páginas