Menú principal

Miércoles Julio 28, 2021

Blogoeconomía

De la mano negra a la mano invisible: opiniones y provocaciones de un grupo de economistas académicos.

Este es un blog a cargo de David Bardey, Juan Camilo Cárdenas, Marcela Eslava, Leopoldo Fergusson, Marc Hofstetter, Andrés Moya, Oskar Nupia, Catherine Rodríguez, Jorge Tovar, Rafael Santos y Hernando Zuleta. Todos son profesores de la Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes.

Las opiniones expresadas por los autores se hacen a título personal y no comprometen el nombre de la Universidad de los Andes ni al grupo de Blogoeconomía como un todo.

Twitter del autor

Hilos temáticos:

 

 Por: Catherine Rodriguez

En mi último blog traté el tema del matoneo escolar. Hablé de los altos índices de este problema en el mundo, en nuestro país, de las consecuencias que puede traer en términos de calidad educativa y salud mental de tanto victimas como victimarios y de cómo es necesaria la implementación de políticas enfocadas a disminuirlo. Pocos días después se dio la trágica muerte de Sergio Urrego. La sociedad estaba, como era de esperarse, indignada y diversas columnas de opinión como esta y esta, reportajes sobre el tema como los de esta página y editoriales como por ejemplo el de El Espectador entre muchos otros alertaron y reclamaron acerca del tema. Es desolador que debamos esperar a que ocurran hechos como la muerte de este joven para reclamar y analizarnos como sociedad. ¿Cómo es posible que casos como el de Sergio Urrego,  el del niño que participó en un concurso de canto en televisión o la brutal golpiza que recibió un joven sean necesarios para despertarnos a los niveles de intolerancia y falta de empatía y respeto a los demás que tenemos? ¿Qué podemos esperar cuando algunos de nuestros Congresistas, ex presidentes, fiscales, procuradores o en general personas supuestamente educadas y que deben dar ejemplo de madurez, mesura y sensatez se tratan a los insultos, promueven la rebeldía y no logran un debate respetuoso? Qué ejemplo les estamos dando a las futuras generaciones y que valores y actitudes hacia los demás les estamos formando?

Datos de la más reciente Encuesta Longitudinal Colombiana de la Universidad de los Andes (ELCA, 2013) permiten conocer, entre muchísimas otras cosas, como son hoy las actitudes de los niños entre 10 a 13 años en el país. Un módulo especial de la ELCA le preguntó a niños residentes en el sector urbano y en cuatro microrregiones rurales del país acerca de sus actitudes, la participación en organizaciones o clubes, sus hábitos de consumo de cigarrillo y alcohol, el uso de su tiempo y sus sueños en el futuro, entre otros. Un análisis simple de estos datos permite entender como piensan estos niños hoy y la importancia del hogar en la formación de actitudes de respeto y empatía hacia los demás. En este blog me voy a centrar en solo una de las preguntas que se les hicieron. En ella se les pedía que, después de escuchar ciertas afirmaciones, dijeran si estaban totalmente de acuerdo, de acuerdo, en desacuerdo o totalmente en desacuerdo con ellas. Las cuatro afirmaciones eran: i) ver peleas entre compañeros es divertido; ii) si no se puede por las buenas toca por las malas; iii) el que me la hace me la paga y iv) es divertido cuando se burlan de alguien que te cae mal.

Analizando las respuestas de las actitudes de estos niños encontramos datos que, a mi modo de ver, son preocupantes. La Figura 1 ilustra el porcentaje de niños del sector urbano, representativo a nivel nacional, que dijo estar totalmente de acuerdo o de acuerdo con cada una de las cuatro afirmaciones.  Las primeras dos afirmaciones están muy relacionadas con el tema de matoneo y la tolerancia a la violencia en los demás. De acuerdo a los datos, el 10% y 16% de los jóvenes entre 10 y 13 años afirma que es divertido ver peleas entre compañeros o ver cuando se burlan de alguien que les cae mal, respectivamente. Aunque parezcan porcentaje bajos, es para mí es un porcentaje inaceptable, en esta edad temprana y en cualquier edad. La respuesta de la siguiente afirmación es aterradora por decirlo menos. Uno de cuatro jóvenes entre los 10 y los 13 años en las ciudades de Colombia considera que se justifica obtener lo que uno quiere “a las malas”. Finalmente, el 16.2% de los jóvenes afirma que está de acuerdo con que el que las hace las paga, dando ciertos indicios acerca de actitudes vengativas.

Fuente: ELCA (2013), cálculos propios

El Cuadro 1 muestra como varían los porcentajes de niños y jóvenes que están de acuerdo con estas afirmaciones de acuerdo a la edad, región donde viven, educación de los padres y nivel de riqueza. Algunos podrían pensar que estos son niños muy jóvenes, que aún están en etapas de formación y que por lo tanto no deberíamos prestar tanta atención a estas afirmaciones. La evidencia sugeriría que esto no es cierto.  Como se observa en el cuadro, el único caso en donde el porcentaje que afirma estar de acuerdo con las afirmaciones disminuye con la edad es el de si consideran que se pueden o no obtener las cosas por las malas. Para las demás afirmaciones se observa que los porcentajes permanecen iguales o se empeoran con los años como es el caso de ver burlarse de alguien que no nos cae bien. Al comparar por regiones se observa que los jóvenes de la región Atlántica y Oriental están, en promedio, más de acuerdo con estas cuatro afirmaciones que jóvenes residentes en el resto del país. El cuadro también muestra que no hay tendencias claras en las respuestas de acuerdo al nivel de educación del jefe de hogar ni del nivel de riqueza.



Cuadro 1: Porcentaje de niños de acuerdo con cada afirmación de acuerdo a características socioeconómicas
  Ver peleas entre compañeros es divertido Es divertido cuando se burlan de alguien que te cae mal Si no se puede por las buenas toca por las malas El que me las hace me las paga
Edad        
10 8.59% 9.20% 29.45% 16.87%
11 9.69% 14.25% 23.08% 16.52%
12 9.48% 15.90% 25.08% 18.35%
13 10.41% 17.53% 21.37% 16.44%
         
Región        
Atlántica 10.26% 15.51% 28.64% 21.24%
Oriental 10.82% 10.49% 23.61% 17.05%
Central 7.69% 15.38% 21.54% 13.33%
Pacífica 9.30% 17.05% 24.42% 14.73%
Bogotá 8.33% 13.02% 20.83% 14.58%
         
Género        
Hombre 9.83% 15.67% 27.07% 20.23%
Mujer 9.30% 12.89% 22.04% 13.64%
         
Educación jefe hogar        
Bachillerato incompleto 9.58% 13.59% 26.73% 20.27%
Bachillerato completo 10.37% 14.72% 23.08% 15.89%
> Bachillerato competo 8.07% 14.60% 24.53% 14.60%
         
Tercil riqueza        
1 9.92% 13.56% 27.94% 16.60%
2 9.52% 14.74% 22.22% 18.82%
3 9.22% 14.75% 23.27% 15.67%
Fuente: ELCA (2013), cálculos propios      

 

Los datos permiten además identificar la importante influencia del hogar en la formación de estas actitudes. A los jefes de hogar, donde residen estos niños, se les hizo exactamente una de estas mismas preguntas. Específicamente se les pidió contestar si estaban totalmente de acuerdo, de acuerdo, en desacuerdo o totalmente en desacuerdo con la afirmación que “el que me la hace me la paga”. Comprobando que no es un tema de edad, cerca del 14% de los jefes de hogar estuvo de acuerdo con esta afirmación, valor cercano al 16% del porcentaje de jóvenes. Además, a los jefes se les preguntó también si estaban de acuerdo que “a veces se justifica el uso de la violencia” (pregunta parecida a la de “por las malas” hecha a los jóvenes). En este caso uno de cada cinco adultos, específicamente el 20.6%, respondió estar de acuerdo con esta afirmación.

La Figura 2 ilustra de manera sencilla la alta correlación que tienen las actitudes vistas en el hogar y la construcción de valores y actitudes respecto a los demás de los jóvenes. En la figura se dividió a los niños y jóvenes de acuerdo a si pertenecían a un hogar cuyo jefe estaba de acuerdo o en desacuerdo con cada una de estas dos afirmaciones. Como es posible observar, el 15% de los jóvenes que viven en un hogar donde el jefe no está de acuerdo con que “el que la hace la paga” afirmó que el sí estaba de acuerdo. Este porcentaje sube a 22% en niños que residen en hogares donde el jefe también está de acuerdo con la afirmación. Respecto a la afirmación que “a veces se justifica el uso de la violencia”, estos mismos porcentajes de jóvenes que están de acuerdo son el 22% y 34% respectivamente dependiendo de en qué tipo de hogar viven.

Fuente: ELCA (2013), cálculos propios

Valdría la pena pensar como nos comportamos cada uno frente a los demás, nuestros niveles de tolerancia, empatía y respeto y el ejemplo que damos a los que nos rodean. Especialmente ahora que buscamos una paz en donde será de vital importancia el perdón y dejar de lado, aunque sea difícil, los sentimientos de venganza.

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2014-10-17 08:51

Gandhi fue rebelde pero no violento. En el artículo no hablo de rebeldía así que no sé por qué lo menciona. Nunca digo que no hay que ser rebelde, digo que las cosas no se hacen “a las malas”. No entiendo además que tipo de rebeldía justifica burlarse de los que te caigan mal o como puede ser divertido ver peleas entre compañeros.....

Jue, 2014-10-16 17:01

Lástima que el comentario empiece contaminado por una falacia tan tonta; una falacia de ambigüedad, del equívoco o de anfibología. (Se produce cuando en un mismo argumento, o en su refutación, se emplean palabras o frases en más de un sentido).

Es claro que la "rebeldía" a la que se refiere el artículo no es la que usted alaba, sino otra acepción de la misma palabra, por ejemplo esta: "Estado procesal del que no acude a la llamada del juez o no cumple las indicaciones de éste". (¿Le suena?)

Por otro lado, tampoco hay evidencia en el escrito de queja alguna contra la "violencia reglada", sino justamente contra su contraria, la "violencia no reglada" (¿O acaso el matoneo escolar se da con argumentos? ¿O con patadas argumentales o insultos reglamentarios?).

A esta falacia se le llama "el hombre de paja": Se hace una caricatura de los argumentos del otro (un hombre de paja), y se ataca la caricatura.

Dos falacias en 1000 caracteres. De eso habla también el escrito.

Vie, 2014-10-17 08:55

Volví a leer, y encontré la que, tal vez, sea la causa de su rebeldía contra el artículo: A los adultos les preguntaron si estaban de acuerdo con la afirmación “a veces se justifica el uso de la violencia”, y el 20% estuvo de acuerdo. Creo que esta es la única referencia tangencial a la "violencia genérica" que usted menciona.

Y estoy de acuerdo en que esa pregunta es una pifia; porque sin un contexto, por ejemplo "en el hogar" o "en el colegio", pues el 100% debería estar de acuerdo en que sí hay "algunas veces" en las que se justifica el uso de la violencia, en el ancho mundo, y para los múltiples significados de "violencia". Y eso no sería indicador de nada.

Pero de ahí a asegurar que el artículo disiente del derecho al disenso (una contradicción) o que derivaría en la eliminación de las penas carcelarias, por empatía, hay un salto muy grande, un salto violento. Por otro lado, no creo que investigar y preocuparse por la violencia infantil sea algo accesorio o superficial.

Lun, 2014-10-13 13:44

Como todo problema n Colombia, el trasfondo social-económico factor determinante d lo q realmente ES un país.

Las encuestas-estudios-análisis etc, dependen exclusivamente dl Universo q el interesado d turno asuma. N un país como esté dnde todo esta malamente influenciado x el interés político, resulta in- creíble q hayan análisis dnde se atrevan a tocar nuestros " dioses", los q NOS toco. Uno puede ser educado o lo contrario, pero aparentarlo como hace normalmente la su-ociedad colombiana los convierte n un ridículo extremo. D ahí las horrendas grabaciones q les escuchan a los llamados hombres " bien" dl país, q los deja como un Ku..

Insisto, los gremios profesionales n diferentes áreas tienen una labor + allá d publicar estudios y estadísticas etc; igual q los medios,- q se están quedando para reaccionar cuando les maten una " vaca sagrada" dl periodismo-,están haciendo estudios q pueden influenciar n las decisiones d país, pero al parecer se quedan n los anaqueles de las U.

Mié, 2014-10-15 09:32

Señor Esquinkle. De entrada no me gustó su comentario, porque lo juzgué algo simplista. Sin embargo, luego caí en cuenta de mi error, pues ciertamente sería interesante que existieran estudios que permitieran establecer en qué momentos de la historia nos hemos hecho más intolerantes y cuáles han sido los roles de los líderes políticos en tales épocas. Con todo, me quedará la duda de si las gentes son violentas debido a la persona que las guía, o si justamente esta persona las guía porque ya de hecho son violentas. Saludo.

Mié, 2014-10-15 20:48

Esquinkle y carlozano:

Muy buena discusión. Que yo sepa no hay ningún estudio como el que sugieren. Creería que no porque los datos son difíciles de conseguir. Quizás utilizando la encuesta del Latinobarómetro que lleva varios años (desde 1995) y está en diversos países se podrían tratar de mirar correlaciones. De acuerdo también en que es preocupante cuando los que deberían dar ejemplo se comportan así de mal….

Añadir nuevo comentario