Menú principal

Sábado Septiembre 19, 2020

Suarezterapia

Este blog es un recorrido por los pasillos del poder.

Seguir en twitter a @carlossuarezr

Soy abogado de la Universidad Externado de Colombia. Con Posgrados en derecho Constitucional y Penal Especial de la Universidad de Salamanca. Especializado en Gerencia Pública y Control Fiscal de la Universidad del Rosario. He litigado en defensas penales y fui asesor en procesos de la ley de Justicia y Paz. Soy consumidor apasionado y estudioso de los medios de comunicación y su dinámica. Asesoro el manejo de estrategias jurídicas en procesos sensibles ante la opinión pública y participo en el diseño y ejecución de programas y planes para candidatos y aspirantes a ocupar cargos públicos.

Twitter del autor

@carlossuarezr

Hilos temáticos: Justicia, Gobierno de Santos, Congreso

Nada más ilógico que la política colombiana. Por cuenta de no sabemos qué recónditas aspiraciones, se acabaron los días en que los ex presidentes se dedicaban a hacer negocios, buscaban nombramientos para sus familiares mas cercanos, tomaban whisky a costillas de los que fueron funcionarios en sus respectivos gobiernos, compraban obras de arte o escribían poesía; todo esto sin untarse de política, mas allá de lo que se necesita para pedir uno que otro empujón burocrático para sus delfines o algún amigo varado.

De ese plácido mundo en que los expresidentes se encerraban en sus asuntos privados y no salían a manifestarse en política activa porque se suponía que ya habían tenido su oportunidad para bien o mal -generalmente mal-, haber dirigido los destinos del País, pasamos a la realidad actual en la que los expresidentes terminaron siendo protagonistas políticos en Colombia.

Esa absurda involución de nuestra política contemporánea podría tener origen en el malhadado articulito constitucional reformado por Alvaro Uribe.  Cambio que pese a tener un único y personal fin, terminó habilitando además de las reelecciones presidenciales consecutivas, las de los antiguos ocupantes del Solio de Bolívar que aún están vivos. Hoy, ellos tienen la opción legal de volver a aspirar a la presidencia, tal vez para que puedan hacer todo aquello que no pudieron mientras fueron presidentes.

El primero en abrir la senda de participación política electoral ex-presidencial, pese a que constitucionalmente es el único Ex que no podría volver a aspirar a serlo, es Alvaro Uribe. 

Durante este cuatrienio lo hemos visto convertirse en el jefe de la oposición al gobierno. Ha empezado una campaña política para recuperar el poder a través de las posiciones que piensa ganar con sus áulicos en el congreso de la república. Pensará seguramente que, así como reformó una vez un articulito, teniendo mayorías en el congreso, fácil será volver a hacerlo.

De igual manera, una aspiración a repetir explicaría el por qué Andrés Pastrana ha empezado a actuar como candidato durante los últimos años.

Quedó claro al inicio del mandato de Juan Manuel Santos, que Pastrana fue uno de los beneficiados en la conformación del gabinete, muchos de los "pastranistas" terminaron nombrados en ministerios y altas responsabilidades en el gobierno. 

Sin embargo, cuando se notó que igual tratamiento se le dispensaba a su enemigo de toda la vida, el también ex presidente Samper, Pastrana empezó a distanciarse de Juan Manuel Santos.

Poco a poco ha intentado horadar las relaciones del partido conservador con el gobierno actual, se convirtió en crítico acérrimo del manejo que se le dio al litigio con Nicaragua -viendo la paja en el ojo de Santos, sin ver la viga en el suyo propio- y dejó claro que,  quien tenga algún contacto con el ex presidente Samper, es declarado enemigo por Pastrana.

Para nadie es un secreto que el presidente Santos tendió puentes con el liberalismo en todas sus vertientes y por supuesto, no solamente le ha dado juego importante al sector Gavirista que hoy controla a su antiguo partido, sino que la mermelada ha alcanzado también las toldas Samperistas.

Esa pareció ser la gota que rebosó la copa de Pastrana y decidió prender el ventilador con sus memorias, ahí se va lanza en ristre contra los expresidentes liberales y contra el mismo Santos.

En las discusiones derivadas de su libro "Memorias Olvidadas", acusó al expresidente Gaviria, no solo de haber sabido -y no haber hecho nada-, que el Cartel de Cali había aportado dinero a la campaña de su entonces rival, el candidato Samper en la contienda de 1994, sino que recordó la supuesta alianza del gobierno Gaviria con el Cartel para enfrentar a Pablo Escobar. Llamó a Gaviria, el "eslabón perdido del Cartel de Cali"

Por supuesto, su enemigo íntimo, el ex presidente Samper no se salvó de las acusaciones; en su libro, Pastrana publica una inédita carta suscrita por quienes parecen ser los hermanos Rodríguez Orejuela, según la cual afirmarían que Samper si sabía de los aportes mafiosos a la campaña que lo llevó a ser presidente.

Mas allá del calibre de los insultos de riposta, en los que Cesar Gaviria tildó de "estúpido y loco de atar" a Pastrana.  Lo nuevo de este capítulo que parece no tener fin, son sus afirmaciones; según las cuales, las conversaciones interceptadas a los Rodriguez Orejuela daban cuenta de que el Cartel de Cali también habría hecho aportes a la campaña del candidato Pastrana. Esta es una versión que siempre se escuchó en el mundillo político y también en el de la inteligencia del Estado pero que nunca se había ventilado públicamente por un testigo calificado y oficial, como lo es Gaviria.

Todas estas disputas tienen un alto contenido de lucha por el poder político, Uribe lo dice abiertamente y dirige una campaña electoral. Cesar Gaviria es un referente esencial en el manejo del partido Liberal de la mano de su hijo Simón, a quien está conduciendo como futura carta a la presidencia de Colombia. Samper hace lo propio dentro de sus limitaciones de imagen; sin embargo, es un jefe natural, no solo de su partido sino de los altos compromisos políticos que permiten gran parte de la gobernabilidad del País y Pastrana pareciera  no querer quedarse atrás, moviéndose políticamente para retomar las riendas del partido conservador y mediáticamente tratando de ponerse en el partidor como la tercería que el País pareciera estar buscando.

Si alguno de ellos o todos, tienen aspiraciones reeleccionistas "per se" o en cuerpo ajeno, es algo que no dicen en público pero, actúan como candidatos, se comportan como candidatos y se encuentran habilitados para ser candidatos.

Mientras eso sucede, en medio de esta pelea parecería estar quedando claro que el Cartel de Cali no tuvo uno sino tres periodos presidenciales.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2013-12-03 20:38

Vé, Carlos Suarez, en detalle me explicarías por favor lo de Samper como jefe natural de los altos compromisos políticos que permiten gran parte la gobernabilidad del país?

Mié, 2013-12-04 18:11

Hola Uvo, gracias por pasar a la Suarezterapia. Me refiero a temas como: Su papel como mediador en el Catumbo, los ministerios de minas y justicia, el viceministerio de justicia, la Cámara de Comercio, etc

Lun, 2013-12-02 22:41

El Fiuriber, el tipo màs traicionero y solapado que haya parido esta tierra, si actua como candidato, pues de llegar Oscar Ivàn, fiuriber serìa quien tomarìa las riendas en cuerpo ajeno. claro. Menos mal esta posibilidad està cada dìa màs lejos para las AUCd del fiuruber (autodefensas del puro...)

Mié, 2014-01-29 19:24

ADEMÁS DE MAL HABLADO ES BIEN INOCENTE... ¿ CREE USTED QUE SOLO URIBE ES ÚNICO POLÍTICO DE ALTA ENVERGADURA DETRÁS DEL PODER?... ES QUE NO LEYÓ BIEN Y ESO NO LE PERMITO COMPRENDER DE LO QUE TRATA ESTE ARTICULO. O SOLO LE INTERESA EXPRESARSE DE MANERA TAN DES OBLIGANTE DEL EX PRESIDENTE URIBE?

Lun, 2013-12-02 10:29

No es tan "pelea de comadres" Todo este sancocho que, por desgracia, tenemos que soportar los colombianos, casi que a la brava, mezcla tanto al presidente en ejercicio como a los expresidentes (menos Belisario, por ahora) se trata de la figura de "el primer magistrado" como pomposamente llama Pastrana a Gaviria (y, claro, para darle el champú a todo el que se haya aplastado en la silla presidencial). Claro, se trata nada menos que de la primera dignidad del país. Por lo tanto, guardadas todas las reservas, hay que creerles. Y de lo que se acusan entre sí (Uribe/Santos/Pastrana/Samper/Gaviria) es de crímenes gravísimos, y el lenguaje que utilizan es exactamente el de criminales. Bueno, todavía no se tratan de gonorreas ni de garbimbas, pero ya casi. Gaviria ya empezó con ciertos apelativos suaves. De cualquier forma, en toda esta zagarrera se va confirmando mucho de lo que todos ya sabíamos.

Sáb, 2013-11-30 23:22

Q' vergüenza tan hp la q nos hacen sentir estos mal llamados ilustres y honorables expresidentes de la república; un espectáculo circense al mejor estilo de cualquier calle en barrio popular, incluso de cualquier semáforo de ciudad, con la pequeñísima diferencia q son protagonistas de primer orden regalando entradas por montones para asistir a la más miserable exposición de la dirigencia colombiana.

Asistimos a uno de los actos más bochornosos en la historia de este país-q jamás dejará de sorprendernos-con los personajes “mejor educados y preparados “en las mejores universidades. Sin ningún pudor se lanzan a publicar sus diferencias, con la garantía del todo seguirá igual, y aquí nada pasará, xq viéndolo bien, nunca ha pasado.

Y como el show debe y tiene q continuar, para eso ya están los delfines nadando en las mejores aguas.

Q' buena oportunidad para saber q’ es lo q tenemos q hacer en las próximas elecciones.

Dom, 2013-12-01 16:27

Hola Didundi. A veces sentimos que no podemos mas, que el País nos atropella y que esto no tiene arreglo. Lamento decirte que al parecer asi es. Si las esperanzas son las próximas elecciones, déjame decirte que estaremos ante la renovación política encarnada por Serpa, Gerlein, Uribe, etc. Seguiremos en las manos de los mismos y-o sus herederos porque el partido liberal está en manos de los gaviria; el centro "democrático" aquel, ya sabemos que no lo soltará Uribe (pregúntale a Pacho Santos); del conservatismo en cambio se espera la renovación cuando llegue Santiago Pastrana y si la U perdura un par de generaciones, será el coto de caza de Martín y asi....nada que hacer.

Añadir nuevo comentario