Menú principal

Miércoles Diciembre 01, 2021

Por Javier Corredor

Si usted ha estado cerca de la élite colombiana probablemente conoce a alguien que cree que Meissen es una marca de cerveza alemana, o que Kennedy queda en algún estado al este de los Estados Unidos. Probablemente, también tuvo que ayudarle a alguno a llegar a la Plaza de Bolívar en las protestas contra Samper, o explicarle que Lucero Alto no es el nombre de una cantante de música de planchar.

Todo esto empieza con la endogamia educativa.

El destino manifiesto y nunca puesto en duda de una mayoría importante de los estudiantes de estrato seis (o más) en Bogotá es hacer un posgrado en el exterior (Estados Unidos y Europa por supuesto); es formar pareja con alguien que asistió como ellos a un colegio internacional, y que creció a pocas cuadras de su casa; es también tener un grupo de amigos que frecuenta los mismos círculos, que habla por lo menos dos idiomas y que es prolífico en apellidos de origen extranjero. A veces preservados obstinadamente con un guión después del apellido nacional. En palabras del Chavo para que me entiendan mejor: Los Pérez-Abolengo.

No todos. Algunos se rebelan, o conocen a alguien que les mueve el piso y se quedan a vivir en la clase media globalizada y renuncian de esta forma a los privilegios heredados. Para preocupación de los padres, que cada día más prefieren dejarlos hacer el pregrado aquí, no sea que vuelvan confundidos como Clara López o Daniel García-Peña, o como el mismo presidente, que después de Kansas le dio, más bien con poca consistencia, por intentar ser un traidor a su clase. Algunos pocos en sus viajes hacen amigos de otro origen; pocos también, venidos de provincia o de la educación pública. Los otros, la mayoría, vuelven al redil después de haber conocido el mundo, y paradójicamente sin conocerlo.

La historia no es nueva. Tampoco lo es la evidente desventaja genética que implica en el mediano plazo, ya saben por aquello de casarse entre castas. Lo que es nuevo y preocupante es la forma en que éste se ha convertido en el modelo a seguir para la educación en todos los niveles. Lo preocupante es también que ellos son los encargados de dirigir el país y de pensarlo. La columna de Marc Hofstetter sobre las víctimas, o mejor contra ellas, me recordó la que es quizás la más grave consecuencia de esta endogamia: la ausencia de empatía por los que sufren. Allí se implica que la búsqueda de reparación o más generalmente de cualquier otro apoyo estatal, es el producto de una actitud lastimera y vergonzante. Una obligación políticamente correcta pero sin fundamento. Como si haber nacido pobre, o ser víctima, o estar quebrado, fuera el producto de una autocondescendencia elegida. Más allá del debate de política pública que el texto pretendía abrir, y de las aclaraciones y disculpas del autor en la sección de comentarios, la siempre buena excusa de que lo que se hizo fue sacrificar un mundo para pulir un verso, lo que es irritante del texto es la notoria incapacidad empática. Como si en realidad el autor no se pudiera conectar con la angustia de un caficultor quebrado, o el dolor silencioso e irreparable de alguien que busca a un familiar desparecido, como si esas cosas, más allá de las cifras, no existieran. 

Lo que un modelo educativo segregado genera es la incapacidad de ponerse en la posición del otro (del otro en el espacio social: otra clase, otra raza, otra experiencia vital). Lo que una experiencia social compartida en una escuela incluyente (o una lectura básica de Rawls) puede enseñar es que nadie elige nacer donde nace, y que por lo tanto no es merecedor (ni culpable) de lo que esa posición implica. Las víctimas no eligieron su destino (tampoco los pobres), ni lo hicieron en una conspiración para acceder a beneficios estatales. Esa es la historia ya gastada por los republicanos de la welfare mom, en su tarea de desacreditar los programas de ayuda social. Mi pregunta es cómo alguien pudo escribir eso sin sonrojarse: Tal vez no se preguntó cómo se distorsionan los mercados cuando a la gente la descabezan para robarle la tierra, o peor no pudo conectar con el sufrimiento que eso implica. Las escuelas enseñan desde antes de empezar las clases, por la decisión e imposición de quienes pueden entrar, de quienes tienen el derecho, y de quienes se quedan afuera. Sin experiencia vital compartida, sin empatía con los que están en una posición más débil, todo lo que se hable en la clase de ética, son palabras perdidas.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2013-08-02 12:50

(2) Lo de Corredor es pura mala fe: ¿Quién no empatiza con un pobre o con un caficultor quebrado? La diferencia es que Hofstetter no cree que la manera de ayudar sea mediante subsidios estatales; y yo añado, mucho menos cuando esos subsidios se “ganan” mediante el chantaje de los paros. La mala fe de Corredor radica en asumir que quienes no crean que la manera de ayudar al caficultor sea mediante ayuda estatal, automáticamente queda entre los que no "empatizan".

Ahora, la explicación de Corredor es absurda. Lo de la "endogamia educativa" es una “hipótesis” que suena muy bien para los justicieros sociales: es muy fácil achacarle la culpa a los ricos porque estudian en las universidades más caras que puedan pagar y que se terminen relacionando entre ellos.

Vie, 2013-08-02 14:50

Don NN, las victimas no pueden ser vistas como Eros. Si nota esa referencia la hizo casi de último renglón.

No sé en q país ínsista ud en vivir ,pero el concepto de endogamia en Colombia no es nuevo, para nada,xq negarlo?, no es malo, cada cual se junta con quien mejor le parezca, lo malo don NN es q precisamente esas uniones están haciendo perder el verdadero sentido social de profesionales q están al servicio del estado, de este estado, el colombiano, no estamos hablando de suiza etc. En este,..es imperativo no desligarse de los problemas sociales q nos acosan a diario.

Con q criterio se definen las necesidades de una gran mayoría, con necesidades q están lejos de sentir, no tienen q..,la soberbia no les permite ver q sus mediciones no son perfectas,.. hay otras, como complemento; q motivación tienen para definir lo q realmente se necesita, en q proporción, alcance,si No hay ni siquiera sentido común?. No hacemos parte de los países escandinavos, para asumir q NO nada pasa.

Vie, 2013-08-02 14:59

DIDUNDI, es muy difícil discutir con quien se niega a leer. ¿Cuándo he negado la "endogamia educativa"? Lo que digo es que eso es perfectamente normal y que no explica nada. La endogamia de los ricos es obvia y eso no es una particularidad colombiana, es lo que pasa en todo el mundo. En ese sentido, "esas uniones" no están haciendo perder nada.

¿Con qué criterio se definen las necesidades de una gran mayoría? Con base en lo que la gente vota. Que yo sepa JMS no es un Rey. Él tiene que ajustarse a un mandato que le dieron sus votantes cuando lo eligieron.

¿Quién dice que en Colombia no pasa nada? Usted con su mala fe. Ya he dicho muchas veces que no creo que todo sea perfecto. Otra cosa es creer que la solución es más intervención estatal. Y en este caso, lo que Corredor dice no tiene ningún contenido (para no mencionar que utiliza a Hofstetter como chivo expiatorio basándose en afirmaciones (o sugerencias) que Hofstetter nunca hizo).

Vie, 2013-08-02 15:12

Asumir que tremenda realidad no es mas que una Hipótesis, es negarlo.

Y sobre la intervención estatal es precisamente lo que toca Corredor, en manos de quienes está quedando esa intervención, si son precisamente los mismos egoístas, egocéntricos y endogámicos, que concepto de democracia aplicada podemos esperar?.

Vie, 2013-08-02 14:17

(3) Pero, ¿es que alguien esperaría algo distinto? Eso es lo que cualquiera querría para sus hijos. Los pobres quieren que sus hijos estudien en las mejores universidades y que se relacionen con la gente rica y eso no es ningún síntoma de mezquindad, es el deseo natural de quien quiere prosperar y que sabe que es más fácil prosperar si uno se asocia con quien ya prosperó. El problema para Corredor (no lo dice explícitamente pero lo sugiere con el omnipresente tono de reproche) es que los ricos quieran lo mismo.

Supongamos que no existieran los colegios ni las universidades y que la gente se tuviera que educar en su casa: ¿Alguien en su sano juicio cree que los ricos no se relacionarían primordialmente entre ellos y que no tendrían una escala de valores similar entre ellos? ¿Qué tiene que ver la “endogamia educativa” en eso? De nuevo, nada, pero suena bien. Le da la superioridad moral a quien “empatiza” con los pobres, a diferencia de Hofstetter "el mezquino".

Vie, 2013-08-02 13:27

La única manera en que se podría "corregir" ese "problema" sería prohibiendo cualquier tipo de instrucción privada.

Vie, 2013-08-02 14:01

(4) De otro lado, Corredor usa los peores ejemplos que uno se puede imaginar: ahora resulta que Clara López y Daniel García Peña “están confundidos”. No, no lo están y no ven nada de malo en la riqueza y en que su círculo social se restrinja a los ricos.
¿Acaso Clara López vive como la “clase media globalizada”? ¿El círculo social de DGP es en su mayoría gente pobre? Así muy bueno: usar la plata de otros para decir que uno “ayuda” a los pobres. Si estuvieran confundidos y consideraran tan importante reducir esas desigualdades, ¿por qué no dejan de vivir como ricos? Fácil, porque es como cualquiera quisiera vivir. La diferencia es que CL y DGP no producen nada que realmente le sirva a la gente para vivir mejor: lo que hacen es cabildear para quitarle plata a la gente que produce y repartirla entre sus clientelas, sin modificar en nada sus privilegios. Me encantaría saber si los hijos de la mayoría de esos “confundidos” estudian en la Nacional o en Los Andes (o en Harvard).

Vie, 2013-08-02 14:14

(5) Y este es el colmo de la mala fe de Corredor:

“Las víctimas no eligieron su destino (tampoco los pobres), ni lo hicieron en una conspiración para acceder a beneficios estatales. Esa es la historia ya gastada por los republicanos de la welfare mom, en su tarea de desacreditar los programas de ayuda social. Mi pregunta es cómo alguien pudo escribir eso sin sonrojarse: Tal vez no se preguntó cómo se distorsionan los mercados cuando a la gente la descabezan para robarle la tierra, o peor no pudo conectar con el sufrimiento que eso implica.”

¿Hofstetter escribió eso (o algo que se pueda entender así)? No, pero el lector que “empatiza” ya está muy “conectado” como para darse cuenta que Corredor está mintiendo miserablemente al sugerir que Hofstetter lo hizo. Solo alguien auténticamente malintencionado podría acusar a otro de haber escrito lo que no escribió. Seguramente el que "empatiza" puede darse esas licencias sin sonrojarse.

Vie, 2013-08-02 15:20

La posición aquí de Corredor la veo simplemente como una personalísima posición, que no esta sugiriendo nada, simplemente es su forma de pensar, y entre otras cosas es lo que necesariamente se concluye de lo que expuso su defendido(no literal por favor).

Vie, 2013-08-02 16:43

No, no está sugiriendo. Está afirmando que Hofstetter dijo algo que no dijo. Es una personalísima (y miserable, en mi opinión) mentira.

Vie, 2013-08-02 21:07

Ni está sugiriendo, ni mucho menos afirmando nada de nada, igual como Ud. , yo, o cualquier usuario expuso su punto de vista respecto de... ,cada cual está en la libertad d asumir su propia verdad, le repito tanta gente equivocada no es posible.

Su defendido planteo mal el debate así haya pretendido una cosa se les desvió, y en eso coincidimos la GRAN MAYORÍA, menos Ud. Sorry

Vie, 2013-08-02 12:00

Yo sí creo q debemos respetar la puesta de blog notas y no salir del tema, sin salir del punto exacto al que refieren, así hayan tomado como ‘’ejemplo’’ a Marc, no está de más respetar su blog y llevar esto directo a las que corresponde.
Gracias.

Vie, 2013-08-02 11:14

¡Qué maravilla que en estos foros esté desapareciendo el lenguaje violento y descalificador! Y es precisamente el tema de la endogamia educativa lo que está en juego. Parece una actitud muy primitiva esa de considerar malo lo extraño ("Toda diferencia engendra odio" nos decía el libro de Kalila e Dimna) El poder experimentar empatía con el otro, trátese de individuo, clase, sociedad o cultura, es uno de los rasgos humanos más hondos y naturales... O si no, miremos la expresión de un niño aún no educado ante la sonrisa de un viejo, un negro, un pobre, un rico... Siempre responderá a la sonrisa con otra sonrisa. Es la suma de los miedos de los adultos el factor que nos enseña a creer que solo lo nuestro vale. En realidad educarse es reeducarse. En realidad tenemos que repensar la educación para humanizarla al máximo posible.

Vie, 2013-08-02 10:49

No veo tal "virulencia ad hominem." Corredor propone que la falta de empatía en la postura del profesor Hofstetter puede ser una consecuencia de una sociedad segregada que ha generado unas élites "endogámicas." Lo que se intenta desvirtuar (atacar, si quiere) es la postura (la falta de empatía), no a la persona (el Prof. Hofstetter).

Dom, 2013-08-04 13:02

Tampoco veo virulencia en los comentarios (excepto en un forista que acusa a todo el mundo de actuar de "mala fe"). Y si la hubiera, no conviertiría al post en un ataque "virulento" al Prof. Hofstetter. Simplemente no hay tal. Que esta discusión (sensible teniendo en cuenta el perfil del lector de LSV) tenga lugar, es apropiado y recomendable en el país de hacernos pasito. Saludos chjarami, d.

Vie, 2013-08-02 21:20

Exactamente así lo entendí, por lo tanto el virus aquel no aplica, nadie ha personalizado este tema, es cuestión de como lo asumimos, como lo interpretamos y ante todo como lo expresamos y respetamos, y eso marca la gran diferencia.

Vie, 2013-08-02 08:59

La de chjarami, ¿también?

Vie, 2013-08-02 09:01

La de Jorge Alberto, ¿también?

Vie, 2013-08-02 03:26

Esta nota me parece un producto en sí misma de la endogamia educativa que pretende denunciar. Hoy por hoy, hasta en la Universidad de los Andes se critica a las "élites" colombianas,concebidas sobre una fantasía que esta nota explaya con todo detalle como constituida por apellidos, colegio, barrio, club. Me produce carcajadas: ¿40 años de narcotráfico no cambiaron nada en la constitución de los Pérez-Abolengo? ¿Cuál se supone que fue la clase social que prestó apoyo logístico al paramilitarismo como ofensiva lanzada contra todo aquel que pusiera en peligro sus intereses? La indiferencia por las víctimas tiene raíces más profundas que el colegio. Tiene que ver con una guerra civil que es una guerra de clases.
Por otro lado, en esta nota se proyecta una Colombia que sí conoce la realidad, la Colombia de las víctimas. Eso constituye otra mistificación. Una buena parte de la Colombia que no es élite sustenta y apoya el proyecto de la élite y busca algún día formar parte de ella.

Sáb, 2013-08-03 11:08

Si pero cuando usted mira la pertenencia a la clase alta, el capital económico no es el único que juega. También, el simbólico. Un narcotraficante sin apellidos no puede entrar a la clase alta. Como ese mafioso caleño que se mando a construir una replica de un club, porque no le daban la membresía.

Vie, 2013-08-02 02:34

"todo lo que se hable en la clase de ética, son palabras perdidas"
Porque no se debería hablar en la clase de ética, se debería experimentar la vida con los otros, los que son diferentes, no mas.
Estoy totalmente de acuerdo con este articulo.
Gracias por su lucides y su vision critica.

Jue, 2013-08-01 22:39

Este tema es amplio, pero No ajeno,con tantas aristas para debatir por mucho tiempo.

Jue, 2013-08-01 22:02

Que columna TAN interesante. La alusión a la empatía muy apropiada :) Creo que el tema da para más... ojalá el autor profundice en próximas entradas! Valdría la pena también analizar desde su óptica la última entrada de los economistas uniandinos que señalan que deben hacer más visible su aporte a "lo social"... ¿?

Jue, 2013-08-01 22:03

Este post pone el dedo en varias llagas --y va más allá de la réplica a la postura de los economistas de al lado.

Jue, 2013-08-01 20:36

La única forma en que valoramos a Superman es por la existencia de Lex Luthor, a mi me parece excelente que el sr. Marc Hofstetter haya expresado de forma tan clara su verdadera opinión que además es la que muchos comparten en privado y que les da vergüenza expresar en público, considero que no debemos continuar con argumentos ad hominem sino continuar y demostrar con evidencia lo equivocada, si así se demuestra, de su posición. Las ciencias sociales, la economía deben ganar poco a poco un carácter más propio de la ciencia en que las hipótesis se comprueban se discuten y se alimentan una de la otra. Hace años en la revista Nature recuerdo haber leído que las tesis equivocadas han hecho más por la ciencia-era un artículo de biología- que las certezas de primera vez, de la posibilidad de refutación y comprobación se crece y se avanza. Finalmente señalo que comparto que las distorsiones del mercado, como la violencia, alteran el verdadero desarrollo del potencial de los individuos...

Jue, 2013-08-01 23:01

De acuerdo don ILich, el verdadero amigo es precisamente ese que habla de frente, pero los que tenemos la oportunidad de replicarlo, no somos precisamente parte de ese Universo de victimas al que se refirió diciendo: ''..por si acaso, la veraniega redacción..'', cómo la ve don Ilich?. Entonces quien podrá defenderlos, El chapulín?.
No se si haya visto la serie SmallVille de la que soy fanático(con un poco de cordura) y el trato es tan terrenal, que hasta un hombre de acero se arropa de una altísima dosis de HUMANIDAD, porque los verdaderos NO?.

PD: Es un tema que puede salir del contexto inicial del autor de este blog y hay que respetarlo hasta que ellos mismos lo propongan.

Páginas

Añadir nuevo comentario