Menú principal

Martes Junio 15, 2021

La confesión del presidente Santos de que el gobierno no tiene una política agraria es alarmante. No solamente por el efecto adverso que la falta de esta política ha generado en el campo, como lo dejó claro el paro, pero sobre todo porque si el gobierno no tiene una política en un sector que se supone es una de las locomotoras de crecimiento y por lo tanto un sector prioritario, ¿qué esperar entonces de las políticas en los otros sectores?

Ahora bien, el gobierno propone elaborar esa política agraria mediante un “Gran Pacto Nacional para el Sector Agropecuario y el Desarrollo Rural” que le dará forma definitiva a esa política, mediante un proceso incluyente en el que participen todos los campesinos, los empresarios del campo y los actores involucrados en el desarrollo rural. Pero, ¿cómo llegar a una política definitiva en ausencia de otras políticas esenciales para el agro? y ¿cómo generar un proceso incluyente de participación en ausencia de canales de comunicación efectivos? Estos no son obstáculos menores y van a necesitar mucho más que las buenas intenciones,  las capacidades técnicas y las virtudes políticas del renovado gabinete ministerial del presidente Santos.

Para comenzar, la política del sector agropecuario y el desarrollo rural no se puede construir en una burbuja separada de las otras políticas con las que necesariamente interactúa. Tratar de seguir adelante en este frente sin una visión de conjunto y sin claridad sobre la política minera, la política de inversión, la política ambiental y las medidas de justicia transicional, por nombrar algunas de las más relevantes, solo va a generar medidas parciales y coyunturales que, si bien pueden ser un paliativo, no plantearán una solución definitiva. El problema es que hoy no hay en Colombia esa visión de conjunto que sirva como referente para plantear y articular esas políticas públicas.  Hoy, solo tenemos una visión de gobierno, plasmada en el Plan Nacional de Desarrollo, que refleja una visión de corto plazo, atada a los intereses del gobierno y que a todas luces ha dejado clara su insuficiencia.

Se necesita una visión de largo plazo, que no esté atada a los vaivenes políticos y que se construya “de abajo hacia arriba”, esto es, partiendo de necesidades e inquietudes reales que sean efectivamentecomunicadas a las instancias de toma de decisiones. Una visión en la que la ciudad deje de imaginar lo que es y necesita el campo y se ponga en la labor de descubrir y entender esa realidad que le ha sido ajena. Cómo formular esa visión es una pregunta práctica que lleva necesariamente al tema de la participación.

El tema de la participación esta lleno de desafíos no solo para el gobierno pero para todos los sectores que quieren hacer sentir su voz. El primero y más urgente para el gobierno es la cuestión de la credibilidad y eficacia de los actuales sistemas de participación. Haber tenido que recurrir al paro, revela que ni las “urnas de cristal” del gobierno en línea ni los “acuerdos para la prosperidad” están canalizando las demandas sociales.  La implementación del Gran Pacto para el agro va a requerir correctivos urgentes y propuestas innovadoras en este tema. 

Pero independiente de las opciones gubernamentales, el tiempo parece propicio para plantear una iniciativa ciudadana que permita ir creando esa visión de largo plazo y que se convierta en un referente obligado en el proceso de formulación de políticas públicas. Una iniciativa capaz de integrar un flujo continuo de participación ciudadana con el trabajo conceptual y técnico de un grupo amplio y representativo de expertos, donde se recojan necesidades e inquietudes, se canalicen demandas, se identifiquen temas estratégicos y se trabaje en la generación de ideas innovadoras y de consensos capaces de influenciar ese proceso de formulación de políticas. Esta iniciativa supone aprender de la diversidad de plataformas de transformación social, aprovechar el uso generalizado de teléfonos celulares y el acceso creciente a redes sociales, además de entender y desarrollar métodos de construcción de consensos que integren  estos avances tecnológicos con estructuras tradicionales de interacción social. Hay un par de ejemplos interesantes para empezar a explorar, como la reforma del sistema de justicia en Brasil o el desarrollo de políticas en la provincia de Columbia Británica en Canadá.  Aquí solo queda planteada la inquietud.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2013-09-21 07:13

Yo si creo que hay una política para el agro desde la era Gaviria, la neoliberal, la de los megaproyectos agrícolas, que propicia la concentración mediante negociados, como los del ministro Lizarralde con sus “socios” los pequeños propietarios rurales, o mediante desposeción, como ha sucedido con más de 5 millones de hectáreas de tierra en los últimos 20 años y de las que hasta el momento no hay muestras de voluntad política para su restitución, y está articulada con las demás políticas tal y como lo demanda el sector financiero internacional y sus beneficiarios locales. Y ante la crisis, que muestra que no les está funcionado el modelo, Santos ofrece unas falsas modestia y acto de contrición. Afortunadamente, y que nos sirve de ejemplo, en Latinoamérica hay varios países que empiezan a salirse de esa nefasta influencia y a definir su desarrollo con autonomía y democracia participativa.

Jue, 2013-09-19 12:58

A mí me encantaría, sinceramente y sin sarcasmo, que habláramos un poco del inmenso peso que pone en la sociedad civil el Ministro de Defensa con sus decisiones. Que puede tomar, dicho sea de paso, porque el dinero para salud y educación se lo chupan los militares sin ningún reparo.

http://bit.ly/19jmi1h

A ver.

¿Qué puede hacer la ciudadanía que no se justifique como terrorismo para el desmonte del ESMAD? :) Ya los videos mostraron una buena parte de lo que hacen, pero si hubiera existido una webcam cuando desalojaron las residencias estudiantes de la Universidad Nacional Sede Bogotá, o cuando incumplieron los pactos con el Banco Agrario en Pasto, hubiera sido algo bien interesante ver el nivel de abuso de esta gente.

Y bueno... ¿cómo se haría ahí?

Mié, 2013-09-25 11:56

Eeeeeeeeesperando respuessssstaaaa.... 
je. 

Lun, 2013-09-16 13:10

Paliativos, pañitos de agua tibia, como soluciones a corto plazo, no son más que bombas de tiempo “reprogramadas”.

Los medios de comunicación y las encuestadoras de turno, sirviendo de altavoz constante de una falsa estabilidad. Los costos exorbitantes que existen en cada comercio que visitas hablan de una aparente bonanza que está lejos de ser real.
La burbuja revienta, ningún bolsillo aguanta tanto, menos si de donde se saca no se echa.

Lun, 2013-09-16 12:10

Parecería como si esa gran ausencia de políticas estructuradas y largo plazo guardara algo de relación con el dificil momento por el que pasa planeación nacional en términos de su injerencia en el diseño de las politícas públicas. Sin embargo, es claro que a este y a otros gobiernos les toca imporvisar y sacarse de la manga cualquier eufemismo que suene a que en realidad están "pensando y plaenando seriamente". Resulta claro además que entrando a ley de garantías en poco tiempo y a proceso electoral realmente no van a tener ni ganas, ni tiempo, ni plata con que armar ese "Gran Pacto".

Lun, 2013-09-16 09:18

Yo lo que quiero ver es qué va a hacer este gobierno si se le estalla en la cara la apariencia de bienestar y equidad que maneja. En un área que le es más entrañable. Digamos, la construcción. :D

http://bit.ly/193hCMW

¿Qué haría el Grupo Aval y el poderoso Carlos Sarmiento con el país?

Algunos piensan en un corralito. No lo sé. Yo lo veo algo viable pero con algunas variaciones.

Sin embargo, abro el debate al tema.

Lun, 2013-09-16 15:36

¿Entonces esta será un burbuja L'Occitane? ¿O es como usted schrodinger, que está pero no está al mismo tiempo? Creo que el fenómeno es similar en China, guardadas proporciones, en que hay una altísima demanda de las clase alta que ha elevado los precios a niveles record. Entonces una de las consecuencias puede ser una cantidad de apartamentos estrato 6 vacíos por varios años.

Lun, 2013-09-16 20:03

Aqui si ya nos salimos completamente del tema del post, pero por lo menos estamos de acuerdo en que lo del gran pacto parece ser un espejismo y seguiremos en la política de no tener políticas agrarias. Además, con INCODER y Planeación en pedacitos deja una situación bien complicada. Pero en fin, lo que discutia con varios amigos es que nadie entendía como es posible NO estar completamente apalancado a la hora de comprar metro cuadrado por encima de los 7 u 8 millones de pesos en locales y oficinas, teniendo en cuenta los más de 20 centros comerciales construidos en los últimos 3 años. ¿Cantidades de locales vacíos dentro de poco como en Nueva York en 2009?

Lun, 2013-09-16 21:04

Gracias por explicar semejante par de entuertos que siguen la clásica tendencia colombiana de "para que hacerlo sencillo si lo podemos complicar". Digamos que al final del día existen múltiples mecanismos y entuertos financieros (como descapitalizar empresas familiares) para hacerse con el activo. Eso finalmente no es preocupante. Mi pregunta es si hay suficiente gente (i.e. mercado) en este momento para "sacar esos activos" estrato 6 y seguirlos moviendo hacia arriba en el clásico espiral especulativo. Eso es el juego del "flipping" y en general tiene finales desastrosos cuando se seca el mercado de compradores y/o suben las tasas de interés. Lo digo porque frente a mi edificio llevo viendo 4 apartamentos estrato 6 que llevan vacíos 2 años...

Lun, 2013-09-16 12:19

@Jalule. Se viene hablando de burbuja, sobre todo en Bogotá, hace un buen tiempo. Como es usual, unos dicen que si la hay y otros que no. Yo le creo a los que dicen que la hay, pero como en todas las burbujas, la prueba está en que explote y se derrumbe el mercado inmobiliario. Hay que ver cuál será nuestro Nouriel Roubini...

Añadir nuevo comentario