Menú principal

Martes Julio 05, 2022

Blogoeconomía

De la mano negra a la mano invisible: opiniones y provocaciones de un grupo de economistas académicos.

Este es un blog a cargo de David Bardey, Juan Camilo Cárdenas, Marcela Eslava, Leopoldo Fergusson, Marc Hofstetter, Andrés Moya, Oskar Nupia, Catherine Rodríguez, Jorge Tovar, Rafael Santos y Hernando Zuleta. Todos son profesores de la Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes.

Las opiniones expresadas por los autores se hacen a título personal y no comprometen el nombre de la Universidad de los Andes ni al grupo de Blogoeconomía como un todo.

Twitter del autor

Hilos temáticos:

Por David Bardey

 

¿Cuál es la relación entre las casas VIP de Petro y las becas de Gina? A continuación hago un resumen cortico de estos dos proyectos, resalto lo que tienen en común y explico por qué, a pesar que no son perfectos, constituyen un paso que va en la dirección correcta.

Las becas de Gina Parody van a permitir que estudiantes que provienen de familias de bajos ingresos puedan estudiar el programa de su elección en una universidad también de su elección. La primera vez que escuché hablar de este programa de becas, tuve una doble reacción. La primera, como ciudadano progresista, fue de celebrar que se destinen más recursos para el sector de la educación y que además, haya un mayor acceso para estudiantes que de no ser por las becas no habrían podido acceder a la educación superior a pesar de sus resultados sobresalientes. La segunda fue la del “economista frio” que se pregunta si, a pesar de la primera buena impresión, estas becas son realmente el mejor uso de los recursos que se pueden dedicar al sector de la educación superior. Más precisamente, yo me preguntaba si con estos mismos recursos no habría sido más eficiente invertir directamente en las universidades públicas para que abren más cupos y sigan atiendo estudiantes con un criterio meritocrático y una matrícula asequible, de tal forma que un mayor número de estudiantes de bajos ingresos puedan ingresar. En efecto, cuando un estudiante beneficiario de esta beca va a escoger estudiar en una universidad privada de alta calidad que tiene una matrícula relativamente onerosa, todo el resto igual, esto encarece este programa de becas. Sin embargo, este encarecimiento tiene un lado bonito y muy deseable: hacer posible una mayor mezcla social y atacar un problema no menor en Colombia que es la segregación social que caracteriza a su sociedad. 

Ahora, seguro ya ven mejor por donde voy con “las casas VIP” del alcade Petro. El proyecto es muy distinto, pues ya no estamos hablando del sector de educación superior, estamos hablando de vivienda social. Pero las dos reacciones que tuve cuando supe de este programa fueron bastante similares. La primera fue de celebrar un acceso a la vivienda digna para personas de bajos recursos y, la segunda fue de preguntarme si era la mejor manera de invertir en viviendas sociales, pues es obviamente mucho más costoso construir casas en barrios “ricos” que en barrios más populares, por le menos en términos de costo de oportunidad. Además de este problema de “sobre-costo”, uno se puede preguntar si no sería un regalo con veneno debido al costo de vida mucho más alto en estos “barrios VIP”. Este argumento en contra de las casas VIP me parece una preocupación totalmente legítima pero hay diferentes maneras de responder a eso. Primero se pueden otorgar subsidios para ayudar a los beneficiaros de estas casas para enfrentar este “sobre-costo”. Segundo, salvo si uno desconfía totalmente de las economías de mercado (¡sospechoso que no es el caso de los críticos habituales de Petro!), sabemos que los mercados tienden en adaptarse para atender a gente que tiene recursos diferentes y por tanto elasticidades precios de su demanda diferentes, hasta si viven en una misma zona, es decir en un mismo mercado. Fuera de eso, existen otros argumentos en contra de las casas VIP pero que me parecen más dudosos y, tengo la impresión, más que todo, basados en el temor que genera la mezcla social como lo pueden ver en estas entrevistas que hizo Semana (¡Les recomiendo alejar a sus hijos del computador para que no puedan escuchar estos comentarios tan clasistas!).

El objetivo de estas casas VIP como el de las becas de Gina Parody es atacar el problema de la segregación social. Como hemos visto, eso implica un sobre-costo frente a las alternativas que hemos mencionado, en el caso de Gina invertir directamente en las universidades públicas para que abran más cupos, en el caso de Petro construir más casas en barrios populares. Personalmente, veo este sobre-costo como una inversión de largo plazo, lo que significa que no habrá retornos inmediatos, pero si puede ayudar bastante en reducir la segregación social.

Eso lleva a varias preguntas.

Primero, uno se podría preguntar entonces si no sería mejor concentrarse directamente en programas que se enfoquen en reducir la desigualdad o la pobreza que en reducir la segregación social. Mi respuesta es que hay pocas maneras más directas de reducir la desigualdad y la pobreza de manera sostenida que la de atacar el problema de segregación social como lo quieren hacer estos dos programas. En un artículo que estamos escribiendo con Fernando Jaramillo y Fabien Moizeau (una primera versión preliminar se puede encontrar acá) explicamos y resaltamos los mecanismos que hacen que exista una relación circular entre segregación social y desigualdad y, que la una se nutre de la otra. Mejor dicho atacar el problema de la segregación social es una manera eficiente para reducir la desigualdad en el largo plazo porque ataca el problema en su raiz.

Segundo, otros se pueden preguntar por qué es tan necesario reducir la desigualdad en Colombia, y si no sería más eficiente enforcarse en una política que permita tener un mayor crecimiento de la economía, de tal forma que el crecimiento de la “torta” beneficie también a las poblaciones menos favorecidas. Acá mi respuesta sería que el crecimiento de largo plazo pasa necesariamente por una reducción de la desigualdad. Eso no lo dice “radio mamertos”, lo publicó el Fondo Monetario Internacional recientemente. Además, no sobra recordar que la última década es una buena ilustración de que Colombia tiende a crecer sin reducir de manera significativa el nivel de desigualdad (ver el documento de Facundo Alvaredo y Juliana Londoño acá).

Tercero, como economista y por ser el blog de economía de La Silla Vacia, empecé a abordar los temas económicos relacionados con estas dos medidas, pero creo que no son necesariamente los más importantes. Desde una perspectiva más sociológica, existen muchas otras “ganancias” de tener una sociedad menos segregada. Me voy a concentrar en una de estas, la cual me parece fundamental en el contexto “pre-post conflicto” que estamos viviendo. Observo y leo mucha gente que al parecer tienen más susto del post conflicto y de las dificultades que puede conllevar (¡y es cierto que son muchas, no lo quiero negar!), que del conflicto mismo, sus atrocidades y su perpetuación. Este sentimiento inverosímil que observo, creo que viene del hecho que estamos viviendo en micro-sociedades muy cerradas y que el hecho de no conocer a los demás, es lo que genera fantasmas y nutre el miedo, lo cual a su turno crea una falta de empatía bastante generalizada. Abrirnos un poco más a los demás, a gente que viene de otros “micro-cosmos”, de otras realidades, nos ayudaría sin duda a cambiar eso. Una linda ilustración de eso la tuve hace poco conociendo al programa Cocinando la paz que encabeza el Chef del Cielo, un restaurante innovador de Bogotá. En su fundación, este chef pone a cocinar juntos a guerrilleros desmovilizados, quienes para algunos de ellos sembraban minas, y ex militares amputados por haberlas pisado. Estas personas ahora trabajan juntas y han logrado perdonarse a pesar de las terribles agresiones que se hicieron durante muchos años de enfrentamiento. Si lograron ese perdón es por una razón supremamente sencilla, porque el “otro” ya no es abstracto, el “otro” es realidad, es decir han aprendido a conocerse. Al mismo tiempo, observamos personas a veces mucho menos directamente afectadas por el conflicto pero que se rehusan a perdonar, despreciando que su actitud conduce a más victimas directas e indirectas del conflicto.

Para concluir, claramente estos dos programas de Gina y de Petro son insuficientes para atacar el problema de segregación social. Claramente son costosos. Seguramente son imperfectos y se podrán mejorar. Pero es un paso en la buena dirección. Si estos dos políticos hacen otros pasos o, si directores de otros programas les siguen el paso, ya serán más pasos seguros para salir más rapidamente de este terreno minado que es la segregación social. Yo podría criticar estos programas por ser insuficientes o imperfectos, pero prefiero celebrar cuando políticos toman medidas dirigidas hacia una visión de largo plazo en lugar de dedicar sus presupuestos a programas corto placistas.

Pd1: Como profesor de la Universidad de Los Andes, celebro que con estas nuevas becas vayamos a tener una población estudiantil con una mayor mezcla social. Es obviamente una oportunidad para los estudiantes que van a tener acceso a estas nuevas becas (y que vienen a complementar las del programa “Quiero estudiar” que ya tiene la Universidad) pero creo que al final los que más se van a beneficiar de esta mayor mezcla social son todos los estudiantes y también nosotros, sus profesores. 

Pd2: Para los interesados en este tema de segregación y movilidad social, comparto estos dos enlaces: el primero de Juan Miguel Gallego y sus compañeros para una propuesta concreta que consiste en tarificar los servicios públicos sin acudir a la estratificación (ver acá) y el libro de Equidad y Movilidad Social compilado por Armando Montenegro y Marcela Meléndez que contiene otras propuestas concretas.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2014-11-19 20:28

Excelente artículo. Por fin una visión diferente al status-quo en este blog. Bien por el autor!
Lo único que discutiría es la falsa creencia que es mas costoso construir en el Chicó que en periferia. Mientras el Chicó ya está dotado con todos los servicios y equipamientos públicos, en periferia el distrito tendría que costear dicha infraestructura física de manera adicional a los simples costos de construcción. Incluso, varios estudios demuestran que los costos del "slum upgrading" están muy por encima del desarrollo de vivienda en estrato alto. La especulación de la tierra frente a estos desarrollos es un factor adicional que encarece los grandes desarrollos y ciudadelas VIS. y además, esta la segregación...
Comparativamente, en Norte America y Europa la vivienda de interés social se encuentra en zonas centrales y de acceso, conectadas a buen transporte público, transporte y equipamientos. No son grandes ciudadelas, sino una torre aquí y otra allá que se integran en el urbanismo.

Mié, 2014-11-19 23:07

Estimado underdog,

Muchas gracias por su comentario. Su punto tecnico me parece valido. Sin embargo, hay un costo que no podemos despreciar, que es el costo de oportunidad, es decir lo que se podría hacer de manera alternativa con estos lotes y los retornos asociados. Toca poner los dos en perspectiva, además de los costos de la segregación que son reales, pero que son muy dificiles de medir.

Sobre la vivienda de interés social en Norte America y Europa, estoy de acuerdo pero al mismo tiempo toca aprender de los errores que se han hecho. Por ejemplo, en Europa la segregación opera más que todo con los sub-barrios.

Saludos

David

Jue, 2014-11-20 12:02

Okay David, pero el "costo de oportunidad" debe evaluarse en relación con los objetivos que se buscan. Recuerde que la ley de reforma urbana enfatiza la función social (y ambiental) del suelo urbano, y en este caso particular, el suelo en cuestión no se puede evaluar solo en cuanto a mercancía. Esa es la función de la planeación del uso de la tierra!! - balancear los intereses particulares con el bien general, de tal forma que no sea el mercado quien exclusivamente oriente el crecimiento urbano pues eso genera inequidad-. Sí hay un costo de oportunidad, pero este debe estar asociado al objetivo de cumplir la función social de promover la equidad socio-espacial, objetivo con el cual se adquirieron los lotes en primer lugar. Dicho esto, hay varias maneras de implementar tal política, y que se enuncie el objetivo no quiere decir que los resultados sean los esperados. En la implementación de estas herramientas urbanas se cumple el dicho que "el diablo está en los detalles".

Jue, 2014-11-20 19:31

Entiendo su punto underdog. Confeso que a priori habría pensado que el costo de oportunidad se calcula de manera independiente al enfoque/objetivo que tenemos, pero puede ser un sesgo de economista. Tengo que pensarlo más. Muchas gracias en todo caso.

Saludos

David

Mié, 2014-11-19 17:14

Con personas necesitadas de trabajo se mejora la situación de los habitantes del sector, quienes requieren de personas para que les ayuden por horas o por días y siendo mujeres cabezas de hogar esta labor se cumple con mas facilidad y si las personas viven cerca es mas fácil y barato el transporte.

Sáb, 2014-11-22 21:36

Efectivamente, a mi me parece obvio pero al parecer para muchos eso no cuenta. Pero la mayor flexibilidad de los empleados me parece fantastica para ellos, sus familias, y la posibilidad de dedicar tiempo en formaciones para mejorar su situación. 

Saludos

David

Mié, 2014-11-19 18:44

Nadie piensa en Los beneficios de tener empleados a la Mano, a la vista, lo q genararia mayor confianza en la contratacion, mas economico y hasta rapido.

La posibilidad de verlos como vecinos es lo q molesta; es practicamente tener q tratar de Tú a Tú a Quien comparte la cuadra. Una cosa es el delincuente " bien", VIP q les rodea vestido con las mejores marcas, político o empresario, empleado público o privado, así se hayan robado el país y otra muy diferente encontrarse con el humilde de a pie, vestido muchas veces con ropa q dejaron Los patrones, compartiendo el Mismo aire mañana, tarde y noche. Q horrorschhhhh..!!!!

Mié, 2014-11-19 19:25

De acuerdo DIDUNDI pero también la calidad de vida de los trabajadores. Hoy en día muchos gastan 4 horas en transporte público. Podrían gastar ese tiempo con su familia pero también para los que lo desean en capacitarse, lo que facilitaría a su turno la movilidad social.

La Silla Vacia publicó "El clasismo VIP", imagino que ya lo vio, quedé impresionado.
Saludos

David

Mié, 2014-11-19 17:22

Así es Sebastian, es muy obvio pero a la gente se le olvida. Es principalemte por esta razón que en las ciudades menos segregadas hay menos problemas de transporte. Y sin hablar de la calidad de vida de la gente. Hay personas que tienen que levantarse antes de las 4:00 am para llegar a su trabajo, es absurdo y desde un punto de vista de salud pública para nada bueno. 

Despúes no son 300 casas que van a cambiar realmente algo, pero ese proyecto tiene el merito de poner el tema sobre la mesa. 

Saludos
David

Mié, 2014-11-19 13:38

Hola.

No sé si este comentario llegue al autor de la columna. Más que un comentario es una pregunta puntual, y me animo a hacerla porque creo que no estoy entendiendo el argumento. Alrededor del sexto párrafo, el autor señala que el "crecimiento a largo plazo pasa necesariamente por una reducción de la desigualdad". Pero al finalizar ese párrafo el autor dice que "en el caso colombiano, en la última década, su economía tiende a crecer SIN reducir significativamente su nivel de desigualdad". Es decir, se dice que el crecimiento está relacionado con la reducción de la desigualdad pero a la vez se está afirmando que (en el caso particular de Colombia) la economía puede crecer sin reducir considerablemente la desigualdad. No entiendo, ¿no se supone que si el crecimiento es posible reduciendo la desigualdad lo mismo debe pasar en el caso colombiano, es decir, que en Colombia la economía crece reduciendo la desigualdad?

Gracias por este espacio. Cordial saludo.

Sergio Sánchez.

Mié, 2014-11-19 13:57

Estimado Sergio,

 

Tiene razón, mi punto parece confuso ahora que lo resalta. Lo que quería decir es que en Colombia, el crecimiento que hemos tenido no ha permitido reducir de manera importante la desigualdad. Por otro lado, resaltaba los argumentos actuales del FMI pero de otros economistas como Stiglitz por ejemplo, que explican que la desigualdad puede ser un freno para tener un mayor crecimiento. Mejor dicho, no es porque tuvimos un buen crecimiento estos ultimos años que no habría podido ser mayor si la desigualdad hubiera sido más baja.

Saludos

David

Mar, 2014-11-18 10:11

Es tan ponderado- equilibrado- y podría decirse q hasta imparcializado y objetivo análisis, q parece mentira q venga de un "economista frío" como lo reconocen, al punto q luce difícil de creer si es una posición sincera o simplemente parte del juego d la Opinión- provocación q normalmente manejan.

Quiero creer q si, q de verdad también tienen su corazoncito y q las posiciones sectarias no son generalizadas en el grupo.

Muy buena la entrada. Contribuye mucho al equilibrio en la información abundantemente mezquina q rodea los temas, uno más q el otro, eso si.

Los réditos d este tipo de experimentos será a largo plazo. Referente a las becas, es un gran revolcón del cual espero se de continuidad PROGRESIVA y respecto de las VIP House, el problema esta en el clasismo insulso q domina en este país hasta para relacionarse entre los mismos delincuentes de cuello blanco q si abundan, disfrazados de gente bien de los q todos sabemos, pero aceptamos y convivimos sin problemas.

Mar, 2014-11-18 14:55

Estimado DIDUNDI,

 

Me da alegria saber que por primera vez (creo) le gusta mi entrada. En efecto, el tema de la segregación social es algo que se debe tratar con varios enfoques y es importante evitar reducirlo a sus solos problemas economicos. (me va a decir como muchos temas y tendrá razón)

Sinceramente

David

Vie, 2014-11-21 18:08

Es que la equidad socio-espacial no necesariamente genera integración. Es un objetivo en sí misma.
* Yo creo que el punto no es idealizar "la mezcla social" o suponer que se puede lograr una "harmonía social" entre vecinos pues las comunidades no se "integran" necesariamente a partir de compartir un espacio (ni siquiera dentro de grupos sociales mas homogéneos esto se da). Al revés, muchos le ponen rejas a su casa para auto-distanciarse del vecino. No obstante, se pueden dar cambios a partir de la socialización en la esfera de la vida cotidiana: estar expuestos a una mayor diversidad racial, social, económica, sexual, etc., reduce los prejuicios hacia "el otro" a quien juzgamos sin conocer. A nivel estructural, la diversidad social tiene el potencial de reducir el clasismo, racismo, la homofobia, etc.) de sociedades con valores tristemente parroquiales como la nuestra.

Lun, 2014-11-24 11:12

De acuerdo Christian. Para mi es una condición necesaria, para nada suficiente. Es importante que haya sitios que fomenten la integración social, yuxtaponer no va resolver mucho por si solo. El hecho que las diferencias asustan, puede ser, pero creo que es algo transitorio, lo que refuerza mi punto que toca alejarse del estatus quo actual.

Saludos
David

Vie, 2014-11-21 21:09

Totalmente de acuerdo Underdog. De hecho, mezclar a la gente de diferentes espectros sociales, es una condición necesaria, pero para nada suficiente para generar una mayor integración social. Pero como lo menciona, hay un primer efecto positivo de la mezclar gente por la reducción de los prejuicios hacia "el otro".

Saludos

David 

Mar, 2014-11-18 07:45

Christian,

Hay efectivamente algo ambiguo con estas becas. Son más baratas que el costo por estudiante en la U pública. Por lo tanto, las U públicas no deberían tener incentivos en recibir más estudiantes. Pero lo que entendí (quizás mal) es que las U públicas tendrán el compromiso de abrir más cupos. Yo me pregunto por lo tanto si estas becas no se usaron como una manera de regular/bajar los costos por estudiantes en las U públicas, no sé. Si sabes más de eso, muchas gracias por compartir.Sobre las casas de Petro, estoy de acuerdo contigo. En otras palabras, partiendo de una situacón muy segregada, mezclar gente de grupos socio-economicos diferentes, es una condición necesaria para tener una mayor inclusión social, pero no es suficiente. Toca tener otros programas que acompañan, por eso precisé que era un primer paso.

Saludos D

Mié, 2014-11-19 16:30

David,
No sé como las "becas" (crédito beca realmente) pueden ser más baratas que el costo por estudiante en "la U pública". Sobretodo porque se supone que podrán escoger la universidad que quieran, entonces, el costo aún no se ha determinado. Por otra parte, las becas deben tener todo un acompañamiento de vivienda (para los que no provengan de grandes ciudades) y de mantenimiento. ¿Cómo puede salir más barato?, en lo que sé, el mayor costo por estudiante está en la nacional y son alrededor de 13 millones de pesos al año, creo que es una matrícula similar a la de Los Andes, o menor. Mientras las otras universidades públicas cuestan mucho menos por estudiante.
Gracias por la respuesta y bueno el artículo, es triste pensar que las buenas propuestas de algunos, como las casas VIP de Petro se traten tan mal públicamente mientras las malas propuestas son alabadas.

Mié, 2014-11-19 16:54

Estimado Daniel,

Muchas gracias por su pregunta. Efectivamente, de manera independiente de la Universidad habrá un componente de mantenimiento. Para lo del costo de la matricula, hay algo que todavía me parece misterioso como le comenté a Cjaramillo (ver comentario arriba). Si obtiene mayor información se le agradecería.

Saludos
David

Lun, 2014-11-24 11:25

Muchas gracias Christian. Alguien me dio los datos sobre los costos por estudiantes comparando la Nacional y Los Andes. El costo de atender un estudiante en Los Andes es más alto, por lo cual sigue cierto mi punto (¡creo!), es decir que las becas que permiten a un estudiante beneficiario estudiar en Los Andes en lugar de la Nacional implica un sobre-costo, en la medida que se habría podido financiar la Nacional para que abra un cupo más. Después, cuando los estudiantes becados escogen la Nacional, de todas formas, debe haber algo para compensar el costo a la Nacional pero no tengo muy clara esta parte.

Saludos

David

Lun, 2014-11-24 11:25

Muchas gracias Christian. Alguien me dio los datos sobre los costos por estudiantes comparando la Nacional y Los Andes. El costo de atender un estudiante en Los Andes es más alto, por lo cual sigue cierto mi punto (¡creo!), es decir que las becas que permiten a un estudiante beneficiario estudiar en Los Andes en lugar de la Nacional implica un sobre-costo, en la medida que se habría podido financiar la Nacional para que abra un cupo más. Después, cuando los estudiantes becados escogen la Nacional, de todas formas, debe haber algo para compensar el costo a la Nacional pero no tengo muy clara esta parte.

Saludos

David

Lun, 2014-11-17 22:48

Qué buena entrada. Felicitaciones.

Mar, 2014-11-18 07:29

Muchas gracias Juliana G.

Mié, 2014-11-19 16:18

Su comentario no tiene ningún sentido. Para hablar de educación hay que educarse primero, mejorar un grupo humano no fue idea de Hitler, ni el nazismo nació de la nada gracias a él. La sociedad más equitativa no fue idea de stalin, de hecho los precursores del Capitalismo la defendían.
Y así, el Chicó es el barrio con mejor infraestructura, especialmente para peatones, además de ser "bonito".

Mar, 2014-11-18 16:46

La prepotencia de los justicieros sociales es sobrecogedora.

Es la visión de los ungidos: ellos "saben" qué es lo que se necesita y aunque no sepan exactamente cómo conseguirlo (paradójicamente, la prepotencia requiere reconocimientos de humildad), no tiemblan para aplaudir medidas que parezcan acercar el mundo a su visión. El mundo es su laboratorio y los impuestos les pertenecen. Si la medida no funciona, qué importa: o se le mete más plata o se culpa a la gente de ser mezquina o bruta o miope o cualquier otra cosa que ellos (los justicieros) no son.

Páginas

Añadir nuevo comentario