Menú principal

Sábado Septiembre 25, 2021

Twitter del autor

@adam_wola

Hilos temáticos: Seguridad

A raíz de la primera visita de John Kerry a Colombia, vale la pena recordar su largo historial de posiciones sobre la política de EE.UU. hacia América Latina como senador durante 28 años. Se opuso a la ayuda masiva del gobierno de Reagan a regímenes abusivos en Centroamérica, especialmente la ayuda a los contras nicaragüenses, durante las guerras civiles de la década de 1980. Ha criticado el enfoque de EE.UU. a Cuba como "congelado, estancado."

Durante los últimos 15 años, sin embargo, el Senador Kerry ha apoyado consistentemente los paquetes de ayuda que hicieron a Colombia, de lejos, el receptor número uno de asistencia militar de EE.UU. en América Latina.

Su apoyo al "Plan Colombia", sin embargo, no fue ni total ni sincero. Mientras que el senador Kerry apoyó la asistencia para reducir el tráfico de drogas, criticó la falta de énfasis en el tratamiento de drogas para reducir la demanda en el país. Expresó su preocupación por la posibilidad de que la ayuda antinarcóticos podría convertirse en una misión de contrainsurgencia más grande (como sucedió durante la década de 2000). Criticó el historial de derechos humanos del gobierno colombiano, y aprobó las condiciones de derechos humanos que sus colegas del Senado aplicaron a la ayuda militar de EE.UU. Incluso ha instado algunas veces al Departamento de Estado a no certificar las mejoras en materia de derechos humanos del historial de los militares colombianos, como exige la ley de ayuda externa.

A continuación se presentan extractos de registro del senador John Kerry en Colombia:

De su libro de 1998 La Nueva Guerra, donde calificó a los carteles de la droga como principal amenaza:

"Las drogas han hecho a Colombia rico, el país está inundado de los beneficios obtenidos por la exportación de cocaína a los EE.UU. y al resto del mundo. Pero el país ha sido prácticamente robado de su pueblo, prácticamente tomado por los carteles de la droga. ... Un ejército voluntario de jóvenes colombianos se enlista en los carteles, con el sueño del dinero fácil, mientras que algunos jóvenes colombianos se unen a la policía, el ejército y el departamento de aduanas sólo para hacer dinero mediante la cooperación con los narcotraficantes."

Desde el debate del Senado sobre el "Plan Colombia" el 22 de junio de 2000 donde apoyó el paquete de ayuda como una errónea pero necesaria opción. Aquí, él expresó su preocupación por los enredos de contrainsurgencia, el desplazamiento, los derechos humanos y la insuficiente atención a la demanda interna de drogas. Dijo que esperaba que Europa contrarrestara el énfasis desequilibrado del paquete de ayuda de EE.UU. en ayuda militar. Pero esto no sucedió.

"La situación de Colombia es sombría, y ésta puede ser su última oportunidad de comenzar a sembrar su salida. Si no somos capaces de apoyar la ayuda a Colombia, sólo podemos sentarnos y ver que se deteriore aún más.... Mi primera preocupación es la delgada línea que existe entre la lucha contra el narcotráfico y las operaciones contrainsurgentes, en particular, ya que están tan entrelazados en Colombia. Es imposible atacar el narcotráfico en Colombia sin socavar seriamente las operaciones de los insurgentes. Debemos reconocer que entre mayor participación tenemos en los esfuerzos de Colombia contra el narcotráfico, más vamos a involucrarnos en la contrainsurgencia, a pesar de nuestras intenciones de mantenernos al margen de ella. Pero, debido a que el tráfico de drogas es el factor más desestabilizador en Colombia, nuestra cooperación con el gobierno a largo plazo, avanzara el desarrollo y la expansión de la democracia, y limitará la capacidad de los insurgentes para aterrorizar a la población civil. Pero nuestra participación militar en Colombia no debe ir más allá de esto. Los esfuerzos para limitar el número de personal están diseñados para hacer frente a este problema.

Aprecio las preocupaciones expresadas por mis colegas que la contribución de Estados Unidos al Plan Colombia está sesgada a favor de los militares, pero hay que tener en cuenta que nuestra contribución es sólo un porcentaje del Plan total. ... Como parte de nuestra contribución, y para equilibrar la ayuda militar, Estados Unidos debe seguir apoyando las solicitudes de Colombia para la financiación adicional de instituciones financieras internacionales y otros donantes de la UE. Asimismo, debemos continuar implementando estricta investigación y supervisión de derechos humanos y acuerdos de monitoreo del uso final, y asegurarnos de que nuestra política de  Colombia no termina con la extensión de ayuda.

En segundo lugar, me preocupa el hecho de que incluso si el Plan tiene éxito en destruir la producción de coca y la reducción del flujo hacia el norte de las drogas, un gran número de los campesinos productores de hoja de coca se desplaza, lo que agrava la crisis actual de los desplazados internos en Colombia.

Mi tercera preocupación importante con respecto a este paquete de ayuda es que no aborda adecuadamente el problema de derechos humanos de Colombia. ... Me gustaría felicitar a mis colegas en el Subcomité de Operaciones Exteriores por reforzar el componente de derechos humanos de esta legislación.

A pesar de mis reservas, los beneficios potenciales de este plan son demasiado grandes para pasar por alto. A la luz de los cambios realizados por el comité, yo creo que el plan puede contribuir a avanzar los intereses de los Estados Unidos de reducir el tráfico de drogas y fomentar así la estabilidad y la democracia en Colombia. Ahora debemos trabajar para asegurar que nuestras preocupaciones no se conviertan en realidad.

... El aumento de la financiación y la ampliación de los programas de prevención y tratamiento de drogas es absolutamente imprescindible si vamos a coordinar una campaña antidroga eficaz, sobre todo si vamos a esperar una mejora real de la situación en Colombia.

… A medida que apoyamos los esfuerzos de Colombia para atacar las fuentes de drogas ilegales, debemos asegurarnos de que nosotros estamos abordando nuestros propios problemas. … Está claro que el tratamiento funciona y no hay excusa para el gran número de adictos que no han podido recibir tratamiento. Así como aumenta la financiación de los programas de reducción de la oferta en Colombia, debemos aumentar la financiación para el tratamiento para balancearlo y complementarlo."

La carta del 26 de julio 2004 al presidente colombiano, Álvaro Uribe de 23 senadores estadounidenses, entre ellos el senador Kerry, expresando preocupación por los derechos humanos y el apoyo a la labor del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos:

"Seguimos profundamente preocupados por los continuos niveles de violencia dirigidos contra la población civil. Hay informes de aumento de violaciones, tales como ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas, atribuidas directamente a las fuerzas de seguridad colombianas. Además, las guerrillas continuaron su uso indiscriminado de artefactos explosivos contra civiles mientras las fuerzas paramilitares llevaron a cabo asesinatos y masacres a pesar de la existencia de un alto el fuego. Creemos que la adhesión a las recomendaciones del ACNUDH ayudará a establecer la "seguridad democrática" para todos los colombianos a la que usted está comprometido personalmente.

La más urgente de las recomendaciones del Alto Comisionado consiste en cortar los lazos entre el ejército y las fuerzas paramilitares que participan en los abusos, suspendiendo, investigando y persiguiendo enérgicamente a los funcionarios que participan en este tipo de colaboración.

... Seguimos preocupados por el compromiso de la Procuraduría General de la Nación para investigar a los funcionarios de alto nivel involucrados en violaciones y con vínculos con grupos paramilitares.

Las Naciones Unidas también plantea importantes puntos con respecto a la vulnerabilidad de los defensores de los derechos humanos, periodistas y dirigentes sindicales. El programa de protección de su gobierno de derechos humanos para dirigentes sindicales es importante. Sin embargo, el progreso en la investigación y enjuiciamiento de las amenazas y los ataques contra estos dirigentes es esencial.

Una declaración de 15 de octubre 2004 de la campaña de Kerry para el presidente:

"El Presidente Uribe, que ha conseguido un merecido apoyo popular por sus esfuerzos para que Colombia este más segura. Me ha alentado el descenso de los niveles de asesinatos, masacres y secuestros, y los progresos alcanzados en la resolución de los problemas del tráfico de drogas, la guerrilla y los paramilitares. Me alienta aún más que el gobierno de Colombia ha aceptado utilizar las recomendaciones del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas como un marco para lograr la paz justa que todos los colombianos merecen.

Un ciclo persistente de la violencia, como la que ocurre en Colombia, en última instancia, sólo puede romperse mediante la combinación de mayores esfuerzos de seguridad con el fin de la impunidad, el fortalecimiento del Estado de Derecho y la defensa de los derechos humanos y laborales. Para los colombianos, esto significa condenar y poner fin a los secuestros, asesinatos y extorsiones practicadas por los grupos guerrilleros fuera de la ley y por los grupos paramilitares que continuamente violan el derecho internacional humanitario. También requiere la ruptura de todos los vínculos entre las fuerzas de seguridad y los paramilitares, castigo a los uniformados que han perpetrado estos enlaces y participar en ejecuciones extrajudiciales y abusos, y una mejor protección a los jueces, fiscales, periodistas, activistas de derechos humanos y sindicalistas de la intimidación, la violencia y asesinato.

En Colombia, tenemos que centrarnos en la lucha contra el narcotráfico y de contrainsurgencia en el mismo momento que estamos a favor del estado de derecho, el desarrollo alternativo, y de la expansión de la legítima autoridad del estado para lograr una paz duradera. Como Senador siempre he apoyado Plan Colombia; y, como Presidente, voy a trabajar con el Presidente Uribe para mantener el espíritu bipartidista en Washington vivo en apoyo del Plan Colombia, al tiempo que insiste en los progresos para poner fin a la violencia contra los civiles."

La carta del 1 de julio de 2005 al Secretario de Estado de Estados Unidos Condoleeza Rice de 22 senadores estadounidenses, entre ellos el Senador Kerry. La carta urge a la secretaria de estado no "certificar" que la situación de los derechos humanos de los militares colombianos de está mejorando, por lo que se libera una parte de la ayuda militar. Esta carta incluye la mención de una práctica que, tres años más tarde, estallaría en Colombia como "falsos positivos" un escándalo de ejecuciones extrajudiciales

"Creemos que no se ha alcanzado un progreso suficiente en la suspensión de las fuerzas armadas, investigando y persiguiendo enérgicamente los miembros de las fuerzas de seguridad que creíblemente se alega han cometido graves violaciones de los derechos humanos, o que han ayudado o instigado las organizaciones paramilitares. Incluso algunas de las más altas de casos no se han adelantado

… Un mayor progreso en el rompimiento de vínculos entre el ejército y las fuerzas paramilitares es imprescindible. Las Naciones Unidas anotan "continuos informes… de casos en los que las operaciones coordinadas han sido llevadas a cabo por los miembros de las fuerzas de seguridad y los grupos paramilitares, y casos en que las víctimas habían sido detenidos por miembros de las fuerzas paramilitares y posteriormente reportados por el ejército como muertos en combate".

… Creemos que es el momento para que el Departamento de Estado deje claro al gobierno de Colombia que progreso adicional en relación con sus propias fuerzas de seguridad es necesario antes de la certificación. Gracias por su atención a este importante asunto

Declaración sobre el Día Mundial del Refugiado, 20 de junio 2012:

"En Colombia, donde el conflicto ha desplazado a unos 4 millones de personas, nuestros socios están ayudando al gobierno a proporcionar reparaciones y restitución de tierras a las personas y familias afectadas."

4 de septiembre 2012, la declaración sobre el anuncio de las conversaciones de paz entre el gobierno colombiano y las FARC:

"Los colombianos han sufrido por mucho tiempo de la violencia y la inseguridad asociadas a las décadas de conflicto armado interno. El presidente Santos ha dado los pasos difíciles hacia la negociación de una solución política y ha indicado que las lecciones aprendidas de las conversaciones de paz anteriores se tendrán en consideración. Esta es una señal importante y bienvenida. Cualquier negociación que ayude a fortalecer la democracia en Colombia, promueva el respeto del Estado de derecho y los derechos humanos y la paz en el país es buena y merece apoyo."

El senador Kerry el 24 de enero 2013 en la audiencia de confirmación ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado:

"Una de las grandes historias de Latinoamérica es Colombia ... El presidente Uribe dio un paso adelante en un momento crítico y comenzó el proceso de rescate de la nación, el presidente Santos está haciendo un trabajo increíble, hemos fortalecido la relación aprobando el acuerdo económico y comercial. Tenemos que construir sobre eso. Y eso es un ejemplo para el resto de América Latina de lo que les espera ... [También] esperamos cerrar la brecha con algunos de los otros países."
 

Traducido para La Silla Vacía por Matilda Villarraga

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2013-08-15 08:51

La posición de John Kerry que es evidentemente la del gobierno de Estados Unidos, es que Latinoamérica sigue siendo el patio trasero de ese glorioso y pujante país y obviamente Colombia se ha convertido en el "socio" más importante de este hemisferio.

Bien lo decía un gringo que estaba metido en las selvas colombianas como parte de la USAID, esa enigmática agencia que no sabemos muy bien sus propósitos tan loables para con los colombianos, en fin el señor decía que si se hubiera invertido el dinero del Plan Colombia, en obras sociales, educación, salud, vivienda, en los sectores más deprimidos del país, entiéndase país rural, los cultivos ilícitos se habrían acabado. Pero es que para los "gringos" lo más importante es vender bala y echar bala e incentivar a sus socios a que así se arreglan los problemas.

Mar, 2013-08-13 11:42

Sr Isacson la verdad lo que expone Kerry no veo por qué llamarlo: “Ni total,.. Ni sincero”

Apoyar abiertamente nuestra “guerra perfecta” de acuerdo a los beneficios y necesidades de su país ,no tiene por qué llamarse falta de sinceridad, al contrario, veo una preocupación más allá de la que demostró el mismo Furibe respecto de los desplazados ,los derechos humanos y la incidencia del estado por acción y/u omisión ; el libro y esas cartas y/o declaraciones , es una realidad que todos conocemos, donde denota la responsabilidad del estado en cabeza del gobierno de turno y las implicaciones sociales que se derivaron del apoyo al plan Colombia,… A veces duele que sean los demás quienes lo reconozcan y nos lo restrieguen en la cara.

Que un día si y otro no, NO obedeció a una falsedad de parte de Kerry, más bien fue, No desconocer la realdad existentes para ese entonces en Colombia, y que muy probablemente se escondía,… y como tapar el sol con una mano?
.

Mar, 2013-08-13 12:02

Las posiciones en la época Santos, son a las que debemos darle crédito y sobre todo aprovechar que están de acuerdo en la solución negociada del conflicto, utilicemos este presente para que ese futuro incierto que reconoció en la época Furibe no se repita. Pasado es pasado, y ojala allá se quede, si los verdaderos dueños del mundo ven conveniente el proceso, por qué no verlo nosotros que ponemos los muertos, eso sí con mucho “estilo” (los poderosos de los contratos militares si saben con que saben del tema).

PD: más que la posición de Kerry me queda la duda, cuál es la suya señor Isacson, como colombiano que asumo es.

Mar, 2013-08-13 14:29

El es estadounidense y no creo que te pueda contestar porque el acuerdo que tenemos es que traducimos las entradas que nos gustan de su blog justf.org

 

 

Mié, 2013-08-14 09:15

Entonces quien defiende las posiciones asumidas por este señor?, porque en éste artículo personalmente me queda la sensación que nuestros problemas son culpa de Kerry, Así las cosas es un blog que de seguro no tiene razón de exisitr, ... Digo yo.

P?D: revisé el blog anterior y observo que los comentarios desaparecieron

Mar, 2013-08-13 12:05

Las posiciones en la época Santos, son a las que debemos darle crédito y sobre todo aprovechar que están de acuerdo en la solución negociada del conflicto, utilicemos este presente para que ese futuro incierto que reconoció en la época Furibe no se repita. Pasado es pasado, y ojala allá se quede, si los verdaderos dueños del mundo ven conveniente el proceso, por qué no verlo nosotros que ponemos los muertos, eso sí con mucho “estilo”,(los poderosos de los contratos militares si saben del tema)

PD: más que la posición de Kerry me queda la duda, cuál es la suya señor Isacson?, como colombiano que asumo es.

otro PD: que lio con esta pagina hoy,...que mamera.

Añadir nuevo comentario