Menú principal

Martes Noviembre 12, 2019

Suarezterapia

Este blog es un recorrido por los pasillos del poder.

Seguir en twitter a @carlossuarezr

Soy abogado de la Universidad Externado de Colombia. Con Posgrados en derecho Constitucional y Penal Especial de la Universidad de Salamanca. Especializado en Gerencia Pública y Control Fiscal de la Universidad del Rosario. He litigado en defensas penales y fui asesor en procesos de la ley de Justicia y Paz. Soy consumidor apasionado y estudioso de los medios de comunicación y su dinámica. Asesoro el manejo de estrategias jurídicas en procesos sensibles ante la opinión pública y participo en el diseño y ejecución de programas y planes para candidatos y aspirantes a ocupar cargos públicos.

Twitter del autor

@carlossuarezr

Hilos temáticos: Justicia, Gobierno de Santos, Congreso

La agenda mediática (la crisis con Venezuela, el cubrimiento de Francisco, los anuncios de La Habana, el Presidente en la ONU) que se cruzó con la electoral, hizo desvanecer la importancia del debate político regional. Tanto así que para los medios fue mas taquillero el debate entre encuestadores, que entre candidatos y poco ha sido el análisis que se le ha dedicado a la importancia de lo que se define el 25 de octubre.

 

Estas elecciones regionales serán las primarias presidenciales del 2018 y en ellas se juega la recomposición del mapa político del País, estando ad portas de una nueva estructura del Estado que seguramente vendrá como consecuencia de los acuerdos de paz con las FARC (ya se vislumbran nuevas entidades, nueva política de tierras, nueva estructura electoral para que la guerrilla tenga participación política y hasta nueva estructura judicial con la creación del tribunal de justicia transicional, por mencionar solo unos ejemplos) y son los futuros mandatarios regionales quienes deberán desarrollar ese nuevo modelo de Estado, en cada uno de los territorios en donde sean elegidos.

 

De ahí la importancia que adquieren los futuros Gobernadores y alcaldes y su real sintonía con todo lo que se está negociando en Cuba.

 

De otro lado, las elecciones del 25 de Octubre, serán el punto de quiebre de la tal Unidad Nacional que se creó para llevar a Santos II al palacio de Nariño pero que empezó a desbaratarse desde el 8 de agosto de 2014, cuando todos los presidenciables de esa coalición empezaron a armar desde las entrañas del gobierno sus propias plataformas para sustentar sus aspiraciones por la sucesión en el 2018.

 

El 26 de Octubre el País tendrá un nuevo y potente jugador en las regiones, cuando queden bajo la égida del vicepresidente Germán Vargas Lleras, varias de ellas fortines electorales pujantes, como la Costa Caribe, el eje cafetero u otras, en donde hay menos visibilidad, pero en donde Cambio Radical, su partido, tiene altas posibilidades de alzarse con importantes triunfos, como en el Huila. La apuesta de Vargas LLeras son las regiones, aunque -de carambola- también terminó siendo actor principal en Bogotá, en donde varias mediciones dan como triunfador a Enrique Peñalosa.  Así las cosas, se vislumbra un gran ganador electoral regional, el Vicepresidente Germán Vargas Lleras, en una realidad política totalmente novedosa en Colombia: un vicepresidente en ejercicio, con mando en dos ministerios y dueño de un electorado propio territorial.

 

Esa será la estocada final de la Unidad Nacional porque del otro lado del espectro de esa coalición, se pertrechan los candidatos que apuestan su futuro electoral a los votos de la maquinaria propia que poseen los congresistas, jugando la misma estrategia en la que afianzó su carrera política el hoy Presidente Juan Manuel Santos, quien sin nunca haber sido elegido por voto popular a cargo alguno, se cuidó siempre de entender y atender a los parlamentarios y con eso le bastó para hacerse elegir presidente dos veces. 

 

En tanto que Vargas Lleras tiene una bancada relativamente pequeña en el Congreso de la República, otros candidatos in pectore como Mauricio Cárdenas, Gina Parody, el exministro de defensa Juan Carlos Pinzón y hasta Aurelio Iragorri, sueñan con que el guiño presidencial y sobre todo, la maquinaria de los congresistas que no están con Vargas Lleras, que son la mayoría, pueda catapultarlos como candidatos reales para reemplazar a su actual jefe.  Para nadie es un secreto que los recursos que alimentan a los congresistas y que les asegurarán sus feudos políticos, se reparten en los ministerios, en donde el Ministro de Hacienda es la voz cantante para aceitar o “enmermelar” esa maquinaria.  Por supuesto que la cosa es dura y de doble vía porque Senador que quiera tener peso político y se quiera reelegir, tiene que tener acciones en al menos una gobernación o ciudad capital importante, para tener a dónde llevarse los recursos y mantener su electorado cautivo. Por lo tanto, también sus curules y su poder político dependerán de lo que ocurra el 25 de Octubre.

 

Como para nada son despreciables las cargas presupuestales y burocráticas que se manejan en las carteras de Agricultura, Interior, Educación, etc y mucho menos lo es, la intermediación obligada por la que tienen que pasar todos los proyectos de regalías y otros recursos para llegar a sus destinatarios, en todos esos ministerios y en Planeación Nacional acechan los demás aspirantes de la Unidad Nacional para suceder a Santos.  Para todos ellos, los mandatarios regionales que se elijan, serán ejecutores de los recursos gestionados a través de sus respectivos parlamentarios y se convertirán en piezas fundamentales de sus aspiraciones.

 

Así las cosas, la Unidad Nacional como acuerdo político electoral, no solamente empezó a morir con esta campaña regional, sino que se declarará difunta el 26 de Octubre. Ya lo han anunciado los diferentes partidos, empezando por el Liberal, que a través de Horacio Serpa se manifestó desde hace meses, diciendo que llevará candidato propio y a nadie le cabe duda de que Cambio Radical llevará a Germán Vargas Lleras como el suyo. Está por establecerse si el guiño de Santos a su partido, el de la U, será para su gran favorito, Mauricio Cárdenas, quien ya informalmente se declara entre chiste y chanza como integrante de la U o si, está jugando al póquer con su nombre y tiene otro “gallo tapaó”, que podría estar saliendo de la mesa de la Habana; en cuyo caso, muchas opciones podría tener Humberto de la Calle, si es que todo lo que esta avanzando en el proceso de paz se logra concretar.

 

De manera tal que, mientras los grandes medios se entretienen jugando a analizar si las encuestas afectan o no la decisión del elector y organizan fofos debates sin sentido que solo buscan generar rating y pauta, el País real se juega su destino eligiendo a sus mas cercanos mandatarios, esos que le afectan o le solucionan su día a día (alcaldes, gobernadores, diputados y concejales) y el País político se juega su continuidad el próximo 25 de Octubre, la invitación es a salir votar por los candidatos de nuestras preferencias y aprovechar que vivimos en una Nación en donde aún podemos hacerlo, de manera relativamente libre.

 

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2015-10-13 21:32

Desde la introducción me embargó un desconsuelo tan profundo q, la verdad el optimismo en la Habana es lo poco q motiva a seguir creyendo, o x lo menos, no perder la esperanza-(y dl taquillero rating manipulador y politiquero, q´ tanto nos corresponde aquí en LSV?).

Tan deprimente SABER q el sistema económico -político dl país gira al rededor d las componendas d todo tipo, precisamente en manos d lideres a los q no les inmuta ser complacientes con el delito y el delincuente d cuello blanco, x acción y/u omisión.

Da risa el listado d ´presidenciables´, .!Urgente!!, se necesitan mínimo 2 presidencias +.

Como mi optimismo es desbordante y hago porras x la Habana, así lo vean d color muy rosa y me envíen a ver TV with a one way ticket, insisto, persisto y no desisto, el candidato a vencer se llama D la Calle.

El voto d opinión q estamos mamaos d la guerra también contribuyó al Santos 2, no fue solo la mermelada.

Y d Varguis después le digo lo q pienso, Cap. especial.

Añadir nuevo comentario