Menú principal

Jueves Agosto 11, 2022

Blogoeconomía

De la mano negra a la mano invisible: opiniones y provocaciones de un grupo de economistas académicos.

Este es un blog a cargo de David Bardey, Juan Camilo Cárdenas, Marcela Eslava, Leopoldo Fergusson, Marc Hofstetter, Andrés Moya, Oskar Nupia, Catherine Rodríguez, Jorge Tovar, Rafael Santos y Hernando Zuleta. Todos son profesores de la Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes.

Las opiniones expresadas por los autores se hacen a título personal y no comprometen el nombre de la Universidad de los Andes ni al grupo de Blogoeconomía como un todo.

Twitter del autor

Hilos temáticos:

Por David Bardey

En esta entrada quiero volver a una portada de la Revista Semana del mes de febrero de este año (http://www.semana.com/nacion/estan-bravos/172779-3.aspx) en la cual se mostraba la foto de varios directores de los gremios más famosos de Colombia con el título “¿Por qué están bravos?”. Intentaré entonces explicar la principal razón del malestar de los dirigentes gremiales.

Hace algunos meses la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) publicó una “Guía sobre la aplicación de las normas de competencia frente a las asociaciones de empresas y asociaciones o colegios de profesionales” que fija algunas reglas que deben cumplir los gremios si no quieren violar la normatividad de competencia vigente. Si bien muchos puntos de esta guía se pueden interpretar como una aclaración de cosas obvias, en los cuales estoy seguro que los gremios coinciden sin problema alguno, un punto llama particularmente la atención ya que choca con una de las funciones que se constituye como una de las razones de ser de los gremios. En efecto, esta guía pretende limitar la forma en que los gremios pueden compartir información entre sus afiliados. En pocas palabras: Los gremios ya no pueden intercambiar listas de precios o información sobre las transacciones de sus afiliados, intercambiar información en materia de cantidades producidas o comercializadas, por lo menos al nivel desagregado, etc.

¿Por qué compartir información está mal desde el punto de vista de una Autoridad de Competencia?

Este punto es doloroso para los dirigentes gremiales no solamente porque esta guía restringe sus prerrogativas ancestrales[i] sino también muy probablemente porque lo estaban haciendo con las mejores intenciones. En efecto, el sentido común tiende a decirnos que una mayor transparencia es siempre deseable y que, por lo tanto la publicación de cifras de precios, cantidades, etc. producidas por los gremios permite implementar esta mayor transparencia, insumo para el buen funcionamiento de la competencia. El problema es que para los expertos en política/derecho de la competencia, este adagio de la transparencia no se aplica necesariamente a todos los mercados. Al contrario, una mayor transparencia puede en algunos casos favorecer el surgimiento o la sostenibilidad de un equilibrio de colusión con muy poca competencia. Esto se debe a la razón siguiente: cuando las empresas pueden verificar fácilmente los precios de sus competidores se vuelve más fácil detectar una desviación eventual de un acuerdo pactado o no (los equilibrios de colusión pueden ser tácitos sin ninguna comunicación previa entre las empresas involucradas), lo cual hace que las empresas tengan menos incentivos a desviarse del acuerdo sabiendo que sus aliados no lo están haciendo, de tal forma que se refuerza la estabilidad de un “equilibrio colusivo”.

¿Cuál es la lógica detrás la decisión de la SIC?

Mi interpretación de esta guía emitida por la SIC es que esta institución quiere corregir una discontinuidad que ha tenido en la aplicación de la normatividad de la competencia en Colombia. En efecto, se puede ordenar a las autoridades de competencia en el mundo por la “severidad” de sus criterios, especialmente en materia de detección y castigo de la colusión. En casi todos los países la formación de carteles está prohibida pero la colusión tácita, que generalmente se detecta por una evolución paralela en los precios de las empresas, está autorizada en EE.UU mientras que se encuentra en la zona gris en la Unión Europea. Así, en EE.UU, si los jueces observan un paralelismo de los precios de algunas empresas pero que no disponen del material probatorio para demostrar que tal paralelismo viene de un acuerdo, las empresas no son sancionadas. En Colombia, ya se han visto casos en los cuales la SIC sancionó a las empresas de un mismo sector por el paralelismo de sus precios, lo que se puede asimilar a un equilibrio de colusión tácita. Entre estas dos conductas se ubica la información compartida entre las empresas, generalmente considerada por muchas autoridades como un tipo de zona gris porque no es un acto de colusión en sí mismo, sino que la puede facilitar. Por lo tanto, no es tan sorprendente que la SIC haya decidido restringir al máximo esta zona gris si sancionó en varias ocasiones empresas por el paralelismo de sus precios.

¿Cómo apaciguar la situación?

Los gremios deben entonces cambiar algunas costumbres y publicar información en sus informes o juntas de manera menos desagregada. Sin embargo, la SIC debe también tener en cuenta que la literatura académica sobre la información compartida todavía no es concluyente y existe poca evidencia empírica[ii] de tal forma que no pueden ser tan estrictos tampoco en su aplicación. Además, creo que un cambio de criterio de la SIC frente al paralelismo de precios sería también deseable. Muchos modelos de organización industrial muestran que frente al aumento (disminución) de los precios de sus competidores la “mejor respuesta” de una empresa es seguir con la misma tendencia, lo que nos lleva a observar un paralelismo de los precios a pesar que no existe un pacto en precios por parte de las empresas. Sancionar las empresas por paralelismo de sus precios puede llevar a una alta incertidumbre jurídica, especialmente en Colombia donde no existe una verdadera segunda instancia para juzgar el fondo de los casos. En su reseña de la tesis de Ignacio de León, Francisco Marco resalta que en muchos países de América Latina, el modelo implícito adoptado por las autoridades de competencia es el de competencia perfecta, lo que no es necesariamente lo más oportuno para aprehender las estrategias de las empresas en materia de fijación de los precios. Por su divergencia con la realidad, eso puede llevar también a tener criterios demasiado estrictos por parte de la SIC.


[i] Por lo menos, el ejercicio de las actividades de los gremios instituidos son previstos en los artículos 38 y 39 de la Constitución.

 

[ii] Ver Xavier Vives (2006) en New PalGrave.

 

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Dom, 2012-09-23 12:36

Hola Christian,

Muchas gracias por tu comentario. Tienes razón cuando dices que el labor regulatoria tiene mucho de policial pero mi punto de vista es que en Colombia no suficientemente. Mejor dicho, por la falta de recursos en este tipo de actividades policiales, la SIC, parecido a lo que hace la Comisión Europea, tiene un enfoque mas preventivo. Las limitaciones al nivel de la información compartida adentro de un gremio se puede entender de esta forma porque es un manera de prevenir la colusión. Esto es un patrón que puedes observar en los sistemas administrativos de la competencia. En un sistema más judicial como lo de EE.UU, hay más recursos para tener material probatorio de los acuerdos pero menos acciones preventivas de este tipo.

Saludos
David

Jue, 2012-09-20 14:50

.

Mié, 2012-09-19 22:26

Caanalpe,

Dígame si me equivoco, pero intuyo que el problema es que usted está discutiendo desde una posición ética o moral que parte de la premisa que el gobierno no debe intervenir en los mercados. Si este es el caso, la discusión con los economistas (y en este blog en particular) está condenada desde el principio (y no porque los economistas partan de la posición ética opuesta, sino porque no les "interesa"* esa discusión).

Saludos,
DV

* A algunos les interesa pero no mezclan una discusión con la otra.

Jue, 2012-09-20 09:27

No se equivoca en el sentido de que la regulación de la que habla la entrada me parece menos interesante que saber por qué se debe/tiene-que regular.

Su comentario no es muy concreto pero sugiere que a la mayoría de economistas no le interesa esa discusión. Si eso es cierto, me parece angustiante saber que los "científicos" propongan "soluciones" sin saber si es necesario "resolver" algo.

Jue, 2012-09-20 09:53

Si le interesa "por qué se debe/tiene que regular" desde el punto de vista económico vale la pena familiarizarse entonces con la literatura sobre fallas de mercado (y las medidas de eficiencia). Wikipedia puede ser un buen inicio:

Sobre fallas de mercado: http://es.wikipedia.org/wiki/Fallo_de_mercado
Sobre eficiencia (en el sentido de Pareto): http://es.wikipedia.org/wiki/Eficiencia_de_Pareto

Un últimos comentario:
Los economistas (académicos) no creen que se "debe" regular. Sencillamente ranquean distinas situaciones de acuerdo a sus concepto de eficiencia, y se preguntan cómo se puede llegar a un mejor estado de la naturaleza (en ese ránking y utilizando esa medida de eficiencia). Dicho de otra forma, no dicen "de debe regular", sino es una recomendación condicional: "si el objetivo es alcanzar este punto, se puede hacer esto". Por esta razón su última frase carece de sentido (para mí).

Saludos,
DV

Jue, 2012-09-20 14:50

d_vaughan:

Usted cree que mi afirmación no tiene sentido porque de verdad cree que lo que dicen los economistas es neutral en términos políticos. Mejor dicho, que sus recomendaciones técnicas están apropiadamente aisladas de convicciones políticas. Algo así como que son consultores de los políticos y que únicamente resuelven un problema técnico que se les presenta.

No creo que eso sea cierto porque las recomendaciones técnicas se derivan de modelos teóricos que dependen de supuestos acerca de la realidad que, a su vez, se derivan de convicciones propias (los supuestos no salen de la nada). Si esas convicciones se derivan de consideraciones técnicas, se deben derivar de modelos teóricos que deben depender de convicciones propias, etc. Hay un punto en que las convicciones subyacentes tienen que dejar de ser técnicas.

Eso sin contar la cantidad de veces que los economistas se equivocan en sus recomendaciones.

Mié, 2012-09-19 17:11

David,

Está interesante la entrada. El problema es que en la práctica afinar la política regulatoria es difícil, así que la entrada me genera al menos dos preguntas:

1. No se si el argumento de la falta o no de evidencia empírica (o mejor, del avance en la literatura) sea justificable. Si no me equivoco, Vives utiliza la palabra "scant" para describir la literatura. Qué piensa?

2. Dado que es difícil identificar en la práctica el nivel óptimo de regulación, hay algo que sugiera que la regulación actual genera una ineficiencia aún mayor?

Saludos y qué bueno que empiece a escribir en el blog de UAndes.

DV

Mié, 2012-09-19 21:11

Hola Daniel,

¡Muchas gracias!

Para su primer punto, es siempre complicado porque al final hacen muchas distinciones según la naturaleza de la información y empíricamente es más complicado entrar en este nivel de detalles. La palabra "scant" utilizada por Vives es apropiada.

A veces hay regulaciones perjudiciales pero en este caso, no tanto. O la teoría se equivoca, i.e. compartir información (en este caso al nivel de los gremios), no afecta la competencia, en este caso restringir esta información no cambia nada. O la teoría tiene razón y es mejor restringirla un poco. Mi punto es que la SIC no puede ser tan estricta en la aplicación de esta guía, emitir advertencias a los gremios cuando la información está demasiado desagregada debería ser suficiente. Por lo menos durante un tiempo para que se cambien las costumbres paulatinamente.

Muchos saludos
david

Mié, 2012-09-19 11:40

Usted está diciendo algo del estilo: ¡En el desierto no se vende paraguas, y no hay tanta lluvia, lo que demuestra que es mejor no tener tiendas de paraguas si queremos que llueve menos!

Es obvio que vamos a observar que los mercados menos regulados son más competitivos, es precisamente porque son competitivos que no se necesitan regulaciones. Debería poner cuidado que una correlación no da información sobre la relación de causalidad...

Mié, 2012-09-19 14:47

NO eso no es lo que yo he sugerido. Es más bien esto:

- En ausencia de regulación los mercados son competitivos (no hay barreras de entrada para productores ni consumidores).
Pero supongamos que uno no puede asumir que los mercados “vírgenes” de regulación efectivamente son competitivos. ¿Cómo podría saber uno si un mercado no regulado es competitivo o no? Si uno no está seguro de que un mercado no es competitivo, ¿Con base en qué criterios debería regularlo?
- La regulación limita la competencia, NO la promueve. Esto porque la regulación aumenta los costos (directos o de transacción), lo que favorece (artificialmente) a algunas empresas (a las que se pueden ajustar más fácilmente a la regulación).
- Los empresarios son los más interesados en regular porque la regulación limita la competencia.
- Solamente las instituciones estatales pueden regular los mercados. (SIGUE)

Mié, 2012-09-19 15:21

- Como los reguladores son humanos y lo que tratan de regular generalmente son relaciones entre humanos que son complejas (si no lo fueran, no habría necesidad de regular), generalmente obtienen resultados distintos (y peores) de los que buscaban. Eso aun si regulan con buenas intenciones.
- Los costos de las equivocaciones de los reguladores recaen sobre personas distintas a los reguladores.
- Como solamente las instituciones estatales pueden regular los mercados, los empresarios están interesados en influir en esas instituciones para favorecerse.
- Lo que se debe hacer para promover la competencia es eliminar el poder regulador del Estado y dejar que productores y consumidores converjan voluntariamente en los mercados.
- De esta manera, las ganancias de los aciertos y los costos de las equivocaciones recaerán sobre las personas involucradas en las transacciones.

Mar, 2012-09-18 18:17

Primero, la entrada se refiere a la Superintendencia de Industria y Comercio. Como el mercado de medicamentos es (sin necesidad, en mi opinión) un tema sensible, está regulado por otra Superintendencia.

Además, usted se está refiriendo a dos cosas distintas: Una es incumplir un compromiso contractual. Otra MUY DISTINTA es decidir cuánto cobrar por lo que se produce y decidir si se sigue a otros o si se exige un precio distinto.

En todo caso, claro que las empresas tendrían incentivos para salir de la colusión SIEMPRE QUE HAYA UN MERCADO RELATIVAMENTE COMPETITIVO DE SERVICIOS DE SALUD. Es decir, un mercado en el que las empresas se ajustan a los contratos que firman con sus clientes y no a la regulación de los burócratas angelicales.

El problema es que ese mercado, lejos de ser competitivo, es uno de los más regulados (gracias a ángeles ilustrados como Robledo).

Lun, 2012-09-17 20:53

Bueno, la burocracia siempre tiene que justificar que está haciendo algo, así sea totalmente irrelevante (cuando no francamente estúpido).

En los términos de la entrada, lo que debería entender la SIC es que poner a los empresarios a merced de burócratas con poder NO es un gran avance en la legislación. Además de eso, la sugerencia del autor en este caso suena muy rara: [los funcionarios de la SIC] "no pueden ser tan estrictos tampoco en su aplicación" (por la razón que sea: académica, pragmática o cualquier otra). Convendría saber, según el autor, qué tan estrictos deberían ser los funcionarios en la aplicación de las normas.

Pero más allá de eso, ¿Cuál sería el problema de que efectivamente las empresas acordaran un precio?

Mar, 2012-09-18 19:04

A la pregunta "¿Qué tan estricta" respondo que no se debe castigar a los gremios por una información suficientemente agregada que no tiene riesgo de facilitar la colusión.

A la pregunta "¿Cuál sería el problema de que efectivamente las empresas acordaran un precio?": si usted no le incomoda pagar todo 20% más caro (cifra arbitraría, puede ser menos, puede ser más según la elasticidad de la demanda), en efecto no hay problema, salvo que el excedente de los consumidores como la eficiencia esté deteriorada.

Mié, 2012-09-19 17:35

Su respuesta a ¿Qué tan estricto...?" no resuelve nada porque depende de lo que alguien decida qué es "suficientemente agregado que no tiene riesgo de facilitar la colusión". El problema sigue siendo el mismo porque no hay un criterio claro para saber cuándo podría facilitar la colusión. De hecho, ni siquiera hay indicios de que el paralelismo en los precios efectivamente sea un signo de colusión (usted mismo lo sugiere en su entrada).
Su respuesta a "¿Cuál sería...?" tampoco resuelve nada porque no hay manera de saber si estoy pagando 20% más caro o no. Mejor dicho, ¿20% más caro que qué? ¿Quién sabe cuánto es lo que deben cobrar los empresarios? Su respuesta sugiere que hay alguien que sabe cuál debe ser el precio de las cosas y que ese alguien sabe más que el que efectivamente las paga (porque las necesita). (SIGUE)

Mar, 2012-09-18 19:36

Si el empresario produce algo valioso y en lugar de cobrar $1, puede cobrar $1.2 y se lo pagan voluntariamente, felicitaciones para él: es un signo inequívoco de que ha producido algo valioso.

Le pongo otro ejemplo: si usted pudiera ponerse de acuerdo con sus compañeros para cobrar el 20% más y su empleador estuviera dispuesto a pagarles, ¿debería entrar el ministerio de trabajo (o la agencia que sea) a sancionarlos (a ustedes) por colusión?

Mar, 2012-09-18 13:09

Caanalpe, yo entiendo que al acordar un orecio las empresas dejan de competir. Es decir, desaparece el mercado en ese componente esencial. Tanto vadlría que lo fijaran "unos burócratas".

Dando un paso más, la fijación de precios convierte la búsqueda de mayor eficiencia de las empresas en, máximo, una curiosidad intelectual, porque destruye el mayor incentivo para lograrla. Y eso termina haceindo que las empresas dejen de ser creadoras de valor y riqueza a meras cpaturadoras de rentas.

Mar, 2012-09-18 18:21

Claro que las empresas quieren restringir la competencia. Eso es obvio. Es más fácil ganar sin competir que compitiendo. El problema es que solamente las instituciones estatales tienen la capacidad de restringir la competencia. Por eso no es sorpresa descubrir a dónde van los empresarios a hacer lobby para que regulen el mercado a su favor (siempre en nombre del consumidor, claro está). La mejor medida para promover la competencia es no regular.
Ahora, si no hay restricciones a la competencia, es muy poco probable que las empresas mantengan la colusión porque siempre tendrán incentivos para incumplir el acuerdo. Pero supongamos que todas las empresas lo cumplen. ¿Eso las hace buscadoras de rentas?
De otro lado, si las empresas producen algo que los consumidores están dispuestos a pagar, ¿cuál es el problema? Es más estúpido el empresario que, pudiendo capturar una porción más grande del mercado vendiendo a un precio menor, entra en un acuerdo que lo perjudica.

Mié, 2012-09-19 10:18

Si entiendo bien, su razonamiento es que nos acuerdos de precios no se sostienen, porque siempre habrá un empresario dispuesto a romperlos. Creo que ese razonamiento parte de varios supuestos que, por lo menos, no aplican a todos los casos:
1- La racionalidad del empresario, aún sí es perfecta, no siempre le indica que baje precios. Si tiene una cuota de mercado asegurada y unos rendimientos fijos, los costos de romper el pacto pueden ser altos (por ejemplo, con represalias de sus competidores, que siguen agrupados) y las ganancias no ser las mejores (tiene que crecer los suficiente como para que la pérdida de margen se vea compensada, sin costar en los costos de escalar su producción, distribución, etc.)
2- El crecimiento de una cuota de mercado no solo depende del precio, y tiene cosos asociados (así sean marginlamente decrecientes). Un intento de capturar una mayor cuota de mercado implica usar liquidez para ese fin, y un empresario puede o no tenerla o usarla para otro fin.

Mié, 2012-09-19 14:55

1. a) Nadie ha dicho que la racionalidad de alguien sea "perfecta" (sea eso lo que signifique). Lo que he dicho es que los empresarios quieren ganar todo lo que puedan (que no me parece un gran descubrimiento, ni una afirmación muy osada).
1. b) No entiendo cómo "tener una cuota de mercado asegurada" y "unos rendimientos fijos" conduce a concluir que "los costos de romper el pacto pueden ser altos (por ejemplo, con represalias de sus competidores, que siguen agrupados)". Pero más allá de eso, ¿cómo podrían los agremiados tomar represalias contra el empresario que se desvía? ¿Bajando los precios?
1. c) "y las ganancias no ser las mejores (tiene que crecer los suficiente como para que la pérdida de margen se vea compensada, sin costar en los costos de escalar su producción, distribución, etc.)" Bueno, si la demanda no aumenta los suficiente como para compensar el cambio en el precio, ¿qué le hace creer que el precio que fijó el empresario no es competitivo? (SIGUE)

Mié, 2012-09-19 11:58

2. "El crecimiento de una cuota de mercado no solo depende del precio, y tiene cosos asociados (así sean marginlamente decrecientes). Un intento de capturar una mayor cuota de mercado implica usar liquidez para ese fin, y un empresario puede o no tenerla o usarla para otro fin."
Pero es que eso es una obviedad. Claro que aumentar la participación de mercado implica costos y genera necesidades de muchos tipos (entre esos de liquidez). Y, de la misma manera que es estúpido el que entra a un pacto que lo perjudica, es muy estúpido el empresario que baja el precio de su producto sin tener la capacidad de responder al aumento en la demanda (en caso de que se produzca dicho aumento). El punto es que en los ejemplos que usted pone, el empresario pone el precio del pacto porque es la mejor decisión que puede tomar, sin importar lo que hicieran los otros empresarios. ¿Podrían acusarlo de colusión?

Mar, 2012-09-18 19:14

A la afirmación "La mejor medida para promover la competencia es no regular.", depende de las características de los mercados. A priori, si se necesita una regulación es precisamente porque hay fallas de mercados y estas fallas pueden afectar la competencia y su intensidad. Está tomando el problema al revés.

A la pregunta: De otro lado, si las empresas producen algo que los consumidores están dispuestos a pagar, ¿cuál es el problema? la respuesta es que hay consumidores que están dispuestos a pagar el bien aunque el precio está más alto por el acuerdo entre las firmas, pero otros no. La existencia de estos consumidores que comprarían el bien/servicio si fuera vendido a un precio competitivo pero que no lo hacen porque el precio es más alto por el acuerdo entre las empresas genera una perdida de eficiencia para la economía.

Mar, 2012-09-18 21:00

1. No, la mejor medida para promover la competencia es no regular independientemente de las características de los mercados. Que los resultados de la competencia no le gusten es otra cosa, pero los mercados más competitivos son, de lejos, los menos regulados. Quien está tomando el problema al revés es usted porque presupone que hay alguien con suficiente información y buenas intenciones que puede corregir las supuestas fallas de mercado.

2. ¿Qué es el precio competitivo de un bien? ¿Quién lo establece? En ausencia de regulación, ¿cómo podría saber que el precio de un bien o servicio es o no competitivo?
En todos los mercados hay compradores que hoy no consumen un bien porque lo consideran caro y que estarían dispuestos a comprarlo a un precio menor. ¿Eso significa que hay una "pérdida de eficiencia para la economía"? De nuevo, ese tipo de afirmaciones suponen que alguien puede saber mejor que los consumidores cuál es el precio "competitivo" del mercado, lo cual es evidentemente falso.

Mié, 2012-09-19 10:24

1. Caanalpe, no estoy tan seguro de que pueda generalizar de esa manera. Revise, por ejemplo, los movimientos de precios en el marcado del cemento colombiano hace entre 200 y 2005, aproximadamente. No era ni regulado ni competitivo. En el fondo, creo que así como los mercados tienen fallas y son imperfectos, lo mismo se puede decir de los reguladores. Yo veo más un dilema que una respuesta clara, como usted.
2. Estoy de acuerdo en que siempre hay más compradores potenciales, y de hecho la idea de un "precio competitivo" creo que solo tiene sentido desde la perspectiva del vendedor en el mercado (que define un precio que pueda competir con sus rivales). Pero tampoco creo que los consumidores "sepan" cuál es el precio competitivo, ni que ellos tengan la información de la que carece el regulador para fijarlo.

Mié, 2012-09-19 12:12

1. ¿Qué lo hace decir que el mercado del cemento "no era regulado ni competitivo"? En la medida en que no hay barreras a la entrada (que se generan con la regulación), el mercado es competitivo. Mejor dicho, cualquier puede entrar a competir. Si por alguna razón hay pocas empresas que pueden producir algún bien o servicio, ¿no será porque producen algo de manera más eficiente que el resto? De otro lado, no hay duda de que los reguladores tienen fallas (son humanos). El punto con la regulación es que los reguladores NO tienen que asumir los costos de sus errores mientras que los productores y los consumidores sí.

2. Yo no incluí el concepto de "precio competitivo" en la discusión, fue el autor. Supongo que se refería al precio que resultaría de un "mercado competitivo". Y claro que eso tiene sentido tanto para productores como para consumidores. Y claro que los consumidores saben cuál es el "precio competitivo" de un bien: es el que están dispuestos a pagar.

Mié, 2012-09-19 13:06

Confunde regulación y supervisión, son dos conceptos muy distintos. En efecto, nadie está proponiendo una regulación de las empresas de cemento.

Las empresas que operan en mercados caracterizados por bienes muy homogéneos como el cemento, leche, azúcar, tienden en favorecer equilibrios de colusión como lo explica sencillamente el documento siguiente: http://idei.fr/doc/wp/2003/tacit_collusion.pdf

Páginas

Añadir nuevo comentario