Menú principal

Sábado Agosto 13, 2022

Blogoeconomía

De la mano negra a la mano invisible: opiniones y provocaciones de un grupo de economistas académicos.

Este es un blog a cargo de David Bardey, Juan Camilo Cárdenas, Marcela Eslava, Leopoldo Fergusson, Marc Hofstetter, Andrés Moya, Oskar Nupia, Catherine Rodríguez, Jorge Tovar, Rafael Santos y Hernando Zuleta. Todos son profesores de la Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes.

Las opiniones expresadas por los autores se hacen a título personal y no comprometen el nombre de la Universidad de los Andes ni al grupo de Blogoeconomía como un todo.

Twitter del autor

Hilos temáticos:

Por: Catherine Rodriguez

Durante varios años y en casi todos los países del mundo, académicos y hacedores de política han buscado la manera más adecuada de evaluar la labor docente. Algunos de los objetivos de estas evaluaciones son asegurarse de premiar a los buenos o de despedir a los malos. Muchas veces también, y en mí opinión igual o más importante, las evaluaciones pueden ser una herramienta útil para identificar fortalezas y debilidades de los docentes que les permita un mejoramiento continuo en su importante labor.

Generalmente, las metodologías más comunes para evaluar a los docentes se basan en resultados relacionados con el desempeño académico de los estudiantes o las opiniones de los rectores acerca de cada uno. Uno de los graves problemas que dichas evaluaciones de calidad docente han enfrentado es que no se cuenta con información suficiente para saber si son o no efectivas y si pueden o no llegar a ser manipuladas por los docentes o directivas de los establecimientos educativos. Por ejemplo, diversos estudios han encontrado que basar la remuneración docente en resultados académicos de estudiantes en pruebas estandarizadas puede generar incentivos perversos en donde los docentes enseñan a los alumnos bien sea la respuesta de cada pregunta o los preparan de una manera mecánica y únicamente en los temas sobre los cuales van a ser evaluados. Inclusive, si los incentivos se logran diseñar de forma tal que no exista espacio para este tipo de comportamiento perverso, imaginar que un país pueda llevar a cabo pruebas estandarizadas nacionales en todos los grados para así bonificar a todos los docentes es irrisorio. De manera similar, existen dudas acerca de la objetividad que tienen los rectores al momento de hacer una evaluación o de la madurez suficiente que tiene un joven estudiante para evaluar la labor de su maestro.

Un estudio reciente de Kane et al. (2013) financiado por la fundación Gates parece haber encontrado la receta perfecta. Después de tres años de investigación y una inversión de 45 millones de dólares el estudio conocido como MET (Meassuring Effective Teachers - www.metproject.org) propone que una evaluación docente basada en tres componentes logra identificar de manera certera y causal quien es o no un buen docente. Específicamente, los autores proponen una evaluación compuesta por: resultados académicos de los estudiantes, observaciones al docente por diversas personas en el salón de clases y evaluaciones de los alumnos por parte de los docentes. El estudio muestra que un índice compuesto de estas tres herramientas permite identificar de manera causal quien es o no un buen docente.

A pesar de ser un estudio fascinante en términos académicos es importante pensar en cómo los resultados pueden ser aplicados en un contexto masivo y particularmente en un país como el nuestro. Quizás el punto más débil que le veo, incluso para ser aplicado en países como Estados Unidos,  es que no se cuenta con un análisis costo beneficio de la construcción de dicho indicador ideal. Sin embargo, considero que las conclusiones pueden guiar un tema de política tan importante como ese en nuestro país.

La primera conclusión clara del estudio es que es necesario llevar a cabo evaluaciones docentes ya que, si estas se hacen de manera adecuada, logran efectivamente indicar que tan buena o mala es su labor. Segundo, pareciera deseable que estas evaluaciones tuviesen diversos componentes y no se basaran únicamente en lo que dice una prueba específica. Valdría la pena pensar en la posibilidad de modificar el incipiente proceso de evaluación docente en Colombia pensando en estas dos conclusiones. En particular considero que todos deberíamos entender la importancia de las evaluaciones laborales y aplicarlas como se aplican en otros sectores económicos. Además, esta evaluación debería estar basada en conceptos adicionales al de únicamente el rector de la institución educativa. Debería tener un componente de autoevaluación del docente, evaluación del rector y al menos una evaluación de pares en el sistema escolar. Finalmente, deberíamos asegurarnos que estas evaluaciones tengan consecuencias reales. Los resultados deberían premiar a los buenos, ayudar a los malos a superar las debilidades y finalmente a los que después de un cierto tiempo no mejoran sacarlos del sistema.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2013-02-22 15:45

Un docente debe ser un buen investigador,por lo tanto eso lo lleva a estar actualizado;debe "saber" y ensenar a "saber hacer" a sus estudiantes;debe estar involucrado con los estudiantes asi conoce sus fortalezas y debilidades de cada uno de ellos,y puede direccionar sus clases;con estas pautas,pienso que debe ser bien evaluado.

Jue, 2013-02-21 17:45

Desde cuando los docentes están eximidos de responder por la calidad de su trabajo como todo el resto de las profesiones? Es un poco incomprensible que personas (y sindicatos) defiendan que un docente no se puede evaluar. Las evaluaciones en todas las profesiones sirven para identificar brechas de desempeño y cerrarlas, al tiempo que sirven para premiar a quien se esfuerza, se capacita y da resultados. Me pregunto si los que defienden la no evaluación están pensando en el daño que los malos profesores le hacen a sus hijos y las oportunidad que les matan?

Revisen casos exitosos en calidad de educación (Corea, Finlandia, Minas Gerais en Brazil) y veran que la evaluación y desarrollo de docentes es parte critica. Entendamos que no vivimos en una aldea sino en un mundo global en donde nuestros hijos van a competir con profesionales de todo el mundo. Busquemos tener un sistema de calidad y no de defender beneficios de docentes que temen ser evaluados para no desnudar sus deficiencias.

Mié, 2013-02-20 09:34

El sistema de evaluación debe ser compuesto, en eso estoy de acuerdo con Catherine. Para el profesor de Universidad, el indicador de calidad del docente debe estar fundamentado en los productos de su trabajo: docencia, extensión, administración universitaria, investigación, planeación académica, publicaciones y proyectos que se le aprueben por fuera de la universidad. Cada uno de estos "productos" de su labor de profesor debe ser demostrable con indicadores físicos y recibir puntaje con el fin de llegar a una suma de puntos semestrales, la cual finalmente se confronta con una escala de calidad que la Universidad establezca. El sistema de pares está desvirtuado para la Universidad Nacional. Los pares de la Sede Central actuan como delegados del Virrey español (que se niega a abandonar Bogotá no obstante que Bolívar lo hechó en 1819),y contienen el ascenso en el mundo académico de los profesores de las sedes de otras regiones de Colombia.

Mié, 2013-02-20 09:25

ESQUINKLE: no se en que parte del blog leyó que la evaluación del docente era la panacea para mejorar la educación. So nunca lo escribí ni mencione si quiera en el blog. Lo que escribí y recalque es que es la evaluación es necesaria por los mismos docentes. Con ella podríamos identificar a los buenos y poderlos así premiar (algo que falta en Colombia), ayudar a identificar y superar las debilidades que existen, y finalmente sacar del sistema a los malos que no logran mejorar. Como hacer esto sin evaluación? Obvio, el proceso de motivación, mejoramiento continuo y salida de docentes malos en ultimas mejora la calidad de educación. Pero eso estoy de acuerdo no es la única herramienta necesaria o suficiente para lograrlo.

Mié, 2013-02-20 01:04

Tal vez uno de los mejores formadores de profesores es el Colombiano Joaquín Páez Gómez, radicado en los EEUU desde hace mucho tiempo. Por referencias ahora históricas decían que tal vez es quien mejores enseñanzas para enseñar ha sembrado, Santandereano el y un prodigio en el tema. Te dejo este http://fundacionvoc.blogspot.com/2010/10/antecedentes-del-debate-cultura...

Mar, 2013-02-19 20:32

MariaMulata: mil gracias por el comentario estoy de acuerdo con todo.

Enrique: estoy de acuerdo con su punto. De hecho creo que un docente debe fomentar en sus estudiantes una mente creativa, que se cuestionen todo el tiempo y que sepan dónde y cómo investigar y responder sus preguntas. Una labor sin duda tremendamente difícil y que por lo tanto solo debería estar en manos de los mejores.

Mar, 2013-02-19 20:30

Mao 317 y Biobogota: Mil gracias por los comentarios. Sin embargo, creo que no entendieron bien el punto del artículo. De hecho en el cuarto párrafo hago exactamente lo que ustedes dicen: cuestionar algunos de los puntos débiles que en mi opinión tiene el estudio. Quizás sería bueno releer el blog para que vean mis críticas. Como dije en el blog lo importante es entender que es necesario evaluar para premiar, para mejorar y para castigar. Tenemos que instaurar esa práctica en el sector educativo en Colombia. Como hacerlo, ustedes lo mencionaron, hay muchas formas. Lo que muestra este estudio es que una de ellas, que se comprobó de manera rigurosa que funciona, es con una ponderación de muchas de ellas para evitar los problemas mencionados.

Mié, 2013-02-20 09:57

Gracias por la respuesta.No obstante,veo complicado el punto que lleva como central:evaluar para premiar, mejorar y castigar.No puedo estar más en desacuerdo con esa visión del acto evaluativo en un proceso educativo.Un premio se lo gana alguien en un concurso, no en un trabajo, no en el estudio. ¿y qué significa premiar y castigar?El castigo:¿Si no cumple el maestro le bajamos el sueldo?El premio:¿si le va bien maestra concursa para un postgrado? Tenemos que comprender q esa dinámica premio-castigo ya está y ha hecho daño a la educación.Los procesos sociales son largos y difícilmente medibles por el costo-beneficio con el que los procesos productivos se rigen;comprender esto nos puede ayudar a pensar otras cosas para la educación, más allá de cómo se mueve el intercambio mercantil y competencia.Evaluar es necesario,sin duda,para mejorar,para comprendernos,para tener educación por fin.Como dice esta es una de tantas propuestas,también es bueno evaluarla antes de que guíen una política.

Mar, 2013-02-19 15:26

Me llaman la atención los comentarios tan negativos frente a esta editorial. Por qué siempre nos concentramos en ver lo malo y no lo bueno? Aunque el MET fue financiado por la fundación Gates, fue desarrollado por grupos de investigación que se encuentran a la vanguardia en el tema de evaluación docente, y algunos de los instrumentos que se miraron en el estudio han sido usado exitosamente en paises latinoamericanos, incluyendo Colombia. Justamente por el sesgo, que se sabe que existe, de los estudiantes, es que estas evaluaciones deben ir acompañadas por otros instrumentos que contrarresten el sesgo. Y las observaciones que se hicieron en el estudio fueron hechas con rúbricas claras desarrolladas con base en años de estudios.

En resumen, este estudio si cuenta con información que nos puede ser útil en Colombia. Dejemos la maña de siempre ver lo malo y mas bien busquemos ver qué podemos aprender. De todo se puede aprender

Mié, 2013-02-20 10:20

¿por qué ver sólo lo bueno?Es necesario que una propuesta que posiblemente llegue a los oídos del MEN se empiece a debatir,antes que de que la adopten de una por sus sellos de "calidad" (la rigurosidad que dices que tiene) y porque viene de de la F.Gates.Y como dice Mao317 deberíamos dejar esa "maña" de ver sólo lo bueno.ese tipo de criticas a quienes critican son las que tienen contra la gente que criticó la privatización de la salud,la venta de empresas públicas sin más,que critica al procurador por su fanatismo religioso, que pelea por un sueldo digno (y no agradece la mano que le da el trabajo)...por ver sólo "lo bueno" mira lo que nos pasa, mira el país que tenemos.

Jue, 2013-02-21 15:46

Ojo que yo no dije ver solo lo bueno, dije ver qué podemos aprender. Eso implica sentarse y mirar criticamente estudios como este y ver qué aplica en nuestro contexto y cómo evaluarlo. Con lo que no estoy de acuerdo es que descartar las cosas de una viendo solo lo malo

Mar, 2013-02-19 10:13

La nota (¿o publinota?) es atrayente.Tal vez la autora desconozca que en educación día tras día se prueba q las recetas mágicas no existen,quizá en la economía sí,aunque lo dudo (nada más la econometría...)Es común en América q sigamos "recomendaciones" q no provienen de la invest. en educación sino de estudios técnicos-empresariales (no importa q sean de la UE o de EU) q dicen ser la panacea cada cuanto tiempo.Por citar ejemplos:los estándares. Receta mágica que provenía del PREAL-1998- que tenía como represent de Colombia, al también economista Rudolf Hommes (más otros industriales y empresarios)- prometieron "la revolución educativa", nada más lejano;o el programa "La main à la pâte" otra "panacea".Le recomendaría q se diera una paseadita por revistas de investigación educativa, antes de leer informes técnicos eficientistas(sé que son tentadores por multimillonarios y son gates' products).Hay mucho por decir de evaluación,pero antes,es mejor leer lo q hay,pues esto no es nada nuevo.

Mar, 2013-02-19 10:32

Si, tiene razón, pueden ser resultados manipulados o manipuladores.El (1) ya obliga a cumplir con contenidos y resultados (establecidos en generalidad) se quiera o no, para ser "buen docente".No importa qué sujeto hace parte de la relación educador-educando y si aporta a la transformación social, si no tiene buenas notas está mal. Estudiantes con malas notas=mal docente, una causalidad bastante rara. Este punto siempre va a obligar a volcar el trabajo por una buena nota y queda en segundo o último plano la formación de sujetos socialmente críticos y transformadores (2)La definición de lo q se observa y se valora en la observación es un punto de amplio debate.La metodología que se defina como "adecuada" y "estandarizada" va a ser la valorada y bien evaluada.Quien se salga del canon, chao. Y por el punto 3 no tengo objeción, siempre es importante esa opinión, lo mismo q la de la comunidad en la que está inmersa la escuela.Esta debería tener más peso y procedimientos más claros y limpios.

Mar, 2013-02-19 08:04

Catherine, creo que la definición de docente es hoy en día lo que condena esa profesión. La tecnología ha perfeccionado el acceso a la información a tal punto que es una obligación formar al estudiante es en las herramientas de consulta. A partir de esa premisa a lo que esta obligado el profesor es a motivar y estimular la comprensión. Por mi experiencia personal creo que el fundamento es naturalmente conocer el tema, ser sensible culturalmente de lo que se habla, pero sobre todo ser extremadamente generoso, teniendo como único insumo que la persona importante en ese escenario es el alumno y no quien comunica conocimientos. En los 70's dictaba una clase densa, imposible, incomprensible de termodinámica a las 7 de la noche a grupos de 8/10 alumnos, creo sin temor a equivocarme que la logística también hace al maestro. En una universidad americana también lo hacia, invitado por ellos, a las 7 de la mañana en unos laboratorios estupendos (y muy buenos traductores).

Añadir nuevo comentario