Menú principal

Jueves Agosto 18, 2022

Blogoeconomía

De la mano negra a la mano invisible: opiniones y provocaciones de un grupo de economistas académicos.

Este es un blog a cargo de David Bardey, Juan Camilo Cárdenas, Marcela Eslava, Leopoldo Fergusson, Marc Hofstetter, Andrés Moya, Oskar Nupia, Catherine Rodríguez, Jorge Tovar, Rafael Santos y Hernando Zuleta. Todos son profesores de la Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes.

Las opiniones expresadas por los autores se hacen a título personal y no comprometen el nombre de la Universidad de los Andes ni al grupo de Blogoeconomía como un todo.

Twitter del autor

Hilos temáticos:

Por Marc Hofstetter
 
El viernes pasado el Banco de la República anunció varias decisiones. Una que pasó de agache en la prensa nacional es, a mí modo de ver, la más importante. La meta de inflación de año entrante coincide con las metas de largo plazo que había planteado en Banco a comienzos de la década. En plata blanca, la meta del año entrante estará entre 2 y 4%, con meta puntual del 3%. Además, el Banco corrigió lo que a todas luces era una inconsistencia en sus metas de inflación: hasta este año las metas anuales de inflación tenían una rango de 1% (por ejemplo la meta de este año iba de 4.5 a 5.5%) mientras que la meta de largo plazo tenía un rango de 2% (de 2 a 4%). A partir del año entrante esa dicotomía en las metas de inflación entre corto y largo plazo, desaparece. El Banco escogió, acertadamente, el rango de 2 puntos porcentuales lo que ayudará a que ante choques severos como los que hemos sufrido en los últimos años, sea más probable el cumplimiento de las metas.
El Banco también anunció que saciará las necesidades de liquidez del mercado en esta temporada de fin de año usando, al menos parcialmente, compras de dólares. Ojalá los límites de esas compras estén dados por las necesidades de liquidez y no por las presiones del gobierno y de los exportadores. Todas las señales indican que el dólar débil está aquí para quedarse; los esfuerzos fiscales o monetarios podrán calmar las aguas cambiarias pero no alterar la dirección del oleaje. Por eso es clave no malgastar recursos construyendo diques inútiles.  
 
***
 
Actualización a la historia del Deportivo Fecundo
 El 19 de octubre de 2009 en Sao Paulo, Brasil, Uribe dijo que su reelección dependía de tres aspectos: “Primero, de la Corte Constitucional; segundo, del pueblo colombiano que tiene que concurrir a las urnas; y tercero, de la mano de Dios”. Ojo, la mano de Dios ya ganó un mundial de fútbol.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2009-10-27 13:50

- Me imagino que eso ya lo han preguntado muchas veces pero, ¿por qué los exportadores necesitan que el gobierno intervenga en el mercado cambiaro cuando difrentes intermediarios financieros ofrecen coberturas frente a ese riesgo?

Esa es una postura que considero particularmente injusta, sesgada y avara. Toca salvarlos cuando les va mal (porque las intervenciones en el mercado cambiario son a costa de impuestos), pero cuando les va bien, buscan a toda costa eludir (si no evadir) lo más que pueden el pago de impuestos. Lo que se necesita es que se vuelvan serios (los dueños del negocio y los que les manjean las finanzas).

- El BR debería ampliar el intervalo a (+/-) 5% para la meta de inflación, así (casi) nunca fallarían.

Mar, 2009-10-27 15:50

Caanalpe: de acuerdo con su primer comentario. Si mira el enlance a la columna anterior mía sobre los exportadores, verá que mis argumentos coinciden con lo que Ud plantea.
En cuanto a las metas de inflación y el ancho de la banda: evidentemente, entre más ancha la banda, mayor probabilidad de acierto. Perú, Chile, México y Colombia tienen esquemas de inflación objetivo con bandas de 2%. Brasil, en cambio, tiene una banda mucho más ancha que le permitió acertar en 2007 y 2008 cuando las presiones inflacionarias hicieron que los otros Bancos Centrales se descacharan (vea por ejemplo en la página 3 de este artículo " http://economia/content/download/23737/174461/file/dcede2009-17.pdf ", un gráfico que ilustra el punto). Sin embargo, una banda muy ancha no ayuda a anclar las expectativas de inflación. En un país emergente, Una banda de 2% parece suficiente para no afectar la credibilidad del Banco con descaches frecuentes y al mismo tiempo permite anclar expectativas de inflación.

Mar, 2009-10-27 17:33

Claro, eso lo entiendo perfectamente. Escogí un número deliberadamente alto (teniendo en cuenta los actuales niveles) para ironizar.

Mi punto era precisamente ese. En lugar de establecer metas más realistas, lo más fácil era ampliar la banda. Si se pone a pensar, un margen de (+/-) 2% cuando los niveles son cercanos al 5%, significa que se pueden desviar del objetivo en 40%; que no es poco, en mi opinión, si se supone que lo que está en juego es la credibilidad del República.

Lo chistoso es que si se desviaran 2% (o más) hacia abajo (que sería gravísimo), sería presentado como un gran éxito de la política monetaria y si lo hicieran hacia arriba, lo presentarían como una situación inevitable (y probablemente no-pronosticable).

La seriedad es para todos (comentario anterior), también los banqueros deberían ser más serios (incluyendo al BC).

Añadir nuevo comentario