Menú principal

Martes Septiembre 29, 2020

Blogoeconomía

De la mano negra a la mano invisible: opiniones y provocaciones de un grupo de economistas académicos.

Este es un blog a cargo de David Bardey, Juan Camilo Cárdenas, Marcela Eslava, Leopoldo Fergusson, Marc Hofstetter, Andrés Moya, Oskar Nupia, Catherine Rodríguez, Jorge Tovar, Rafael Santos y Hernando Zuleta. Todos son profesores de la Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes.

Las opiniones expresadas por los autores se hacen a título personal y no comprometen el nombre de la Universidad de los Andes ni al grupo de Blogoeconomía como un todo.

Twitter del autor

Hilos temáticos:

Por Raquel Bernal

Es una tendencia mundial, la disminución de los hogares de padres casados y el aumento de los hogares de padres solteros, divorciados y en unión libre. Colombia no es la excepción. La fracción de hogares con padres casados pasó de 57% en 1982 a 28.8% en 2006 mientras que la fracción de hogares con padres divorciados pasó de 6.5% a 11.5% y de hogares de padres en unión libre creció dramáticamente de 12% a 30%. Tal vez más interesante, es el hecho de que este cambio ha ocurrido de manera diferente a lo largo de la distribución del ingreso. Por un lado, la fracción de hogares biparentales (en matrimonio y en unión libre) ha caído y el porcentaje de hogares monoparentales (solteros y divorciados) ha aumentado significativamente más entre los hogares del primer quintil de ingresos que entre los hogares en la parte superior de la distribución del ingreso. Por otro lado, el aumento en la fracción de hogares en unión libre con respecto a la fracción de hogares en matrimonio también aumentó proporcionalmente más entre los hogares más pobres que entre los hogares más ricos. Entre los hogares con hijos del primer quintil de ingresos, 39% están en unión libre y 29% están casados; en el caso de los hogares con hijos en el quintil superior de la distribución, estos porcentajes corresponden a 19% y 67% respectivamente.

 

Estos datos son importantes dado que existe evidencia de que los hijos de hogares biparentales tienen mejor desempeño que los hijos de hogares monoparentales básicamente porque los primeros cuentan con dos personas que potencialmente pueden ganar un salario mientras que los segundos cuentan sólo con una. Este resultado parece, en principio, obvio. El otro resultado que no es tan evidente indica que el bienestar de adultos y niños en hogares en unión libre es inferior al bienestar en hogares en matrimonio a pesar de que ambos tipos de hogar cuentan con dos potenciales trabajadores. Amador y Bernal(2008)* reportan que una vez se controla por características observadas de los hogares como la edad, educación, nivel de ingresos del jefe del hogar, tamaño del hogar, zona de residencia, etc., los hogares en matrimonio se encuentran mejor que los hogares en unión libre en términos de tenencia de bienes durables (como televisor, computador y vivienda propia), escolaridad de los niños, salarios por hora de los adultos, desarrollo socio-emocional y desarrollo cognitivo de los niños. Es decir, al comparar dos hogares idénticos en términos de ingresos, educación y edad de los padres, y otra serie de variables observables, se encuentra que el hogar casado tiene mayor probabilidad de tener vivienda propia, hijos con mayor escolaridad y resultados cognitivos y psicosociales, que el hogar en unión libre.

 

Aunque es difícil establecer empíricamente las razones por las cuales existen estas diferencias, la literatura ha sugerido que pueden estar asociadas a un ambiente más incierto en la unión libre que en el matrimonio. Debido a la sensación de transitoriedad y falta de compromiso, las inversiones que hacen los adultos en ellos mismos y en sus niños pueden ser menores en hogares en unión libre que en hogares casados, quienes perciben su relación como más permanente y estable.  Este resultado es aún más intrigante si se tiene en cuenta que en Colombia la unión libre tiene los mismos derechos legales que un matrimonio civil si se puede comprobar que la convivencia ha sido de al menos dos años. Aunque hace falta profundizar esta investigación, la evidencia preliminar sugiere que el miedo al compromiso si puede tener consecuencias negativas.

 

*Amador, D. y R. Bernal (2009), "La brecha matrimonial y el bienestar de los hogares", mimeo Facultad de Economía, Universidad de los Andes.

 

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2009-05-16 15:53

Un trabajo muy interesante. Ademas que los resultados son consistentes tanto para economias en desarrollo como economias desarrolladas, eso es bien interesante. Me parece pertinente el comentario de cartagenero, ya que muy probablemente, la duracion de la union tiene algun efecto. Claramente la riqueza de la base de datos permite realizar distintos analisis, por ejemplo se me ocurre que seria interesante ver que pasa con matrimonios por una segunda vez, habrá algún cambio. Para cuando estara listo el documento?

Vie, 2009-05-15 08:36

Juan Camilo y Cartagenero, el punto sobre sociabilidad me parece muy interesante. En nuestra Encuesta de Hogares no disponemos sobre informacion de redes, capital social, etc. Pero, en paises desarrollados donde se ha encontrado la misma evidencia respecto a matrimonio vs. union libre (E.U.) algunos investigadores han encontrado que esto puede estar relacionado con que las parejas en union libre tienen menos redes de apoyo y reciben muchas menos transferencias de familia y amigos (bibliografia que encuentran en mi paper). Y si Cartagenero, controlando por cada quintil de ingreso se observa lo mismo.
Juandavidhb, no entendi si iba alguna pregunta sustantiva en su comentario, por tanto no puedo agregar mucho mas.

Vie, 2009-05-15 09:16

En suma, ustedes están trabajando con las uñas. Habrá que ver si se puede pedirle al DANE que vaya profundizando estos instrumentos estadísticos, no?

Vie, 2009-05-15 08:33

Cartagenero, es cierto, la duracion es una variable relevante en esta historia. Desafortunadamente en la Encuesta Nacional de Hogares no se pregunta por la duracion del matrimonio actual. En el caso de los hogares en unión libre (en el 2006 únicamente) sabemos si la unión es de más o menos de 2 anos. En este caso, se observa que para aquellos que llevan mas de dos anos juntos, la desventaja respecto a los matrimonios es, en efecto, inferior respecto a los que llevan menos de dos anos. La evidencia internacional (E.U.) indica que los matrimonios duran en promedio 7 a 8 anos mientras que el promedio de duracion de la union libre es tan solo 2 anos -lo cual si indica alguna evidencia de que uno es mas inestable que el otro. En el caso de la union libre, esa corta duracion, indica no solo que se terminan esas uniones definitivamente sino tambien que un porcentaje importante pasa al matrimonio.
Raquel Bernal

Vie, 2009-05-15 00:05

A mi ese cuento de que tiene mas ventaja una pareja casada a una en union libre me parece absurdo... que tiene que ver la bendicion de un cura? o la venia y la fima de un notario?

A otro con ese cuento y si lo que que pasa es que el OPUS desde su Universidad de los Andes desea incrementar los matrimonios ahi si los veo mal con ese argumento tan pendejo

Les creo que un hijo de un soltero o divorsiado rinda menos que uno de familia bipaternales porque esmas obvio en terminos de estabilidad psicologica y de apoyo en la casa.... pero ese otro cuento si es muy rebuscado

Vie, 2009-05-15 09:15

Juan David, hermano, últimamente veo sus comentarios muy desenfocados.

Por una parte, lo que presenta el blog no tiene nada que ver con valorizar el matrimonio o atacarlo: se trata de un estudio estadístico. De hecho, siguiendo lo que dice Juan Camilo, estas estadísticas puedens ervir más apra denunciar una discriminación de quienes viven en unión libre que para hacer propaganda del matrimonio.

Por otra, la Universidad de los Andes no es del opus Dei: la está confundiando, supongo, con la Unviersidad de la Sabana. Y vaya si hay una gran diferencia.

Jue, 2009-05-14 20:33

Para contribuir al debate que abre este resultado de Amador y Bernal, podriamos abrir la posibilidad de una explicacion, no excluyente de las demas ya discutidas en este blog: Los hogares en union libre pueden ver reducidas sus condiciones de salarios, ocupaciones y en general de remuneracion de sus habilidades bien por discriminacion por gustos o discriminacion estadistica por su condicion marital. En otras palabras, les ofrecen o terminan aceptando menores condiciones de remuneracion e ingresos en general por el estigma social que pueda existir alrededor de la condicion de union libre, e independientemente de que esten protegidos por la ley.
En un estudio reciente (http://ideas.repec.org/p/idb/wpaper/3247.html) en el que realizamos experimentos economicos sobre pro-socialidad hacia grupos vulnerables de Bogota, encontramos que el estar en union libre reduce la posicion en un ranking de prioridad para recibir una transferencia de un programa social.

Juan Camilo Cardenas

Jue, 2009-05-14 09:02

Muy interesante el trabajo de Diego y Raquel.

*¿tienen en cuenta la duración de la union? Es posible que los matrimonios sean mas largos que las uniones libres. Imaginaria que para dos parejas de la misma edad, la que lleve mas tiempo unida tendra más recursos.

*la diferencia por quintiles de ingreso es tremenda. ¿se mantienen los resultados cuando analizan quintil por quintil? (o si es muy pequeña la muestra, ¿se mantienen cuando no tienen en cuenta alguno de los quintiles?)

*¿tienen alguna información sobre que tan sociable es la pareja? Es posible que los que tienen un circulo social mas grande se casen y aquellos que no simplemente entran en union libre.

*Por ultimo, ¿tienen alguna evidencia de la estabilidad de un matrimonio vs. la de la union libre? Parece que consideran que la union libre es mas inestable. ¿Es esto cierto?

Mié, 2009-05-13 18:14

Por supuesto, como muchos problemas que estudiamos los economistas, existe el problema de endogeneidad del estado civil. Es decir, es posible que los que se casan sean sistemáticamente distintos de los que se unen (y/o que exista causalidad simultánea). En el estudio, intentamos encontrar un efecto causal utilizando el método econométrico de variables instrumentales y funciones de control. Para aquellos que estén interesados en estos detalles, encuentran una versión del paper en mi página web en la Facultad de Economía de los Andes. En suma, una vez se controla por la endogeneidad del estado civil, el efecto a favor del matrimonio persiste.
Raquel Bernal

Jue, 2009-05-14 07:34

Seria bueno que pusieran el link directamente en la entrada.

Mié, 2009-05-13 12:02

Como siempre en estas cosas, ¿Como va la causalidad? ¿Los hogares con matrimonio adquieren mas bienes durables o los que tienen bienes durables se casan mas?

Mié, 2009-05-13 14:49

Problemas estadísticos, sí. Y además no está claro cuáles bienes se tienen en cuenta, cuáles no, por qué razones, etc.

Mié, 2009-05-13 16:25

Ahi dice "televisor, computador y vivienda". Supongo que lo dicen a manera de ejemplo y ya. Tampoco sabe uno como cuantificaran los bienes y menos si usan el dato de cuanto valdrian o simplemente los toman como un numero: tantos bienes y punto. Que expliquen un poquito.

Añadir nuevo comentario