Menú principal

Lunes Enero 18, 2021

Blogoeconomía

De la mano negra a la mano invisible: opiniones y provocaciones de un grupo de economistas académicos.

Este es un blog a cargo de David Bardey, Juan Camilo Cárdenas, Marcela Eslava, Leopoldo Fergusson, Marc Hofstetter, Andrés Moya, Oskar Nupia, Catherine Rodríguez, Jorge Tovar, Rafael Santos y Hernando Zuleta. Todos son profesores de la Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes.

Las opiniones expresadas por los autores se hacen a título personal y no comprometen el nombre de la Universidad de los Andes ni al grupo de Blogoeconomía como un todo.

Twitter del autor

Hilos temáticos:

Por Raquel Bernal
 
Con el objetivo de reducir la desigualdad del ingreso en las sociedades, muchos gobiernos acuden a programas de inversión en capital humano. Algunos ejemplos incluyen cantidad de educación, calidad de la educación, capacitación laboral y programas de atención y educación en la primera infancia. Recientemente se ha señalado que éstos últimos tienen el mayor potencial de lograr el objetivo de distribuir recursos más igualitariamente a un costo menor. Entre las razones por las cuales se argumenta que esto es así están: (1) el mayor desarrollo del cerebro ocurre en el primer año de vida y los estímulos durante esta época son fundamentales para lograr un desarrollo saludable de la capacidad cognitiva y psicosocial; (2) después de la primera infancia las habilidades del individuo se vuelven muy poco maleables por lo cual es difícil, o muy costoso, transformarlas; (3) una mejor y más temprana capacidad de aprendizaje facilita mayor aprendizaje, es decir, una suerte de círculo virtuoso; (4) entre más pronto se aplique la intervención existe un horizonte mucho más amplio para que el individuo disfrute de los beneficios.
 
Internacionalmente se ha mostrado que los programas más exitosos de primera infancia han tenido unos efectos impresionantes sobre el desarrollo cognitivo y psicosocial de los individuos lo cual tiene efectos sobre el desempeño del individuo durante la edad adulta. Los efectos más considerables se han visto sobre las tasas de criminalidad. Por ejemplo, la participación en el programa Perry de educación de niños afroamericanos vulnerables en Michigan entre los 3 y 5 años de edad, estuvo asociada con disminuciones impresionantes en las tasas de arrestos 40 años después de la intervención: los participantes en el programa tenían una tasa de arrestos de 36% comparada con 55% en el caso de los no participantes, además, la participación en crímenes relacionados con drogas era 14% y 34% respectivamente. Esto es en adición a efectos importantes sobre las probabilidades de graduarse de bachillerato, de ingresar a la universidad, de conseguir empleo y los ingresos.
 
En Colombia se ha encontrado que el programa Hogares Comunitarios de Bienestar tiene el potencial de aumentar hasta en 6,8% los salarios de los individuos participantes porque mejora el estado nutricional de niños entre los 2 y 4 años de edad, y mejora las capacidades cognitivas y no cognitivas si el niño permanece al menos 15 meses en el programa. Esta evidencia sugiere que en vez de gastarnos la plata en programas de capacitación laboral (tipo SENA) con retornos mucho más bajos o programas de becas universitarias para estudiantes de bajos recursos que terminan retirándose con una alta probabilidad porque empiezan con una desventaja, deberíamos más bien invertir en la primera infancia e iniciar así la segunda ola de la seguridad democrática en el país.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2009-07-21 11:05

Siguiendo la linea de pensamiento de Raquel, y en las inversiones a largo plazo, la evidencia de Brasil podria ser valiosa en esta discusion: el coeficiente gini de desigualdad de ingresos de ese pais cayo al parecer de 0.59 en 2001 a 0.53 en 2007. Entre los posibles mecanismos que lo lograron fueron mejoramientos en universalidad en educacion basica, reduccion del tamaño del hogar y programas de transferencias del gobierno a los mas vulnerables (Bolsa Familia). Hay mas datos en este resumen de 1 pagina:
http://www.ipc-undp.org/pub/IPCOnePager89.pdf

Queda la pregunta: Colombia en los ultimos años viene observando un aumento y no una caida del gini tanto en la concentracion del ingreso como de la propiedad de la tierra. Tambien hay intentos en universalidad de la educacion y en familias en accion. que esta faltando en la foto?

juan camilo.

Mar, 2009-07-21 11:28

Aparte de la obvia pero potencialmente babosa respuesta política, sin ser un experto veo lo siguiente:

1- Dudo que la educación por si sola tenga un efecto sobre el gini en un plazo tan corto. Los datos de reducción o ampliación no se pueden vincualr sólo de fomra sincrónica o cortoplacista con políticas o tendencias presentes, sino con evoluciones de larog plazo.

2- El diseño específico (tamaño, condiciones, periodicidad, extensión, etc.) de los programas de asistencia a las familias más pobres deben ser comparados en detalle. La asistencia no reduce la desiguladad de por si (por ejemplo, quien se contenta con ese ingreso pierde la potencialdiad de tener un ingreso mayor).

3- El narcotráfico en sus capas altas tiene un enorme poder de concentración de riqueza y de ingreso y es mucho más fuerte, proporcionalmente, en Colombia.

4- El escenario macroeconómico no es igual y debe tener un efecto, más si se desagregan los tiems productores de ingreso.

Son solo unas observaciones...

Lun, 2009-07-20 10:51

Estoy muy de acuerdo con sus comentarios. El tema del crecimiento irresponsable de la poblacion es serio y requiere atencion inmediata. En Colombia la desigualdad del ingreso (ya terrible) se exacerba con el desequilibrio tan grande que existe en los habitos de reproduccion entre el quintil mas bajo de ingresos y el resto. En promedio, las familias mas pobres tienen 2.5 hijos mientras que el promedio en familias del quintil mas alto de la distribucion es inferior a 1 hijo. Es tema deberia ser prioritario en terminos de politica publica.

Por otra parte, es verdad, el enemigo principal de las politicas de largo plazo que beneficiarian a toda la sociedad es la misma democracia... que ironia.

Lun, 2009-07-20 08:16

Es irónico como título y contenido del post pueden entrar en contradicción ya que el ciclo político parece ser el mayor impedimento a la inversión en capital humano en los primeros años de vida. En una democracia donde los gobernantes no son re-elegidos n veces (y aun en esas, tal vez por la incertidumbre que genera la alternancia del poder) estos no tienen mayores incentivos para realizar inversiones a largo plazo como las que propone el post.

Dom, 2009-07-19 21:42

HOla. Como estaria el planeta si todo el mundo (6 500,000 000) de personas tuvieran carro ????????? No sera lo primero pedirle a las personas que no tienen recursos que detengan la proliferacion de nacimientos????????? Con estas tazas de irresponsable crecimiento NINGUNA PLATA ALCANZA . PLANIFICACION FAMILIAR YA Y OBLIGATORIA

Dom, 2009-07-19 14:52

Sin desarrollar demasido el tema, le veo una dificultad: el tiempo.

Por lo general las medidas más estrucurales requeiren de más tiempo para madurar: en este caso, los efectos sustanciales sobre la sociedad en su conjunto tardarán por lo menos una generación en verse. Eso es natural, repito, pero no creo que sea suficiente en una situación como la colombiana.

Sin concoer al profundidad los costos de este tipo de programas no puedo decir mucho más, pero quizás, siguiendo al línea de juanf, su implementación requeriría complementarse con medidas menos profundas y más inmediata, porque de otra manera las dificultades del presente pueden abortar temprandamente esa apuesta por el futuro.

Dom, 2009-07-19 14:03

Creo que todos los programas de capital humano son buenos porque tienen por objetivo reducir las desventajas de unos individuos respecto a otros. Sin embargo, mi argumento es que si los recursos del gobierno son escasos, entonces se debe dar prioridad a las inversiones mas rentables. Los estudios en Colombia han mostrado que los retornos de programas de capacitacion laboral son muy bajos porque transformar las habilidades de alguien despues de la juventud es demasiado dificil o muy costoso. La experiencia de financiacion para educacion superior es muy similar. A este punto, los individuos beneficiarios ya estan en desventaja y no pueden aprovechar el programa como deberian. Nuestra experiencia en Los Andes apunta justamente en esa direccion.

Sáb, 2009-07-18 11:33

Estoy de acuerdo con todo el argumento que propone. Pero si estos programas no se empalman con políticas que permitan que estos niños educados tengan trabajo en el futuro, esa inversión se perdería. Esto debido a que en muchos casos los jóvenes no pueden terminar sus estudios, no porque no quieran seguir estudiando, sino, por circunstancias que se alejan de las cuestiones educativas.

Por otro lado, su propuesta de acabar con los programas de capacitación laboral, becas, etc., me parece elitista. Las personas que entran al SENA, lo hacen porque quieren mejorar sus ingresos, que lo hagan en la practica es otra cosa. Las becas, son un poco mas complicadas, la Universidad de los Andes tiene experiencia en esas lides y seguramente usted puede revisar esa experiencia para evaluar su viabilidad. Ademas, si la política del gobierno es incrementar el déficit de profesionales dedicados a la investigación, si quitan las becas, ese déficit nunca se llenara.

Añadir nuevo comentario