Menú principal

Sábado Junio 12, 2021

Blogoeconomía

De la mano negra a la mano invisible: opiniones y provocaciones de un grupo de economistas académicos.

Este es un blog a cargo de David Bardey, Juan Camilo Cárdenas, Marcela Eslava, Leopoldo Fergusson, Marc Hofstetter, Andrés Moya, Oskar Nupia, Catherine Rodríguez, Jorge Tovar, Rafael Santos y Hernando Zuleta. Todos son profesores de la Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes.

Las opiniones expresadas por los autores se hacen a título personal y no comprometen el nombre de la Universidad de los Andes ni al grupo de Blogoeconomía como un todo.

Twitter del autor

Hilos temáticos:

Por Marc Hofstetter
En los últimos años, con esfuerzos de economistas, sociólogos, sicólogos, siquiatras y neurólogos ha tomado fuerza el estudio sistemático de la felicidad. Layard (2005) llama a esto "una nueva ciencia". A propósito de un estudio reciente que revela (y ¡celebra!) que los colombianos vemos “mucha” televisión, aquí va una pequeña píldora sobre uno de los muchos hallazgos de esta nueva ciencia.
Los europeos ven en promedio televisión durante 3 horas y media diarias; los norteamericanos algo más que ese número; las cifras en Colombia no son muy distintas. Según una reciente encuesta del DANE, las personas de 5 a 17 años dedican en promedio entre 3,5 y 3,9 horas diarias de lunes a viernes, y entre 4 y 4,1 horas los fines de semana. Los mayores de edad ven entre 3,1 y 3,7 horas entre semana y entre 2,7 y 3,6 horas los fines de semana.
La sabiduría popular sugiere que si la gente escoge una actividad de forma libre y voluntaria, ésta debería hacerla feliz. Sin embargo, estudios recientes sugieren que con la televisión esto no necesariamente es cierto; la gente parecería sufrir con la televisión de un problema de autocontrol que lo lleva a consumir más de lo que debería; menos televisión la haría más feliz.
Frey (2008) utiliza una encuesta en 22 países europeos a más de 40.000 mil personas y encuentra que la satisfacción de vida reportada por quienes ven más de dos horas y media de televisión diarias cae en casi dos décimas en una escala de 1 a 10 (con respecto a quienes sólo ven media hora diaria). Este resultado es estadísticamente significativo después de controlar por características individuales y por efectos de país. La relevancia del coeficiente se duplica si el ejercicio se centra en personas que tienen un alto costo de oportunidad y  se pierde si se centra en personas con bajo costo de oportunidad (por ejemplo, los jubilados, desempleados, etc.).  
Esto es sólo una píldora de los hallazgos de la “nueva ciencia”. Para aquellos interesados en las políticas públicas y en el bienestar colectivo, una lectura a la evolución de esta ciencia se vuelve indispensable. Hay para todos los gustos: desde lo macro --estudios sobre el impacto de inflación y el desempleo en el bienestar-- hasta lo más micro como cuantificar el impacto del divorcio o creencias religiosas en la felicidad de la gente.
Referencias
*Layard, Richard (2005). Happiness. Lessons From a New Science. Penguin Books.
**Frey, Bruno (2008). Happiness. A Revolution in Economics. MIT Press.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2009-08-20 14:44

juglardelzipa: De nuevo, el escepticismo impulsa la ciencia. Para que la comunidad científica se haya tomado en serio este tema, todas esas preguntas, todos esos obstáculos mencionados, han debido ser sorteados. Sus preguntas parecen enfocadas a si, desde un punto de vista cuantificable, somos capaces de distinguir entre diferentes grados de "malestar" o "penas", entre diferentes tipos de "felicidad" o "bienestar". La respuesta, después de muchos años de estudios en sicología, siquiatría y neurología, es afirmativa. Uno de los líderes mundiales, si quiere información (elemento útil para pasar del cinismo a una discusión argumentada), de ese tema es Richard Davidson, director del Laboratory for Affective Neuroscience, de la Universidad de Wisconsin. Mi impresión es que no se trata exacatamente de un grupo de ingenuos haciendo cosas irrelevantes; pero, claro está, esa es sólo mi impresión.

Mié, 2009-08-19 15:06

siempre me ha causado gracia de estos estudios que nunca indagan sobre lo que la gente entiende por felicidad y, si no es que llegan con una definición de laboratorio, les llegan a las personas al rompe con la pregunta "¿usted es feliz?".

así las cosas, me quedo con esta pendejada: http://www.merryproject.com/

Jue, 2009-08-20 09:52

juglardelzipa: El escepticismo es un motor importante del avance de las ciencias; también lo es la información. En esta nueva ciencia, el punto de partida clave es exactamente el que Ud menciona: ¿estamos midiendo algo relevante cuando le preguntamos a la gente sobre su nivel de satisfacción? Sin entrar en detalles, ya sabemos que el bienestar en la gente desata reacciones en la parte frontal izquierda del cerebro. El malestar, en cambio, desata actividad en la parte frontal derecha del cerebro. Los niveles de actividad de cerebro y su procedencia pueden ser medidos y cuantificados de manera precisa. La correlación entre el bienestar medido de esta manera “científica” y el que la gente reporta cuando se le pregunta sobre su nivel de satisfacción con la vida es muy elevada. Ese es, de forma superficial, el punto de partida de esta ciencia. Por eso sabemos que las respuestas de la gente a esa pregunta miden algo relevante.

Jue, 2009-08-20 12:34

cuando me preguntaron para esa vaina "what is being merry" simplemente no supe qué decir. al fotógrafo le quedó muy difícil sacarme una sonrisa (¿otra convención que indica bienestar y felicidad?) pero al final lo logró porque hizo muecas tontas.

y escribí cualquier pendejada, como hubiera hecho con una encuesta, como hice con el médico general que no pudo diagnosticarme una tenosinovitis por medio de otros exámenes más objetivos, como los que usó el ortopedista (recolección venatoria de evidencia, al menos).

Jue, 2009-08-20 12:30

¿pero además qué quiere decir "el bienestar" cuando dice "sabemos que el bienestar desata reacciones"? ¿la gente sabe que está sintiendo "bienestar"? ¿es una convención que opone imágenes de verdes praderas a otras de cachorritos muertos?

Jue, 2009-08-20 12:30

¿qué malestares y qué gratificaciones? ¿el dolor de una aguja en la yema del dedo o debajo de la uña? ¿un infarto? ¿la muerte de un pariente? ¿la muerte del perro por cáncer? ¿o a balazos? ¿o envenenado? ¿un trancón? ¿un cuentero en la buseta?

¿en quiénes? ¿en qué circunstancia?

¿se entiende el malestar por la presencia de una señal de actividad en una región del cerebro (como el latido del corazón) o por lo que la persona atestigua? ¿o ambos? ¿cómo, de nuevo?

yo no hablo de poner en una escala de 1 a 7 la satisfacción. eso no es irrelevante sino ingenuo, como cuando un doctor pide que se hable del dolor que siente en una escala semejante. ¿y con qué lo comparo? ¿cuál es el absoluto que me guía? pero la mayoría de la gente probablemente no se cuestiona eso sino que resuelve la encuesta.

Añadir nuevo comentario