Menú principal

Martes Agosto 16, 2022

Blogoeconomía

De la mano negra a la mano invisible: opiniones y provocaciones de un grupo de economistas académicos.

Este es un blog a cargo de David Bardey, Juan Camilo Cárdenas, Marcela Eslava, Leopoldo Fergusson, Marc Hofstetter, Andrés Moya, Oskar Nupia, Catherine Rodríguez, Jorge Tovar, Rafael Santos y Hernando Zuleta. Todos son profesores de la Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes.

Las opiniones expresadas por los autores se hacen a título personal y no comprometen el nombre de la Universidad de los Andes ni al grupo de Blogoeconomía como un todo.

Twitter del autor

Hilos temáticos:

Por: Daniel Mejía
Como fue inicialmente concebido, el Plan Colombia tenía dos objetivos principales. Primero, reducir la producción y tráfico de drogas ilegales a la mitad a un plazo de seis años; segundo, mejorar las condiciones de seguridad internas, recuperando amplias zonas del territorio colombiano que se encontraban bajo el control de grupos al margen de la ley. Mientras que el primer objetivo se puede entender, principalmente, como el objetivo de EE.UU., el segundo se puede entender como el principal objetivo colombiano. Es indudable que los resultados obtenidos en el segundo objetivo (reducción de secuestros, casos de extorsión, tomas guerrilleras a municipios, etc.) son mucho más contundentes  que los resultados en el primer objetivo. ¿Qué falló entonces? ¿En qué se debe enfocar entonces el nuevo acuerdo de cooperación para la lucha anti-drogas?
Primero, la guerra contra los productores de cocaína se debe enfocar en el control de precursores químicos, la destrucción de laboratorios, y la interdicción de envíos de cocaína. Hay que minimizar las campañas de erradicación aérea y utilizarlas únicamente en eventos en donde, por razones técnicas, se justifiquen. De resto, la política anti-drogas en Colombia (con la asistencia militar parcial de EE.UU.) debe enfocarse en golpear la producción y el tráfico donde estas actividades son más vulnerables y donde puedan reaccionar menos para contrarrestarla. Un ejemplo: montar un laboratorio para el procesamiento de cocaína cuesta entre $300 y $500 mil dólares. Esto es lo mínimo que pierden los productores cuando las labores anti-narcóticos destruyen un laboratorio (habría que sumar el valor de la cocaína destruida cuando se descubre un laboratorio). Por otro lado, el costo para los productores cuando les destruyen una hectárea de coca es de aproximadamente $400 dólares. Sí, detectar una hectárea de coca es más fácil que detectar un laboratorio, pero destruir un laboratorio es equivalente, como mínimo, a erradicar totalmente 1,000 hectáreas de coca.
Segundo, la política anti-drogas debe enfocarse en monitorear permanentemente las reacciones estratégicas de productores y traficantes para contrarrestar la efectividad de la política anti-drogas. La reacción de los productores para contrarrestar la efectividad de las campañas de erradicación aérea fue enorme. Los aumentos de productividad en el proceso de producción de cocaína fueron enormes. Pero los traficantes no se quedan atrás en lo que tiene que ver con el avance tecnológico en sus actividades. Al parecer, los traficantes están utilizando procesos químicos conocidos como síntesis orgánica con el fin de evitar que los envíos de cocaína sean detectados. Según me explicó un profesor de química de la Universidad de Antioquia, esto consiste en separar en dos partes la molécula de cocaína para enviarla y, cuando llega a los países consumidores, se vuelve a unir. El punto es que las partes separadas de la molécula de cocaína son difíciles de detectar por las autoridades anti-narcóticos. Una forma  de hacer esta separación es dejando el núcleo tropano intacto, con lo cual las pruebas con reactivos la detectan, pero las pruebas por olor (con perros entrenados) o por cromatografía no la detectan. La segunda forma, más complicada pero posible, consiste en modificar el grupo del nitrógeno con diferentes tipos de sales y, con esto, sí cambian todas las propiedades y es casi imposible de detectar con las diferentes pruebas disponibles.
Esto suena muy complicado, pero dados los márgenes de ganancia asociados a la producción y tráfico de cocaína es posible. Para que la política anti-narcóticos sea efectiva debe monitorear constantemente las reacciones y posibilidades de avance tecnológico de este negocio. Esto requiere de inteligencia, conocimiento y recursos, y solo con la asistencia de países desarrollados dispuestos a colaborar en esta guerra se podrá hacer.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2009-08-29 09:23

Excelente artículo, solo faltó agregar: Adelante Presidente!... No sabía que José Obdulio hacía parte de los economistas de Uniandes...

Vie, 2009-08-28 15:49

Las estrategias actuales y pasadas para combatir el narcotráfico son y han sido un rotundo fracaso, ¿para qué seguir justificando una política que hace mucho demostró su ineptutud y doble moral? Es evidente que ni el acuerdo de cooperación ni el Plan Colombia son herramientas que realmente generen un marco para crear las soluciones pertinentes a nuestra constante agonía.

Es hora que los estudios se dirijan a proyecciones diferentes, hay que revaluar nuestra manera de pensar en cuanto al narcontráfico.

Sin duda un infructoso artículo.

Vie, 2009-08-28 16:52

Si el único objetivo hubiera sido reducir la producción potencial de cocaína, usted tiene parcialmente razón: el PC ha tenido pocos resultados. Pero había otro objetivo, mejorar las condiciones de seguridad y éste, a mi juicio, se logró cumplir con creces.

También estoy de acuerdo con usted en que hay que revaluar la estartegia anti-drogas. De hecho, creo que el gobierno ya esta tomando medidas para hacrelo.

Por ejemplo, EE.UU. en Afganistán va a abandonar las campañas de erradicación y se va a enfocar en labores de interdicción de envíos de heroína.

saludos,

Daniel

Vie, 2009-08-28 18:45

Sería interesante que investigara qué ha pasado con la producción de droga en Afganistan desde la invasión de EE.UU, depronto eso serviría para saber realmente, qué tan necesario es el plan de cooperación.

Vie, 2009-08-28 11:53

Daniel:
1. Esta entrada no responde la pregunta en el titulo.
2. El supuesto principal de la entrada es que "esta guerra" vale la pena pelearla.
3. El primer parrafo es interesante. Segun esto para los colombianos el acuerdo de cooperacion es mas valioso que para los estadounidenses.

Vie, 2009-08-28 16:46

Mauricio:
1. No estoy tan seguro que no se responda a la pregunta del título... Al final se dice que se necesita acceso a inteligencia, información y tecnología que probablemente es difícil de conseguir para Colombia sin recursos de asistencia externa.
2. Sí. Como dije, el gran beneficiado del PC ha sido Colombia. Pienso que el objetivo de Colombia no ha sido necesariamente reducir la producción y tráfico, sino quitarle fuentes de financiación a los productores y traficantes para quitarles fuentes de financiación a sus actividades violentas.
3. Sí, ese es exactamente el punto. Un docuemnto de investigación (documentos CEDE #19 de 2008) ahonda en este tema.
saludos,
Daniel

Añadir nuevo comentario