Menú principal

Martes Octubre 22, 2019

El poder de las Cifras

Espacio dedicado al análisis de hechos de interés general y coyuntuales a partir de las cifras asociadas a ellos, las cuales, muchas veces, tienen una gran influencia en la conformación del imaginario colectivo de la sociedad colombiana.

César Caballero es politólogo de la Universidad de los Andes con una especialización en Gestión Pública de la misma universidad y una maestría en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Oxford, Inglaterra. Durante su vida profesional ha alternado el servicio público con la academia.

Actualmente trabaja como gerente de su firma Cifras y Conceptos S.A.

Como director del DANE durante la primera administración de Álvaro Uribe, se hizo célebre tras su dimisión al cargo después de que el Presidente le prohibiera revelar los resultados de la Encuesta de Victimización.

Fue decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Empresariales de la Universidad Autónoma de Manizales.

Twitter del autor

@C_CaballeroR

Hilos temáticos:

Si el gobierno finalmente se decide, el próximo semestre estaremos debatiendo, y ojalá tramitando, dos reformas centrales para nuestro futuro como sociedad: la tributaria y la pensional.

En ambos casos el problema central es la equidad. Nuestro sistema tributario siempre ha sido muy confuso y lleno de normas inequitativas que claramente benefician a grupos específicos de interés. El pasado gobierno no sólo no corrigió esta situación, sino que la empeoró a tal punto que uno de sus Ministros de Hacienda dijo en público sentir vergüenza por la forma clientelista y politiquera como el Primer Mandatario la negociaba. Hoy el grueso de los tributos los paga la clase media asalariada. Las personas en situación de pobreza también pagan algo vía los impuestos indirectos como el IVA y los incluidos en el precio de la gasolina. Los muy adinerados pagan muy poco en relación con sus ingresos.

En el caso de las pensiones la situación no es mejor. La cobertura de los beneficiarios es muy baja y quienes acceden a una buena, muy buena pensión son personas que no han ahorrado para disfrutarla. Me refiero a congresistas, magistrados de las altas cortes, trabajadores de Foncolpuertos, Ecopetrol, la ETB y otras empresas estatales.

Lo afirmo con toda claridad: ningún colombiano que hoy recibe una pensión pública de más de $10 millones ahorró lo suficiente durante su vida laboral para merecerla. Todos ellos son hoy subsidiados por el resto de ciudadanos.

En otras ocasiones he manifestado que una medida razonable es considerar los recursos de pensiones como ingreso sujeto del impuesto de renta. Esto de forma automática afectará las altas pensiones y mejorará un poco la equidad tanto tributaria como pensional.

Si en diciembre estas dos reformas son realidad y logran mejoras en la equidad, estaremos en una mejor sociedad.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2012-06-01 09:48

Todas esas reforman lo que anuncian son tiempos de quiebra.
Colombia está a puertas de anunciar que los fondos de pensiones están quebrados, y que los cotizantes no podrán recibir su pensión.

Lun, 2012-05-28 13:12

DE acuerdo con Caballero. En su defecto también se puede pensar en aumentar la retención en la fuente para estas pensiones desorbitadas. Además, la nueva ley tributaria debe poner una pension máxima para todo el mundo q no supere los 10 millones y atacar también el deesangre que se produce cuando los viejitos se casan con unas nenas, muchas veces de entre su propia familia para eternizar la pensión. Los coyuges cuando fallece el principal, solo deberán recibir el 60% como máximo de la pensión de titular, ya que hay menos gastos familiares. Freno a las pensiones YA si no queremos terminar como GRECIA, así no les guste a los magistrados, al congreso y a otros parásitos de la sociedad.

Lun, 2012-05-28 11:47

En este punto la muy progresista y siempre honorable Corte Constitucional, se ha comportado como si fuera cualquier Comisión de Acusaciones. Dilaciones y movidas para dejar todo tal cual está, osea al revés.

Añadir nuevo comentario