Menú principal

Miércoles Diciembre 11, 2019

Colombia Civil

Después de la barbarie del conflicto armado, hay que reconstruir un horizonte de civilidad.

Profesor Asociado del Departamento de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia, Sede Bogotá. Se desempeña actualmente como director del Centro de Estudios Sociales. Es también Faculty Fellow del Center for Cultural Sociology en Yale University y Fellow del Indo-Pacific Governance Research Centre de la University of Adelaide.

Sus intereses se enfocan principalmente en la sociología cultural, la sociología económica, y en particular sobre las relaciones entre sociedad civil y mercado, así como en la sociología cultural de la violencia. Sus publicaciones más recientes incluyen un libro publicado en 2012 en Nueva York con Palgrave-Macmillan sobre la influencia de la cultura sobre el funcionamiento de las instituciones monetarias (Central Bank Independence: Cultural Codes and Symbolic Performance) y otro libro editado por él que saldrá en 2015 con Harvard University y con la Universidad Nacional de Colombia sobre el papel de las prácticas creativas en las políticas públicas (Cultural Agents Reloaded: The Legacy of Antanas Mockus)

Twitter del autor

Hilos temáticos:

 

Por Nelson Camilo Sánchez

 

¿En que se parecen el Presidente del Congreso y el Presidente de la República? En que los dos, por estos días, están cortos de gasolina. El primero, no tiene para echarle a su Chevrolet Corzo. Al segundo le falta para adelantar su agenda legislativa y política en los dos años que le quedan, para no tener que echar mano de esa reelección que supuestamente no le interesa.

 

En la política colombiana siempre se ha dicho que quien quiere impulsar reformas, las debe hacer dentro del primer año de su gobierno. De lo contrario, se embolatan. El dicho de escoba nueva barre bien aplica en este caso. Si un mandatario no aprovecha el Congreso o el Concejo cuando todavía es novedad y tiene popularidad, lo lamentará más adelante.  

 

Si el ejercicio se hace con el Presidente Santos, puede decirse que se la jugó toda a cumplir con esta cábala. Por estos días, hace un año, todo el mundo les celebraba a Santos y a su Ministro de Gobierno los éxitos de su agenda legislativa: la Ley de víctimas y el Plan de desarrollo iban encarrilados, la reforma a las regalías era un hecho, y la nueva ley de seguridad ciudadana había sido apoyada por mayorías aplastantes. Mejor dicho, el Congreso era como el divino baby en navidad: pídeme lo que me quieras pedir, que nada te será negado.

 

Pero un año después, bajo la presidencia del Senador Corzo, la cuestión es bien distinta. Se le acabó la gasolina al carro: la Ley Lleras fue hundida sin mucha dificultad; la reforma a la justicia cambió de carrocería y ahora nadie conoce qué dice y, lo que es peor, nadie responde por ella; la reglamentación del sistema general de regalías está embolatada; el marco jurídico para la paz parece que va a pinchar como respuesta a los repugnantes actos de las Farc; etc, etc, etc.

 

En otros asuntos el gobierno también está orillando. Por ejemplo, a unos días de que se le acabe el plazo para reglamentar la ley de víctimas parece no estar listo. Muy tarde reaccionó el gobierno para designar a la directora de la Unidad de Víctimas. Sin alguien que respondiera políticamente por el asunto, los encargados se pusieron a dar vueltas en U y no llegaron a ningún lado. Algo similar se percibe con Colombia Humanitaria, a la cual parece que se le entró el agua al timer…

 

Más vale que el Gobierno rectifique el camino, pues no se puede descuidar de a mucho: abundan los que están listos para renovar las fuentes de energía. Por ejemplo, Pachito, muy ecológico, ofrece electricidad.

 

***

Definitivamente, anti personaje del año: el Presidente del Senado. Podrá decir que es un “ataque periodístico”, pero es que ni un acierto en todo el año….

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Dom, 2012-04-15 09:06

lo que a sido y sera un karma ,esla corrupcion en todo el pais por eso el despelote en todos los departamentos que estan hinundados,porque la platica de las obras se ha perdido desde muchos años.

Dom, 2011-12-11 06:28

(...) imprudencia humana (deforestación, falta de infraestructura [diques, canales], asentamiento en zonas que son de anegamiento fluvial natural, emisión de gases de efecto invernadero).

Para judíos y demás pueblos semitas la lluvia es una bendición, por ser oriundos de parajes desoladores. Nuestra ubicación en una región muy distinta, como es la Zona de Confluencia Intertropical, nos multiplica la bendición hasta el extremo de comenzar a convertirla en otra cosa, pero peor es quedarse sin agua.

Habiéndose puesto a maldecir tan alocadamente se hace necesario entonces que organice un acto de desagravio, tal vez entre las tribus de la Sierra Nevada, que por su condición de amerindios se autoproclaman como Guardianes de la Pacha Mama y que visitó con tanto bombo y platillos al comienzo de su gobierno, y de paso que les pregunte como les parece su opinión sobre La Niña.

Dom, 2011-12-11 06:26

Problemas de agua

El penúltimo párrafo dice: "Más vale que el Gobierno rectifique el camino (…)." Eso mismo debe hacer con respecto a la Naturaleza ahora que a las infamias de la familia Santos, reveladas por Salvatore Mancuso desde EE.UU. (cfr. el asunto del Bloque Capital) se agrega la blasfemia.

Esta misma semana apareció el Presidente en los noticieros de TV despotricando con furia contra "la maldita Niña", el fenómeno climático que intensifica las temporadas de lluvias y que ha sido un "karma", dijo, de su gobierno desde que éste se inició.

No sólo 1) evoca eso el dicho de que "al que al Cielo escupe, en la cara le cae", sino que además 2) los expertos explican que a) es más fácil para un país manejar un exceso de aguas que una sequía --lo que está pidiendo es que se repita el drama del "apagón" de hace varios años, cuando los embalses quedaron casi secos y hubo pánico en todo el territorio nacional--, y b) la responsabilidad recae sobre la (...)

Añadir nuevo comentario