Menú principal

Viernes Julio 10, 2020

Colombia Civil

Después de la barbarie del conflicto armado, hay que reconstruir un horizonte de civilidad.

Profesor Asociado del Departamento de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia, Sede Bogotá. Se desempeña actualmente como director del Centro de Estudios Sociales. Es también Faculty Fellow del Center for Cultural Sociology en Yale University y Fellow del Indo-Pacific Governance Research Centre de la University of Adelaide.

Sus intereses se enfocan principalmente en la sociología cultural, la sociología económica, y en particular sobre las relaciones entre sociedad civil y mercado, así como en la sociología cultural de la violencia. Sus publicaciones más recientes incluyen un libro publicado en 2012 en Nueva York con Palgrave-Macmillan sobre la influencia de la cultura sobre el funcionamiento de las instituciones monetarias (Central Bank Independence: Cultural Codes and Symbolic Performance) y otro libro editado por él que saldrá en 2015 con Harvard University y con la Universidad Nacional de Colombia sobre el papel de las prácticas creativas en las políticas públicas (Cultural Agents Reloaded: The Legacy of Antanas Mockus)

Twitter del autor

Hilos temáticos:

Millones de colombianos económicamente activos comprueban a diario la dureza del mundo del trabajo. 72 de cada cien están o desempleados o en el rebusque, estadísticas que en el menos malo de los casos permanece invariables. Luego no se está ante una economía que allane el camino para transitar hacia el establecimiento del empleo decente, bien remunerado y estable como pilar, sino que, por el contrario, se tiende a un mercado laboral cuyas condiciones de contratación del factor trabajo se envilecen cada día con mayor profundidad.

La informalidad es un problema estructural en los países periféricos. Un estudio de García (DNP, Oct.01.09) explica que la informalidad, en promedio, acosa a “más del 47% del empleo en el Oeste de Asia y en África del Norte, más del 70% en África Subsahariana, alrededor del 50% en América Latina, casi el 70% en Asia Meridional y Sudoriental y el 24% en las economías en transición.” El estudio también señala que para las diez principales ciudades de Colombia, la informalidad cubre entre el 50 y el 75 por ciento de los trabajadores.

El rebusque, más que una deformación del mercado por costos salariales, es un fenómeno propio de la globalización, la consecuencia de la internacionalización de los procesos de las grandes factorías. La producción se encadenó, ya no a través de localizaciones dentro de los países, sino en procesos continentales o transcontinentales. Las materias primas básicas van de la periferia a las metrópolis, regresan a la periferia convertidos en bienes intermedios y vuelven a las metrópolis, mediante la combinación de mano de obra de bajo costo con maquinaria importada, transformados en bienes finales. Las gabelas al capital y el abaratamiento de los costos de nómina, como lo muestra el caso colombiano, permitieron que la productividad laboral creciera a tasas reales superiores a las de la remuneración del trabajo (26% vs. 16% –salario mínimo–), creando, además de una mayor acumulación del gran capital, un creciente residuo en el mercado laboral: la informalidad.

El bajo crecimiento en el salario mínimo real de la última década (1,6% promedio anual) se combinó con una disminución en el ingreso de quienes poseen formación más allá del nivel secundario (técnicos, tecnólogos y profesionales). Cifras del Ministerio de Educación muestran que el salario promedio, entre 2007 y 2009, para técnicos y tecnólogos cayó en 10%, para profesionales 7%, y para quienes poseen especialización o maestría en 13 y 10 por ciento, respectivamente. El favorecimiento al capital impactó negativamente a todos los participantes en el mercado laboral.

Pero los neoliberales niegan este análisis. Plantean que para rebajar la informalidad se deben reducir los requisitos para ser formal. He aquí el quid de la ley de formalización y el primer empleo. Existe en el proyecto un punto sobre formalización empresarial que, según Alejandro Gaviria “parte de un supuesto cuestionable”, pues dice que “las empresas informales son ovejas descarriadas que pueden ser conducidas (…) hacia el mundo del bien.” Pero, agrega Gaviria, “la informalidad no es una opción: es un imperativo, es la única forma de supervivencia para muchas empresas medianas y pequeñas.” (El Espectador, Jun.13.10)

Así como la reforma tributaria dio exenciones a la inversión de monopolios y trasnacionales, la ley en trámite en el Congreso presupone que los incentivos fiscales sirven de base para promover la inversión o el enganche de trabajadores. El mismo Gaviria explica que “en el período 2004-2007, durante los años de bonanza, los subsectores industriales que se beneficiaron en mayor grado de los descuentos tuvieron tasas de inversión similares a los subsectores que, por distintas razones, se beneficiaron en mucho menor grado”. Y concluye: “No son estímulos (…) sino simples regalos tributarios” (El Espectador, mar.14.10) Por su parte, Stefano Farné, del Observatorio Laboral de la Universidad Externado, habla de la “quimera” de la ley de primer empleo, pues esta “tiene una aplicación limitada” y señala que en el continente este tipo de leyes han “mostrado resultados poco contundentes” (El Tiempo, sep.25.10).

El capital genera tantos empleos como le es necesario, decía Keynes. Suponer entonces que los estímulos aumentarán la demanda de trabajo en Colombia tiene débiles fundamentos económicos. Pero al crear un segmento más barato de contratación en el mercado laboral, se generaría un efecto negativo sobre los trabajadores con salario superior al mínimo, pues, aunque no se contraten más personas, sí se crea un mecanismo que presiona el salario hacia abajo. En adelante, en el mundo laboral la vejez empezará después de los 26 años. La ley no introduce cambios a las políticas que “incentivan” el empleo en Colombia, pero sí crea formas que jalan hacia abajo el salario y así, combinadas con otras propuestas gubernamentales –como los salarios mínimos por regiones y por actividades económicas–, se conseguirá al fin reducir el salario mínimo en Colombia, una vieja añoranza del Banco Mundial.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2011-05-16 20:22

El trabajo informal es una realidad a la vista de todos....
En la agricultura, la ganaderia, la industria, el comercio, etc., el trabajador sin contrato y al que no se le pagan las prestaciones es la mayoria...
¿Por que la autoridad lo permite?
Porque ha sido corrompida....
Porque todos callan?
Porque los intereses cruzados entre la clase política y esos empresarios se cruzan y deben pagar el financiamiento de sus campañas...

Vie, 2010-10-15 22:06

Excelente analisis Juan Pablo;no olvidemos que las politicas economicas,de empleo son recomendadas por el Banco Mundial,pero en especial por el fondo Monetarios internacional;y lo que comenta Andres M es correcto,los informales ganan mas del salario minimo,por que van a dejar ese oficio?

Dom, 2010-10-03 22:11

Las cifras mundiales de la informalidad no dan lugar a dudas, el problema no es solo el neoliberalismo ni el capitalismo salvaje, hay un factor del cual poca gente habla y resulta ser el factor crucial del problemita: LA SUPERPOBLACION.

No hay gobierno en el mundo que considere lo anterior un factor decisivo en la problemática mundial, y hasta tanto no se estime verdaderamente su importancia, apareceran leyes como la del primer empleo que terminaran siendo un esqualido intento, que ignora la realidad de la SUPERPOBLACION.

Sáb, 2010-10-02 09:58

Juan Pablo, muy bacanos los temas que estás abordando, continúa así, contando la historia desde la perspectiva de los que pierden con este modelo absurdo.

Saludos

Dom, 2010-10-03 23:31

Totalmente de acuerdo. Los temas son excelentes, objetivos y fáciles de digerir.
No he leido este proyecto y debo admitir que quise tener esperanzas pero la duda siempre es mayor en mí ante todo lo que ocurre en este país.
Sabes que hubiera sido bueno que agregara el link de los artículos que citas y de los que das las fechas y la fuente.

Jue, 2010-09-30 23:15

El sistema se adecua para no perecer, bajo la premisa de reducir costos y no sacrificar la tasa de ganancia existe una parte del proceso de producción que tiene que irse acomodando a los cambios: el trabajo, es él quien soporta los ajustes, los cambios, por eso la necesidad del sistema de precarizar cada vez más el trabajo de robarle su carácter estable, de desvincularlo de la relación directa con la empresa bajo la falsa propaganda de "sea ud su propio jefe", que no es más que una manera de autoexplotarse, poniendo en bandeja de plata para el señor financista una sumatoria de pequeñas ganancias de las que se apropiará y además se librara de cualquier perjuicio que se pueda ocasionar en el proceso.

Jue, 2010-09-30 16:42

LO MEJOR ES QUE URIBE SE REINSTALE EN EL PODER Y QUE NOS NOMBRE MINISTROS DE OBRAS PUBLICAS Y TRANSPORTE, O DE TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL, EN CUALQUIER OTRO MINISTERIO..MINAS Y PETRÓLEOS..? FABULOSO AHÍ TAMBIÉN PODEMOS ROBAR MILES DE MILLONES CON LAS REGALÍAS Y OTRAS AÑADIDURAS. ASÍ ES PUEBLO COLOMBIANO Y QUE ADEMÁS PROPONGA LA PENSIÓN DE JUBILACIÓN A LOS 70 AÑOS, PREVIO PERMISO AUTENTICADO DE AMBOS PADRES DEL FUTURO JUBILADO (UNO SÓLO NO SERÁ VÁLIDO Y PERDERA EL DERECHO A LA PENSIÓN), LO CIERTO ES QUE TODA LA CATERVA DE EXMINISTROS DE URIBE, NO NECESITAN NI EN MIL AÑOS DE UNA PENSIÓN PARA VIVIR, Y SINO QUE SE LO PREGUNTEN A ANDRÉS URIEL GALLEGO HENAO. Y OTROS.

Jue, 2010-09-30 14:04

Soy psicologo con énfasis organizacional y asesoro multiples empresas en este aspecto, utilizo una analogía que ejemplifica muy bien la frase de Keynes, el mercado laboral en un mundo neoliberal es como la sal en la casa, compras la que necesitas, no compras más si está más barata o menos si está mas cara. Es absurdo pensar que una empresa creará más cargos o nuevos cargos porque se va a ahorrar unos parafiscales o unos tributos, cuando una empresa necesita un empleado que le costará 1 millon de pesos mensual y, a su vez, el cargo de ese empleado representará cientos de millones mensuales para la empresa; pues simplemente la empresa lo contrata y ya.
Un abrazo juanpis, excelente artículo...

Jue, 2010-09-30 12:14

esta encuesta deben presentrasela a roy barreras, juan lozano etc etc etc por que son demasiados, y nos digan donde esta ese mejor pais del que tanto se habla.por que una estabilidad medida en la capacidad de guerra y no en la firmeza de sus estructuras politicas ,sociales y economicas es una estabilidad pirrica como dice un borrachito por ahi,normalmente se oye hablar de la inversion de capital extranjero que se ha aumentado y mucho mas desde hace años,pero hasta cuando eso no se refleja en el colombiano comun y corriente,que tiene que ocurrir para que de las frases se pase a los hechos,cada ves mas la guerriilla no es motivo de exagerada inversion en combatirla ,donde estan esos dineros que estan sobrando de esa guerra que no se ven simultaneamente como parte de ese pais que se quiere mostrar como de mejores condiciones¿... continuara otro dia me ire a almorzar lastima que don faustino el esposo de mi tia basilia ya no esta sino verian cuantos pares son tres...jejeje

Jue, 2010-09-30 09:37

La frase de Keynes lo resme todo: las empresas funcionan bajo un principio que siempre riñe con lo "social", la eficiencia. Producir más con el menor gasto posible. Estas reformas solo han logrado hacerlas más eficientes. Pero eso sí, todas tienen la urgente tentación de ser "socialmente responsables" para alardear y funfir de filantropas, cuando en realidad (tal como leí alguna vez, no recuerdo a que autor) la mejor muestra de Responsabilidad Social Empresarial sería ofrecer buenos empleos y benos salarios, en lugar de andar repartiendo almuerzos una vez al año para alaredear.

Jue, 2010-09-30 10:50

Con sus preguntas iniciales, me recordó un reportaje en Caracol, en el que hicieron un sondeo y muchos vendedores precisamente de CDs y cosas por el Estilo, ganan más de 1'500.000 al año.

Si pueden ganar eso siendo informales, por qué dejarían de serlo?

Concuerdo con su punto de vista, sólo digo que el análisis no es sólo desde la perspectiva de que a TODOS les toca ser informales, a muchos les resulta mucho más rentable.

Añadir nuevo comentario