Menú principal

Miércoles Noviembre 25, 2020

La Dimensión Desconocida

El Congreso de la República es la institución más poderosa y más incomprendida del país. Tal vez porque las leyes son como las salchichas, es mejor no saber cómo se hacen. Este blog busca meternos en la fábrica de salchichas

Abogado de la Universidad de los Andes, Master in Business Administration del Instituto Panamericano de Dirección de Empresas (IPADE), México D.F., Master en Políticas Públicas de la Universidad de Georgetown, Washington D.C.

Se ha desempeñado en diversos cargos del sector privado y público, tales como consultor en la oficina de Fernando Londoño Hoyos Abogados Asociados, Viceministro de Defensa Nacional, Cónsul General de Colombia en México D.F., asesor en asuntos gubernamentales de la Organización Luis Carlos Sarmiento Angulo. Así mismo es socio fundador de la firma Urdaneta & Vélez Abogados.

Luis Guillermo Vélez Cabrera se desempeñó como Superintendente de Sociedades entre 2010-2014

Igualmente, ha sido Presidente de la Asociación Colombiana de Importadores de Licores y Vinos (ACODIL) y miembro de numerosas juntas directivas de importantes empresas del sector público y privado.

Dentro de sus publicaciones se destaca: “Los objetivos de las normas antimonopolísticas: Planteamientos para un Debate”, Revista de Derecho Privado, Universidad de los Andes (1992).

Twitter del autor

Hilos temáticos:

·         Interior y Justicia: mal. Le tocó hundir la ley de víctimas porque no fue capaz de explicar los alcances jurídicos y fiscales de la reparación por vía administrativa. El principio de oportunidad le salió bien pero no había forma de que saliera mal. Esos 19,000 problemas tenían que tener una solución. Los dos actos legislativos son bebes indeseados. La reforma política aprobada es todo lo inconveniente que dicen que es y la dosis personal es un capricho moralista de Uribe que van a rescarrilar tan pronto puedan.
 
·         Hacienda: regular. Por fin sacó la reforma financiera, pero nadie sabe muy bien para qué sirve. El cupo de endeudamiento era clave y no tuvo problema. La reforma tributaria territorial, nació muerta. ¿A quién se le ocurre proponer impuestos en la víspera de unas elecciones?
 
·         Relaciones Exteriores: mal. Se le embolató la ley de facultades para reformar la carrera diplomática y el TLC con Canadá está quieto en al agua como los patos canadienses.
 
·         Defensa: muy mal. Lástima. Unas facultades extraordinarias que había solicitado, sino estoy equivocado relacionadas con el tema de retiro de personal y que requerían una mayoría calificada en el Senado se le hundieron por seis votos.
 
·         Comunicaciones: bien. Nunca he oído un mal comentario de esta ministra. Las cosas parecen fluirle sin problemas. El proyecto de TIC’s salió adelante hasta con la ayuda de Alexander López. Quien se lo iba a imaginar.
 
·         Comercio Exterior: bien. Tiene el mejor equipo ejecutivo de cualquier cartera. Ramón de la Torre, director de regulación, realizó una extraordinaria tarea para mover la aprobación de dos iniciativas claves. Por una lado la actualización de la ley de competencia y por otro el impulso a la incorporación de las normas contables internacionales. Esta última, como era de esperarse, fue torpedeada por Jorge Robledo hasta que alguien le explico que hasta Cuba y Venezuela tenían estándares internacionales de contabilidad. Ahí se calmó.
 
·         Minas: más o menos bien. No hay cuña que más apriete que la del mismo palo. Con treinta y ocho años en Exxon a Hernán Martínez nadie le mete los dedos en la boca. Por eso pudo sacar una reforma, más bien marginal, pero algo útil, al Código de Minas.
 
·         Protección Social: regular. La fusión del Ministerio de Salud con el de Trabajo es un mamarracho que nunca ha funcionado adecuadamente. El ministro trabaja como una mula pero no le alcanza el tiempo ni la cabeza para tanto tema tan difícil. Y eso se refleja en la agencia legislativa. Se le embolató el complicadísimo proyecto de juegos de suerte y azar, pero logró impulsar el proyecto de control a la obesidad y el anti tabaco gracias a la diligencia y habilidad política de Dilian Francisca.
 
·         Educación: regular. No tiene agenda realmente, pero no sé si la necesita. Se montó el proyecto de acto legislativo de María Isabel Mejía Marulanda, una de las mejores congresistas que conozco, sobre educación gratuita básica. Ojalá les prospere la iniciativa.
 
·         Ambiente, Agricultura y Cultura: no sé. Los primeros dos tienen ministros recién llegados que hasta ahora están colocando las fotos de la familia en el despacho. La ministra de Cultura le ha ido bien y cuenta con mucho aprecio quizás por sus condiciones personales, pero la agenda de la cartera es de poco impacto.
 
·         Transporte: ¿hay ministerio?

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2009-06-23 12:29

Gracias a dios. Lo peor es que el siguiente semestre continuaran haciendo lo mismo que este, nada. Las cosas importantes, que no son la reelección, seguirían varadas en en algún lugar perdido de la mente de los padres de la patria y súbditos del Ayatola. Sera que el próximo semestre, y después de sus vacaciones a costa de los pocos contribuyentes, les dara por patracearse?

Añadir nuevo comentario