Menú principal

Miércoles Agosto 17, 2022

El auge de la clase media colombiana es imparable. Un estudio del Banco Mundial publicado a finales del año pasado afirma que “el 54% de los colombianos mejoró su estatus económico entre 1992 y 2008”. Y para aguarle la ensoñación a los que le atribuyen toda esta prosperidad a la refundación de la patria —al ochenio milagroso del Gobierno Uribe y su política de la “seguridad democrática”—, el Banco Mundial extiende esta bonanza al resto de la región y afirma que “la clase media creció un 50% en América Latina entre 2003 y 2009”.

La información resulta paradójica si se compara con lo que sucede en Estados Unidos y en Europa. Allá, la idea de la extinción de la clase media se ha regado como pólvora y el tema de su explotación apocalíptica ha dado para todo. Las protestas se hacen eco de un hemisferio a otro. Las marchas y ocupaciones de “indignados”, por su edad, atuendo y actitud, evocan con nostalgia narcisista a las juventudes y vanguardias artísticas del entrecruce de las décadas del sesenta y setenta del siglo pasado. Pero estos nuevos inconformes parecen invocar toda una serie de valores que aquellas generaciones contestatarias habrían calificado de burgueses: “trabajo, hogar y familia” (o “carro, casa y beca” para decirlo en colombiano).

Al menos el Banco Mundial también se muestra algo escéptico de las bondades de este boom latinoamericano y señala en su informe que estos países deben reformar y modificar algunos de sus contratos sociales para concretar este ideal de progreso: “¿puede el auge de la clase media documentado en este estudio facilitar estas reformas? ¿O, al contrario, se consolidará la opción de la clase media por los servicios privados, reduciendo así su disposición a contribuir al erario público con el fin de generar oportunidades para aquellos que siguen siendo pobres?”

En el caso de Colombia se pueden contraponer estas sesudas consideraciones a dos muestras “sociales” en las que se vislumbra desde ya la respuesta. En este par de eventos está la evidencia concluyente de hacia dónde están orientadas las reformas y contribuciones de gran parte de nuestra nueva clase media. Estos eventos paradigmáticos y reveladores son, por un lado, el matrimonio del narcotraficante Fritanga, por el otro, el matrimonio de la hija del Procurador Ordoñez.

Ambas piezas muestran a grupos sociales emergentes y cómo estos capitalizan sus créditos económicos y políticos, recientemente adquiridos, para pavonearse y mostrar su nuevo estatus. Una pasarela del poder para ver y dejarse ver, una pornografía del anillo y del escote, del esmoquin y del pareo, del implante y del corbatín, del latín del misal y el perreo reguetonero.

Que no está mal. Ninguno de estos elementos es perjudicial en sí mismo, pero todo junto asusta cuando uno lo ve en esa mancomunada euforia de pose y arribismo en la que traquetos y jueces, artistas y periodistas, testaferros y contratistas, hacen lo posible y lo imposible por estar donde están. El afán de poder y el miedo a perderlo, es lo que se respira en el aire opresor que resuma de estos emblemáticos festejos.

El miedo, se trata del miedo. La clase media emergente es la que más tiene que perder cuando hay un vaivén económico o un remezón social y eso, más allá de corrupción, lo que muestra es otra condición: una profunda vulnerabilidad. El problema radica en que precisamente es en esta clase vulnerable donde están los puestos, cargos y funciones de los que podrían ejecutar las mayores acciones para el bien común y a la vez controlar y denunciar los excesos del poder. Pero todos estos trepadores están cercados por el temor a ser pobres, a no llegar a ser como los ricos. ¿Qué se puede esperar de la amplia gama de funcionarios, intermediarios y representantes?

El Banco Mundial concluye: “América Latina se encuentra en una encrucijada: ¿romperá (aún más) con el contrato social fragmentado que heredó de su pasado colonial y seguirá persiguiendo una mayor igualdad de oportunidades o se entregará aún más decididamente a un modelo perverso en que la clase media se excluye de participar y se vale por sí misma?”

En los matrimonios Fritanga-Ordoñez está esa respuesta temible, inequívoca. Al parecer un amplio sector de la clase media en Colombia hace rato reemplazó el contrato social, y selló, ante el altar del poder, un pacto perverso. 

Ellos dijeron: “Sí. Acepto”.

 

 

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2013-02-26 14:53

Hablando de símbolos y traiciones, tal vez el MEJOR artículo de Ordoñez en los últimos años es este.

http://www.semana.com/opinion/articulo/la-noche-hoguera/334286-3

Si con esto no le da a uno grima (reeeeeeecomendadísimos los links), bueno, ya está uno en esa fase de negociación paga/voluntaria que no da para más.

Sáb, 2013-02-23 14:09

Los de la clase media honrada cada vez nos volvemos mas pobres, en Colombia en México en toda America Latina a excepción de Chile tal vez. Es triste pero la unica forma de ascenso social pasa por la corrupción (el usufructo ilegal del poder) o la delincuencia.

Sáb, 2013-02-16 21:42

Como yo lo entiendo, el incluir del concepto de clase media en la comparacion entre los dos matrimonios no va al hecho de afirmar que los asistentes pertenezcan a ella en la actualidad, pero si a que muchos de ellos (empezando por los mismos Ordoñez y Fritanga) fueron en sus inicios personas de clase media que utilizando metodos diferentes (al menos en sus formas),lograron un proposito similar que era el de alejarse de la vulnerabilidad a caer en la pobreza afianzandose en la clase alta(al menos en terminos de dinero/poder)

Dom, 2013-02-17 17:48

De familia de galleteros a procurador…

"“Mi presupuesto de profesor ya no era suficiente. Monté mi oficina y durante varios años litigué en Derecho Administrativo”.

http://www.elnuevosiglo.com.co/articulos/8-2012-procurador-ord%C3%B3%C3%...

Lun, 2013-02-18 08:14

Y luego de las galletas, la Fritanga…

"Aunque tiene escasos 37 años de edad, es un narco experimentado. Por eso no deja de sorprender que haya cometido un error tan elemental como el de boletearse al hacer una fiesta típica de un gran capo, algo que no veíamos desde las fiestas de los Rodríguez Orejuela o Escobar en los años ochenta. Si no hace la fiesta, de pronto no damos con él", contó el oficial."

http://www.semana.com/nacion/articulo/la-fiesta-fritanga-isla-fantasia/2...

Lun, 2013-02-18 09:43

Un amigo, luego de una discusión sobre esto mismo, lo de la "clase media", me comentaba:"Estuvo buena la conversación porque llegamos a varios sitios. Yo cada vez creo más que la clase media no existe. Pero lo interesante es cómo usan la palabra (o el concepto) los que lo usan. Ya sea para referirse a otros, o para situarse a sí mismos."

Mar, 2013-02-19 15:42

No sé... ¿la clase media por qué se define? ¿Por el ingreso económico solamente? ¿Por el acceso cultural y académico -que no es lo mismo y no es igual- al cual tiene acceso? ¿Por que no le alcanzó para comprar lo del rico y no es lo miserable del pobre?
No sé. Las mediciones se manipulan al antojo.

Pero a mí me parece desde hace varios años que la clase media en Colombia se mueve hacia una rapidísima extinción. Y eso lo pensaba hasta que me salió una idea con esto de Ospina: la clase media para sobrevivir se metamorfoseó en los abrevaderos más fuertes del narco (de izq o derecha, pick your choice) e hizo acuerdo tácito para aplastar cualquier posibilidad de variación a esos proyectos, sencillamente, porque les aseguraba sostener su dinero. Sus símbolos de prestigio cuando ascienden económicamente son todos la afirmación de ese proyecto cultural, ultraconservador y ultramisógino.

Se tocan en sus puntas, tanto los legales (sic) como los que no.

Y la brecha entre rico y pobre CRECE.

Lun, 2013-02-25 10:26

En general para mi lo que diga Portafolio, tiene muy poca credibilidad, es un medio propagandistico de la estructura de poder. Pero todavía, a Alejandro Gaviria le creo muchísimo menos; sus columnas amañadas, distorsivas, estudios, es de la puerta giratoria, mil razones mas, etc. Trabaja o hace parte de esa estructura de poder y defensor del modelo económico que tuvo a Colombia en el tercer país mas desigual. Es defensor de un estudio reciente creo que hecho por DNP, que si una familia gana $90 mil semanales, pasa a ser de la clase media.

Mar, 2013-02-26 12:28

Si lei el articulo y reitero lo que digo de Portafolio, Dinero, etc. Cuando uno tiene años leyendo siempre información tendenciosa del mismo medio, etc uno llega a esa conclusión simplemente. Ahora, hacia referencia también sobre una polémica que se desato a finales del 2011 donde el entonces Min. Juan Carlos Echeverry, Portafolio, Alejandro Gaviria, etc. avalaron un estudio del DNP y le hicieron propaganda. Consistía en que hacían el cambio de unas mediciones y estadísticas, para concluir que el que ganara mas de $190.000 mensuales en Colombia no era pobre, pasaba hacer parte de clase media.

Mar, 2013-02-26 15:57

Hay gente que a mi me cuesta mucho trabajo creerles, por diferentes razones, de conflicto de intereses, de puerta giratoria, por dogmáticos, por cínicos, por cómplices, etc. Por mencionar: Alejandro-Simon-Cesar-Jose Obduliio Gavirias, Rudolf Hommes, Marta Lucias Ramirez, Jorge Humberto Botero (aquí en LSV le lavaron la imagen), Rafael Nieto, todos los que estaban en el matrimonio de Ordonez y un largo etc. Tal vez es verdad como usted dice, soy injusto en desconfiar o juzgar mal a gente que ha cometido reiteradamente errores premeditados en el pasado, pero esa es mi opinión.

Ahora, en lo de los $190.000 me identifico con esta columna, especialmente en los parrafos 3ro y 4to http://www.elespectador.com/impreso/opinion/columna-299636-una-buena-opo...

Jue, 2013-02-21 11:56

@Mao: Esta gente que sale en estas fotos, ¿salió de la clase media colombiana en gran parte, sí o no?

Eso no es estigmatizar. Son hechos en frío. ¿No se acuerda de las grabaciones de las secretarias en el IDU de Sammy Moreno, diciendo 'al fin salimos de pobres mija'?

Yo no digo toda, pero, ¿sinceros?, una gran parte del país en los últimos 10 años amó volverse narco o acercarse al encanto cultural de la producción económica narco. Nuevos ricos han florecido como hongos bajo la lluvia, así como gente que pone tiendas de lujo en ciudades patéticas (Villavicencio, per exempla) donde claramente no se puede sostener ese consumo...
Y respecto a la brecha, le pido por favor que me diga cómo es que realmente se ha disminuido el proceso de miserablización en este país desde el inicio del Gobierno Santos. Porque yo no lo veo: veo limosnas (Familias en Acción), pero no veo estabilidad o posibilidad de ascenso social SERIO en este país. Mire el salario mínimo y el mercado laboral, por ejemplo.

Dom, 2013-02-24 18:10

Yo diría no en los últimos 10 años, sino 20 sobre esos vínculos narcos, etc. En la prensa colombiana, sus formadores de opinión y economistas como Alejandro Gaviria, en el país de los eufenismos, suelen llamarles las 'nuevas clases emergentes'.

La prensa es cómplice y no los quiere maltratar, mas bien les lavaron su imagen por muchiimas razones. Una, es que ellos hace muchos años pagan diariamente la millonaria pauta publicitaria en las sección de Finca Raíz/Inmobiliaria en la prensa nacional. Son en estas relaciones, que miembros de ambas fiestas, la de Ordoñez y Fritanga, se fusionan para ascender política y económicamente. Eduardo Saenz Rovner, les acuño el termino de 'narcoburguesia' o 'narco derecha', que es la que gobierna Colombia desde 1990. Claudia Lopez dicen que salen en las paginas sociales. Incluso, escriben aquí en LSV!!

Si quieren profundizar el tema, lean al intelectual Luis Jorge Garay en su estudio de La Captura y Reconfiguración Cooptada del Estado en Colombia.

Dom, 2013-02-24 18:58

Aqui en este articulo, vemos una foto de Piedad Zucardi, que fácilmente puede estar en ambas fiestas y a eso es a lo que me refiero.

Lun, 2013-02-25 16:21

@Mao... ¿y lo de miserabilización, en relación con la brecha?

Eso no se hace en un solo atado y, venga, estuvo. Creo que tiene más variantes.

Y, ¿desde cuándo un galletero viene de la clase alta? Esa no me la sabía.

@Hood: Garay... ok. Gracias. Pa' la lista de lectura.

Mar, 2013-02-26 14:51

Hmmm. Me pregunto si se podrá buscar la biografía del padre de Ordoñez... suena interesante.

Sáb, 2013-02-16 22:29

Adhiero…

Vie, 2013-02-15 23:27

Excelente columna, ver a Vicky Dávila pavoneandose en esa fiesta, y escucharla dando clases de moral y pulcritud en la fm, esos son los periodistas imparciales que tenemos en nuestra Colombia, los que generan opinion,todos se tapan con la misma cobija, la de la clase media que no están dispuesto a caer en el piso de abajo y para subir al de arriba al de los verdaderos ricos, son capaces de seguir jodiendo a este país y a fletarse con cuualquier poderoso.

Vie, 2013-02-15 17:40

Que Falta de imparcialidad la del procurador Ordoñez y la de los asistentes a esta fiesta,se encontraron allí el castigado con el verdugo, el hambre con la abundancia, lázaro con el mendigo, eso si todos apretujados en un abrazo eterno. que falta de verguenza... que podemos esperar de nuestros dirigentes politicos con sed de poder; de quienes cometen excesos de poder y de quien debe castigar ejemplarmente.
En el pais hay que hacer una reforma urgente y es que: EL PROCURADOR NO SEA ELEGIDO DE UNA TERNA INCONCLUSA, SINO QUE LO ELIJA EL PUEBLO DE ACUERDO A SUS ACTOS Y MERITOCRACIA, PORQUE NO PODEMOS SEGUIR CON UN SISTEMA DONDE EL POSIBLE ENJUICIADO ELIJE A SU JUEZ A SU ANTOJO.
Y A CADA CIUDADANO DE ESTE PAIS LE DIGO.... -RECUERDA QUE EN UN VOTO DE OPINION Y DE CONCIENCIA ESTA LA POSIBILIDAD DE QUE ESTE PAIS SEA MEJOR PARA TODOS, Y ASI NO NOS TOQUE VER ESTAS ESCENAS TAN VERGONZOSAS, QUE DE VERDAD ME DAN ASCO.

Sáb, 2013-02-16 09:53

Si fuera por elección, las maquinarias y el pueblo manipulado e ignorante como es el colombiano, elegiría de todos modos un tipo corrupto. Por eso la revocatoria del Congreso impulsada por el Senador Camilo Romero no serviría de nada.

Páginas

Añadir nuevo comentario