Menú principal

Sábado Septiembre 19, 2020

Suarezterapia

Este blog es un recorrido por los pasillos del poder.

Seguir en twitter a @carlossuarezr

Soy abogado de la Universidad Externado de Colombia. Con Posgrados en derecho Constitucional y Penal Especial de la Universidad de Salamanca. Especializado en Gerencia Pública y Control Fiscal de la Universidad del Rosario. He litigado en defensas penales y fui asesor en procesos de la ley de Justicia y Paz. Soy consumidor apasionado y estudioso de los medios de comunicación y su dinámica. Asesoro el manejo de estrategias jurídicas en procesos sensibles ante la opinión pública y participo en el diseño y ejecución de programas y planes para candidatos y aspirantes a ocupar cargos públicos.

Twitter del autor

@carlossuarezr

Hilos temáticos:

En los pasillos del palacio de justicia se comenta detalladamente la acalorada discusión que sostuvieron los magistrados Nilson Pinilla y Jorge Pretelt, la cual cruzó todos los limites de lo aceptable entre colegas en una corporación de ese nivel.

Son dos los casos que tienen dividida a la Corte y a sus magistrados peleando entre si:

El primero de ellos es la tutela presentada por otro Magistrado, William Giraldo Giraldo del Consejo de Estado, quien por esa vía ha  permanecido en su cargo mas allá de la edad de retiro forzoso, alegando que igual a como sucede con los magistrados de la Constitucional y del Consejo Superior de la Judicatura, la norma de retiro a los 65 años no le puede ser aplicada a él y en consecuencia, tampoco a sus pares del Consejo de Estado y la Suprema.

La segunda de las desavenencias que tiene a la Corte Constitucional en tremenda división es la discusión que se está dando en el proceso que define los topes de las pensiones para los magistrados de las altas cortes y otros altos funcionarios del País.

En el primer caso, la Corte Constitucional seleccionó para revisión la tutela interpuesta por el magistrado Giraldo Giraldo que había sido fallada a su favor por sus colegas de la sala disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, permitiéndole quedarse mas allá de los 65 años de edad y hasta que cumpla los 8 años de su periodo.

De esta manera se abría un boquete jurisprudencial que en la práctica permite a los magistrados mayores de esa edad de cualquier alto tribunal, continuar en sus cargos, tal como sucede con los de la Corte Constitucional y el Consejo Superior de la Judicatura.

En este caso, Jorge Pretelt ha alegado privada y públicamente que sus compañeros en la sala de revisión, Nilson Pinilla y Jorge Iván Palacios, debían haberse declarado impedidos para fallar, en tanto que el primero ya pasó el limite de esa edad y el segundo está próximo a cumplirlo.

Alegando ese motivo, desde el mes de Octubre del año pasado, Pretelt se negó a firmar la ponencia que presentaron Pinilla y Palacios.

Por lo anterior, el proceso quedó en el aire durante varios meses.  Esto favoreció al magistrado Giraldo porque el proyecto de Palacios y Pinilla declaraba la nulidad del fallo que había sido proferido a su favor y ordenaba volver a tramitar la tutela, esta vez vinculando al proceso a quienes fueron escogidos en la lista para reemplazar a Giraldo en su cargo de magistrado del Consejo de Estado.

Finalmente ni Pretelt firmó la decisión, ni Palacios y Pinilla se declararon impedidos. La solución consistió en volver a imprimir el fallo para ser firmado solo por los dos primeros; con lo cual, el asunto sobre la edad de retiro forzoso, fue devuelto a la sala disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura que en primera instancia conoció de la tutela para que le de tramite nuevamente.

Seguirá entonces la puja de poderes al interior de la rama jurisdiccional entre quienes aspiran tumbar la prohibición del ejercicio del cargo a los mayores de 65 años y quienes comulgan con ella.  Nos devolvimos mas de un año en lo procesal pero avanzamos exponencialmente en las profundas divisiones de la justicia.

El segundo caso que atiza la división es una puja derivada de los privilegios de los que gozan altos funcionarios del Estado y por supuesto, también los magistrados de las altas cortes: La demanda que cursa en la Corte Constitucional en contra de los topes pensionales.

Para nadie es un secreto que a través de los años y mediante un verdadero laberinto jurisprudencial se ha venido construyendo un régimen pensional especial para los magistrados de nuestro País, quienes al igual que los congresistas, han terminado obteniendo pensiones por encima de los 25 salarios mínimos, tope fijado para las pensiones del resto de los mortales por la Constitución.

Como si fuera poco, además de que no los cobija el tope constitucional, también han logrado, mediante líneas jurisprudenciales trazadas con sus propias decisiones, que el último sueldo recibido sea la base para liquidar sus mesadas.

Esta ranura ha generado lo que se ha llamado el carrusel de las pensiones en la rama judicial porque se volvió costumbre encargar o nombrar en un alto cargo, así sea por un corto periodo de tiempo, a funcionarios que estén a punto de cumplir requisitos de pensión para que la obtengan con base en ese salario y no con el que hayan tenido durante su carrera. 

Bajo estas dos premisas se han concedido mas de mil pensiones por encima de los topes, superando incluso los 20 millones de pesos mensuales.

En esta demanda también participa el magistrado Pretelt, esta vez como ponente del fallo.  Su posición, ya consignada en el respectivo proyecto que puso a consideración de la Corte Constitucional, es que no haya excepción al tope pensional de 25 salarios mínimos; es decir, 15 millones de pesos.

Pretelt incluso va mas allá en su ponencia y pide reliquidar aquellas pensiones que hayan superado esos topes.  Esa posición le ha granjeado la animadversión de colegas dentro y fuera de la Corte Constitucional, algunos porque ya tienen el beneficio pensional y otros porque aspiran a tenerlo.

En este proceso apenas se inician las grandes controversias porque los magistrados Nilson Pinilla y Jorge Iván Palacios se declararon impedidos bajo el argumento de que están tramitando o aspiran a tramitar su pensión con el actual régimen. El magistrado encargado Alexei Julio también presentó y le fue aceptado, un impedimento alegando que está aspirando a ser ternado en el Consejo de Estado para convertirse en magistrado titular de la Corte Constitucional.

Para acabar de completar la crisis, a partir de la tutela que fue anulada por Palacios y Pinilla - recuerdan? la que definió la excepción al retiro forzoso de William Giraldo habiendo cumplido los 65 años-, la pelea se trasladó al interior del propio Consejo de Estado.

La semana pasada, tan pronto se notificó la decisión de decretar la nulidad del trámite de la tutela, un grupo de consejeros de Estado consideraron que, por haber cumplido los 65 años y ya sin la firmeza del fallo de tutela que lo amparaba, Giraldo Giraldo debe entregar su cargo, desocupar su oficina, devolver los carros oficiales y dejar de ser magistrado.

El asunto fue llevado a sala plena y en una dura discusión en la que hubo argumentos muy fuertes en contra de la permanencia del magistrado en la corporación, la mayoría del Consejo de Estado decidió que Giraldo seguirá ocupando el cargo a pesar de haber cumplido la edad de retiro forzoso mientras se define la tutela que volvió a su trámite de primera instancia.

Pero allí no para la discusión, la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura vivió la semana pasada una sala turbulenta, llena de reclamos y palabras altisonantes por cuenta del mismo tema. 

Allí existe la misma división entre quienes hacen fuerza para sacar de su cargo a Giraldo, encabezados por el magistrado Néstor Correa.

Hay otros que consideran que se debe quedar.  En este otro grupo estarían los nuevos magistrados de esa sala, provenientes del seno de la Corte Suprema: Francisco Ricaute y Pedro Munar Cadena, quienes representarían en esa posición a las mayorías de la Corte Suprema y del Consejo de Estado, en especial a los que están próximos a cumplir los 65 años.

Así esta hoy la rama judicial, con las Cortes enfrentadas entre sí intentando jurisprudencialmente aumentar su edad de retiro forzoso y  conservar los privilegios pensionales que ya habían obtenido en idéntica formula.

Con un fiscal cuyo periodo se encuentra demandado y depende de un cambio jurisprudencial para poder quedarse cuatro años.

Con despachos vacantes desde hace casi dos años en la sala civil de la Corte Suprema y en la sección quinta del Consejo de Estado porque no han podido ponerse de acuerdo para elegir reemplazos.

Con un magistrado encargado en la Corte Constitucional desde hace varios meses y sin una terna confeccionada para poder elegir titular.

Con una Ministra de Justicia cada día mas perdida en los vericuetos de la política, que desconoce por completo la complejidad de la administración pública y que afrontó de manera desastrosa uno de los paros mas largos en la historia de la judicatura.

Con un gerente de la rama judicial encargado desde hace meses porque el nombramiento del anterior fue declarado nulo.

Podríamos continuar indefinidamente con el retrato de una justicia que le da la espalda a un País que, a pesar de todo espera que sus honorables magistrados se den la pela para auto regular sus pensiones y definir la edad de su retiro.  Será mucho pedir?

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2013-02-20 04:48

Estos magistrados draculianos tienen al concepto de justicia aún más debilitado por parte de sus "ajusticiados". Con el derroche de oportunismo e intereses propios creados, tienen el cinismo de escudarse en el principio de igualdad, Si de verdad quisieran aplicarlo con el resto de mortales, se darían cuenta que para ello hay que trabajar más tiempo, obtener una pensión promediando el salario de 10 años atrás, y sobre todo cotizarla para obtenerla. Igualdad, qué olvidada está, entre estos altos magistrados que de verdad se han creido aquello que hacen parte de "altas" cortes para comportarse como esos dioses del Olimpo, que arreglan a su antojo a los mortales, y no como jueces probos y de alta estatura ética.

Mié, 2013-02-20 08:38

Bienvenida a la Suárezterapia Marleny. El papel y la posición de los jueces frente a la sociedad es otro de los temas que estructuralmente afectan a la justicia. El juez debe velar; como todo servidor público, por mantener, preservar y garantizar los intereses generales de la sociedad. Sin embargo, lastimosamente, en estos casos sus disputas tienen como único objeto preservar y aumentar sus intereses individuales y particulares. Una justicia de espaldas al País.

Mar, 2013-02-19 15:49

Totalmente de acuerdo Carlos. Adiciono solamente que además del tema de las pensiones hay al interior de la Rama un problema mayúsculo con la provisión de cargos, la estabilidad de los mismos y la misma independencia de la judicatura. Los cargos que fueron ofertados en el concurso del 2007 aún no están provistos, pese a que existe personas designadas, que además la Escuela les invirtió recursos en su formación y hoy tenemos una cantidad enorme de Jueces " amigos de Magistrados" ocupando provisionalidades eternas, con el padrino como su superior jerárquico, que lo evalúa bien y que para satisfacer la estadística poco revoca sus decisiones por aquello del estándar de calidad que " a mayor tasa de revocación menor calidad de justicia". Justo esos poderes arraigados en la Rama sacrifican la credibilidad del sistema de justicia que permite tener Jueces que hacen audiencias no con el Código sino con la Biblia ( Fusagasugá)

Mar, 2013-02-19 21:45

Gracias Constanza. Es evidente, la problemática de la justicia va mucho mas allá. Temas como el que usted plantea, los índices de impunidad, etc son solo ejemplos dentro de un mar de problemas estructurales.

Mar, 2013-02-19 08:39

FELICITACIONES POR TAN EXELENTE ARTICULO, ES LA VERDAD DE NUESTRA JUSTICIA, AFORTUNADAMENTE EXISTEN PERIODISTAS COMO USTEDES QUE NO LES DA TEMOR HACER LAS DENUNCIAS. POR DENUCNIAR EL INCUMPLIMIENTO A TUTELA T-323 DE 2.005 DE CORTE CONSTITUCIONAL, SOY VICTIMA DE MALTRATO Y PERSECUCION JUDICIAL. TODOS SE DECLARAN INCOMPETENTES, Y ME RECRIMINAN POR RECURRIR A ORGANISMOS INTERNACIONALES DE DDHH. MI UNICO DELITO SER DIRIGENTE SINDICAL, CARECER DE RECUROS PARA UN COSTOSO ABOGADO Y APOYO DE LOS MEDIOS DE COMUNICACION. DIOS Y LA VIRGEN LOS PROTEJAN

Mar, 2013-02-19 08:35

DESDE ABRIL 4 DE 2.005 CORTE CONSTITUCIONAL PROFIRIO LA TUTELA T-323 DONDE RATIFICO MI REINTEGOR A CAJA AGRARIA POR FUERO SINDICAL O EL PAGO DE LA INDEMNIZACION, ORDENAOD DESDE NOVIEMBRE DEL 2000 POR JUZGADO SEPTIMO LABORAL DE BOGOTA, NO SE HA DADO CUMPLIMIENTO, POR EL CONTRARIO POR EXIGIRLO, MAHGISTRADO DE MANIZALES DESPOUES DE AGREDIRME Y MALTRATARME VERBALMENTE EN US DESPACHO COMO EN LA FISCALIA, SANCIONARME INSTAURAR DENUNCIA SOLICITANDO SE ME PRIVE DE LA OIBERTAD, RECIN SPOLICTO A JUDICATURA ORDENAR A MEDICINA LEGAL ME PORCTIQUE EXAMEN MENTAL. CORTE CONSTITUCIONAL SE NIEGA A HACERLA CUMPLIR ARGUIEMNTANDO QUE EL OBLIOGACION DE JUZGADOR DE PRIMERA INSTANCIA, ESE TE SE NIEGA ADUCIENDO QUE LA CORTE SUPREMA AL SUSPENDER EL ARTRESTO Y MULTA AL LIQUIDADOR YA SE CUMPLIO. DENUNICE A CORTE SUPREMA EN CABEZA DE ARRUBLA PAUCAR, CON SU PONENCIA ESTANDO IMPEDIDO, FUE JUEZ Y PARTE YA QUE INTEGRO EL EQUIPO JURIDICO QUE CERRO CAJA AGRARIA NO HA PASADO NADA. SOLO SE AMPARA AL QUE TIENE PODER

Lun, 2013-02-18 18:12

Felicito a CARLOS SUAREZ por su artículo bien escrito sobre el Tema de los límites a las pensiones altas, además de objetivo muy preciso. Informa verdaderamente, no como otros que desorientan a la opinión nacional. Cordial saludo.

Lun, 2013-02-18 20:42

Gracias diegocoley, bienvenido a la Suárezterapia

Lun, 2013-02-18 15:14

Una amable lectora me informa que la tesis de quienes impulsan el periodo de cuatro años del Fiscal General no se basa en pedir un cambio de jurisprudencia sino que por el contrario, lo que piden es mantener los antecedentes jurisprudenciales constitucionales que son contrarios al CONCEPTO de la Sala de Consulta que dijo cuando se posesionó Montealegre, que su periodo era institucional y no personal.

Añadir nuevo comentario