Menú principal

Sábado Septiembre 19, 2020

Suarezterapia

Este blog es un recorrido por los pasillos del poder.

Seguir en twitter a @carlossuarezr

Soy abogado de la Universidad Externado de Colombia. Con Posgrados en derecho Constitucional y Penal Especial de la Universidad de Salamanca. Especializado en Gerencia Pública y Control Fiscal de la Universidad del Rosario. He litigado en defensas penales y fui asesor en procesos de la ley de Justicia y Paz. Soy consumidor apasionado y estudioso de los medios de comunicación y su dinámica. Asesoro el manejo de estrategias jurídicas en procesos sensibles ante la opinión pública y participo en el diseño y ejecución de programas y planes para candidatos y aspirantes a ocupar cargos públicos.

Twitter del autor

@carlossuarezr

Hilos temáticos:

El alcalde de Cartagena Campo Elias Terán Dix fue elegido en octubre de 2011 avalado por el partido ASI, Alianza Social Independiente, con mas de ciento sesenta mil votos, el 54 por ciento del total del escrutinio.

La suya fue una elección arrolladora, precedida de una campaña en la que los sectores populares cartageneros se vieron identificados con quien había sido su voz en los medios de comunicación y votaron masivamente por la renovación.

Sin embargo, sobre Campo Elias y su gestión, empezaron a aparecer fuertes críticas desde antes de su posesión. La sombra de su amistad con el polémico empresario Carlos Mattos, la influencia que éste pudiere tener sobre el alcalde y la decepción de quienes clamaban por la renovación de la clase política, empañaron las esperanzas de cambio.  

Un gran sector de su electorado e importantes generadores de opinión vieron con decepción la conformación del gabinete de quien encarnaba las esperanzas populares: las cuotas burocráticas de mayor relevancia fueron proveídas con personas allegadas al clan electoral de los García Romero.

La de Campo Elias ha sido una vida llena de altibajos; para muchos, el negro formado en el corazón del pueblo cartagenero que se ganaba la vida repartiendo ¨arepa`e huevo¨  preparada por su mamá, que forjó un nombre y una influencia real sobre las clases populares de La Heroica a través de su trabajo en los medios de comunicación, terminó convertido de la noche a la mañana en un político atrapado en las turbias aguas del poder que fustigaba desde afuera pero que desconocía por dentro.

Muchos previeron el desastre en el gobierno de Campo Elias, él carecía de experiencia en la administración pública y migraba de los micrófonos al poder, montado en la popularidad que obtuvo como intermediario entre sus oyentes en las clases populares y los funcionarios que debían atender sus necesidades.

Así estaba el mandatario cartagenero; atrapado entre sus financiadores y quienes movieron las maquinarias políticas para llevarlo al poder, cuando su salud le jugó otra mala pasada: Fue diagnosticado con cáncer pulmonar y fue incapacitado para ejercer sus funciones.

Ya para ese entonces desde el poder central en Bogotá se buscaban fórmulas para "salvar a Cartagena", eufemismo desgastado por el exacerbado centralismo que no oculta el deseo de tomar los poderes regionales cuando no los puede ganar en las urnas. Por lo tanto, la incapacidad cayó de perlas.

Sin embargo y como para que no quedaran dudas del deseo de "salvar a Cartagena", la Contralora General de la República abrió diligentemente un proceso de responsabilidad fiscal en contra del alcalde Campo Elías Terán.  

La razón: el supuesto daño fiscal derivado de la omisión de un contratista del Distrito de Cartagena quien al parecer, no pagó algunas de las obligaciones parafiscales de sus trabajadores.

Discutible es que sea la Contraloría General la que haya abierto el mencionado proceso fiscal; entre otras razones, porque los recursos con los que se pagó el contrato investigado eran distritales y no nacionales, caso en el cual la competencia para adelantar el proceso no sería de la Contraloría General sino de la del Distrito de Cartagena.

Mas allá de eso, no se entiende de dónde saca la Contraloría General que el no pago de parafiscales de un contratista del Estado sea considerado un detrimento al patrimonio público; con lo cual, es bastante improbable que estemos en presencia de un daño fiscal, requisito indispensable para que la Contraloría pueda abrir un proceso de responsabilidad fiscal.

Como si fuera poco y en gracia de discusión; si realmente se hubiese cometido la conducta por parte del contratista y ello hubiere causado un detrimento patrimonial ¿cómo puede el Alcalde de una ciudad responder por esa conducta? 

¿Está la Contraloría General de la República pretendiendo obligar a que todos los alcaldes municipales, gobernadores departamentales y en fin, todos los ordenadores del gasto público, revisen y den fe de autenticidad de cada una de las planillas de pagos de las obligaciones parafiscales de los empleados de los particulares contratistas del Estado?

Pero el tema de discusión va mucho más allá: la señora Contralora Sandra Morelli, echando mano de la figura consagrada en el artículo 268 numeral 8 de la Constitución Política, solicitó la suspensión del investigado Campo Elías Terán bajo la figura de "verdad sabida y buena fe guardada" mientras éste se encontraba en su incapacidad médica.  

Ese artículo constitucional tiene finalidades específicas que buscan que el investigado no pueda torpedear la investigación, alterar el curso del proceso de responsabilidad fiscal o seguir cometiendo la conducta. La pregunta es ¿podía el incapacitado Campo Elías cometer alguno de los anteriores actos? Es más; de regresar a su cargo ¿podría alterar las pruebas que ya reposan en manos de la Contraloría y en las bases de datos de las empresas prestadoras de salud?

Las respuestas son: no. Sin embargo, la realidad es que el negro Campo Elías sigue suspendido de su cargo pese a que su incapacidad médica ya desapareció según certifican sus galenos y puede reintegrarse a cumplir con sus labores de alcalde. 

La democracia constitucionalmente consagrada en nuestro ordenamiento le dio la victoria en las urnas a Campo Elias Terán para ser alcalde de Cartagena y su mandato solamente puede ser revocado por quienes libremente lo eligieron.  Las apreciaciones políticas o de generadores de opinión que desde la oposición o desde los escritorios de Bogotá sienten que el negro Terán es un desastre como burgomaestre, no les dan la razón para que de un plumazo, usando los poderes del estado central, terminen birlando la decisión del pueblo en las urnas.

La suerte de Campo Elías y de la democracia cartagenera se encuentran en manos del Consejo Superior de la Judicatura que en segunda instancia debe resolver la tutela que pretende declarar la ilegalidad de la suspensión del mandatario.

Mientras tanto, según la "verdad sabida y la buena fe guardada" de la Contralora Morelli, Campo Elias Terán debe seguir por fuera del cargo.

Twitter: @carlossuarezr

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2013-03-20 10:56

Tienes razon, no soy objetiva. Yo al igual que el resto de los cartageneros estoy viviendo la porquería, tu no. El que no sabe que no hable y razones es lo que tiene la contraloría para sacarlo del cargo.

Mar, 2013-03-19 18:22

Desde el periodista hacia abajo, todos estan equivocados, y para la muestra estos ejemplos: 1) con solo dos dias en el cargo, el señor Nausicrate Perez, secretario del interior, fue el protagonista y principal sospechoso de la desaparicion de mas de 2500 boletas de un concierto que el debia autorizar, 2) Campo elias y su hija Egla, compraron por mas de 500 millones de pesos el examen que debia presentar su candidata al cargo de la ESE Cartagena de Indias la señora Verena Polo, hace un par de semanas el C de Estado anulo la eleccion. 3)En menos de un mes el señor Campo Elias acabo con dos mil quinientos empleos directos y ese dinero desparecio sin ninguna explicacion. 3) a su llegada al cargo el secretario de hacienda pago mas de 80 mil millones de pesos de deudas anteriores y que pago sin chistar y misteriosamente renuncio despues de que se supo que se habia quedado con el 8% de esa transaccion. hay mas pero me lo reservo por que a este periodista no le interesa la verdad

Mar, 2013-03-19 09:18

Soy Cartagenera y hemos padecido el peor desastre admnistrativo visto en esta ciudad. Me molesta que aun vean a Campo Elias como alguien con apoyo popular, teniendo en cuenta que en este momento al preguntar en la calle usted no encuentra los 160.000 irresponsables que le dieron su voto (parece que ahora nadie voto por el, ciertamente yo no lo hice). Cuando una admnistracion regional y sus ciudadanos no son capaces de levantarse y poner una barbaridad como esta en orden, doy gracias a que existe un gobierno central que por lo menos intentó ponerle control. Es muy bonito hablar con demagogias y tonterias cuando no se esta padeciendo directamente el desastre. Esto NO es una cuestion de discriminacion por ser negro o de origen humilde, simplemente este señor no tiene ni idea de nada y no estaba preparado para este cargo. Tengo la conviccion de que si no se hubiera enfermado ya estaría inhabilitado, sencillamente porque no sabe y firma cualquier cosa que le ponen sobre el escritorio.

Vie, 2013-03-01 10:02

el mal que le endilgan a teran para sacarlo del paseo es un mal menor,pero todos los funcionarios publicos y empresas privadas cuando celebran contratos tienen que VELAR por que los trabajadores del contratista paguen la seguridad social. quienes dicen que es un desastre como gobernante tienen razón? teran traicionó al pueblo que lo eligió nombrando gabinete contra ese pueblo. ejemplos superiores tenia de donde agarrarse.

Vie, 2013-03-01 05:08

No me cuadra aquello de que el centralismo quiere tomar el poder no ganado en las urnas, no porque no sea cierto, que lo es, sino en el presente caso de Terán, quien pese a ganar fuera de la maquinaria, repitiendo el caso de la anterior alcaldesa, es evidente que gobernó con esa clase política roñosa, deshonesta, en especial con el clan García, y ahí no me caza el rompecabezas. Si Terán se alio con los García, y si este clan es un aliado importante de Santos, entonces, para qué atravesarsele a Terán, si finalmente cabalgando en esa ola electoral rebelde, los traiciona para gobernar con los mismos, contra quienes votaron, quienes son aliados del presidente (centralismo), por tanto estaban en el mejor de los mundos, respetaban el mandato popular, pero gobernaban con los mismos intereses del centralismo, como se ha comprobado luego de la salida de Terán. Entonces, si será cierto aquello de la raza y origen humilde, con contralora blanqueada de por medio?

Jue, 2013-02-28 08:58

Lo del color debe ser poco relevante en una ciudad de NEGROS,aca lo mas importante se resume en la expresion:''...exacerbado centralismo que busca tomarse los poderes regionales,cuando en las urnas no se pudo..'',y en ese proposito no hay color que predomine.
Respecto de la CHUKY mujer,solo hace los mandados respectivos.

Jue, 2013-02-28 09:37

Hola DIDUNDI, tiene razón en que la misma fórmula se viene utilizando en otras regiones en las cuales el poder central siente que no ejerce el control político y terminan removiéndose funcionarios, "verdad sabida y buena fe guardada"

Jue, 2013-02-28 08:35

Hola tatianalujanr En mi concepto, la discusión de fondo y la indagación de responsabilidades debería concentrarse en la posible extralimitación de funciones por el abuso de la figura de " verdad sabida y buena fe guardada " para suspender servidores públicos, máxime cuando se trata de aquellos elegidos por voto popular. La falta de claridad sobre la competencia es un elemento mas dentro de todo el contexto que facilitó la posible irregularidad.

Jue, 2013-02-28 09:00

Hola Mao317. Mas allá de lo meramente legal, usted trae un punto muy interesante que nos lleva a pensar incluso en la solvencia ética y moral que debería envolver a los funcionarios que tengan estas facultades constitucionales, que parecen casi omnímodas.
La misma redacción de la norma constitucional esta rodeada de un aura que va mas allá de los estándares de la hermenéutica jurídica y nos sitúan en el campo de las valoraciones éticas, democráticas y morales que deberían estar presentes en decisiones con tantas implicaciones como las que tiene suspender de sus funciones a quien ha sido elegido por voto popular aplicando la " verdad sabida y buena fe guardada " para hacerlo.

Añadir nuevo comentario