Menú principal

Jueves Febrero 20, 2020

 

Marcha el sábado 8 de mayo en Mocoa. La encabezó el ex candidato al Senado de Compromiso Ciudadano, Luis Eladio Pérez, quien estuvo secuestrado varios años por las Farc. Esta es una de las dos sedes de Antanas Mockus en la capital de Putumayo.
La otra sede de los verdes en Mocoa. Las actividades las han financiado con la venta de camisetas. Ya han vendido 600, aseguran los directivos.

En el Putumayo, la región fronteriza que ha tenido que convivir con paras, cuatro frentes guerrilleros, contrabando con Perú y Ecuador, narcos, bonanzas caucheras, cocaleras y de petróleo y en medio de las ruinas de DMG, también se levanta la Ola Verde.

Es todo un misterio que el discurso de legalidad de este matemático y filósofo haya pegado en esta región principalmente rural y apartada donde la ley que más ha imperado es la del más fuerte. Pero aún así, contradictores y creyentes dicen que los Verdes sacarán más de 25 mil votos este 30 de mayo, más de los obtenidos por Álvaro Uribe en 2006 para vencer a Carlos Gaviria en la región.

Mientras que apenas este viernes 14 de mayo, dos semanas antes de las elecciones, la campaña de Juan Manuel Santos abrió sede en Mocoa, los Verdes ya tienen 8 sedes abiertas: dos en la capital, tres en Puerto Asís, municipio frontera con el Ecuador y el más poblado del departamento, y una en Orito.

Fachadas con bombas verdes, girasoles pintados a mano en las paredes, parlantes que proyectan a la calle la canción, “abran las ventanas para que entren Antanas y el sol” y las figuras de cartón de Mockus y Fajardo en tamaño natural recibiendo a los visitantes se ven en Mocoa. Por cada 20 afiches de Mockus pegados en las ventanas, hay uno de Santos.

El movimiento mockusiano surgió con fuerza hace unos meses pero la semilla la sembró Sergio Fajardo. Todavía como candidato presidencial, visitó este departamento, invitado por José Antonio Castro, el dueño de una de las instituciones educativas más grandes del Putumayo, el INESUP. Un instituto tecnológico que tiene estudiantes y sedes en todo el departamento.

En el Putumayo, como en las demás regiones del país, la campaña la están haciendo los simpatizantes con las uñas. Parte de la campaña Verde la han financiado con la venta de camisetas. Ya han vendido 600, aseguran los directivos.

“La gente aprendió que aquí tiene que dar, no que le tienen que dar”, afirmó un simpatizante Verde de Puerto Asís. Le prestaron un computador para bajar el material de la campaña pero llegó sin disco duro y le tocó salir a buscar otro prestado con urgencia.

Para lo que más piden recursos a comerciantes y a funcionarios es para comprar tarjetas con minutos de celular. También recibieron mucho apoyo para la organización de una marcha en Mocoa.

Fue el sábado 8 de mayo y la encabezó el ex candidato al Senado de Compromiso Ciudadano, Luis Eladio Pérez, quien estuvo secuestrado varios años por las Farc. Los Verdes del Putumayo dicen que fueron 500 personas, los uribistas dicen que había 78. Pero de cualquier manera es la concentración política más grande que ha habido en el Putumayo en los últimos años. Las niñas salieron con diademas amarillas en fome imitando los pétalos del girasol, hubo saltimbanquis, bailarines indígenas y hasta un actor disfrazado de traje negro con la máscara de Mockus como director de la función.

¿Pura fantasía?

La gran incógnita es si todo este entusiasmo se traducirá en votos el 30 de mayo. Pues en este departamento, lo que suele definir las elecciones es la maquinaria y los puestos.

Tras la caída de las pirámides, muchos quedaron en la quiebra y ante la falta de una industria productiva y de cultivos exitosos, el gran empleador es el Estado. “Los puestos, los contratos, la ayuda de los políticos, es la supervivencia de muchos”, dice un tendero. Y esta es la razón por la que muchos dicen que Mockus no va a ganar.

Los Verdes sólo tienen un concejal en Orito, que fue elegido en el 2007 por el viejo partido Verde Opción Centro, y una ex candidata a la Alcaldía, Sorrel Aroca, una joven que ahora dirige la campaña de Mockus en la zona.

“Difícil que la gente salga, este es un pueblo que hay que llevarlo de la nariz, un pueblo de caciques. Pero hay que hacer el intento”, dice Hernán Burbano, un liberal que fue candidato a la Alcaldía de Mocoa y que ahora está con Mockus. Este profesor universitario dice que ya tiene enfilados a sus estudiantes; de su bolsillo sacó plata para comprarles camiseta verde. Y como él, muchos líderes que toda la vida habían militado en el conservatismo, en el liberalismo y en el Polo, ahora están en la ola.

En esta zona donde los campesinos tienen que tomar una canoa y hasta dos buses para votar, sería un fenómeno que las personas salieran a elegir Presidente sin ningún incentivo.

“Nosotros no tenemos para darles almuerzo”, afirma Ángela María Rosero, la coordinadora de la campaña Verde en Puerto Asís.

Pero José Antonio Castro, uno de los dos coordinadores de Mocoa, le dijo a La Silla Vacía que ya tienen 23 carros y camionetas de voluntarios para transportar la gente de las veredas el día de la votación. Si llegan a 30, afirma, será suficiente. En Mocoa, un funcionario de la Gobernación les va a ayudar con los almuerzos de los de la campaña, pero el reto sigue siendo difícil.

 

 

Los damnificados del derrumbe de las pirámides aún están pensando por quién votar. Los rojos son los más poderosos en la región. Además de tener al representante Guillermo Rivera, que fue el más votado, tienen Gobernador.
En Puerto Asís los verdes tienen una sede donada por un simpatizante que tiene un taller de tatuajes. En la parte de adelante de su tienda funciona la campaña. Luis Eladio Pérez, el ex candidato al Senado de Compromiso Ciudadano ha visitado varias veces el departamento para animar a los simpatizantes.

Los que siempre han mandado

El poder regional está en manos de los conservadores, los liberales  y Apertura Liberal en alianza con la Familia DMG. Los azules eligieron como Alcalde de Mocoa a Mario Luis Narváez y ya tenían un representante a la Cámara, Orlando Guerra, que se quemó el pasado 14 de marzo.

En las recientes elecciones de Congreso, Apertura Liberal y el Partido Liberal ganaron cada uno un puesto en la Cámara de Representantes. Putumayo tiene sólo dos curules en el Congreso.

Apertura Liberal, un partido pequeño de Norte de Santander armó una alianza con David Murcia cuando este estaba en la cárcel, para lanzar listas en todo el país y sobre todo en Putumayo, donde DMG es tan fuerte. Y lograron elegir a Luis Fernando Ochoa, quien es muy cercano al Gobernador liberal Felipe Guzmán.

Los rojos son los más poderosos en la región y todas las apuestas dicen que Rafael Pardo, va a quedar de segundo el 30 de mayo en Putumayo. Además de tener al representante Guillermo Rivera, que fue el más votado, tienen Gobernador. El problema es que están divididos y por eso creen que Pardo no sacará más de 10 mil votos en la zona y por eso quedará detrás de Mockus.  

El Gobernador Guzmán, quien se reintegró está semana a su cargo, después de ser suspendido tres veces, está más del lado de Juan Manuel Santos que de Pardo. Y esto se lo confirmó a La Silla Vacía un directivo de la campaña de La U en la región.

El hecho de que Guzmán esté otra vez despachando, le puede sumar muchos votos a Santos y quitárselos a Pardo y a Mockus. Su fuerza política es poderosa, no solo por los puestos de la Gobernación, que es el mayor empleador del departamento, y de la EPS Pública Selva Salud, sino por los votos evangélicos. Guzmán pertenece a una de las más grandes comunidades cristianas de la zona y puede sumar varios fieles.

Por eso los que no son uribistas están cruzando los dedos para que el reintegro del Gobernador sea temporal, pues hay dos procesos en su contra que están a punta de ser fallados en segunda instancia y que pueden determinar su destitución definitiva. Uno de ellos es por supuesta utilización de los viáticos de la Gobernación para estudiar una maestría en Bogotá.

Con Santos

Juan Manuel Santos cuenta con los votos de los que están agradecidos con Uribe, que no son pocos. Uribe es el Presidente que más ha hecho presencia en este departamento.

Recién posesionado en 2002, Uribe lanzó su política de Seguridad Democrática en Puerto Guzmán, una zona azotada por el frente 32 de las FARC, a dónde ningún dirigente político se atrevía a ir desde que las tomas guerrilleras como el ataque del cerro de Patascoy (1997) y la toma a San Miguel intimidaron a toda la población del departamento.

Este Gobierno hizo transitables las principales vías del departamento y pavimentó troncales que desde hace años estaban pendientes para que la región se comunicara con el Huila y la frontera con Ecuador. Y en 2006, Uribe desmovilizó a los paramilitares de la zona, bajo el mando de 'Macaco', y después le tocó luchar con el rearme de los mandos medios. Estos se agruparon en los Rastrojos bajo la dirección de alias “Bonis”, “Piraña” y “Zapata”, que ya están capturados. Con lo único que no pudo Uribe fue con la coca, que pese al Plan Colombia I y II sigue en auge.

“Yo reto a la gente a que escoja tres presidentes de Colombia juntos que hayan hecho más que Uribe por el Putumayo. Y nadie lo ha logrado”, dice un ciudadano en la plaza de Mocoa, que votará por Santos.

Fuera de ese caudal heredado, en la campaña de La U también cuentan con Orlando Guerra, el representante conservador que se quemó en las pasadas elecciones. Sacó 12 mil votos, un apoyo importante.

Sin embargo, los santistas dicen que la coordinación central de la campaña no les ha girado ni un peso. El periodista Élber Monje, de tendencia liberal, quien fue nombrado desde la coordinación de la campaña de Santos en Bogotá como el encargado de manejar el día de las elecciones en el departamento, le dijo a La Silla Vacía que no han recibido plata y que por eso la campaña “está en pañales”. Además, después de las elecciones de Congreso, el único senador de La U que ha ido a la zona a hacerle campaña a Juan Manuel Santos ha sido Manuel Enríquez Rosero.

Los votos de los tarjetahabientes de DMG están divididos, pero algunos irán para Santos pues el recién electo representante Ochoa, miembro de la alianza DMG-Apertura Liberal es aliado suyo.

Otros damnificados estarán con el candidato presidencial de Apertura Liberal, Jairo Calderón, cuya fórmula vicepresidencial, Giovanni Burbano, es de Putumayo.Y otro grupo de víctimas de DMG está con Mockus, pues Luis Eladio Pérez ya se reunió con un grupo de ellos.

“Por las pirámides esto ya se había vuelto una anarquía, los empleados renunciaban porque ya no tenían por qué trabajar, ya nadie quería cargar la herramienta”, le dijo a La Silla Vacía uno de los vendedores del principal almacén de motos del pueblo, que casi le renuncia a su jefe cuando ya tenía 200 millones en el bolsillo.

“Yo nunca votaría por Santos, que es el heredero de Uribe el que nos fregó”, añadió este empleado que va a votar por Rafael Pardo en la primera y en la segunda por Mockus.

El secreto verde

Pese a la fuerza liberal y al uribismo que votará por Santos, los Verdes van ganando. Su secreto: el cansancio con la corrupción, el auge en las encuestas, el encanto de una campaña tan llamativa, el discurso pacifista, y la propuesta de educación.

Fuera de simpatizantes entre la clase política, los Verdes se ganaron a los medios. Lo que más se oye es radio y ya tienen varios periodistas amigos, un programa diario en una filial de RCN Radio al mediodía dedicado sólo al tema Verde. El programa ha retransmitido varias veces una entrevista con Adriana Córdoba, la esposa de Mockus, hablando de Putumayo. Ella vivió seis meses en Villa Garzón cuando se graduó como trabajadora social.

Los docentes y algunos profesores de las clases que dictan las universidades a distancia también son Verdes. El magisterio en esta región votaba juicioso con el Polo, por el senador Jorge Guevara. Pero al parecer, Guevara se le está corriendo a Gustavo Petro, para irse con Antanas. Aún así, los dirigentes de izquierda de la zona dicen que la izquierda sacará mínimo 11 mil votos en el Putumayo.

Parte de los gobernadores indígenas de la zona también están con los Verdes. Lo mismo que algunos empleados del sector salud, de la Rama Judicial y de Corpoamazonas, que es la corporación autónoma regional que une a Putumayo, Amazonas y Caquetá y que tiene más de mil empleados. Los últimos simpatizan con el tema ecológico del matemático y el resto porque no quieren más corrupción. La mayoría de hospitales de Putumayo están en quiebra, y los especialistas de la zona han migrado a otros departamentos, pues las EPS de la zona no tienen cómo pagarlos.

Pero con lo que más cuentan los Verdes es con gente que nunca ha votado. “Mañana hay una marcha en la escuela de mi hija dirigida por los padres de familia, porque como deben los servicios han cerrado el colegio varias veces y no hay plata para la empleada. Entonces a mi hija la ponen a hacer oficio. Aunque yo nunca he votado, como Mockus habla de educación y está en contra de la corrupción, creo que esta vez sí voy a salir”, le dijo una madre cabeza de familia a La Silla Vacía.

Con los Verdes también estarían algunos campesinos que ya están cansados del uribismo y que quieren que no gane Juan Manuel Santos, por las peleas con el vecino Ecuador, por las fumigaciones de glifosfato y porque le echan la culpa a Uribe del derrumbe de las pirámides, que los dejó en la quiebra. Pero como estos habitantes siempre han vivido en zonas de conflicto apoyan el ideario de negociación del Polo y cuando Mockus le dio el portazo a Petro la semana pasada, empezaron a dudar de su voto verde.

En el 2006, muchos ciudadanos en el Putumayo no le hicieron caso a la maquinaria y votaron por Carlos Gaviria, quien quedó a 2.000 votos de ganarle a Uribe en la zona. Hay que ver si este 30 de mayo se suman a la ola verde.
 

Perfiles relacionados: 
Antanas Mockus
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2010-05-17 23:49

Yo sólo digo: "¡Qué bien!"

Páginas

Añadir nuevo comentario