Menú principal

Miércoles Septiembre 22, 2021

El debate presidencial de ayer marcó muchas diferencias de estilo entre los candidatos. Pero la más importante, quizás, es que quedó claro el estilo de liderazgo que cada uno representa: Antanas Mockus es un líder y Juan Manuel Santos es un gerente.

Antanas Mockus y Juan Manuel Santos tienen varias cosas en común. Una de ellas es que ambos valoran el conocimiento técnico. Ambos han dedicado su vida al servicio público. Ambos se han rodeado de equipos buenos y capaces en los cargos públicos que han ocupado. Y ambos han sido exitosos en lo que hacen. Pero los caminos y las lógicas que siguen cada uno son radicalmente opuestos, lo que hace tan interesante esta contienda presidencial.

Un líder tiene una visión de transformación de la sociedad y moviliza a sus seguidores para volverla realidad. Y lo puede hacer, porque su propia vida y trayectoria encarna esa idea que lo guía. Sin maquinaria, sin parlamentarios, la idea de un país más legal y decente movió a uno de cada cuatro colombianos que votaron el 30 de mayo.

La idea de Antanas Mockus es simple pero revolucionaria: la sociedad colombiana está en crisis porque no cumple la ley. Porque se salta la ley. Porque el mérito no es suficiente para progresar. Porque para salir adelante se necesitan amigos. Y poderosos. Porque la gente no exige derechos sino pide favores.

Esa idea que subyace a su propuesta de legalidad inspira y guía todos sus actos, a veces (o muy frecuentemente) en contra del propósito de ganar las elecciones. Los ejemplos son múltiples: desde su declaración de que extraditaría a Uribe si así lo exigía la ley hasta pedirle al Procurador que garantice que el 20 de junio no se utilicen familias en acción para ganar las elecciones. Su fe en la ley es tal que parece casi un fetiche.

Mockus, quedó claro ayer en el debate, considera que poco sirve diseñar con anterioridad programas y proyectos específicos, con indicadores y presupuestos, si la sociedad no entiende que los cimientos de la política están viciados por el clientelismo y la corrupción. Sería llegar más rápido a dónde no se quiere llegar.

Juan Manuel Santos no ha propuesto una visión propia sobre hacia dónde direccionaría la sociedad, se ha comprometido a seguir avanzando la idea de Uribe, a sacar adelante los proyectos exitosos del actual Presidente, a hacer mejor lo que ya se está haciendo.

Como gerente, que guía a los demás, asignando tareas y dándo órdenes y logrando que las cosas se hagan para cumplir con los objetivos, Santos encarna el funcionario eficiente que siempre ha cumplido la tarea. Cuando fue Ministro de Hacienda de Pastrana sacó adelante una muy importante reforma tributaria, que se necesitaba y que evitó una crisis más profunda. Cuando fue Ministro de Defensa modernizó el sector de defensa, realizó exitosas operaciones militares contra la guerrilla y saneó focos de corrupción al interior del Ejército.

Pero el país aún no ha oído cuál es la transformación que él propone para Colombia quizás porque nunca había tratado de ganar en serio una elección y en esta necesitó que llegara J.J. Rendón y le recordara que el verdadero líder era Uribe, que la fuerza que jalonaba a los votantes era la de Uribe, que los colombianos tenían que entender que a quién realmente estaban reeligiendo era al presidente con quien sentían tanto agradecimiento. Y la estrategia le funcionó.

Como los buenos gerentes, Santos mostró en el debate de ayer que tiene una claridad meridiana sobre los objetivos a cumplir, los procesos que hay que llevar a cabo para sacarlos adelante, los indicadores de gestión y los roles que cada grupo social debe cumplir para sacarlos adelante. Santos ha demostrado a lo largo de su vida pública que es un experto en los procesos. Que conoce cómo se mueve la realidad la política y que se ajusta a sus reglas y sabe cómo jugar con ellas.

Desde su propuesta de partidas regionales durante la época de Pastrana, que sirvió para que los congresistas aprobaran la dura ley de transferencias que necesitaba el presidente para sacar al país de la crisis, hasta su propuesta de un ‘gobierno de unidad nacional’ que le presta una sombrilla a los políticos para adherirse a él, Santos ha demostrado su habilidad para conocer y tramitar los intereses que mueven a los factores de poder y para instrumentalizar las herramientas a su disposición para sacar adelante los proyectos.

 

 

Los medios y los fines

Mockus, como líder que es, le concede a los valores y a la ética un lugar protagónico en todos los actos y decisiones que toma. Su apuesta es por un cambio cultural, que no se puede propiciar solo desde las élites sino que se tiene que construir desde abajo con un cambio de conciencia de los ciudadanos. Por eso, ayer en el debate, Mockus dejó claro que la justicia no puede ser la única voz en temas como la corrupción y la ilegalidad sino que ese es un asunto competencia de todos los colombianos. También es evidente que Mockus no está dispuesto a jugar con las reglas actuales y tácitas de juego que no comparte, incluso si eso significa perder.

Mockus es el líder que plantea interrogantes y dudas que propician una reflexión y una acción colectiva pero también un poco de angustia porque sus métodos y sus lógicas rompen con lo tradicional mientras que Santos ofrece certezas, respuestas rápidas y contundentes, soluciones que vienen desde arriba y que encajan dentro de las lógicas tradicionales. Es el gerente de la empresa que dice qué toca hacer, asigna tareas, y muestra los resultados.

La fuerza de un líder está en sus actos, en su ejemplo. Y por eso, aunque es enredado en sus explicaciones, el mensaje básico de Antanas es entendido por la población. La gente entiende que genuinamente quiere acabar con la corrupción y con el sistema clientelista que opera. Y precisamente porque le creen, a unos no les gusta porque piensan que es un idealista, o porque creen que hay que tener cierta malicia para gobernar este país, o porque ser honesto no basta. Y, en cambio, a los que les gusta el mensaje, lo siguen, y le hacen la campaña, y pagan más impuestos de los que están obligados a pagar, porque le creen a sus actos.

Santos, como gerente que es, se centra más en los resultados, en encontrar el camino para obtener los logros. Lo ético no condiciona todos sus actos porque son los objetivos los que priman. Santos sabía que estaba violando la frontera del Ecuador, pero consideró que el objetivo de dar de baja a Raúl Reyes justificaba la transgresión. O usó el logo de la Cruz Roja en la Operación Jaque, violando una norma humanitaria, porque consideró que era más inhumano dejar a los secuestrados en la selva. Y se hizo el de la vista gorda -o propició, no sabemos todavía- la campaña sucia contra Mockus. Santos ha demostrado con sus actos que cree en la teoría del ‘mal menor’. Y que es un pragmático.

Y por eso, cuando propone que su gobierno de unidad logre que en Colombia haya ‘cero corrupción’ no es tan fácil creerle. Porque si es así, ¿por qué se alía con un político tan cuestionado como César Pérez, investigado por la masacre de Segovia, y deja que él maneje a los usuarios fantasmas en Facebook? O ¿por qué deja que las mujeres pobres piensen que Mockus va acabar con Familias en Acción y que se use ese miedo para que voten por él?

 

 

 

La relación con los ciudadanos

Como buen líder, Mockus le da a sus seguidores malas noticias y les exige un sacrificio: hay que pagar más impuestos, por ejemplo. Santos, como gerente, juega un poco con el miedo y ofrece seguros a los que votan por él: los subsidios se mantienen, los impuestos no suben, la guerrilla no llegará. No pide ningún sacrificio a cambio del voto.

Y por último, Mockus y Santos tienen dos visiones radicalmente diferentes sobre el pasado y la importancia de este en la campaña. A Mockus lo inspira su pasado para transformar el futuro. Por su origen de inmigrante de clase media que se forjó a pulso, que debe todo su éxito a su talento y a su esfuerzo, Mockus se indigna de que las reglas no sean claras porque el status quo juega en su contra. A Santos, en cambio, lo favorece la inercia de lo que ya existe.

En estas elecciones, los colombianos decidirán entre un líder que propone transformar la sociedad y un gerente que promete seguir avanzando por el mismo rumbo pero haciéndolo mejor.

 

Perfiles relacionados: 
Antanas Mockus
Juan Manuel Santos Calderón
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2010-06-14 13:25

La clase política tradicional le roba 4.4 billones de pesos al año al pueblo Colombiano; Usted elige el 20 de junio, si quiere que lo sigan robando o no.

Lun, 2010-06-14 08:09

Si pensamos en nuestros hijo y nuestros nietos, se concluye que el camino adecuado es ir por donde lo señale el líder.

Dom, 2010-06-13 22:02

No se trata de decir de quien soy o no, yo no soy uribista soy REALISTA, si Realista, estamos mal como estamos y tal vez la otra opción mejore las cosas. Y no digo mas por que enciendo las hogueras.

Dom, 2010-06-13 21:17

Un poco amañado el escrito???.
¿Como buen líder?, Mockus le da a sus seguidores malas noticias y les exige un sacrificio: ¡hay que pagar más impuestos!, por ejemplo.
los impuestos SI suben, los subsidios se mantienen CON LOS IMPUESTOS,la guerrilla llegará POR SU ZANAHORIA.

Santos, como gerente Y LIDER, NO juega con el miedo y ofrece seguros a los que votan por él: los subsidios se mantienen, los impuestos no suben, la guerrilla no llegará. No SE DEBEN PEDIR sacrificioS a cambio del voto,

Lun, 2010-06-14 10:43

Decirle la verdad a los electores acerca del horrible défecit fiscal que nos deja el gobierno de Uribe no es una estrategia electorera basada en el miedo, como sí lo es chantajear a millones de familias con la amenaza de perder un subsidio que pagamos todos.

Decir la verdad no es asustar, otra cosa es que la realidad asuste, ante lo cual tenemos dos alternativas: la primera es cerrar los ojos y creernos los cuentos de los que insisten que acá no pasa nada; la segunda es apoyar a los que entienden y no esconden la gravedad del problema.

Lun, 2010-06-14 10:54

No, es meterle miedo a la gente por el candidato opositor... sin ideas solo con injurias....

Lun, 2010-06-14 11:53

Lo invito a usar argumentos a ver si armamos una conversación en lugar de negar lo que dice el otro. Ud. no me ha convencido de que Mockus sea el que apela al miedo de la gente. Sigo pensando que la campaña que chantajeó fraudulentamente a millones de Colombianos necesitados asustándolos con la remoción de los subsidios fue la de Juan M. Santos. Eso no es una injuria, es una realidad bien documentada.

Otra realidad bien documentada es que la clase política tradicional Colombiana, la que se roba o mal-invierte 4 millones de millones de pesos al año de sus y mis impuestos, apoyó a Juan M. Santos desde la primera vuelta y lo apoyará en la segunda.

Lun, 2010-06-14 12:39

No tengo que convencer a nadie... ya esoy seguro y eso es lo que vale.
Lo demás es puro cuento.... y perdida de tiempo, su opinión ya la conozco y palabras mas o palabras menos, lo que decide finalmente es el voto.... despúes de las votaciones veremos.

Lun, 2010-06-14 20:57

Lástima que se encierre en su posición y que no acepte que hay hechos y argumentos que la cuestionan. Esa es la actitud -algo autista la verdad- que ganó el 30 de Mayo y muy posiblemente ganará el 20 de Junio. Porque acá todo va lo más de bien.

Dom, 2010-06-13 22:42

Habrán más impuestos en el cuatrienio de Santos. Como en el de Mockus. Es imposible que no los haya. Tanto por el apetito burocrático como por la gastadera y tierra arrasada que deja el clientelismo uribista en los presupuestos.

El único problema en sí es la corrupción. Lástima por los que piensan diferentes, las mujeres, los negros, los extranjeros radicados acá y las nuevas generaciones.

Todos nacieron con una herencia de muy, muy mala gana:

http://elespectador.com/columna-208111-gobierno-barato

http://elespectador.com/columna-208099-herencia

Tapar el sol con un dedo... ah, que linda falacia.

Lun, 2010-06-14 09:49

Tapar el sol con un dedo o seguirlo como un girasol, por fototropismo.....

Lun, 2010-06-14 09:47

Jalule no eres el dueño de la verdad, si tienes acciones en el espectador no es nuestra culpa y por favor utiliza el espacio de comentarios si no se te invita a responder

Lun, 2010-06-14 23:47

No! estoy aterrada con su profundidad ... que viva la ignorancia creo que ahora si me convencio,que argumentos tan profundos ...y El jajaj pero gane y ustedes no esta de perlas ...Cuantos añitos tienes?

Lun, 2010-06-14 00:16

Totalemte de acuerdo es que no pueden esta mas ciegos? y despues dicen que somos los verdes los que somos alienados. SAntos si subirá los impuestos y me imagino que los santistas saldran a defenderlo diciendo que el dijo que no subiria las tarifas pero que habria una reforma tributaria osea SUBIR IMPUESTOS que buen comunicador dice lo que la gente quiere oir ,pero lo adorna tambien que el mensaje llega distorsionado y ahi mete el gol, me gustaria tanto que Colombia despertara...ah y quiero ver notariado su plan de gobierno para ver si va a cumplir alguo de lo que promete.

Lun, 2010-06-14 17:11

¿Ciegos? Nooo... en negación.

Menos mal hay medios que analizan esto bien. Cima si te interesa pásate por Razón Pública, por ahí redondean MUCHO mejor esto.

Mar, 2010-06-15 00:03

Si me interesa, hay ignorantes que no pudieron dejar las armas como MANUEL MARULANDA(las farc) porque con que iban a argumentar...un pobre bruto, que queria ganar poder a punta de balas... Aqui aveces existe un ambiente parecido no ?

Lun, 2010-06-14 00:16

...

Dom, 2010-06-13 20:02

Por si todavía insisten en tapar el sol con un dedo las mentes brillantemente lustradas -por el lustre del polvo, no de lustro de brillante-, acá les va un pequeño regalo...

http://elespectador.com/tlc/columna-208112-condicionamientos

LINK DE ALTA ROTACIÓN. No digan después que no se les dijo nada sobre la no-comida de sus nietos y hermanos...

Vie, 2010-06-18 10:21

taticitavelita amenaza y amenaza con los números pero aparte de insultos no muestra ni argumenta nada. Mucho tilín tilín?

Dom, 2010-06-13 18:48

Como buen lider Santos abrirá la puerta a los mejores programas de sus opositores, no es de un lider trabajar solo y sentirse el único dueño de la verdad.

La mejor frase "Los honestos somos la mayor parte de los Colombianos....." SANTOS +++

La peor frase "¿Y se viene con todos los corruptos que le rodean? MOCKUS ---

Dom, 2010-06-13 17:06

Que buen articulo ... creo que es indispensable el ejemplo, tengo derecho como ciudadano, a matar,a mentir, a robar mientras se justifique que alguien o algunos me estan haciendo daño?. Creo, todo según su lider o gerente se replica en la empresa o en la sociedad, creo que por eso Santos para la gente es mas comodo, sin quitarle su capacidad, puede que de resutados mas rapido, el problema es que nos traerá esto a largo plazo?
Y estoy de acuerdo que Mockus nos exige sacrificio, eso hace parte de cambiar nuestra cultura y de lo malo que nos a dejado el narcotrafico, de la cultura de lo facil, dinero facil, tranquilidad facil o acosta de lo que sea y todo esto si es dificil puede que Mockus sea una utopía, talvez pero si no lo intentamos!
Cuanto mas tenemos que esperar?

Dom, 2010-06-13 09:49

El dilema pragmatismo vs idealismo quizás sea insuficiente o incluso inapropiado pero no falso. Los ejes temáticos de debate no son proposiciones lógicas, se parecen más a un proceso semiológico donde se disputan el significado (lo que está en juego) de un signficante (las elecciones). Por lo demás esta muy interesante su link.

Sáb, 2010-06-12 23:21

Nuevamente felicitaciones a LSV y a Juanita por este análisis acerca de los estilos de liderazgo de los dos candidatos. Resultó un repaso muy interesante de las ejecutorias y sobretodo de las maneras en que lograron esos resultados.
Lo que nos resulta difícil de entender es que la mayoría de los REALES votantes colombianos no vean o no quieran un cambio profundo de una sociedad enferma, que si no se transforma de forma radical y cuanto antes, no va a tener futuro.

Páginas

Añadir nuevo comentario