Menú principal

Miércoles Septiembre 22, 2021

El debate presidencial de ayer marcó muchas diferencias de estilo entre los candidatos. Pero la más importante, quizás, es que quedó claro el estilo de liderazgo que cada uno representa: Antanas Mockus es un líder y Juan Manuel Santos es un gerente.

Antanas Mockus y Juan Manuel Santos tienen varias cosas en común. Una de ellas es que ambos valoran el conocimiento técnico. Ambos han dedicado su vida al servicio público. Ambos se han rodeado de equipos buenos y capaces en los cargos públicos que han ocupado. Y ambos han sido exitosos en lo que hacen. Pero los caminos y las lógicas que siguen cada uno son radicalmente opuestos, lo que hace tan interesante esta contienda presidencial.

Un líder tiene una visión de transformación de la sociedad y moviliza a sus seguidores para volverla realidad. Y lo puede hacer, porque su propia vida y trayectoria encarna esa idea que lo guía. Sin maquinaria, sin parlamentarios, la idea de un país más legal y decente movió a uno de cada cuatro colombianos que votaron el 30 de mayo.

La idea de Antanas Mockus es simple pero revolucionaria: la sociedad colombiana está en crisis porque no cumple la ley. Porque se salta la ley. Porque el mérito no es suficiente para progresar. Porque para salir adelante se necesitan amigos. Y poderosos. Porque la gente no exige derechos sino pide favores.

Esa idea que subyace a su propuesta de legalidad inspira y guía todos sus actos, a veces (o muy frecuentemente) en contra del propósito de ganar las elecciones. Los ejemplos son múltiples: desde su declaración de que extraditaría a Uribe si así lo exigía la ley hasta pedirle al Procurador que garantice que el 20 de junio no se utilicen familias en acción para ganar las elecciones. Su fe en la ley es tal que parece casi un fetiche.

Mockus, quedó claro ayer en el debate, considera que poco sirve diseñar con anterioridad programas y proyectos específicos, con indicadores y presupuestos, si la sociedad no entiende que los cimientos de la política están viciados por el clientelismo y la corrupción. Sería llegar más rápido a dónde no se quiere llegar.

Juan Manuel Santos no ha propuesto una visión propia sobre hacia dónde direccionaría la sociedad, se ha comprometido a seguir avanzando la idea de Uribe, a sacar adelante los proyectos exitosos del actual Presidente, a hacer mejor lo que ya se está haciendo.

Como gerente, que guía a los demás, asignando tareas y dándo órdenes y logrando que las cosas se hagan para cumplir con los objetivos, Santos encarna el funcionario eficiente que siempre ha cumplido la tarea. Cuando fue Ministro de Hacienda de Pastrana sacó adelante una muy importante reforma tributaria, que se necesitaba y que evitó una crisis más profunda. Cuando fue Ministro de Defensa modernizó el sector de defensa, realizó exitosas operaciones militares contra la guerrilla y saneó focos de corrupción al interior del Ejército.

Pero el país aún no ha oído cuál es la transformación que él propone para Colombia quizás porque nunca había tratado de ganar en serio una elección y en esta necesitó que llegara J.J. Rendón y le recordara que el verdadero líder era Uribe, que la fuerza que jalonaba a los votantes era la de Uribe, que los colombianos tenían que entender que a quién realmente estaban reeligiendo era al presidente con quien sentían tanto agradecimiento. Y la estrategia le funcionó.

Como los buenos gerentes, Santos mostró en el debate de ayer que tiene una claridad meridiana sobre los objetivos a cumplir, los procesos que hay que llevar a cabo para sacarlos adelante, los indicadores de gestión y los roles que cada grupo social debe cumplir para sacarlos adelante. Santos ha demostrado a lo largo de su vida pública que es un experto en los procesos. Que conoce cómo se mueve la realidad la política y que se ajusta a sus reglas y sabe cómo jugar con ellas.

Desde su propuesta de partidas regionales durante la época de Pastrana, que sirvió para que los congresistas aprobaran la dura ley de transferencias que necesitaba el presidente para sacar al país de la crisis, hasta su propuesta de un ‘gobierno de unidad nacional’ que le presta una sombrilla a los políticos para adherirse a él, Santos ha demostrado su habilidad para conocer y tramitar los intereses que mueven a los factores de poder y para instrumentalizar las herramientas a su disposición para sacar adelante los proyectos.

 

 

Los medios y los fines

Mockus, como líder que es, le concede a los valores y a la ética un lugar protagónico en todos los actos y decisiones que toma. Su apuesta es por un cambio cultural, que no se puede propiciar solo desde las élites sino que se tiene que construir desde abajo con un cambio de conciencia de los ciudadanos. Por eso, ayer en el debate, Mockus dejó claro que la justicia no puede ser la única voz en temas como la corrupción y la ilegalidad sino que ese es un asunto competencia de todos los colombianos. También es evidente que Mockus no está dispuesto a jugar con las reglas actuales y tácitas de juego que no comparte, incluso si eso significa perder.

Mockus es el líder que plantea interrogantes y dudas que propician una reflexión y una acción colectiva pero también un poco de angustia porque sus métodos y sus lógicas rompen con lo tradicional mientras que Santos ofrece certezas, respuestas rápidas y contundentes, soluciones que vienen desde arriba y que encajan dentro de las lógicas tradicionales. Es el gerente de la empresa que dice qué toca hacer, asigna tareas, y muestra los resultados.

La fuerza de un líder está en sus actos, en su ejemplo. Y por eso, aunque es enredado en sus explicaciones, el mensaje básico de Antanas es entendido por la población. La gente entiende que genuinamente quiere acabar con la corrupción y con el sistema clientelista que opera. Y precisamente porque le creen, a unos no les gusta porque piensan que es un idealista, o porque creen que hay que tener cierta malicia para gobernar este país, o porque ser honesto no basta. Y, en cambio, a los que les gusta el mensaje, lo siguen, y le hacen la campaña, y pagan más impuestos de los que están obligados a pagar, porque le creen a sus actos.

Santos, como gerente que es, se centra más en los resultados, en encontrar el camino para obtener los logros. Lo ético no condiciona todos sus actos porque son los objetivos los que priman. Santos sabía que estaba violando la frontera del Ecuador, pero consideró que el objetivo de dar de baja a Raúl Reyes justificaba la transgresión. O usó el logo de la Cruz Roja en la Operación Jaque, violando una norma humanitaria, porque consideró que era más inhumano dejar a los secuestrados en la selva. Y se hizo el de la vista gorda -o propició, no sabemos todavía- la campaña sucia contra Mockus. Santos ha demostrado con sus actos que cree en la teoría del ‘mal menor’. Y que es un pragmático.

Y por eso, cuando propone que su gobierno de unidad logre que en Colombia haya ‘cero corrupción’ no es tan fácil creerle. Porque si es así, ¿por qué se alía con un político tan cuestionado como César Pérez, investigado por la masacre de Segovia, y deja que él maneje a los usuarios fantasmas en Facebook? O ¿por qué deja que las mujeres pobres piensen que Mockus va acabar con Familias en Acción y que se use ese miedo para que voten por él?

 

 

 

La relación con los ciudadanos

Como buen líder, Mockus le da a sus seguidores malas noticias y les exige un sacrificio: hay que pagar más impuestos, por ejemplo. Santos, como gerente, juega un poco con el miedo y ofrece seguros a los que votan por él: los subsidios se mantienen, los impuestos no suben, la guerrilla no llegará. No pide ningún sacrificio a cambio del voto.

Y por último, Mockus y Santos tienen dos visiones radicalmente diferentes sobre el pasado y la importancia de este en la campaña. A Mockus lo inspira su pasado para transformar el futuro. Por su origen de inmigrante de clase media que se forjó a pulso, que debe todo su éxito a su talento y a su esfuerzo, Mockus se indigna de que las reglas no sean claras porque el status quo juega en su contra. A Santos, en cambio, lo favorece la inercia de lo que ya existe.

En estas elecciones, los colombianos decidirán entre un líder que propone transformar la sociedad y un gerente que promete seguir avanzando por el mismo rumbo pero haciéndolo mejor.

 

Perfiles relacionados: 
Antanas Mockus
Juan Manuel Santos Calderón
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2010-06-12 05:06

La política es poder, pero el poder a unos -SANTOS- le viene de familia, de privilegios, de mantener a punta de prensa a gobiernos de todo tipo:turbay,betancourt,samper,etc. Como veras, no importaba el patrono, al Tiempo solo le preocupo estar al lado del poder y enriquecerse. Eso no es gestión, eso es complicidad. Otra sociedades han tenido prensa crítica e independiente,ELTIEMPO, representa la complicidad. O es gestión otorgar canales a la propia familia, es eso honestidad.Hablas de opticas abiertas, Dahl enseña que las sociedades modernas se han vuelto eficientes, equitativas y menos violentas cuando sectores meritocráticos:clase media formada -MOCKUS-,gente que siendo honesta trabaja cada mañana sin tener padrino politico,seres que no tiene palanca y consigue un contrato.Gestión no es gobernar con políticos corruptos q se roban cada contrato y nombran al peor. Lo siento pero el subdesarrollo es estático,te suenan las monarquias:lleras,gavirias,santos,turbay,lópez:LO MISMO QUE ANTES

Lun, 2010-06-14 02:35

En cuanto a tu tesis sobre la (no)historia. No te parece un poco minimalista? desde esa perspectiva Jaime Jaramillo Uribe queda como un columnista de farandula. Lopez Pumarejo queda indistinguible de Pastrana... no lo creo. Hay que meterle mas dimensiones al analisis, sin que ello implique renunciar a una vision critica.

Sáb, 2010-06-12 14:20

La gestión entendida como voluntad de ejecución no tiene tinte moral. Ciertamente es mejor votar por alguién que sea garantía de una gestión honesta, pero allí ya existen dos cualidades. El dilema ocurre cuando existe un candidato que encarna la gestión en (supuesto) detrimento de la honestidad y otro que que encarna la honestidad en (supuesto) detrimento de la gestión. Ahora pues, algunos dirán que la trayectoria tecnocrática y política de Santos no es prueba de diligencia porque es complicidad de las élites pero yo disiento, creo que es diligencia Y complicidad de las élites (me gusta llevar la contraria en el buen espíritu de Mills). Aquí les ofrezco otra evidencia por si les cuesta digerir la contundencia de la abogada mendoza:

http://www.udenar.edu.co/general/tendencias/contenidos/Vol1.2/chucho.pdf

Sáb, 2010-06-12 17:14

El problema del binario que propone el artículo y que ud. reproduce es que sugiere que el liderazgo ético de Mockus "va en detrimento de su gestión". Esto es falso pues la calidad de las dos gestiones de Mockus en Bogotá está bastante bien documentada.

Pareciera que el binario sobre el que se basa este artículo trivializa y confunde sobre un tema importante.

Sáb, 2010-06-12 17:59

Pienso que la capacidad de gestión de Santos es superior a la de Mockus. No digo que Mockus no tenga capacidad de gestión, pero creo que se enfoca más en ejercer un liderazgo carismático (aunque no sea su intención) con un mensaje moral. Dentro de la lógica verde, creo que lo que está en juego no es un candidato limpio v.s. uno corrupto. Lo que está en juego así parezca eufemismo, son dos formas distintas de hacer política. Se trata de consolidar la transparencia y el respeto por la ley como capital político y en este sentido no se necesita ganar para conseguir una victoria, lo que sí se necesita (y otra cosa es que coincidan) es obtener la mayor votación posible.

Sáb, 2010-06-12 18:37

A mí la verdad me parece difícil comparar una gestión de ministerio donde lo importante es hacer bien la tarea, como la de Santos, que una gestión de gobierno donde se decide sobre variables muchísimo más complejas, como la de Mockus. Por ese solo hecho, y si nos apoyamos en meros resultados creo que Mockus tiene más que mostrar que Santos. Lo que sí creo que se podría decir es que mientras Santos se apoya en un lenguaje gerencial (de mandar) Mockus lo hace en un lenguaje de liderazgo moral (de inspirar).

Sobre las trampas del lenguaje gerencial de Santos hay que ver a su posible min-economía escondiendo la cruda realidad del défecit fiscal hace unos días con un ovillo deshilvanado de cifras. Confundir con cifras es muy fácil. Ya nos daremos contra la pared.

Sáb, 2010-06-12 20:46

Daniel, yo creo como tu que Mockus fue super eficiente en Bogotá, y en la Universidad Nacional. En la Nacional aumentó en un 60 por ciento el presupuesto, trajo más doctorados que nunca en la historia, invirtió millones en ciencia y tecnología. Y en Bogotá todos conocemos los resultados en educación, finanzas, y seguridad. Los líderes son buenos precisamente porque logran transformar la sociedad. Lo que pasa es que sus estilos de liderazgos sí son muy diferentes y yo creo que el de Santos es el de gerencia lo que hay y el de Mockus es el de transformar a partir de un cambio cultural.

Sáb, 2010-06-12 01:02

Lo que no ves: Santos solo a usado el poder de su familia y los privilegios para acceder a cargos públicos, Mockus se ha ganado sus puestos por concurso público o por elección popular. Santos ha conspirado contra cada presidente o usado el chantaje clientelar para ser nombrado en aras a mantener el poder del TIEMPO a favor del gobernante de turno, así lo hizo con Gaviria, Samper, Pastrana y Uribe. O crees que a Pachito y a él los nombraran sin tomar en cuenta el poder del periódico y de la elite bogotana. Santos solo ha buscado su beneficio personal y la de los intereses de su clase social, a cuál servicio público se ha dedicado, al de él, su lógica es la del privilegio y la trapisonda clientelar. Si, gerencias las lista de la U, para agrupar el mayor número de políticos clientelistas, sin importar los antecedentes paracos, lo hizo muy bien. Pero tú, asumes el liderazgo de Santo como positivo y en función de lasociedad. Dime Juana, qué servicio presto llenando la U de paracos?

Vie, 2010-06-11 22:55

"no es mala fe tuya, simplemente no lo ves"... eso es sectarismo e intolerancia. Solamente nosotros somos honestos, solamente nosotros somos limpios... eso es un fundamentalismo digno de un dictador persa en la decadencia.

Sáb, 2010-06-12 17:15

Chistoso que la línea Urisantista para atacar a Mockus sea el supuesto sectarismo, cuando su proyecto político (el uribismo) se ha alimentado desde el comienzo de dividir y estigmatizar como guerrilleros a todos los que no juran lealtad a su cruzada. La victoria de Santos es la victoria simbólica del cinismo, la división y el matoneo (ah, y la "calidad de gestión").

Vie, 2010-06-11 21:14

El debate de City Tv, si ustedes observaron bien, estuvo manipulando la intención de voto hacia Santos durante dos horas. A Santos todo el tiempo le hacían primeros planos, a nuestro lider Mokus le enfocaban languidamente su silueta de espaldas y eventualmente el rostro, como para disimular ...y que decir de los comerciales entre cada segmento del debate un mano a mano de premier de comerciales Santos- Policia -Santos. En mi concepto solo usaron a Mokus para vender su producto en horario Triple A. Eso es Gerencia!!!

Vie, 2010-06-11 19:53

Su extenso y brillante CV debería permitirle ser al menos un poco objetiva. ¿Usted recuerda el Gabinete de Mockus I en la Alcaldía de Bogotá?. ¿Recuerda a quién nombró, por ejemplo Gerente de la ETB?; recuerda que a Paul Bromberg, que es un hombre inteligente y brillante y ahora sabe mucho de gobierno y ciudad, lo nombró, siendo Físico, como Director de Cultura y Turismo porque tocaba violín y era su amigo y Sec Gen en la UN. Revise la lista completa y compárelos con los que venían de la Admon Castro. Mockus I demoró más de 90 días en integrar su equipo de trabajo, no porque estuviese haciendo un concurso de "meritocracia", sino porque no le alcanzaban los amigos. Después de su gran aporte, de los policías virtuales (¿se acuerdan?) y los esperpentos de la calle 80 y el puente curvo de la Cra 11 x 127; el líder botó la Alcaldía. Algún día, alguien que se de cuenta "de que el emperador anda sin ropa", hará el inventario de los desastres de las administraciones Mockus.

Vie, 2010-06-11 20:43

Hablemos de Santos a ver si es un SANTO...

Recuerda usted quien propuso una zona de despeje en principio de la cual tuvimos nefastas secuelas? Recuerda usted quien trató aliarse con la insurgencia para destituir a un presidente? Recuerda usted quien propuso el 4 x mil cuando el país pasaba por una de las peores crisis financiera? Recuerda usted los falsos positivos? No ve usted como se está jugando el poder de este país en donde Maquiavelo pareciera ser su mayor asesor?

En política el fin no justifica los medios!

Sáb, 2010-06-12 19:18

Que el debate continúe

1. Delincuente también es aquel que cubre un delito, es cómplice o hace caso omiso sobre una situación de violación de la Ley: Falsos Positivos

2. Hablemos de impuestos... es una gran mentira decir que no se va a subir impuestos, en un país con un sistema de salud con un hueco fiscal tan catastrófico y unos saldos en Debe altísimos. La invito a leer el siguiente articulo de este portal: http://www.lasillavacia.com/historia/13119

3. Por buena fe muchos han actuado y han cometido errores, entonces no podemos culpar a unos sin antes ver donde hemos fallado.

4. U, Mejor opción? ya el compatriota lord_jorge000 habló de este partido y estoy muy de acuerdo con su comentario.

No son chismes sino que estamos viendo la realidad. "No hay peor ciego que el que no quiere ver"

Vie, 2010-06-11 20:39

Hablemos de Santos a ver si es un SANTO...

Recuerda usted quien propuso una zona de despeje en principio de la cual tuvimos nefastas secuelas? Recuerda usted quien trató aliarse con la insurgencia para destituir a un presidente? Recuerda usted quien propuso el 4 x mil cuando el país pasaba por una de las peores crisis financiera? Recuerda usted los falsos positivos? No ve usted como se está jugando el poder de este país en donde Maquiavelo pareciera ser su mayor asesor?

En política el fin no justifica los medios!

Vie, 2010-06-11 19:52

Algo que me ha llenado de mucha satisfacción es ver que en el país después de 20 anos, se impone nuevamente sobre el debate electoral el tema de la ética en la política; no existe modelo de país que sea eficaz, si en medio de su ejecución tenemos en cuenta la variable de la corrupción. Nos han pintado muchos países de nación ideal, pero fracasados al final; yo creo en ese líder real, no en el ficticio, mediático y oportunista, no creo en aquel que dice hacer algo porque en el corto plazo tiene un capital político que a largo plazo no va a cumplir, sencillamente porque la realidad no se lo va a permitir.

“Los corruptos son débiles porque no aguantan la tentación” Mockus. Elijan pues!

Vie, 2010-06-11 19:42

Santos,más que un Gerente,es un personaje que va a lograr su sueño mayor:Ser Presidente de Colombia por encima de cualquier consideración ética.Si no se desliga del Uribismo,será un gran fracaso para Colombia y los Colombianos.Más allá de los liderazgos y las capacidades gerenciales que vendrían a ser un estereotipo más,estos personajes tan diferentes podrían si quieren y no hacen alianzas con los grandes males de Colombia,romper paradigmas e ingresar a Colombia a la modernidad.Ambos tiene el bagaje y la formación estructural y profesional para lograrlo.Santos utilizó a Uribe y al uribismo para llegar a su mayor sueño y meta: La presidencia.

Vie, 2010-06-11 19:33

Un Lider es quien pueda conectarse con el Alma de una NACIÓN ,COMPRENDERLA,ENCAUZARLA HACIA MEJORES DESTINOS.No dudo que Mockus es un Lider,pero en segmentos específicos de la población: Aquella que puede leer más allá de las abstracciones filosóficas y pensar con la esperanza y la Ilusión.Pero Mockus no conecta con el Alma toda de Colombia,oprimida por un analfabetismo funcional y siglos de exclusión social y escaso progreso cultural,social,económico.Debería aprender a hacerlo.Tiene el potencial.pero perdió la Oportinidad y se estancó en vagas disquisiciones que nada le decian a esta Alma.

Sáb, 2010-06-12 18:47

No me parece completa su explicación de la derrota de Mockus en primera vuelta pues, como el artículo muestra, el mensaje de Mockus es en realidad super simple. También creo que su postura de achacarle a Mockus el que no se dirija al país como si este fuera analfabeta es condescendiente e ignora aspectos claves de la realidad del problema.

Me explico: ponerlo todo como un problema de comunicación esotérica entre almas desconoce algo fundamental: que la clase política colombiana (hoy agrupada bajo la dudosa y variopinta rúbrica de "gobierno de unidad nacional") no reparó en gastos o escrúpulos para destruir a Mockus: esparció rumores, contrató trolls, hizo una campaña de miedo con los programas del estado, y echó a rodar toda clase de mentiras. Sin menospreciar las sutilezas semióticas que ud. pone sobre la mesa hay que ver la realidad pura y dura del juego electoral Colombiano para el cual Mockus no estaba preparado o cuyas reglas simplemente no estaba dispuesto a aceptar.

Vie, 2010-06-11 21:18

Saludos. Mira lo que dice el mundo sobre lo que REALMENTE hay que hacer para superar problemas de fondo.
"La educación es la llave para romper el ciclo de pobreza para familias, comunidades y naciones.
Favorece el crecimiento económico, la democracia y un futuro más estable.
La educación es la mejor herramienta de la que disponemos para combatir la pobreza; es la inversión que siempre se amortiza por sí misma: al recibir educación, todo niño o niña podrá ganar más dinero para mantener mejor a su familia.
Todo niño o niña que asiste a la escuela ganará un 10% adicional por cada año escolar que reciba y tendrá un 50% menos de probabilidades de contraer SIDA/HIV si logra completar la Escuela Primaria." TOMADO DE INICIATIVA 1GOAL QUE SE MUEVE PARALELAMENTE CON EL MUNDIAL DE FUTBOL.

Sobre metas a corto y largo plazo mira este estudio de la revista Dinero. http://www.dinero.com/actualidad/economia/mockus-santos-cual-haria-crece...

Saludos.

Sáb, 2010-06-12 18:42

Depende de lo que entendamos como un beneficio o un ingreso. Si ud. pensara a largo plazo tal vez consideraría un buen negocio recontruir la ética pública y el respeto por la ley.

Vie, 2010-06-11 20:02

Hermana Taticita, lo tuyo, si te creemos, son los números y alardear inteligencia, pero de ortografía y sintaxis poco

Lo malo es que la ortografía y la gramática son de las mejores evidencias que se tienen para saber si una persona ha leído o no y recuerda, si existe algo que te da mundo interior es la lectura, te recomiendo la Biblia, leela pidiendo sabiduría al leerla, el Espíritu Santo te la dará si se la pides sinceramente El es especialista en conocer nuestro corazón y conoce nuestras motivaciones.

Volviendo al tema, ni gerente, ni líder son salvadores o excluyentes entre sí, lo importante es el carácter, el cual se nota no en lo que decimos, sino en los que hacemos y en ese aspecto Mockus se lleva a Santos por distancia, un ejemplo, Santos fue golpista en contra de Samper en 1997 y apoyo el golpe en Venezuela en 2002, eso es lo que se llama la cultura del atajo, se trata del pensamiento de personas especialistas en justificar las barbaridades sin cuestionar los metodos.

Páginas

Añadir nuevo comentario