Menú principal

Miércoles Septiembre 22, 2021

El debate presidencial de ayer marcó muchas diferencias de estilo entre los candidatos. Pero la más importante, quizás, es que quedó claro el estilo de liderazgo que cada uno representa: Antanas Mockus es un líder y Juan Manuel Santos es un gerente.

Antanas Mockus y Juan Manuel Santos tienen varias cosas en común. Una de ellas es que ambos valoran el conocimiento técnico. Ambos han dedicado su vida al servicio público. Ambos se han rodeado de equipos buenos y capaces en los cargos públicos que han ocupado. Y ambos han sido exitosos en lo que hacen. Pero los caminos y las lógicas que siguen cada uno son radicalmente opuestos, lo que hace tan interesante esta contienda presidencial.

Un líder tiene una visión de transformación de la sociedad y moviliza a sus seguidores para volverla realidad. Y lo puede hacer, porque su propia vida y trayectoria encarna esa idea que lo guía. Sin maquinaria, sin parlamentarios, la idea de un país más legal y decente movió a uno de cada cuatro colombianos que votaron el 30 de mayo.

La idea de Antanas Mockus es simple pero revolucionaria: la sociedad colombiana está en crisis porque no cumple la ley. Porque se salta la ley. Porque el mérito no es suficiente para progresar. Porque para salir adelante se necesitan amigos. Y poderosos. Porque la gente no exige derechos sino pide favores.

Esa idea que subyace a su propuesta de legalidad inspira y guía todos sus actos, a veces (o muy frecuentemente) en contra del propósito de ganar las elecciones. Los ejemplos son múltiples: desde su declaración de que extraditaría a Uribe si así lo exigía la ley hasta pedirle al Procurador que garantice que el 20 de junio no se utilicen familias en acción para ganar las elecciones. Su fe en la ley es tal que parece casi un fetiche.

Mockus, quedó claro ayer en el debate, considera que poco sirve diseñar con anterioridad programas y proyectos específicos, con indicadores y presupuestos, si la sociedad no entiende que los cimientos de la política están viciados por el clientelismo y la corrupción. Sería llegar más rápido a dónde no se quiere llegar.

Juan Manuel Santos no ha propuesto una visión propia sobre hacia dónde direccionaría la sociedad, se ha comprometido a seguir avanzando la idea de Uribe, a sacar adelante los proyectos exitosos del actual Presidente, a hacer mejor lo que ya se está haciendo.

Como gerente, que guía a los demás, asignando tareas y dándo órdenes y logrando que las cosas se hagan para cumplir con los objetivos, Santos encarna el funcionario eficiente que siempre ha cumplido la tarea. Cuando fue Ministro de Hacienda de Pastrana sacó adelante una muy importante reforma tributaria, que se necesitaba y que evitó una crisis más profunda. Cuando fue Ministro de Defensa modernizó el sector de defensa, realizó exitosas operaciones militares contra la guerrilla y saneó focos de corrupción al interior del Ejército.

Pero el país aún no ha oído cuál es la transformación que él propone para Colombia quizás porque nunca había tratado de ganar en serio una elección y en esta necesitó que llegara J.J. Rendón y le recordara que el verdadero líder era Uribe, que la fuerza que jalonaba a los votantes era la de Uribe, que los colombianos tenían que entender que a quién realmente estaban reeligiendo era al presidente con quien sentían tanto agradecimiento. Y la estrategia le funcionó.

Como los buenos gerentes, Santos mostró en el debate de ayer que tiene una claridad meridiana sobre los objetivos a cumplir, los procesos que hay que llevar a cabo para sacarlos adelante, los indicadores de gestión y los roles que cada grupo social debe cumplir para sacarlos adelante. Santos ha demostrado a lo largo de su vida pública que es un experto en los procesos. Que conoce cómo se mueve la realidad la política y que se ajusta a sus reglas y sabe cómo jugar con ellas.

Desde su propuesta de partidas regionales durante la época de Pastrana, que sirvió para que los congresistas aprobaran la dura ley de transferencias que necesitaba el presidente para sacar al país de la crisis, hasta su propuesta de un ‘gobierno de unidad nacional’ que le presta una sombrilla a los políticos para adherirse a él, Santos ha demostrado su habilidad para conocer y tramitar los intereses que mueven a los factores de poder y para instrumentalizar las herramientas a su disposición para sacar adelante los proyectos.

 

 

Los medios y los fines

Mockus, como líder que es, le concede a los valores y a la ética un lugar protagónico en todos los actos y decisiones que toma. Su apuesta es por un cambio cultural, que no se puede propiciar solo desde las élites sino que se tiene que construir desde abajo con un cambio de conciencia de los ciudadanos. Por eso, ayer en el debate, Mockus dejó claro que la justicia no puede ser la única voz en temas como la corrupción y la ilegalidad sino que ese es un asunto competencia de todos los colombianos. También es evidente que Mockus no está dispuesto a jugar con las reglas actuales y tácitas de juego que no comparte, incluso si eso significa perder.

Mockus es el líder que plantea interrogantes y dudas que propician una reflexión y una acción colectiva pero también un poco de angustia porque sus métodos y sus lógicas rompen con lo tradicional mientras que Santos ofrece certezas, respuestas rápidas y contundentes, soluciones que vienen desde arriba y que encajan dentro de las lógicas tradicionales. Es el gerente de la empresa que dice qué toca hacer, asigna tareas, y muestra los resultados.

La fuerza de un líder está en sus actos, en su ejemplo. Y por eso, aunque es enredado en sus explicaciones, el mensaje básico de Antanas es entendido por la población. La gente entiende que genuinamente quiere acabar con la corrupción y con el sistema clientelista que opera. Y precisamente porque le creen, a unos no les gusta porque piensan que es un idealista, o porque creen que hay que tener cierta malicia para gobernar este país, o porque ser honesto no basta. Y, en cambio, a los que les gusta el mensaje, lo siguen, y le hacen la campaña, y pagan más impuestos de los que están obligados a pagar, porque le creen a sus actos.

Santos, como gerente que es, se centra más en los resultados, en encontrar el camino para obtener los logros. Lo ético no condiciona todos sus actos porque son los objetivos los que priman. Santos sabía que estaba violando la frontera del Ecuador, pero consideró que el objetivo de dar de baja a Raúl Reyes justificaba la transgresión. O usó el logo de la Cruz Roja en la Operación Jaque, violando una norma humanitaria, porque consideró que era más inhumano dejar a los secuestrados en la selva. Y se hizo el de la vista gorda -o propició, no sabemos todavía- la campaña sucia contra Mockus. Santos ha demostrado con sus actos que cree en la teoría del ‘mal menor’. Y que es un pragmático.

Y por eso, cuando propone que su gobierno de unidad logre que en Colombia haya ‘cero corrupción’ no es tan fácil creerle. Porque si es así, ¿por qué se alía con un político tan cuestionado como César Pérez, investigado por la masacre de Segovia, y deja que él maneje a los usuarios fantasmas en Facebook? O ¿por qué deja que las mujeres pobres piensen que Mockus va acabar con Familias en Acción y que se use ese miedo para que voten por él?

 

 

 

La relación con los ciudadanos

Como buen líder, Mockus le da a sus seguidores malas noticias y les exige un sacrificio: hay que pagar más impuestos, por ejemplo. Santos, como gerente, juega un poco con el miedo y ofrece seguros a los que votan por él: los subsidios se mantienen, los impuestos no suben, la guerrilla no llegará. No pide ningún sacrificio a cambio del voto.

Y por último, Mockus y Santos tienen dos visiones radicalmente diferentes sobre el pasado y la importancia de este en la campaña. A Mockus lo inspira su pasado para transformar el futuro. Por su origen de inmigrante de clase media que se forjó a pulso, que debe todo su éxito a su talento y a su esfuerzo, Mockus se indigna de que las reglas no sean claras porque el status quo juega en su contra. A Santos, en cambio, lo favorece la inercia de lo que ya existe.

En estas elecciones, los colombianos decidirán entre un líder que propone transformar la sociedad y un gerente que promete seguir avanzando por el mismo rumbo pero haciéndolo mejor.

 

Perfiles relacionados: 
Antanas Mockus
Juan Manuel Santos Calderón
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2010-06-11 17:17

Me gusta estas comparaciones que hace Juanita (lo he dicho antes, en la fragilidad vs. la fuerza).

Lo que me preocupa es que Colombia no haya entendido que nuestro problema es de forma. Que lo que diga Mockus lo desacredita al punto de 54% de imagen desfavorable y las barbaridades que este gobierno y Santos han hecho sean errorcitos.

Vulgar, vulgar, vulgar. Preferir un programa programático que preferir una estructura para construir un país inviable por 200 años.

Pd. Vulgar: Que es impropio de personas cultas o educadas

Vie, 2010-06-11 17:40

Sí, Mockus y los verdes tuvieron la osadía de retar a un statu quo poderoso y dispuesto a pelear sucio y duro. Por otro lado, es en serio lo del 54% de imagen desfavorable? Dónde salió?

Vie, 2010-06-11 18:15

Ay Daniel! Que tristeza, no es 54% es 56,5%
ˆ ˆ
http://www.eltiempo.com/elecciones2010/encuesta-de-datexco_7750000-1

Sáb, 2010-06-12 18:45

Sí, qué absurdo y triste. Ahora que hablamos de El Tiempo (que pronto será eltiempo.gov.co como le oí decir a alguien) pienso en el papel de los medios en todo esto. ¿Por qué, por ejemplo, el silencio editorial de El Espectador? Y (sin ánimo de causar escozor a un medio al que respeto mucho) ¿No es algo cómoda también la supuesta 'objetividad' que se arroga lasillavacia como única línea editorial?

Vie, 2010-06-11 17:15

NO DESAPROVECHEMOS AL LIDER, YA QUE NO SOLO DA LOS RESULTADOS, SINO QUE NOS GUÍA AL FUTURO A CORTO, MEDIANO Y LARGO PLAZO.

Vie, 2010-06-11 16:46

si santos aplica el todo vale como dice mockus. la propuesta verde es clara, llegar por meritos y no por favores. tenemos el caso de los liberales que en su gran mayoria estan esperando solo favores de santos. german vargas otro vendido.
encuentraba en petro una muy bunea propuesta. pero en esta segunda vuelta sin dudas votare por mockus

Vie, 2010-06-11 16:59

Lo que hizo el partido de la U, fue cerrar cualquier fuga del poder (uribistas + CR, conservadores y liberales), esto con la única idea de frenar cualquier candidatura futura, del polo, de los verdes o de cualquier otro opositor, que la única oportunidad que tendrá sera convocar a un electorado abstencionista.

Vie, 2010-06-11 16:34

en cuanto a la imagen de los candidatos, creo que es un buen artículo. Imparcial.

Aunque no estoy de acuerdo con la cualidad de "gerente" de Santos

Vie, 2010-06-11 16:36

Gracias por estos analisis de los candidatos. La lectura de estos contenidos me ayudan mucho a participar de las elecciones.
Desde Chile a veces se ven las cosas sobre Colombia cargadas de mucha emocionalidad y romanticismo.

Vie, 2010-06-11 16:31

Juanita, mi pregunta seria, que capacidad tiene Mockus como lider de ejecutar esa transformacion?, yo creo q la vision de Lider es buena pero la capacidad de aterrizar esa vision y ejecutarla es baja, no se si lo que los verdes necesitan es transmitirle a los votantes que no solo tienen una vision de pais sino la capacidad y habilidades para ejecutar dicha transformacion. Yo por el momento le creo mas al Gerente q tiene un objetivo claro y lo ejecuta de manera eficiente.

Vie, 2010-06-11 17:11

En la propuestas de Mockus, existe un alto grado de idealismo, es cierto; como también resulta cierto que muchos grandes logros son el resultado de ese pensar ideal. Y estoy un 70% seguro de que con la transparencia, la verdad, la equidad, la legalidad, la cultura y, entre muchas otras, la justicia; se puede forjar un camino seguro hacia esos fines ideales.
En cuanto a Santos, es verdad que trae propuestas concretas y de acción "rápida", el problemas es que muchos otros tantos presidentes lo han dicho antes y mira como estamos ahora, pensando en que aún puedan cumplirse. Y todo eso se debe a que no se tienen en cuenta (o por lo menos, creen erróneamente que las tienen) las posibles variables que pueden darse en todos los distintos campos durante tal lapso de tiempo; lo que convierte a esas propuestas claras y aparentemente efectiva, en palabras típicas de un demagogo. Por ejemplo con el déficit tan enorme que tenemos en materia fiscal y dice que no subirá los impuestos ¿será posible?

Vie, 2010-06-11 16:50

Mi respuesta personal es que tiene mucha capacidad a juzgar por la transformación que logró en Bogotá. Nos cambió el paradigma pero proporcionó una cantidad de logros concretos: mejoramiento de la calificación de la deuda, reducción de homicidios, mayor movilidad, etc. Pero es un estilo diferente al gerente. Y ahí si depende de qué crees que funciona mejor.

Vie, 2010-06-11 16:37

La capacidad de Mockus está probada, de hecho veá el ejempleo es Bogotá

Vie, 2010-06-11 16:05

Jaime Garzon Presidente - Académico Gerente Artista Critico Comediante -. 11 años después del asesinato de Jaime que triste es ver como sube otra vez al poder la corrupción y la misma porqueria de "dirigentes".

Vie, 2010-06-11 16:07

Lo que pasa es que la corrupción y la misma porqueria de "dirigentes" nunca ha dejado el Poder !!

Vie, 2010-06-11 16:04

En una clase de creación de nuevas empresas, siempre nos hacían enfasis en este planteamiento:

Un gerente administra recursos para conseguir cumplir con sus metas. Si no tiene los recursos no puede hacer nada. Si encuentra obstáculos, si se queda sin dinero, despide personal, recorta gastos y nómina. Incluso su producto se ve afectado con el fin de "Mantener" la empresa funcionando.

Un empresario crea, idea, propone nuevas ideas de negocio, en el caso de una empresa. Además crea valor a sus productos, y redistribuye su riqueza entre sus empleados. Fomenta un buen ambiente de trabajo.

Creo que no hay mejor análisis que el que propone LSV. Desde este punto Santos es Gerente, y Antanas es un Empresario. Para la muestra, en el caso de Bogotá mejoró las finanzas públicas, obtuvo el grado de Inversión AAA, y mejoró la calidad de Vida de los Bogotanos. El resultado fué disminución en indices de homicidio, y mayor inversión privada como pública.

Vie, 2010-06-11 16:11

Y Santos despidió a los que le realizaban el trabajo sucio, o a los que se oponen a él. Como ejemplo, cuando mandó llamar a los generales del ejercito sin realizar ninguna investigación. Eso sin mencionar las prebendas y auxilios parlamentarios entregados al congreso para mantener a Pastrana en el poder.

Páginas

Añadir nuevo comentario