Menú principal

Sábado Febrero 27, 2021

 

 

Antanas Mockus estuvo este fin de semana cuidando sus voticos en Buenaventura, donde fue la primera votación el pasado 30 de mayo. Pero las cosas pueden cambiar, pues la campaña de La U inició todo un plan de ofensiva para conquistar hasta el último rincón verde en segunda vuelta. 
Fotos: campaña Antanas Mockus.

Juan Manuel Santos solo perdió en tres ciudades y un departamento. Y no se ha quedado con los brazos cruzados frente a esas derrotas. Tiene toda una estrategia para convertir las pocas manchas verdes en naranja, para que no quede duda de que el mapa de Colombia es de ahora en adelante de un solo color: del uribismo.

El único departamento donde Antanas Mockus ganó las elecciones fue Putumayo. Santos, quien obtuvo la mayor votación en el resto de regiones del país, fue superado incluso por Gustavo Petro. Mockus sacó el 28 por ciento de los votos, Petro el 26 y Santos el 16 por ciento de los sufragios.

Pero para este 20 de junio, el mismo candidato de La U ha dicho en las emisoras locales que tiene un plan estratégico para revertir esta derrota. Ganar en la la región donde Uribe lanzó la política de Seguridad Democrática en 2002, es un punto de honor.

Y es que La U tenía muy descuidada la campaña en esta zona. Dos semanas antes de la primera vuelta, la coordinación regional de Juan Manuel Presidente no había recibido un peso. Y de los 45 congresistas de La U, solo uno hizo campaña antes del 30 de mayo a favor de Santos: Manuel Enriquez Rosero.

Pero esto ya cambió. Ahora hay plata y sedes de Santos en la mayoría de los municipios. El martes después de las elecciones del 30 de mayo Santos envió a Rodrigo Rivera, el gerente político, en misión especial a Mocoa. Viajó a buscar la adhesión de los líderes políticos conservadores, liberales y otros aliados para segunda vuelta.

Putumayo no tiene suficientes votos para elegir senador, por eso los que mandan en política son los que ocupan las dos curules a la Cámara que le corresponden al departamento.

Una de estas está ocupada por el representante a la Cámara conservador Orlando Guerra, quien se quemó el 14 de marzo. Los votos de su grupo político ahora serán para Santos. Aunque por las votaciones de la primera vuelta, es claro que parte de la estructura de los azules ya estaba con Santos, desde hace rato.
 
De 15 mil votos a la Cámara que sacaron los azules hace tres meses, 12 mil de ellos depositados por el candidato Guerra, quien fue el más votado de toda la región, Noemí Sanín sólo heredó 5.201 sufragios y quedó de quinta en la votación.

La curul que no pudo alcanzar Guerra la ganó Luis Fernando Ochoa, elegido con el aval de Apertura Liberal, el partido de la Familia DMG. Esta pequeña agrupación de Norte de Santander, hizo un acuerdo con David Murcia cuando él ya estaba en la cárcel para avalar a sus candidatos al Congreso. Entre ellos, Cristian, el hermano de Murcia.

Ochoa, también viene apoyando a Santos desde la primera vuelta, pero su llegada a esta campaña se oficializó este fin de semana, cuando el recién electo representante organizó varios actos proselitistas a favor del candidato uribista.

Ochoa organizó este fin de semana un evento en Mocoa para motivar el voto por Santos. Y se anunció que La U enviaría la plana mayor: Dilian Francisca Toro, Efrain Torrado y Manuel Enriquez Rosero. Pero de la lista solo llegaron el senador Jorge Eduardo Géchem y el ex Ministro de Comunicaciones y ex Secretario de La U José Fernando Bautista.

Así como están las cosas, el único apoyo nuevo que sumó el ex senador Rodrigo Rivera fue el de los rojos. Aunque el representante a la Cámara liberal, Guillermo Rivera, quien fue electo en el 2006 y ahora reelegido, afirma que él personalmente no va a apoyar a Santos por coherencia y por la cercanía que tiene con Rafael Pardo, la mayoría de su grupo político sí le está haciendo campaña al uribismo.

Con los votos de la maquinaria liberal, que en primera vuelta le puso a Pardo 6.525 votos, algunos votos extras que lleguen de los azules, los simpatizantes de Ochoa y uno que otro mockusiano arrepentido que ahora prefiera votar con el “carro de la victoria”, Santos puede repuntar, pero no es seguro que gane. Todo depende de los votantes del Polo.

Pues lo que hizo perder a Santos no fue la falta de maquinaria, sino el antiuribismo. Petro fue la segunda votación en la región con 19.224 votos, casi empatando con Mockus que ganó con 20 mil. El grueso de votos para ser heredados en segunda vuelta son del Polo. El problema es que por la incapacidad del Partido Verde de llegar a un acuerdo con el Polo, la transferencia de estos votos donde Mockus se complicó.

Los sufragios del magisterio, de los habitantes la frontera con Ecuador y de los municipios donde nacieron las pirámides (La Hormiga y Orito) son imposibles de capturar por Santos. Pero tampoco se irán en bloque donde los verdes, a quien su negativa a hacer acuerdos partidistas les saldrá cara en esta región más que en cualquier otra.

“Las directivas del Polo en el Putumayo estamos llamando a la abstención y al voto en blanco”, afirmó Miguel Ángel Rubio a La Silla Vacía. Y si sus simpatizantes les hacen caso, Mockus no sumará ni un nuevo voto. Y la mancha naranjada lo arrollará, también en Putumayo.

 

 

 

En las ciudades verdes

En Tunja y Pasto, aunque Mockus ganó, no logró sacarle casi votos a Santos. Casi quedan empatados. Por lo tanto, con la reciente adhesión de Cambio Radical, los liberales y los conservadores al uribismo, se anula la diferencia que en primera vuelta habían logrado los verdes.

Por ejemplo en Tunja, Mockus con la ayuda del gran elector de la zona, el senador verde Jorge Londoño, logró sacar sólo cuatro mil votos más que Santos. Por eso, si parte de los casi 10 mil votantes que apoyaron a Noemí y a Vargas en esta ciudad se van con Santos, Mockus pierde.

Lo mismo pasa en Pasto, donde también son cuatro mil votos los que los verdes le sacaron a los uribistas. Pero con la adhesión de los conservadores y de Vargas que en este municipio sacaron casi 23 mil votos, los verdes están perdidos. A no ser que nuevos primivotantes, que no salieron en primera vuelta, den una sorpresa.

El caso de Buenaventura sí es diferente, y es uno de los lugares donde la disputa será más interesante.

Buenaventura fue una de las ciudades donde Antanas Mockus ganó el 30 de mayo. Sacó el 42, 56 por ciento de la votación, frente a un 30,71 por ciento de Juan Manuel Santos.
Tres cosas lo favorecieron: por un lado, los Verdes en este municipio hicieron una campaña muy efectiva en los barrios populares, puerta a puerta, concientizando a la población y contaron con el apoyo del dueño de las dos emisoras más populares de Buenaventura.

Santos había cerrado la zona franca de Buenaventura cuando era Ministro de Comercio Exterior y la gente recuerda eso y los que lo habían olvidado se acordaron cuando los verdes se lo dijeron.

Por otro lado, la ex candidata independiente a la Alcaldía de Buenaventura en 2007 fue quien coordinó la implementación de Familias en Acción en la ciudad, y ella está con los verdes. Entonces, cuando comenzó la guerra sucia contra Mockus basada, entre otras cosas, en decir que acabaría con el Sena y con el programa de subsidios para madres cabeza de hogar, Judith Segura comenzó a llamar a cada una de las madres en acción para desmentir el rumor. Con esto neutralizó uno de los factores determinantes del éxito electoral de Santos.

Y por último, el senador Juan Carlos Martínez, quien domina la política del municipio y quien está en la cárcel, decidió abstenerse de intervenir en las pasadas elecciones.

Martínez está investigado por la Corte Suprema por parapolítica por sus presuntas relaciones con el narcotraficante ‘Chupeta”. Martínez es un aliado político de Carlos Herney Abadía, papá del ex gobernador del Valle. Y en una década pasó de ser un comerciante en Buenaventura a convertirse en uno de los políticos más poderosos del Pacífico.

Según le dijeron dos fuentes que conocen la política de Buenaventura a La Silla Vacía, Martínez estaba ofendido con el Presidente Uribe por no haber evitado la condena por inhabilidad política de la Procuraduría contra el gobernador del Valle Juan Carlos Abadía, también del PIN, y entonces, decidió quedarse callado.

Pero para las elecciones de este domingo, este municipio está en riesgo para los verdes. Aunque la campaña de Mockus ha intensificado su campaña en el único barrio donde perdió y el candidato estuvo allá el fin de semana pasado, ya no se sienten tan optimistas.

Dicen que Juan Carlos Martínez ahora sí quiere apoyar a Santos y por eso le dio la orden al alcalde, José Félix Ocoró, también del PIN, de activar su maquinaria. Catorce de los 19 concejales de la ciudad son del PIN. En las elecciones de Congreso hubo varias denuncias por compra de votos en este municipio, especialmente contra algunos de los concejales del PIN, que ahora pueden irse con Santos. 

Es decir que este domingo, Buenaventura se jugará una vez más su suerte.

Si Santos logra triunfar en estas ciudades y departamento, el país será completamente naranja, y el uribismo habría triunfado de manera contundente.

Nota: La foto de Juan Manuel Santos que sale en la portada del artículo fue tomada del Flickr de la primera fase de la campaña de Santos, denominado sinoesuribeesjuanmanuel).

 

 

 

 

 

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2010-06-16 17:18

La señora ya no es la coordinadora de Familias en Acción, pero lo fue hace tres años y como las conoce las llamó a desmentir el rumor.

Jue, 2010-06-17 10:21

Hola Juanita, inicio diciéndole que me parece muy bueno el ejercicio que todos los días hacen acá, aunque tengan una línea editorial que no comparto los leo con frecuencia y reconozco el trabajo profesional y sobre todo creativo que realizan. Entrando en tu argumento, que te lo acepto y ahora lo comparto, podríamos decir entonces, en contravía de lo que muchas veces se publicó, que cuando Andrés Felipe AriaHola Juanita, inicio diciéndole que me parece muy bueno el ejercicio que todos los días hacen acá, aunque tengan una línea editorial que no comparto los leo con frecuencia y reconozco el trabajo profesional y sobre todo creativo que realizan. Entrando en tu argumento, que te lo acepto y ahora lo comparto, podríamos decirme entonces, en contravía de lo que muchas veces se publicó, que cuando Andrés Felipe Arias hizo campaña tampoco utilizo los subsidios de AIS porque ya no era Ministro y hacia año y medio que nos los entregaba?

Jue, 2010-06-17 10:21

Yo lo pienso así, pero creo que fue ese mismo el argumento que erróneamente muchas veces se utilizo, que él estaba utilizando el programa AIS como plataforma política, podríamos hoy decir lo mismo hoy de la aliada del Profesor en Buenaventura? También pienso que no

Mié, 2010-06-16 13:05

Si va a escribir este comentario en todos lados, por favor cámbielo a minúscula, si ya es fastidioso (que este en todos lados) en mayúscula es peor

Páginas

Añadir nuevo comentario