Menú principal

Jueves Noviembre 21, 2019

 

 

El episodio suscitado alrededor del voto de respaldo de César Gaviria al candidato de la U es un anticipo del dilema más grande que tendrá Juan Manuel Santos si es elegido este domingo: qué hacer con Álvaro Uribe.

"Después de un largo proceso de reflexión y en uso de la libertad en la cual nos ha dejado el jefe del Partido, he tomado la decisión de votar por el doctor Juan Manuel Santos para la presidencia de la República", anunció Gaviria a través de una carta. “Puedo dar fe de su dedicación, de su claridad, de su seriedad y de su preparación. Creo que tiene el carácter y el temperamento para ser un buen presidente de Colombia", aseguró en su misiva.

Pero la adhesión de Gaviria traía su veneno. Aprovechó para decir que confiaba en que Santos ‘rectificaría’ algunas de las políticas de Uribe. "Confío en que el Gobierno de Unidad Nacional no sólo significará el fin de la polarización sino que el nuevo presidente, si así lo disponen los colombianos el domingo, recogerá algunas de nuestras banderas de estricto respeto por los derechos humanos, de respeto al poder judicial, descentralización, de uso de la inteligencia del estado solo para perseguir a los criminales, de una estructura tributaria más justa, de una mejor distribución de la tierra, de respeto por los derechos de las víctimas, de las reformas y rectificaciones que el país necesita. Y, desde luego, de plena vigencia de la Constitución y el Estado social de derecho", dice Gaviria. Y luego agrega que espera que Santos "ojalá ponga fin a la cultura del atajo y del todo vale y regresemos a una forma de gobierno que fortalezca el estado y las instituciones (...) ojalá recoja el sentimiento de la ola verde a propósito de la transparencia, lucha contra la corrupción, depuración de las costumbres políticas y respeto a nuestro ordenamiento jurídico".

Minutos después de hacer pública su comunicación, Ricardo Galán, el ex jefe de prensa de Uribe y ahora asesor de Santos, criticó la carta de Gaviria en su blog, y casi inmediatamente, el presidente Uribe, a través de su cuenta en Twitter, escribió que "El oportunismo es la mayor corrupción y la mayor fuente de corrupción” y aseguró que "la polarización es un sofisma que se han inventado los enemigos de la Seguridad Democrática para justificar su fracaso".

Luego, llamó a César Gaviria, y lo insultó. Le dijo que era un cobarde y un oportunista, a lo que el ex Presidente le ripostó que era un incompetente y que su gobierno ‘era un asco’. Y por último, Casa de Nariño sacó un comunicado criticando "el oportunista comunicado del ex Presidente César Gaviria, y recuerda a los colombianos que en este Gobierno se desmontaron estructuras criminales como 'Los Pepes', se evitaron nuevas cárceles como 'La Catedral', se cambió la ruinosa apertura por el acceso a mercados y se trabajó con amor a Colombia".

A todas estas, Juan Manuel Santos seguía callado. Pero por la tarde, dijo que agradecía el voto del ex Presidente (lo aceptaba) pero que rechazaba y lamentaba la forma como el ex jefe de Estado desconocía y demeritaba “los contundentes resultados demostrados por el gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez, del que se siente orgulloso de haber pertenecido como Ministro de Defensa”.

Luego, el candidato del partido de 'la U' reiteró “la invitación para mirar al futuro de un gobierno de unidad nacional y no detenerse en debates álgidos e infructuosos del pasado. "Vamos a construir la unidad nacional sin mirar hacia atrás. Solo miraremos atrás para expresar gratitud o encontrar virtudes que nos inspiren", dijo Santos.

 

Juan Manuel Santos aceptó la adhesión de Gaviria pero rechazó sus críticas al gobierno de Uribe. Santos, en este momento, necesita a Uribe para elegirse, y a Gaviria y los liberales para gobernar.
Fotos: Laura Rico Piñeres.
 

 

¿El corto?

Qué tanto podrá Juan Manuel Santos –si es elegido el domingo- gobernar hacia adelante sin contar con la sombra del Presidente Uribe es el gran enigma sobre su candidatura. Y lo que ocurrió ayer es un anticipo, un corto, de la tensión permanente que habrá entre el nuevo presidente y su antecesor.

Parte de lo que logra Santos con su propuesta de gobierno de unidad nacional es facilitar la llegada de Cambio Radical, pero sobre todo del Partido Liberal, a la coalición con la que gobernará. Entre más grande es la coalición de Santos, menos rehén queda del Partido Conservador, que será la trinchera de Uribe para garantizar que su legado es respetado y que con Santos realmente logró su propia reelección.

Pero Santos, obviamente, quiere gobernar él y no ser el títere de Uribe. Por eso, los liberales son fundamentales para Santos, pues con ellos, la U y Cambio Radical ya tiene suficientes votos para pasar los proyectos en el Congreso. Y para neutralizar las presiones de los conservadores.

Como quedó claro el martes, cuando Andrés Felipe Arias se le atravesó a la aspiración de Simón Gaviria de ser presidente de la Cámara de Representantes y se autodenominó ‘jefe de debate’ de la candidatura de un conservador para ese cargo, Uribe se apoyará en la bancada conservadora para garantizar que Santos no se salga de su control.

Uribe tiene varias formas de ejercer presión sobre Santos. Cuenta con gran ascendencia sobre la bancada conservadora y sobre muchos congresistas de la U, que si bien les interesa respaldar a Santos y mantener sus cuotas burocráticas, le tienen mucho agradecimiento y respeto al actual Presidente. Contará con un canal de televisión aliado si le entregan el Tercer Canal a Planeta. William Vélez, socio de Tomás y Jerónimo, y mejor amigo de su papá, es uno de los accionistas de este medio, que seguramente le abrirá un espacio para hablar cuando lo considere necesario. Y además, cuenta con su cuenta en Twitter, las radios comunitarias y básicamente acceso a todos los medios para desprestigiar al que considere su enemigo, para criticar las decisiones de Santos o para defender su propia agenda. Contará con el apoyo del estamento militar. Y sobre todo, contará con el poder que da ser querido por millones de colombianos. Uribe tiene el liderazgo del que carece Santos.

Pero Santos tendría el inmenso poder que da tener el Presupuesto Nacional y la nómina del sector público, que es suficiente para que el pulso con Uribe sea parejo. Porque si Santos realmente quiere hacer una buena presidencia tendrá que chocar con el Presidente en varios puntos: desde el nombramiento de su gabinete hasta decisiones en temas de derechos humanos e inclusive económicas. Y ni hablar de la terna para Fiscal.

El dilema de Santos es que necesita a Uribe para ser elegido pero necesita a los liberales para poder gobernar sin Uribe. Lo de ayer es solo un anticipo.

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2010-06-17 04:28

Santos no ha tenido o tiene algún dilema con uribe, él sabe que sin la votación, la maquinaria, la coacción y la compra de votos uribista, no sería presidente, lo intentó solito y le tocó traer a jj, no es carismatico, no es claro en su argumentación, no tiene credibilidad y ha sido un traidor nato. Los colombianos son muy curiosos, los que votaron en cuerpo ajeno creyendo apoyar a uribe, deben saber que santos, le dará la patada a uribe, a las 4 p,m, este 7 de agosto, es que esa es su naturaleza, el oportunismo y su hinchamiento del ego personal. Olvidan que en los primeros 4 años criticó fuertemente al gobierno uribista?Uribe,está viviendo su pesadilla creerse, como otros, que de verdad era superior y descubre que no. Dejará de ser presidente, para ser un ex, a quien escucharán los primeros meses, pero luego los hartará, por su locura megalómana. Estoy segura que será como ese actor que encarnó a Bólivar, se lo creyó y murio en medio de su locura, dirá el presidente soy yo.

Jue, 2010-06-17 03:36

Si Santos quiere hacer un buen gobierno no tiene otra opción que darle la espalda a Uribe, yo creo que eso es exactamente lo que va a hacer. Eso es cuestión de tiempo.

Jue, 2010-06-17 02:03

"se cambió la ruinosa apertura por el acceso a mercados". Explicación del acertijo: se cambió la ruinosa apertura por una versión aún más ruinosa de la apertura a la cual, si le damos otro nombre, podemos hacer pasar como una bondad que los uribistas aceptarán sin chistar.

Jue, 2010-06-17 01:45

Cuando Uribe dijo públicamente que Francisco Santos se había lagarteado la vicepresidencia dejó entrever el grado de abyección al que pueden caer los vástagos de la estirpe Santos para colmar sus ambiciones de poder. Pero como las ambiciones de estos delfines rebasan enormemente sus talentos no les queda otro camino que el de valerse del oportunismo, la picardía, la propaganda negra; y brillar sólo como reflejos de una luz ajena, lo cual ha sido la lección de la campaña tragicómica de Juan Manuel Santos. Juan Manuel ha caído a mayores profundidades de abyección con esa pose de lealtad deliberadamente acrítica hacia Uribe. ¿Podría haberse maquinado mejor humillación que la de Uribe a esa oligarquía bogotana que tanto desprecia?

Por supuesto que Santos estará contando los minutos para liberarse de ese lastre, pero le quedará bastante difícil, las cadenas del proceso en Ecuador, los falsos positivos y otras "picardías" anudan más y más las ataduras de las que necesita zafarse.

Jue, 2010-06-17 00:40

Esto parece una inocentada... dos "estadistas" insultándose por teléfono? Y no hubo un "si lo veo le rompo la jeta, marica"?. Definitivamente no hay felicidad completa, yo pensaba que un presidente apoyado por 3/4 partes del congreso iba en coche, pero parece que no contaba con la única "unidad nacional" que conocen nuestros políticos: la unidad alrededor de los puestos públicos. No van a alcanzar los nuevos ministerios para tanta "meritocracia"...

Jue, 2010-06-17 00:36

Parece una canción de Celia Cruz... Desagradable panorama el que tenemos, nos espera y hemos tenido.

Mié, 2010-06-16 23:19

No se Juanita, ¿esta queriendo decir que Santos una vez arriba va a comenzar a desprestigiar al uribismo o a alejarse del mismo? mmm... no creo.... Santos necesita tambien la favoravilidad encuestal del pueblo y aun asi Uribe ya no mande, el la tiene, no creo que Santos venga para quedarse solo 4 añitos. Esa carnita y esos huesitos aguantan muchos y ese "Gran acuerdo de unidad nacional" como dicen en Semana : "No hay cama pa' tanta gente" es solo oportunismo politico para ganar, mas clientelismo y no se olvide que si es por nombrar liberales uribistas y oportunistas uuuu eso sobran y le gustaran al arriero.

Mié, 2010-06-16 22:59

Esta frase en boca de otra persona, no sonaría tan bonita, ja,ja.
Uribe en Twitter: "El oportunismo es la mayor Corrupción y la mayor fuente de Corrupción" = "El gobierno de unidad nacional de Santos".

Páginas

Añadir nuevo comentario