Menú principal

Viernes Febrero 26, 2021

 

Juan Manuel Santos fue elegido Presidente de Colombia con nueve millones de votos.
Foto: Laura Rico

"Soy el presidente de la unidad nacional", dijo Juan Manuel Santos en su primer discurso como presidente electo. "Demos la vuelta a la página de los odios, de las divisiones. A Colombia le llegó la hora y esa hora es la hora de la unidad".

Con un discurso que invita a los colombianos a trabajar juntos en función de un gran acuerdo por la prosperidad de Colombia, con un fuerte mensaje de reconciliación hacia las Cortes, con el compromiso de trabajar por los más pobres y con la promesa de volverse un aliado y un socio comprometido de la comunidad internacional y sobre todo de los vecinos, Juan Manuel Santos se convirtió ayer en el nuevo Presidente de Colombia con el 69 por ciento de la votación.

Con casi nueve millones de votos, un millón y medio de votos más que los obtenidos por Álvaro Uribe en el 2006 y más que la suma de los votos obtenidos por todos los partidos que se le unierson, Juan Manuel Santos se convirtió con un amplio márgen en el presidente que gobernará a Colombia los próximos cuatro años. Antanas Mockus obtuvo el 27,5 de la votación, una votación muy significativa para un partido que no tiene un año de existencia. Tres y medio por ciento de los colombianos votaron en blanco. Y la abstención fue del 57 por ciento.

Santos derrotó a Mockus en todos los departamentos, menos Putumayo, y en todas las ciudades capitales de Colombia, menos en Mocoa y Pasto. El candidato de la U, apoyado por la maquinaria del senador Juan Carlos Martínez, del PIN, logró arrebatarle a Buenaventura a Mockus, la ciudad donde Mockus había ganado el 42 por ciento de los votos en la primera vuelta contra el 30 por ciento de Santos. Allí, Santos le sacó casi 13 puntos el domingo.

En un tiempo récord, la Registraduría y UNE arrojaron la totalidad de los resultados antes de las 6 de la tarde. Y al poco tiempo, Antanas Mockus reconoció la victoria de su contendor. Con un discurso impecable, que le habría ayudado mucho si hubiera sido el de primera vuelta, Mockus definió que la relación del Partido Verde con el nuevo gobierno no será de oposición, sino de "independencia y deliberación". 

"Apoyarémos aquello que se revele como bueno luego de un intercambio de argumentos libre de presiones", dijo Mockus. "Y harémos un control justo, ajeno a presiones y favores". Desde ese mismo instante, Mockus dejó claro que el Partido Verde tiene vocación de poder y marcó el rumbo del partido y su nueva aspiración: conquistar el mayor número de alcaldías y gobernaciones en las elecciones del 2011. Prometió transformar la política en algo que produzca orgullo y admiración. "Si lo soñamos, lo logramos", dijo Mockus.

La segunda vuelta

De esta manera, termina una de las contiendas más raras e interesantes de la época reciente. Una campaña que arrancó con seis candidatos de peso que representaban todo el espectro político, y que se decantó en dos hombres que simbolizan formas radicalmente diferentes de hacer política.

Por un lado, Juan Manuel Santos, el mejor exponente del político de salón, un experto en las componendas políticas elitistas, un tecnócrata con resultados contundentes en economía, defensa y comercio exterior. Por el otro, Antanas Mockus, un líder visionario excéntrico con una trayectoria sobresaliente como alcalde de Bogotá y quien con una candidatura de cuatro cabezas hizo una campaña típicamente antipolítica.

Mientras Juan Manuel Santos hizo campaña sobre los hombros de toda la clase política colombiana –incluidos varios políticos investigados judicialmente- Antanas Mockus decidió no aliarse con nadie.

En los últimos veinte días, Santos logró cohesionar a todos los partidos políticos tradicionales bajo la sombrilla de un gobierno de unidad nacional. El Partido Conservador, Cambio Radical y un sector mayoritario del Liberal se le adhirieron a pocas horas de su holgada victoria en primera vuelta.

En cambio Mockus rechazó la adhesión del Polo Democrático y no le hizo ninguna oferta de coalición a los liberales ni a los miembros de Cambio Radical que no estaban convencidos de Santos. Los del Polo Democrático hicieron un proselitismo activo a favor del voto en blanco y la abstención. Y aunque es difícil saber qué tanto de la abstención fue por la campaña del Polo y qué tanto por la lluvia, por el Mundial y porque la gran ventaja que ya le había sacado Santos hacia el voto menos decisivo, la abstención fue del 57 por ciento, 6 puntos más que en la primera vuelta y 2 puntos más que en la elección del 2006. En todo caso, fue menor que la votación obtenida por el Polo en la primera vuelta lo que indicaría que no todos sus seguidores le hicieron caso a Gustavo Petro.

Algunos seguramente se fueron con Mockus, quien logró obtener 400 mil votos más que en la primera vuelta para una votación de 3'585.910 votos. Santos aumentó en dos millones su votación inicial, sumando muchos de los votos de los partidos que se le adhirieron.

 

 

Mientras Juan Manuel Santos, victorioso, fue a votar en el Liceo Francés, de Bogotá, Mockus fue acompañado a votar por Lucho Garzón, Enrique Peñalosa y su familia. En sus caras, ya estaba dibujada la derrota.
 

 

 

Los hitos de la campaña

Uno de los fenómenos más interesantes de la primera vuelta, que fue la Ola Verde generada alrededor de Mockus, se desvaneció en la segunda. Los seguidores verdes no lograron superar la frustración por los resultados tan diferentes a los proyectados por las encuestas y sumidos en la paranoia de que se había cometido fraude en la primera vuelta, fueron perdiendo confianza en un triunfo de su candidato. Ni Mockus ni los otros tres alcaldes lograron crecerse ante la adversidad y por el contrario, terminaron aislándose, sin mostrar un liderazgo fuerte, y poniendo aún más en evidencia la desorganización que caracterizó toda su campaña.

Si bien los verdes intentaron hacer más proselitismo en los barrios y pasar a la ofensiva en los debates, Mockus no logró concretar sus propuestas y pasar de la visión a las estrategias concretas para llevarla a cabo.

Sergio Fajardo, después del accidente en bicicleta que fracturó su cadera, prácticamente desapareció del escenario electoral. Aunque sus intensos dolores no le permitieron estar físicamente presente en la campaña, su asuencia a todo nivel decepcionó a muchos de sus seguidores, e incluso a algunos de sus acompañantes de Compromiso Ciudadano. Se rumora que Santos le ofrecerá el Ministerio de Educación.

Juan Manuel Santos ganó demostrando sus logros anteriores como ministro y convenciendo a los colombianos que votar por él era el equivalente de reelegir a Álvaro Uribe. Aunque en la segunda vuelta hizo énfasis en su propuesta de generar más trabajo y de liderar un gobierno de ‘unidad nacional’, los colombianos votaron masivamente por la continuidad de las políticas del Presidente Uribe, principalmente en lo que tiene que ver con mantener la ofensiva contra las Farc. De hecho, la votación de Santos coincide exactamente con los niveles de favorabilidad del Presidente. A Santos lo eligió el 70 por ciento del país que se ha declarado uribista en los últimos ocho años.

El Presidente Uribe no solo no dejó dudas de que Santos era su sucesor, sino que realizó una abierta e impune intervención política a su favor. Con alocuciones radiales diarias en emisoras comunitarias y en televisión, el Presidente se convirtió en el jefe de debate más efectivo de Santos, infundiendo temor de que sus ‘huevitos’ de la seguridad, la cohesión social y la prosperidad fueran a ser quebrados si quedaban en las manos equivocadas.

En esta campaña, el temor de los beneficiarios de los programas sociales del Gobierno, tales como Familias en Acción, el Sena y el Sisbén a perder sus subsidios si ganaba Antanas Mockus jugó un papel importante. Pero el factor que se impuso al final entre gran parte del electorado fue la sensación de que Mockus no estaba realmente preparado para ser Presidente de Colombia. Su discurso del 30 de mayo, en donde primaron los cánticos más propios de una secta que de un estadista, asustó a muchos que habían votado por él arrastrados por la euforia de la Ola Verde. Y su mal desempeño en los debates, en los que parecía desconocer los detalles de varios temas, acabaron de crear incertidumbre alrededor de su candidatura.

En oposición, Juan Manuel Santos, con una campaña que apuntó a posicionarlo como el heredero de Uribe y a acercarlo a la ideosincracia regional borrando incluso su apellido, logró posicionarse como un político conciliador, capaz de superar la polarización propiciada por Uribe. Y demostrar que sabía por experiencia propia sobre los diferentes temas del país.

 

 

 

 

 




 

 

 

 

El nuevo Presidente

Juan Manuel Santos nació el 10 de agosto de 1951 en una familia de clase alta bogotana en el seno del poder. Es el sobrino nieto del ex presidente Eduardo Santos y el hijo de Enrique Santos, el entonces editor general y dueño del periódico El Tiempo, aún propiedad de su familia y Planeta.

Aunque Santos nunca había ganado un voto, acumuló durante toda su vida múltiples victorias políticas que lo llevaron a donde está hoy. Juan Manuel era el elegido de la familia para convertirse en el heredero de la dirección de El Tiempo pero él desestimó ese destino para perseguir el sueño que tenía desde los diez años: convertirse en Presidente de Colombia. Y no en cualquiera, sino en el mejor.

Hoy, entonces, es la culminación de la primera parte de ese sueño, al que comenzó a acercarse cuando como Ministro de Defensa dio los golpes más duros contra la guerrilla de las Farc.

Aunque inicialmente no era el favorito del Presidente Uribe, gracias a su disciplina de hierro, Santos logró mantenerse oficialmente al margen de la contienda electoral mientras la Corte Constitucional decidía la suerte del referendo reeleccionista. Después de que Noemí Sanín se le atravesó a las aspiraciones de Andrés Felipe Arias, el favorito del Presidente, y lo sacó en la consulta conservadora, Uribe terminó respaldando abiertamente a su ex ministro de Defensa.

Santos llega a la Presidencia con la promesa de mantener la continuidad de la obra de Uribe. Y aunque nadie duda de que hará todo el esfuerzo por mantener la política de Seguridad Democrática, quienes lo conocen le apuestan a que Santos tratará de imprimirle su sello personal a su gobierno. No es posible que sea de otra forma, pues en su historia personal, en su estilo y carácter, Santos y Uribe son como el agua y el aceite.

Con la propuesta de un 'Gobierno de Unidad Nacional', Santos marcó desde la segunda vuelta la primera diferencia, invitando a los opositores Partido Liberal y Cambio Radical a su coalición de gobierno. Una invitación que repitió en su primer discurso como presidente electo y que extendió a Antanas Mockus y el Partido Verde.

Esta movida en pro de un acuerdo nacional no solo imprime un tono más conciliador a su gobierno sino que le garantiza un mayor margen de maniobra y autonomía frente al Partido Conservador, que sin duda se convertirá en la principal trinchera del presidente Uribe a través de 'Uribito'.

 

 

Los retos

Son varios los retos que enfrenta el nuevo presidente. Con un déficit fiscal de casi 14 billones -equivalente al 2,8 por ciento del PIB-, una emergencia en el sector salud, una relación hostil frente a la Corte Suprema, una abierta enemistad con los países vecinos, una proliferación de las bandas emergentes y un proceso de Justicia y Paz que no ha logrado su primera condena, la tarea que le espera al nuevo Presidente es monumental.

Santos ha prometido no subir impuestos, mejorar la relación con los otros poderes y con los vecinos, y fortalecer el aspecto de la seguridad ciudadana, uno de los eslabones más débiles de la Seguridad Democrática. En su discurso, ya le pidió cita a las altas Cortes para "trazar una hoja de ruta que nos permita trabajar conjuntamente por mí pais". Propuso una reforma a la justicia concertada con las cortes, "para trazar linderos y que la hagan mas ágil y efectiva. ¿Qué puede esperar la justicia? Respeto, colaboración y autonomía. Que esperamos los colombianos de la justicia? Imparcialidad y prontitud en sus decisiones", dijo Santos, marcando otra diferencia de entrada frente a la confrontación adelantada por el presidente Uribe.

 

 

 





El presidente electo contará con una mayoría holgada en el Congreso para sacar adelante una ambiciosa reforma legislativa en los primeros meses de gobierno. En su discurso, resaltó la importancia de propiciar una mayor formalización de la economía y de un propósito grande de derrotar la pobreza. Tocará ver cómo lo hace sin mencionar los parafiscales, que fueron uno de sus caballitos de batalla durante la campaña contra Mockus. Aunque no mencionó sino una vez la salud, esa será una de las primeras reformas a las que tendrá que meterle el diente.

Y dado que es una persona más globalizada y menos ideológizada que el Presidente Uribe, Santos, como lo anunció ya en su discurso, intentará mejorar las relaciones internacionales. Aunque no le quedará fácil puesto que mantiene una antigua enemistad con Hugo Chávez -quien acusa a Santos de haber apoyado a Carmona después del frustrado golpe en su contra- y con Rafael Correa, quien no le perdona el haber bombardeado el campamento guerrillero de Raúl Reyes violando la frontera ecuatoriana.

Pero su mayor reto es aprovechar las mayorías que le otorga su coalición sin caer preso de las aspiraciones burocráticas de todos los políticos que lo apoyaron lo cual dificultaría sacar un proyecto en función de la mayoría de colombianos. "Soy un convencido de contar con partidos fuertes, en servicio y representación de la gente. Me entenderé con la institucionalidad de los partidos no con el clientelismo", advirtió. Y además, prometió rodearse de la mejor gente.

Juan Manuel Santos le prometió a sus antepasados "comportarse a la altura y servirle bien a mi país". Tendrémos cuatro años los colombianos para exigirle que así sea. El 7 de agosto se posesionará.

Perfiles relacionados: 
Juan Manuel Santos Calderón
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2010-06-21 17:36

SE infló el resultado, no quiere decir que Santos no ganara, quiere decir que había que dar legitimidad al mandato con el resultado.

Lun, 2010-06-21 13:25

Si, el resto del continente avanza, pero al abismo. El unico que progresa es Brasil, de resto estamos en un muladar del que no nos saca nadie...

Lun, 2010-06-21 12:42

Estoy totalmente de acuerdo, pero creo que Santos ya que quedo de Presidente debe empezar a salirse de las enaguas de Uribe. Salir de esa Sombra de heredero o titere y empezar a mostrar que Uribe no es igual a Santos. Manejar mas objetividad, si Uribe hizo en el pasado algo bueno felicitarlo, pero si hay irregularidades pronunciarse y reprocharlo. El dia que Santos sea capaz de realizar eso, creo yo que encontrara mayor "Unidad Nacional". Dicho de otra forma el dia que haya una Justicia objetiva, donde la impunidad no impere y obviamente donde la Fiscalia siga siendo neutral.

Lun, 2010-06-21 11:44

Del resultado de las elecciones se puede afirmar que Santos es el Presidente del Uribismo y exclusivamente del Uribismo, los liberales se le quedaron en la casa.

Lun, 2010-06-21 11:37

Otro aspecto en el cual me parece que la explicación dada en el artículo es debatible es cuando afirmas “Uno de los fenómenos más interesantes de la primera vuelta, que fue la Ola Verde generada alrededor de Mockus, se desvaneció en la segunda. Los seguidores verdes no lograron superar la frustración por los resultados tan diferentes a los proyectados por las encuestas” en este punto no sería exacto decir que la ola verde se desvaneció en la segunda vuelta, los votos obtenidos por el Profesor, como tú lo afirmas en el artículo, se aumentaron en 468.103, Existirían otras explicaciones como la de afirmar, como lo haces en el artículo, que la oposición en Colombia no supera el 30%

Lun, 2010-06-21 11:58

Es que cuando la Ola Verde estaba en la cresta, Mockus iba a ganar con el 50 por ciento. No con el 28 por ciento. Por eso digo que se desvaneció en segunda vuelta. O si no, habría logrado el empate o ganar.

Lun, 2010-06-21 12:03

Perdoname juanita, se desvaneció antes de la primera (46% Vs 21%) , no en la segunda vuelta

Lun, 2010-06-21 11:41

Estoy de acuerdo en que el discurso de ayer del Profesor fue realmente muy bueno, coherente y constructivo. Me alegra por el país que una segunda fuerza política así, en ese tono y con ese mensaje, este naciendo en nuestra democracia, ojala no se desvanezca y que logren unir ese porcentaje de votación que siempre ha estado volátil al interior de la oposición.

Lun, 2010-06-21 11:29

Juanita, también te equivocas al afirmas que “Mientras Juan Manuel Santos hizo campaña sobre los hombros de toda la clase política colombiana –incluidos varios políticos investigados judicialmente- Antanas Mockus decidió no aliarse con nadie.” Te acuerdo que uno del los principales aliados políticos del Profesor es Jorge Londoño, # 2 de la lista al Senado del partido verde y Senador electo, que por lo que tengo entendido está siendo investigado judicialmente. Entiendo cual es el mensaje central de este parrado, que la clase política estaba con Santos, Lo cual es cierto, pero la este tipo de aclaraciones también son necesaria.

Lun, 2010-06-21 11:26

Hola Juanita, como siempre buen análisis, pero tengo un par de comentarios que quiero que análisis. Lo primero que te tendría que decir es que te equivocas al decir que la votación de Santos fue “más que la suma de los votos obtenidos por todos los partidos que se le unieron”, si te das cuenta las votaciones en primera vuelta son Santos 6.802.043, Vargas Lleras 1.273.627 y Nohemi 893.819, y en segunda Santos es algo asi como 9.004.221, por lo que Santos lo elige un poco menos del total de los votos de Santos + Nohemi + Vargas Lleras (9.169.489), esto quiere decir que Santos saco poco menos de los votos del Uribismo. Por esto si estaría total de acuerdo con lo que escribes después del articulo diciendo que votación de Santos coincide exactamente con los niveles de favorabilidad del Presidente. A Santos lo eligió el 70 por ciento del país que se ha declarado uribista en los últimos ocho años.”

Lun, 2010-06-21 11:17

Hola a todos, hoy luego que se definiera el nuevo presidente de colombia, un dia despues de haber votado por antanas, un dia despues la pregunta es que hacer? siendo consecuentes con la razon de votar por antanas, hoy debemos seguir construyendo pais, no desde esa posicion radical de que el sr santos es deshonesto y por ello todo lo que haga sera mal a nuestro pais, no podemos desconocer que el gobierno Uribe metio sus manos y realizo muchas acciones de gobiernos de manera indebida, que hoy dieron de ganador a su candidato, pero a partir de hoy la realidad es otra, yo invito a todos, principalmente a los que votaron por mockus y a toda colombia en gral que seamos objetivos que respaldemos a santos donde alla que apoyarle pero que le exijamos como presidentes, que actue frente la corrupcion, frente a las probreza que genere empleo y que aplique el buen principio de la democracia "EL BIEN COMUN PRIMA SOBRE EL PARTICULAR"

Lun, 2010-06-21 10:55

Con esta "ganancia" Colombia quedara en su mismo rumbo y hasta peor, solo queda esperar la salvación de los "héroes".

Lun, 2010-06-21 10:45

Nueve millones de treinta posibles, tampoco es un triunfo arrollador.

Lun, 2010-06-21 10:43

El titular debería decir lo que ya sabemos, Santos presidente 2010-2018, porque es sabido que de ahi no lo baja nadie sin repetir.

Lun, 2010-06-21 10:36

Eso es lo único bueno que tiene Santos, que no es Uribe.

Lun, 2010-06-21 10:03

Yo lo que no creo es que se de la vuelta a la página de los odios, esa seguirá prolongadamente mientras haya quienes piensan diferente, mientras haya inconformes y razones suficientes existen para esto último.

Jue, 2010-06-24 14:47

Ah si, en verdad me equivoqué al referirme a su expresión, debí decir "argumentar fino". que de eso veo poco en sus comentarios. Otra cosa, no me llame personaje que no encarno a un ser imaginario o de otra índole.
Si hay que dar la vuelta a la página de los odios, entonces le pregunto, ¿qué los genera?

Lun, 2010-06-21 09:38

unidad “nacional” (55% de abstencionismo) ó UUUUnidad Burocrática para repartirse nuestras instituciones como siempre lo han hecho estos cacaos de la “seguridad” y el altruismo ?? Colombianos nuevamente los timaron ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Lun, 2010-06-21 09:08

Sera otra contradiccion del Partido verde o yo escuché mal. Mockus dijo en la W que ningun miembro del Partido Verde aceptará trabajar para el gobierno de JM Santos. Y luego en la misma emisora escuche al Dr Peñalosa ofrecer su conocimiento y consejos en materia de politica social y urbana al gobierno de JM Santos. Estan o no están?
http://www.wradio.com.co/nota.aspx?id=1315858
http://www.wradio.com.co/nota.aspx?id=1315879

Páginas

Añadir nuevo comentario