Menú principal

Domingo Octubre 25, 2020

La sentencia condenatoria de la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra el Estado por el asesinato del senador de la Unión Patriótica (UP) Manuel Cepeda, ocurrido en 1994, puso al Gobierno y sus aliados a la defensiva. Y en ese papel, están incumpliendo de principio a fin lo que ordenó la Corte.

Como sucedió en el caso de Alfonso Plazas Vega y los desaparecidos del Palacio de Justicia, Uribe se alineó con los condenados y en contra de las víctimas. Y esta semana, dos de sus más cercanos escuderos, Andrés Felipe Arias y José Obdulio Gaviria, salieron a secundarlo. En sendas columnas de prensa y en radio, se trenzaron en una pelea con Iván Cepeda, hijo del senador asesinado y representante a la Cámara electo por el Polo, por la cercanía de la UP a las Farc.

La Corte Interamericana condenó al Estado colombiano por varias razones: el Gobierno de entonces no le prestó una protección adecuada a Cepeda para que participara en política ni posteriormente a sus familiares; agentes de las Fuerzas Militares, con el apoyo de grupos paramilitares, asesinaron al senador de la UP; y las investigaciones judiciales se dilataron a pesar de los indicios que había y solo se quedaron con los autores materiales.

Por el asesinato de Cepeda fueron condenados los suboficiales Hernando Medina Camacho y Justo Gil Zúñiga. Ambos salieron entre 2006 y 2007 por pena cumplida. Pero las investigaciones contra los altos mandos militares quedaron enterradas. Los vínculos con los paramilitares también. De hecho, Carlos Castaño fue exonerado por este crimen.

Lejos de comenzar a cumplir con lo que ordenó al Corte, tanto el Presidente como el ex consejero presidencial Gaviria y el ex ministro Arias han terminado por contradecirla: Uribe no acepta que se trató de un crimen de Estado ni un caso aberrante de impunidad; Gaviria propone que les medidas para preservar la memoria histórica destaquen la cercanía del senador con la guerrilla de las Farc, y Arias descalifica al hijo del senador desaparecido y lo acusa de ayudar al terrorismo.

Por el momento, sólo el vicepresidente Francisco Santos ha dicho que el Gobierno buscará la forma de cumplir con lo que ordenó al Corte Interamericana.

Compare lo que dice la sentencia y lo que han dicho ellos públicamente.

 

Pedir perdón y reconocer responsabilidad

El fallo ordenó que el "Estado realice el acto público de reconocimiento de responsabilidad internacional en Colombia. En dicho acto se deberá hacer referencia: a) a los hechos propios de la ejecución del Senador Manuel Cepeda Vargas, cometida en el contexto de violencia generalizada contra miembros de la UP, por acción y omisión de funcionarios públicos; y b) a las violaciones de derechos humanos declaradas en la presente Sentencia".

"La realización y particularidades de dicha ceremonia pública deberá realizarse en lo posible, con el acuerdo y participación de las víctimas, si es su voluntad, y en aras de crear conciencia sobre las consecuencias de los hechos del presente caso dicho acto o evento de reconocimiento deberá ser realizado en el Congreso de la República de Colombia, o en un recinto público prominente, con la presencia de miembros de las dos cámaras, así como de las más altas autoridades del Estado" (sentencia de la CIDH).

 
 

Preservar la memoria

Dentro de las medidas de preservación de la memoria, la Corte dispuso que el Estado, de manera conjunta con los familiares de Cepeda, haga un documental "sobre los hechos ocurridos" y "sobre la vida política, periodística y rol político del Senador Cepeda".

"El video documental sobre los hechos ocurridos deberá proyectarse en un canal estatal de televisión de difusión nacional, una vez por semana durante un mes. Además, el Estado deberá proyectar el video en un acto público en la ciudad de Bogotá, ya sea en un acto específico o en el marco del acto de reconocimiento de responsabilidad. Dicho acto deberá ser organizado con la participación de las víctimas o sus representantes. Además, el video deberá ser distribuido lo más ampliamente posible entre las víctimas, sus representantes y las universidades del país para su promoción y proyección posterior".

 

Cepeda, las Farc y la estigmatización

"En este caso no corresponde a la Corte determinar si existían o no vínculos entre el Senador Cepeda y las FARC y menos aún de este grupo con el PCC o la UP. Si los funcionarios públicos poseían información fidedigna que relacionaba al Senador Cepeda y a los demás miembros de la UP con actividades ilegales, podían poner esta información en conocimiento de las autoridades judiciales correspondientes". 
 

"De tal manera, frente a los hostigamientos y amenazas que sufría el Senador Cepeda por su vinculación con esos partidos políticos, en su carácter personal y en conjunto con otros militantes y dirigentes, las manifestaciones de esos agentes estatales no solo se expresaron como una conducta de tolerancia, sino que además pudieron contribuir a acentuar o exacerbar situaciones de hostilidad, intolerancia o animadversión por parte de funcionarios públicos u otros sectores de la población (...)".

 

 

"Puedo decir que lo mataron"

"Yo no puedo decir que el Estado asesinó al senador Cepeda o al uno o al otro. Lo que sí puedo decir es que lo asesinaron. Y que eso es muy grave y que eso no se puede repetir. Y yo pido perdón
Colombia tiene que pedir a toda la ciudadanía afectada por la violencia, perdón. Ofrecer perdón, pedir perdón".

"Pero hay que tener en cuenta una cosa: no se puede implorar, exigir a la justicia internacional que obligue al Estado colombiano a pedir perdón y al mismo tiempo adelantar falsas acusaciones, proceder con odio a maltratar injustamente a compatriotas, a maltratar injustamente la honra de los gobiernos. Eso es muy grave. Porque es tan grave el crimen físico como el crimen moral. Entonces en eso hay que tener mucho cuidado",

"Yo no entiendo que se pueda exigir pedir perdón en nombre del odio. Algunos llenos de odio dicen: exigimos que nos pidan perdón. No. Es que el perdón es algo del alma, algo humanitario, algo de los mejores sentimientos". (Álvaro Uribe en declaraciones a una emisora).

Documental de una 'vida ejemplar'

En su columna semanal, José Obdulio Gaviria propuso que el guion del documental que ordenó la Corte incluyera lo siguiente: "1) los testimonios de miembros de las Farc sobre la consigna del Secretariado de utilizar a la UP como simple semillero de guerrilleros; 2) del trato de "desechables" que 'Jacobo Arenas' daba a los UP, porque mientras más muertos tuviera, más se aceleraba la conciencia de la necesidad de la insurrección armada; 3) de cómo las Farc, con consentimiento del PC, secuestraron y asesinaron a miembros disidentes de la UP; 4) de cómo Rodríguez Gacha, alias 'El Mexicano', y las Farc se ensartaron en una guerra a muerte por líos en sus negocios de droga y cómo la primera víctima fue la militancia de la UP; 5) verán la persecución, envidia y odio de 'Jacobo Arenas' contra Bernardo Jaramillo, presidente de la UP y candidato presidencial; 6) de cómo 'Jacobo Arenas' ordenó perseguir a muerte a los perestroikos (comunistas desilusionados de la violencia) y cómo su mejor aliado (de Arenas) dentro del Partido fue Manuel Cepeda." (José Obdulio Gaviria en El Tiempo).

 Los que le ayudan a las Farc

"Aquellos personajes que de alguna forma ayudan a perpetuar la sangrienta tortura de las Farc en traje de civil también deben responder. ¿Que el señor Iván Cepeda no está conforme con el perdón que pidió el Presidente Uribe? ¡Perdón debería pedir el señor Cepeda por lo que hace todos los días en contra del pueblo colombiano!" (Andrés Felipe Arias en El Colombiano).
 

"Las Farc no son ingratas. Su cuadrilla más sanguinaria, epónima de Manuel Cepeda, honra diariamente su memoria. Iván, su hijo, no se inmuta por ello y, en cambio, se ufana de que nuestra justicia está condenando a "mandos del Ejército y a líderes políticos como 'autores mediatos' (...) por ser dirigentes de aparatos de poder destinados a cometer crímenes de lesa humanidad" (José Obdulio Gaviria).

 
 
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2010-07-07 22:42

Que alivio encontrar de nuevo artículos que nutren la discusión de los grandes temas que aquejan día a día a nuestro país. Información sin el sesgo electoral de los artículos pro-mockus que circularon durante la campaña presidencial. Esperé varias semanas a ver si después de elecciones el fenómeno verde en este portal pasaba y por fin ocurrió.
Muchas gracias, varios seguidores de La Silla Vacía agradecemos volver a alimentarnos de "Historias, "Querido Diario", "Blogueo" y demás.

Mié, 2010-07-07 20:24

JOB Gaviria va a tener que entrar en silencio pues la Fiscalía acaba de incriminarlo por las interceptaciones Ilegales y será llamado a Audiencia,y Arias por lo de Agro Ingreso seguro.(8 años atacando malevolamente a los demás.Debe empezar a defenderse a sí mismo.)Que bueno..Vamos a descansar de tanta malevolencia ,grosería y vulgaridad.

Mié, 2010-07-07 19:49

Independientemente de las actuaciones del fallecido Sr. Cepeda, nada justifica un homicidio, si se tenía pruebas debió ser llevado a juicio, y ahí sí establecer responsabilidades, encuentro inexcusable su asesinato.

Mié, 2010-07-07 18:56

El consenso que busca Santos sobre puntos fundamentales para aclimatar el proyecto de unidad nacional encontrará diversos tropiezos. No será uno de los menos importantes la obcecada actitud de quienes no conciben la realidad jurídica y libertaria que supone la vigencia plena del estado de derecho. La suma de fuerzas de opinión divergentes en muchos temas, pero coincidentes en estos propósitos, es la condición que le permitirá a Colombia erigirse como una respetable nación llamada a progresar, con aprovechamiento pleno de sus inmensos recursos, en medio de la admiración de la comunidad internacional.

Mié, 2010-07-07 18:43

En el fondo lo que se debate es la vigencia que en Colombia han tenido los derechos humanos y su respeto por parte del estado y sus agentes. Cuando se considera la fecha del crimen y se relaciona con numerosos casos de víctimas mortales y algunos milagrosos sobrevivientes, es palmario concluir que el imperio del derecho no ha tenido su mejor expresión en el país. Precisamente porque hace décadas vivimos en medio del sinflicto, las secuelas de la impenitente violencia no desaparecen como por ensalmo. De ello se percataría cualquier observador que, aun sin conocimiento profundo de nuestra situación, examinados los textos, puede encontrar el abultado contraste entre lo que manda un tribunal internacional y el cumplimiento parcial, equívoco y contumaz del jefe del estado condenado. Lo que suscriben Job Gaviria y Arias, es el eco de dos validos, que cumplen la misión de solidaridad a ultranza con su señor en la tierra.

Mié, 2010-07-07 18:12

Es normal que los criminales se cuiden entre sí, son actos premeditados, sistemáticos y generalizados para preservar el statu quo del estado mafioso.

Lo grave de ésta negativa a reconocer la sentencia de la CIDH es significar y ratificar que el estado Colombiano no conforme con asesinar sistemática y generalizadamente a opositores, sindicalistas y por extensión a minorías de la población, no reconoce ni respeta el derecho penal nacional e internacional como lo reitera violando la soberanía de paises hermanos, interceptando sus comunicaciones, asesinando a la población.

¿Que país respetuoso de los DERECHOS HUMANOS adelantará T. L. C. con un estado mafioso y criminal?

La inversión extranjera es un ave migratoria que anida donde haya seguridad en toda la extensión de la palabra y Colombia presenta altos riesgos sociales y económicos por las mafias de criminales que detentan el poder.

Ojala los paises se abstengan de tener vínculos comerciales con estados criminales y mafiosos.

Mié, 2010-07-07 17:44

"Yo no entiendo que se pueda exigir pedir perdón en nombre del odio. Algunos llenos de odio dicen: exigimos que nos pidan perdón..."

Vean pues al bandido de presidente que tenemos, ahora quiere que las víctimas vayan "muertas" de la risa a exigir perdón. ¡¡¡ Qué cinismo caray !!!

Mié, 2010-07-07 17:25

No comparto la manera como el gobierno de Álvaro Uribe y sectores cercanos al mismo han tratado de evadir la responsabilidad que tuvo el Estado en el crimen de Manuel Cepeda.

Pero yo también creo que vale la pena pensar que así como a las víctimas del Estado se les deben hacer los homenajes necesarios y cumplir con otras medidas ordenadas en aras de la justicia, también es necesario reconocer que la historia de Colombia, del Partido Comunista, de las FARC-EP y de la UP no es ni blanca ni negra sino muy complicada.

No para justificar lo injustificable, pero si para conocer la verdad, que no empieza ni termina con lo que le conviene decir a la derecha o a la izquierda. Aquí todos esconden su ropa sucia.

No somos ángeles ni demonios sino seres humanos con diferentes virtudes, ambiciones y defectos. Hay verdades que nunca serán del agrado de Uribe ni de Gaviria o Arias, pero también hay otras que difícilmente la tradicional izquierda colombiana estará dispuesta a aceptar.

Mié, 2010-07-07 17:12

Uribe muchas veces le he escuchado que es un respetuoso de las deciciones judiciales, siendo asi, debe dar cumplimiento al fallo de la Corte Interamericana y darla tal como se desprende de ella, particularmente creo que es un fallo importantisimo teniendo en cuenta el magnicidio cometido a la UP, es el unico caso en el mundo donde un partido politico haya sido aniquilado todos sus miembros sin que el estado hiciera algo para evitarlo, por otraparte me parece que arias y obdulio tubieran pensamientos mas negros y macabros que la farc, a ellos espero que tambien muestra justicia los llame.

Mié, 2010-07-07 17:36

Supongo que mi comentario quizás no le vaya a caer bien, pero en aras de la exactitud digo lo siguiente: a la UP no le "aniquilaron todos sus miembros" sino a la mayoría de sus dirigentes y a cientos de sus militantes, llegando a un total de miles de víctimas. Sin embargo, por más horrenda que sea esa situación, existen no pocos sobrevivientes tanto entre los antiguos miembros del partido como entre sus votantes y simpatizantes.

Y, para más señas, en la larga y sangrienta historia del mundo hay barbaridades y brutalidades de todo tipo y toda clase, desde las popularmente conocidas hasta las casi desconocidas, tanto contra individuos como contra organizaciones políticas. No basta sino estudiar por partes la historia de la misma Europa y la represión contra los partidos comunistas, por ejemplo, para encontrar muertes, arbitrariedades o arrestos al por doquier.

En Colombia casi que sufrimos del complejo de Adán en toda su extensión, creyendo que lo que pasa aquí no ha pasado nunca.

Mié, 2010-07-07 17:03

La tiranía de este gobierno y sus aliados no tiene límite, ¿de qué se trata esto?, ¿de justificar un crimen? El tema va mucho más allá, son las miles de argucias y artimañas que usan los dueños del poder para mantenerse ahí y justificar sus actos macabros sin límites, el tema esta juzgado, si lo que se quiere es reconciliación nacional lo que hay que hacer es un acto de contrición, compensar y proteger a las víctimas, pero eso no es lo que nuestro magnánimo líder, de “corazón grande”, el piensa, todo lo contrario lo que quieren es destruir, aniquilar, borrar de la faz de la tierra no solo el buen nombre y la memoria del honorable ex senador Cepeda sino a su hijo, atacando su honra, su buen nombre, con sus acciones y declaraciones acompañado de sus dos sayones, José Obdulio Gaviria y Andrés Felipe Arias esto hace recordar las vendettas de las mafias donde no solo asesinan a su enemigo directo sino que además de eso, por las dudas arrasan con toda su descendencia. Y la cosa no para ahí

Mié, 2010-07-07 16:48

Mientras estos aliados "Bipolares",sigan con sus desmanes y la "Gran Prensa",les haga eco,encontrarán el auditorio preciso para sus objetivos nada humanistas:Impedir la reconciliación entre los Colombianos.Propongo que no le prestemos atención a sus hilarantes argumentos fuera de toda lógica,piedad y consideración hacia las Victimas de este largo conflicto Colombiano.Si Colombia entera no encuentra el sendero de la Paz,es por gente como esta.

Mié, 2010-07-07 16:02

Es claro que pensar diferente en este país cuesta la vida, sin justificar las acciones de guerrilla, que son deplorables, el estado también ha cometido crímenes, ya sea por omisión o con intención, que permitió el fortalecimiento de los paramilitares y genero un clima apto para el narcotráfico. Que lastima que un grueso de la ciudadanía de Colombia apruebe acciones sangrientas y defiendan a los violentos, pedir perdón no es fácil pero construye mucho, lo mas triste es que el estado no da ejemplo y promueve las voces de odio como las de Arias y Gaviria, ellos deberían ser enjuiciados por generara un clima de intolerancia y violencia, están al mismo nivel que las FARC.

Mié, 2010-07-07 15:48

Es repugnante el tratamiento que le han dado Uribe y sus más cercanos aliados a Iván Cepeda. La lucha de Cepeda por que se reconozca el crimen de estado contra su padre es símbolo de la indolencia con las víctimas que prima en nuestro país. El presidente no tiene los pantalones para reconocer que el estado también se equivoca. Nunca ha sido firme tampoco en condenar las alianzas non sanctas de los militares con milicias particulares. Si el jefe de estado no reconoce que el estado es falible, estamos condenados a la impunidad y la repetición... me solidarizo con Cepeda y admiro su terquedad por no condenar al olvido la muerte de su padre.

Mié, 2010-07-07 15:29

BAH, PELEA DE AVES DE RAPIÑA

Jue, 2010-07-08 20:10

mas bien los pájaros tirándole a las escopetas (literalmente)

Mié, 2010-07-07 15:04

Faltó mencionar, aunque fuera de pasada, el último post de lgvelez, que sigue exactamente el mismo guión que las columnas de Obdulio y Arias. ¿Coincidencia?

Páginas

Añadir nuevo comentario