Menú principal

Miércoles Octubre 21, 2020
Quienes han perdido sus tierras y sus casas por causa del conflicto serían los beneficiarios de la restitución que se plantea en el proyecto de la Ley de Víctimas.
 

Los temores que el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, expresó ayer en la Mesa de Unidad Nacional donde se concertaba la Ley de Víctimas se volvieron realidad. Un poco a regañadientes y por solicitud expresa de su colega del Interior que llevaba instrucciones del presidente Juan Manuel Santos, el Minagricultura accedió a convertir el proyecto de restitución de tierras en un capítulo de la Ley de Víctimas, pero expresó su preocupación de que peleas políticas llevaran al traste el proyecto -como ocurrió en la legislatura pasada- y de paso se llevaran por delante el tema de tierras.

Eso fue lo que comenzó a pasar hoy. En una reunión con la Dirección Nacional de su partido, el ministro Restrepo recibió la noticia: si la Ley de Víctimas se radica como quedó planteada en la reunión de ayer, los conservadores no la acompañarán.

El presidente del Partido, Fernando Araujo, aclaró que su partido no se opone a la Ley, pero no le gusta como está planteada hasta ahora y en consecuencia, no hay consenso para comenzar su trámite ante el Congreso.

Uno de los temas que nos les gusta a los conservadores es el capítulo de tierras. Según explicaron voceros a La Silla Vacía, el argumento es que no todas las personas que buscan la restitución de sus tierras son víctimas del conflicto y por ello ese capítulo debe ser un proyecto independiente, impulsado como una especie de reforma agraria desde el Ministerio del ramo. Como ejemplo dan el tema de las playas privadas que en su mayoría fueron ocupadas ilegalmente, pero no necesariamente hubo violencia en su toma.

Este es un tema relativamente menor pues quedaría subsanado con la presentación del proyecto de restitución de tierras de manera independiente, que es en todo caso lo que el ministro Restrepo quería desde un princippio y así lo proyectó en la convención banquera.

Es el otro argumento que usaron hoy los conservadores para rebelarse ante la Mesa de Unidad Nacional el que amenaza a la Ley de Víctimas, cuando ni siquiera ha iniciado su trámite legislativo: el Directorio Conservador dijo que el proyecto va en contravía del equilibrio fiscal del Estado por los montos que implica la reparación de las víctimas.

Éste es exactamente el mismo argumento que llevó a que el Congreso hundiera el proyecto durante el gobierno de Álvaro Uribe. Y en realidad, este es un nuevo escenario en el que los uribitas buscan salvar otro de los caballitos del ex Presidente que está a punto de ser enterrado por Santos: el tema ideológico de que las víctimas del Estado son menos ‘víctimas’ que las de los grupos armados ilegales.

 

 

Los uribistas al ataque

Y precisamente el Directorio Conservador utilizó a Jorge Humberto Mantilla como su vocero en este tema en la reunión de concertación de la Mesa de Unidad Nacional. Mantilla no es congresista pero cuando era Representante a la Cámara fue quien defendió el proyecto de víctimas “versión Uribe” donde se contemplaba la reparación de las víctimas por solidaridad y no por responsabilidad y se exigía como requisito para reparar a las víctimas de agentes del Estado un sentencia judicial en contra de los funcionarios mientras que las demás serían resarcidas mediante un mecanismo administrativo.

La reparación, según las cuentas del Gobierno de Uribe, costaba 88 billones de pesos lo que en su momento fue calificado como un “trauma irreparable a las finanzas del Estado”. El argumento del costo fiscal de la ley es exactamente la argumentación que hoy usan los conservadores más cercanos al uribismo como el senador José Darío Salazar.

Porque en la reunión de la Unidad Nacional el presidente del Partido Conservador no se opuso cuando estaba delante de Vargas Lleras y del Vicepresidente y tampoco es un tema de todos los congresistas conservadores. El senador Roberto Gerlein le dijo a La Silla Vacía que está de acuerdo con la Ley de Víctimas o por lo menos con los temas que ha tratado la prensa y no ve reparos.

La arremetida de los uribistas comenzó desde ayer en la reunión de la Mesa de Unidad Nacional, a la que acudió entre otros el presidente de la Comisión Nacional de Reparación Eduardo Pizarro León Gómez. Pizarro expuso las mismas razones que en su momento tuvo Uribe para no tratar con el mismo rasero a las víctimas de las Fuerzas Armadas y a las de guerrilla y los paras. Pero Vargas Lleras y el vicepresidente Angelino Garzón le pusieron el tatequieto y le hicieron saber que sobre ese punto el Presidente Santos ya se había pronunciado y que la decisión era ajustarse a los estándares internacionales de derechos humanos y repararlas por igual.

La discusión siguió anoche en la red. Mientras el senador liberal Juan Fernando Cristo, ponente del proyecto, hablaba sobre la Ley de Víctimas en RCN Radio, el nuevo director de esa cadena radial, el ex vicepresidente Francisco Santos, lo criticaba desde su recién abierta cuenta de twitter diciendo que "El senador Cristo hundió la ley de víctimas anterior con estatuto de tierras incluido. Ahora lo recicla como propio. Eso no es plagio?" y pidiendo que "Hagamos memoria. Cuando había un acuerdo en el 90 por ciento de la ley de víctimas Cristo la hundió por calculo electoral. No tragar entero."

Esta mañana, Cristo decidió responderle, a través de su propia cuenta de twitter, diciendo que "@fsantoscalderon La viudez del poder es dura, y afecta la memoria. Pobre pachito." y recriminándole que "@fsantoscalderon en los 2 años que trabajamos en la #LeydeVictimas nunca tuvo ni un minuto para estudiarla ni reunirse". Además opinó que el ex vicepresidente "@fsantoscalderon ni ha leído la ley. Los colombianos saben que él y su gobierno la hundieron. ¿Ahora con nostalgia de poder?"

 

 

 

 

Arriba: El ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, será el principal promotor de la Ley de Tierras, pero prefiere hacerlo de manera independiente a la Ley de Víctimas.

Abajo: El senador Juan Fernando Cristo considera que el proyecto, incluida la restitución de tierras, está avalado por el Gobierno y ayer quedó conciliado en la Mesa de Unidad Nacional.

 

 

Celos

Para algunos senadores la oposición de los conservadores es un tema de celos porque sienten que el gobierno de Juan Manuel Santos ha sido muy deferente con las ideas del Partido Liberal, una de cuyas banderas es la Ley de Víctimas, mientras que poco escucha a los conservadores.

Y el tema de la Ley de Víctimas es particularmente sensible porque Fabio Valencia Cossio consiguió el 21 de julio, tres semanas antes de dejar el gobierno, que los conservadores firmaran un proyecto de Ley de Víctimas que los liberales consideraron que en realidad lo que hacía era quitarle derechos a las víctimas. Y por eso, fueron muy claros desde que entraron a la Unidad Nacional que sólo apoyarían un proyecto que realmente indemnizara a quienes habían sufrido con la guerra.

Pero este es un punto de honor para el ex Presidente Uribe y su círculo más cercano. Creen que la indemnización de las víctimas del Estado podría terminar configurando una prueba de sistematicidad de crímenes del Estado que puede ser usado después por enemigos de Uribe para llevarlo a tribunales internacionales. Y por eso, darán la pelea hasta el final para ganar esta batalla ideológica a través de los conservadores.

La rebeldía conservadora se da cuando el presidente Juan Manuel Santos está fuera del país y el ministro del Interior está cumpliendo funciones delegatarias. Se suponía que al proyecto de Ley solo le quedaba pendiente una reunión con el presidente Santos, que se realizará el viernes en la mañana, y por eso se había anunciado que se presentará ante el Senado el lunes siguiente.

Con esta arremetida del uribismo, seguramente las víctimas tendrán que esperar otro ratico.
 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2010-09-02 22:12

Ellos como siempre dando que hacer y mas si se trata de repartir bienes,tiene que ser obviamente para los dueños sean quienes sean y no reparticiones absurdas .

Jue, 2010-09-02 21:54

Es evidente que por obvias razones los conservadores no se desprenderán de sus latifundios así de fácil, aunque estos se hán engrandecido sistemáticamente en las últimas décadas de violencia en Colombia.

Jue, 2010-09-02 21:24

Acaso se esperaba cosa distinta de estos godos chulavitas?

Jue, 2010-09-02 08:47

A proposito de los ingenios azcareros y su posicion frente a la ley de restitucion de tierras. Con los mecanismos para agilizar la extincion de dominio, se precipita el problema de que buena parte de los proveedores de canna de azucar son latifundios de testaferros. Si estas tierras llegan a quedar en poder de campesinos (muy improbable pero casos ya se han visto), no le sera facil a los ingenios renegociar y se veran a gatas para acceder a su materia prima.

Jue, 2010-09-02 08:42

¿ quién dijo que le recordaban a aquellos calificados como idiotas útiles?

Jue, 2010-09-02 07:29

La SV aduce motivos ideologicos y una estrategia para guardarle la espalda a Uribe. A mi me parece que la cosa es por otro lado. Hay un sector conservador (en la actualidad liderado por uribito) que se opone a la reforma agraria. La estrategia conservadora es separar ley de victimas y restitucion de tierras con el fin de irse contra el proyecto de restitucion sin quedar como "el partido que se opone a la ley de victimas". Se imaginan a los amigos de Uribito que compraron tierras en Montes de Maria? deben estar preocupados.

http://www.lasillavacia.com/historia/5346

Jue, 2010-09-02 12:41

De antemano se sabía que el proyecto de Ley de Tierras tropezaría con inconvenientes que van desde los palos en la rueda que se le colocan, como los obstáculos que tradicional e históricamente se le han puestos a los múltiples intentos de reforma agraria habidos en este país.

Por las complejidades que tiene cada uno de los proyectos, la Ley de Víctimas debe interpretarse independientemente del Proyecto de Ley de Tierras. No importa que estén relacionados.

Que se sepa, nunca el Partido Conservador ha sido partidario de reforma agraria alguna, llámese restitución de tierras a los desplazados que la perdieron a manos de acciones violentas adelantadas por grupos paramilitares o, bien se trate de una reforma agraria integral, independiente de la violencia, pero que de todos modos siempre se ha propuesto para reparar el despojo hecho a los campesinos por parte de grandes terratenientes que se han aliado a grupos violentos. La última vez justificado por las acciones guerrilleras.

Mié, 2010-09-01 18:57

Definitivo, los Godos son Lentejos...

Mié, 2010-09-01 18:02

El congreso dándole la espalda al pueblo, nada nuevo bajo el sol. Que dios los agarre confesados cuando el pueblo se canse.

Mié, 2010-09-01 17:34

Lo que uno nota es que no existe la voluntad politica para reparar a las victimas de la violencia, creo que va ocurrir lo mismo que con el gobierno pasado que empantanaron el proyecto y terminó hundido, asi como van las cosas pasarn años para aprobar esa ley y cuando lo hagan ya no existiran las victimas. Asi actuan nuestros padres de la patria.

Mié, 2010-09-01 16:42

Chulavitas hasta en sus genes !!!!!!!!!!!!!!!!

Añadir nuevo comentario