Menú principal

Miércoles Agosto 04, 2021

 

Lucho Garzón llegó hace apenas unos días a la Presidencia del Partido Verde. Y llegó a poner las reglas claras aunque sin autoritarismo.

El anuncio de la presidenta del Polo Democrático sobre la firma de un acuerdo programático con el Partido Verde para apoyar al mismo candidato en las elecciones del Gobernador de Bolívar, sorprendió a más de uno, pero especialmente a los directivos verdes que no tenían idea alguna de tal acuerdo.

El recién designado presidente de los verdes, Lucho Garzón, dijo que ese acuerdo no fue consultado con la Dirección Nacional y que por lo tanto no es oficial. Aunque aclaró que no impugna ni descalifica a los verdes de Bolívar sí dijo que solo se sabrá la posición del Partido tras una discusión colectiva.

“No hay nada comprometido con nadie hasta que se definan las reglas del juego”, dijo. Y con eso se refirió a cualquier decisión que de ahora en adelante tomen los verdes, todos, los directivos, los representantes regionales, los congresistas y el Presidente, quien tiene plenas facultades para decidir el camino a seguir.

Hace un par de semanas, la decisión de los verdes de Bolívar hubiera podido interpretarse como el comienzo del fin del partido porque finalmente hubiera probado que las bases se quedaron solas y que por ello comenzarían a moverse sin norte fijo. Hoy, por el contrario, ese hecho se convierte en la posiblidad de comenzar a encauzar las decisiones y darle un nuevo aire a la dirigencia del Partido Verde que logró tres millones y medio de votos en las elecciones presidenciales. Los avales y las alianzas serán pieza fundamental en el futuro del partido. Y Lucho Garzón estará a la cabeza de esa tarea.

La designación de Lucho no completa una semana y si hay algo que decir sobre ella es que fue una decisión unánime de sus directivos. El Partido Verde se estaba viendo abandonado a su suerte, sin un vocero y desaparecido de la agenda informativa aunque con algunas apariciones excepcionales de los nuevos congresistas y un cruce destemplado de cartas entre Mockus y Fajardo y de declaraciones encontradas entre Peñalosa y la pareja Mockus. Con Lucho, el Partido Verde volvió a estar en los medios, aunque, por ahora, con frases más bien efectistas más que con una oferta programática fuerte o una hoja de ruta contundente.

Y aunque muchos de los electores esperaban que fuera Antanas Mockus el presidente, por ser el líder natural del partido, fue él mismo quien propuso el nombre de Lucho, a quien escogieron porque era una forma de balancear el poder después de la entrada de la bancada parlamentaria -con mayor peso peñalososista y mockusiano- a la Dirección Nacional. Y ante todo porque Lucho es el más político de los tenores. Aunque venir de ese mundo político es también la debilidad más grande que tiene la figura de Garzón en la dirección porque aún muchos lo identifican con el Polo Democrático y con la forma tradicional de hacer política que no está asociada a los principios verdes.

Pero también fue una decisión pragmática. El partido necesita encontrar pronto su esquema de trabajo y los otros dos ex alcaldes no están en el país y no van a estar por ahora. Hoy, por ejemplo, Antanas Mockus llega desde México y estará solo unas cuantas horas antes de tomar otro avión hacia Brasil. Mientras tanto, Peñalosa comenzará en pocos días un largo viaje de congresos y charlas que lo mantendrán por lo menos seis meses por fuera.

Pero tal vez la mejor explicación de la designación de Lucho la da el senador John Sudarsky cuando dice que los tenores saben como cantar, pero necesitaban un director. Para el congresista, Lucho tiene el liderazgo indicado, en el momento adecuado.

 

 

Se busca conciliador

El Partido Verde, que en las elecciones presidenciales fascinó por la decisión de los cuatro ex alcaldes de volver realidad el eslogan de que 'la unión hace la fuerza', realmente tiene en su interior hondas divisiones que después de la derrota en las elecciones presidenciales surgieron con mucha más notoriedad. En el último mes se hicieron tan públicas que mucha gente comenzó a pensar que el partido naufragaría antes del 2011.

Las divisiones se dan alrededor de temas de administración interna del partido y de temas políticos.

Las reglas de juego de la administración del partido aún no son claras. Cuando se creó, los asuntos administrativos de los verdes quedaron en cabeza de Carlos Ramón González, el antiguo director del partido Verde Opción Centro. Se decidió que él mantendría la representación legal hasta que convocaran un nuevo Congreso Nacional.

Pero con todo el ajetreo de las elecciones, este congreso aún no se ha convocado y entonces González sigue teniendo la última palabra en el manejo del presupuesto, de las contrataciones y en general, de la organización interna del partido, lo que ha generado bastantes roces porque él es quien define las reglas.

Ese problema no lo va a poder resolver Lucho. Pero él sí le puede quitar 'leños al fuego' en las pugnas políticas.  Como los Verdes unieron cuatro tendencias políticas, con culturas muy diferentes, el acople no ha sido fácil.

El bloque de los Visionarios, los seguidores de Mockus desde los años de su primera alcaldía, sienten que ninguno de los otros representantes del Partido reflejan de verdad los idearios de su mentor.  Un buen grupo de ellos, según contó a La Silla Vacía Luis Fernando Parra, militante del partido, ya expresó internamente su molestia por los que llaman intentos clientelistas de algunos de los miembros del antiguo partido Verde Opción Centro. Sienten que el Verde se podría convertir en un partido de avales y nada iría más en contra de los principios rectores del partido.

Por su parte, los de Opción Centro, sienten que ellos con frecuencia han sido ignorados, no solo por los medios que solo hablan de los ex alcaldes, sino por los mismos tenores que les terminan 'notificando' las decisiones como si ellos no fueran parte activa de la dirección del partido.

Y entre peñalosistas y visionarios no ha desaparecido la tensión desde que algunos seguidores de Mockus comenzaron a proponer el nombre de Adriana Córdoba, su esposa, como candidata para la Alcaldía de Bogotá. Aunque al parecer nunca se había hecho un acuerdo explícito de que Peñalosa sería el candidato del Partido, era el sobreentendido para muchos ciudadanos y también para Peñalosa. Pero no así para Mockus, quien siempre ha defendido la idea de que primero hay que fijar las reglas por consenso y luego atenerse a ellas.

Y está Fajardo, que todavía no entra al partido, y que ha comenzado a posicionarse como el vocero de la Ola Verde que quiere que la estructura de los Verdes sea más abierta a las bases y que realmente sea un partido de 'código abierto'.

En medio de esas tendencias está Lucho, que no está en ninguno de los bloques, y que por eso mismo, podría ayudar a tramitar esta discusión y llevar el partido a alguna parte.

 

 

 

 

Arriba: Antanas Mockus - Abajo: Enrique Peñalosa. Los otros dos tenores.

 

 

El futuro: las elecciones locales

Lucho sabe que estas divisiones pueden fragmentar a los Verdes, por eso después de discutirlo con los demás miembros de la Dirección, decidió acercar a todo el partido alrededor de la meta de ganar muchos más espacios en las elecciones de 2011.

Lo primero que hizo fue reunirse no sólo con las cabezas de todas las tendencias sino con sus grupos de trabajo que es donde realmente se hacen visibles las críticas. También se reunió con la bancada del Congreso

Mañana se dará una reunión crucial sobre este tema porque Lucho, junto con los miembros de la bancada, se sentarán a discutir sus posiciones en cada uno de los proyectos del Gobierno, muchos que ineludiblemente acompañarán, como el de anticorrupción o la ley de tierras. Y ese mismo día, la Dirección Administrativa presentará un informe financiero completo y a partir de ahora, todas las cuentas tendrán la supervisión de la Dirección General.

En esa reunión discutirán, ahora sí, las bases para organizarse con miras al 2011. Para la supervivencia de los verdes el futuro cercano es crucial y está asentado en las elecciones territoriales. Es la oportunidad de mostrar que el partido no fue un ilusión fugaz de algunos soñadores.

El punto de partida será mirar todos los escenarios y no negarse a acercamientos con otros partidos con miras a las elecciones locales y regionales. El primero en la línea de aliados seguirá siendo Sergio Fajardo, quien mañana presentará un un documento que contiene los detalles de su incorporación y cuál es su visión del camino que debe seguir el Partido Verde. Como Lucho tiene plenas facultades, éste será un tema que comenzará a avanzar de manera inmediata.

Lucho también habló ya con Rafael Pardo, con quien acordó una cita para cuando el representante de los liberales regrese al país y que hizo comenzar a sonar la posibilidad de que se lance el nombre de Aníbal Gaviria para la Alcaldía de Medellín, como una alianza de liberales y verdes. Igual ya se adelantaron reuniones con la ASI y con AICO, los dos movimientos indígenas.

Estas reuniones buscarán aliados, pero la intención de los verdes es también buscar lo que Lucho llama la “desbogotanización” de las elecciones.

Todo esto con reglas claras porque lo que dice Lucho que acordó con los dos tenores y los demás miembros de la Dirección General, es que cualquier aval, alianza o acompañamiento para las elecciones de octubre de 2011 tendrán que ser acompañadas de una discusión; ni solo el Presidente ni sola la dirección regional tomarán la decisión. 

El alumbramiento del Partido continuará en tiempo real.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2010-09-10 07:39

No soy la más fanática de Lucho Garzón, pero creo que a esta altura de las cosas, el era el que menos resistencia generaba al interior del Partido Verde, ahora el tema está en aprovechar esa cohesión y avanzar en alguna dirección que le permita al partido no ser flor de un día. Estoy de acuerdo en el comentario de alguien que decía menos cartas, más acción, además porque ese tipo de comunicaciones se prestan para interpretaciones particulares que llevan a malos entendidos.

Jue, 2010-09-09 15:24

Fue patético. Un profesor que no hizo la tarea. Tuvo cuatro años más para prepararse y no pudo o no quiso. Hace cuatro años, creyó que unos remedos de sombreros impactarían a los inteligentes y por ello no tomó en serio su papel de candidato.

Ahora y al igual que muchos de sus exalumnos, se presentó al examen sin haber estudiado y lo rajaron. Con sus compañeros intenta en estos días, hacer creer que ahora sí toman el estudio en serio y que juiciosos y duchos en la materia, se presentarán para la alcaldía. Ya es tarde. El año lectivo para esa comunidad verde se agotó.

Vie, 2010-09-10 09:34

Ultraconservadores ustedes.

Jue, 2010-09-09 14:33

Voté en la consulta interna y en la primera y segunda vuelta. Hoy, siento que perdí el voto, no por no haber ganado (era consciente que no se lograría), sino porque aún no hay un plan programático ni una estrategia definida. Creo que en parte estuvo bien no haber ganado la presidencia: no me imagino esa inacción en presidencia.

No sé hasta que punto 'estemos a tiempo'. Creo que ya se ha perdido mucho.

Mié, 2010-09-08 21:18

Mucho elector para tan poco partido.

Mié, 2010-09-08 21:12

No encuentro la diferencia entre el caciquismo interno del Partido Verde (Hasta se fijan en el numero de asientos en la presidencia colectiva, que le tocan a cada uno de los caciques verdes) y los caciques del PIN en el Valle y la Costa Atlantica.

Ahh! pero claro! Si es que son partidos hermanos! Fundados por Luis Alberto Gil! Por poco se me olvida. PArece que el discurso pseudomoralista de Mockus si sirvió para ocultar los origenes de su alianza no-ecologista.

Mié, 2010-09-08 20:26

Bienvenida la intermediación de Lucho. Ahora la Competencia es de alianzas. Si a los puristas de los visionarios le parece que eso va contra de los principios pues que migren en un movimineto exótico y sean la comunidad minoritaria qu erealmente son. La políitca es de avales y de construcción de mayorías. Esa es una condición democrática. No se trata de moralismos ligth autogratificantes. Excelente la alianza con el POLO en el César. Excelente la alainza en torno a Anibal Gaviria. No olviden los visionarios y peñalosistas que Anibal se adhirió en segunda vuelta y el fue el segundo más votado en la consulta liberal. Él representa la juventud liberal. La política es dando avales pero con criterio y aquí el criterio que prima es la confluencia del centro izquierda. Si eso no se entiende es pura ignorancia política.

Por otro lado veo a los visionario muy personalistas y elevando la figura la esposa de Mockus. No pues lo que faltaba la sagrada familia!

Jue, 2010-09-09 02:29

Propongo la siguiente catedra: "Norbert Lechner para visionarios". jejeje.

Mié, 2010-09-08 19:23

Bueno espero que el partido verde actué y siga adelante con esta iniciativa en aras de lograr nuevos horizontes en camino de un país diferente .

Mié, 2010-09-08 18:30

Y qué pasó con Antanas quien era el candidato que congragó a [email protected]????brilla por su ausencia...

Mié, 2010-09-08 17:26

me gusta el artículo, y estoy de acuerdo en la direccion que Lucho, le da al partido verde, soy convencida que nada es perfecto y menos en política si fuera perfecto seria una teocracia o algo así. me gustan los apoyos con otros grupos buenos, con rafael Pardo me gusta, con algunos polistas tambienPetro me gusta mas no los Moreno, le veo futuro político al verde asi sea untado de rojo y de amarillo tambien, definitivamente no lo concibo con la U, PIN y C.

Mié, 2010-09-08 13:30

Las posibles alianzas en Bolivar y Medellín son un movimiento audaz. Por un lado, y siempre que los candidatos sean de calidad, permitirá mostrar al PV como un partido con "intereses superiores", sin egoismos políticos. Aunque tampoco les va a salir "gratis", una buena cuota ideológica acompañada de una garantía burocrática (o tecnocrática si le gusta los rodeos) tendrá que estar sobre la mesa (por favor abstenerse de decirme politiquero, no hay nada de malo en el cogobierno responsable). El lado negativo es que el pulso con los liberales en Medellín no es facil a nivel interno y además, como el candidato es liberal pueden verse eclipsados en la opinión pública. Algo parecido puede suceder en Bolivar donde Petro manda la parada. Pero como digo, siempre que los candidatos sean buenos es lo mejor para las regiones, además la competencia (AUC+AUV+...) puede ser nefasta.

Mié, 2010-09-08 13:24

Es posible que Lucho, con su experiencia en la CUT, logre encaminar en una única dirección las diversas tendencias de los verdes. Además su cancha como negociador le permitirá a los verdes realizar acuerdos con otros partidos con miras a las próximas elecciones y a la actividad legislativa. Sin embargo sigo pensando que por ahora los verdes no son un partido, son un Frente amplio,que tiene como eje unificador la lucha contra la corrupción simbolizada en Antanas.

Mié, 2010-09-08 13:30

Debido a la manera de luchar ante un congreso fue como un partido, pero en realidad es que el partido verde es un movimiento cuidadano, es la única "convergencia de ideales", tiene razón no es un partido político.

Mié, 2010-09-08 13:28

el tsunami de basura, mentiras, demagogia, manejo anticonsitucional del narco presidente, ante ese tipo de actitudes miserables no se puede decir que en Colombia esas elecciones fueron por democracia, fueron por personas de mente corrupta y aceptación del ser tratado a las patadas, los colombianos nos sentimos bien siendo tratados a lo maldita sea, a los trancazos, a los madrazos. Además el partido verde va a volver a tomar las riendas de la ciudad así algunos viudos del poder no le sguste pero esta ciudad necesita alguien que administre la ciudad hacia el futuro, no a lo Uribestia ni a lo Samuel Moreno(POLO), el resto de sus comentarios son típicos de la ignorancia de ser colombiano mirando RCn y ahora escuchando a pACHO sANTOS.

Mié, 2010-09-08 11:05

vamos verdes!!! tenemos que sacar los politiqueros de quinta que tienen Bogotá destruida social y estructuralmente, no más de eso, consultas en el partido verde; eso es lo que necesitamos, las peleas se acabaron, Lucho no es de mis admirados, pero sabe "tomar" el toro por los cachos.

Mié, 2010-09-08 10:43

biches muy biches....Tanto así que subestimaron con abierta ingenuidad la maquinaria "bien" aceitada durante 8 largos y tediosos años a través de desbordante burocracia, publicidad alienante desde los mass media y los consejos comunitarios-electorales, descarado e insostenible asistencialismo, desprestigio de la oposición con complots criminales y todo tipo de corrupción rampante.
No calcularon con quienes se metían, que no lo diga alias JOG !!! de todas maneras a Mockus no lo hubieran dejado gobernar y sus proyectos no pasarían de las puertas del congreso.
No la tiene fácil Garzón y si no son creativos en lo programático y lo publicitario la ola verde no será más que un charco minoritario con buenas intenciones. hacer una oposición constructiva es la mejor opción.

Mié, 2010-09-08 10:31

Considero que es muy grande el daño que le hace al partido Peñalosa al poner en entredicho los conceptos de Mockus, El ha permitido que se hable o sugiera el nepotismo, cuando claro es que quienes han propuesto a Adriana Cordoba a la alcaldia han sido espontaneos seguidores del partido, ¿acaso no esta seguro de su capacidad para llegar a la alcaldia?, mientras nos metio en este dilema los verdes originales aprovechan el desorden, ya es hora de ordenar la casa. Sinembargo la ola verde debe seguir activa, opinando porque así es que surgen buenas propuestas.

Mié, 2010-09-08 10:10

Honestamente lo mas dificil que existe en politica es trabajar verdaderamente en grupo : conciliar las diferencias y ponerse se de acuerdo en lo escencial . Es muy facil cuando ya todo esta arreglado para ciertos sectores politicos . Pero este no es el caso .Y es asi como se contruye pais. Es dificil pero no hay que dejarse vencer en el proceso .Animo verdes!!!! que las dificultades son necesarias y es aprendizaje para estructurar unas bases fuertes del partido.

Páginas

Añadir nuevo comentario