Menú principal

Jueves Octubre 21, 2021

Alfredo Rangel, de experto en seguridad a columnista uribista a consejero en seguridad urbana.

Durante más de diez años Alfredo Rangel construyó su prestigio como uno de los mejores analistas del conflicto. Y luego, prácticamente lo dilapidó durante los últimos cuatro años. Ahora con su nombramiento como Consejero para la Seguridad Ciudadana de Santos, Rangel tiene la oportunidad de reencaucharse.

Rangel es economista de la Universidad Nacional y luego hizo una maestría en ciencias políticas en la Universidad de los Andes, donde hizo sus pinitos en el tema de seguridad.

Durante la rectoría de Rudolph Hommes, se creó en los Andes un grupo de investigadores sobre el conflicto armado que entraron a competir y a la postre, reemplazaron a los ‘violentólogos’ del IEPRI de la Nacional como articuladores del marco conceptual del conflicto.

De ellos, Rangel fue, sin duda, el más exitoso en términos de poner en la agenda pública su voz y su visión. Cuando solo los militares hablaban de temas de seguridad, Rangel comenzó a debatir públicamente sobre las estrategias de la guerrilla y sobre las debilidades y fortalezas de las fuerzas militares para enfrentarlos. En medio de la polarización entre la izquierda, que mostraba a la guerrilla como una organización eminentemente política jalonada por una ideología, y la derecha, que los pintaba como un grupo de meros narcotraficantes, Rangel definió a las Farc como ‘un grupo militar en busca de un proyecto político’.

Era de los pocos expertos en el conflicto que manejaban cifras, experiencias comparadas y que además ponían la cara detrás de sus afirmaciones, lo que lo convirtió en el analista de referencia para los periodistas que cubrían el conflicto armado durante la segunda mitad de los noventa y principios del nuevo siglo.

Sus teorías sobre la guerrilla siguen siendo objeto de debate. Él fue el que habló por primera vez que las Farc estaban pasando de una guerra de guerrillas a una guerra de movimientos (movilizar muchos hombres y atacar en masa) y luego a una guerra de posiciones.

Esta tesis que él desarrolló a profundidad en sus columnas de El Tiempo y que todavía hoy es criticada por otros expertos en el tema que creen que lo que él hizo fue ‘inflar’ a las Farc, que la única capital que logró tomarse fue Mitú, en Vaupés, tuvo una gran influencia sobre las élites del país.

Y cuando las Farc arreciaron las pescas milagrosas y el cerco sobre Cundinamarca la teoría de Rangel de que la guerrilla estaba próxima a tomarse el poder ganó mucha fuerza y de alguna manera facilitó que los medios y los empresarios entendieran la urgencia de una verdadera política de seguridad y de mano dura.

Rangel contaba con información de primera mano porque había sido asesor del entonces consejero de Seguridad Ciudadana de Ernesto Samper, Armando Borrero, y también del viceministro de Defensa de Pastrana Bernardo Ortiz.

Cuando durante esa época se negoció con Estados Unidos el Plan Colombia, el gobierno y los gringos consideraron que a Colombia le vendría muy bien un centro de pensamiento sobre temas de seguridad y defensa como lo era Fedesarrollo para los temas económicos. Y entonces, el viceministro Ortiz sugirió que Rangel estuviera a la cabeza.

Así nació la Fundación Seguridad y Democracia con una jugosa donación de Estados Unidos (que entre los expertos de seguridad se cree que fue de un millón de dólares, pero La Silla Vacía no pudo confirmar con exactitud el monto).

La Fundación liderada por Rangel congregó a varios jóvenes investigadores que se han convertido en la tercera generación de ‘conflictólogos’, y que ya ocupan puestos importantes como Andrés Villamizar, encargado del tema de seguridad urbana en el Ministerio del Interior o Pablo Casas, consultor privado en estos temas. Pero Rangel no logró consolidar un equipo estable, y varios de los investigadores se pelearon con él porque consideraban que Rangel no les reconocía debidamente su trabajo.

Aún así, durante sus primeros años, la Fundación produjo un análisis trimestral sobre la evolución del conflicto que compilaba las cifras con análisis, tendencias y trabajo de campo que se volvió una fuente de información importante para los analistas del conflicto.

También publicó libros importantes como el de Fuerzas Militares para la Guerra que anticipó la necesidad de una reingeniería en las Fuerzas Militares, incluyendo la necesidad de crear comandos conjuntos, una propuesta que Santos impulsó desde el Ministerio. Y propuestas concretas sobre reformas a la Inteligencia, algunas de las cuales quedaron consignadas en la Ley de Inteligencia que impulsó Juan Manuel Galán en el Congreso. Y también está su libro Colombia : Guerra Irregular en el Fin de Siglo, que es uno de los textos de referencia para los interesados en el conflicto colombiano.

 

 

 

La metamorfosis

 

 

columna semana

  Pero todo eso fue hasta el 2005, cuando  Alfredo Rangel sufrió una metamorfosis que  ninguna de las personas con las cuales habló  La Silla Vacía se explican.

 Ya un poco desde antes, varios en el sector  comenzaron a criticar bajo cuerda su falta de  objetividad. Al principio por ser excesivamente  crítico del Plan Patriota, el plan insigne de  Uribe para recuperar el control del territorio  en el sur del país. Algunos le atribuyeron sus  vehementes críticas a que no habían  renovado su asesoría con el Ministerio de  Defensa.

 Pero luego, cuando decidió lanzarse al  Senado como candidato de Cambio Radical,  sin que hubiera cambiado aparentemente  nada, se convirtió en un defensor a ultranza  del Presidente. No solo de su política de  seguridad sino de todo.

 Rangel perdió las elecciones, con 2.104  votos, y una buena parte de su prestigio.  Cuando en el 2008, se volvió  columnista en  Semana, su rol se convirtió en defender al  Gobierno del escándalo de la  semana  anterior, fuera este los negocios de  los hijos  de Uribe, las chuzadas del DAS o incluso, los  falsos positivos.

El chiste entre los corrillos de los expertos en seguridad, era que lo increíble es que el “gobierno ni siquiera le pagaba”. Esa falta de independencia frente al Gobierno que mostró Rangel terminó perjudicando también a su Fundación. Rangel no logró recaudar nuevos fondos para financiar sus actividades y el centro de pensamiento terminó quebrándose.

Lo último que hizo fue un balance sobre Seguridad Urbana, que analizó los indicadores en 27 ciudades, y que fue muy criticado porque pareció un esfuerzo para justificar al gobierno de Uribe, ya que comparó las cifras del 2009 con las del 2003, cuando la violencia estaba en su peor pico, y no con los últimos dos años cuando ha habido repuntes impresionantes en la criminalidad urbana.

Aunque su fundación hizo este estudio, el tema de la seguridad urbana no ha sido nunca su especialidad pues su conocimiento es extenso es en el tema de la insurgencia. Pero es claro que Rangel conoce las dinámicas y los actores que juegan un papel en la seguridad del país, y no le quedará difícil moverse en el mundo de la seguridad urbana. Durante la campaña de Santos coordinó el equipo de empalme en el tema de defensa y es cercano al presidente electo pues su fundación realizó proyectos conjuntos con la Fundación Buen Gobierno de Santos lo que le dará un acceso importante.

Rangel, con este nombramiento para coordinar uno de los temas en el que Santos se jugará su prestigio, tiene una segunda oportunidad para demostrarle a sus críticos que se merece ese puesto por algo más que halagar al poder.

Perfiles relacionados: 
Alfredo Rangel Suárez
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2010-09-21 05:33

!De acuerdo!

Lun, 2010-09-20 22:19

como lector de Semana es la mejor noticia que he recibido últimamente porque no volverá a ver sus ladrillos, digo, columnas en la revista. Los escritos de rangel echándole incienso a uribe además de monotemáticos, previsibles, tediosos y aburridos, eran una verguenza si se comparaban, en materia de estilo y contenido, con lo que escriben Coronell, Caballero, Samper y Duzán.

Lun, 2010-09-20 20:40

Juanita, gracias y felicitaciones, por tan excelente semblanza. Rangel, no merece una segunda oportunidad, por oportunista, un académico de verdad, no puede estar arrodillado. No creo que pueda recuperar su credibilidad.

Lun, 2010-09-20 20:51

Esperaban algo distinto del camaleónico lagarto Rangel???? Que optimismo o mejor aún que ingenuidad, sobre las evidentes intenciones burocráticas de esta "pluma" servil a los intereses espurios del régimen mafioso.

Lun, 2010-09-20 19:54

sea lo que sea ramgel ya tiene su premio tanta lamboneria tiene su recompensa,alguna ves que lo trate de leer en semana no aguante tanta lamboneria no llegue ni al mitad de la columna y jamas volvi ni siquiera a ver esa pagina.falta los nombramientos de la guri la davila,en fin la cola es larga porque ya pachito esta en lo suyo amenazando como siempre, el dira todo lo que sabe y no se arrepintio de las bobadas que dijo ni mucho menos de las que dira la unica investidura que realmente nunca perdio fue la de bobote y es la que siempre tendra.

Lun, 2010-09-20 17:49

De algo le sirvió a Rangél haber sido el más fuerte defensor de Uribe, hoy entra a formar parte de la Unidad Nacional. Ahora lo que se espera es que sea capaz contrario a lo que hizo como columnista de mantener la objetividad y poner las cosas en la perspectiva correcta, el país no aguanta más que le traten de tapar verdades.

Lun, 2010-09-20 17:49

De algo le sirvió a Rangél haber sido el más fuerte defensor de Uribe, hoy entra a formar parte de la Unidad Nacional. Ahora lo que se espera es que sea capaz contrario a lo que hizo como columnista de mantener la objetividad y poner las cosas en la perspectiva correcta, el país no aguanta más que le traten de tapar verdades.

Lun, 2010-09-20 17:48

De algo le sirvió a Rangél haber sido el más fuerte defensor de Uribe, hoy entra a formar parte de la Unidad Nacional. Ahora lo que se espera es que sea capaz contrario a lo que hizo como columnista de mantener la objetividad y poner las cosas en la perspectiva correcta, el país no aguanta más que le traten de tapar verdades.

Lun, 2010-09-20 17:29

Coincido totalmente con la periodista del artículo. Rangel era un académico con credibilidad por sus pronunciamientos, y de un día para otro aparece como haciéndole un favor a Uribe, luego a Santos. Sin duda su lagartería tendrá respuesta en el gobierno de Santos. Con el caso de Rangel la pérdida es doble: se pierde el académico y los sus lectores que nunca más le creerán ni una coma de lo que escriba o diga ante cualquier otro medio de comunicación. Qué tristeza como algunos académicos venden su independencia por un plato frío de lentejas ante el establecimiento, como es el vivo del señor Rangel. ¿Dormirá bien este señor?

Lun, 2010-09-20 15:40

Uno de los chismes de pasillo más recurrentes dentro de la misma UN consiste en decir que Rangel pertenecía a los movimientos de izquierda radical que se mueven en esta universidad. Luego, sin saber por qué, cambió a ser uno de los mayores defensores de la ideología y el pensamiento político de la derecha de nuestro país.

No le veo mucha diferente en relación con Plino Apuleyo.

Páginas

Añadir nuevo comentario