Menú principal

Miércoles Mayo 05, 2021

 

Ayer el Ministro de Transporte, Germán Cardona, presentó públicamente una propuesta para endurecer las penas contra los conductores borrachos, idea que ya había presentado en la Comisión Sexta del Senado. De hecho, iniciativas similares han sido presentadas en los últimos meses por el MIRA y por el senador Roy Barreras, entre otros.  

La idea es que todas las personas que manejen un carro después de haber consumido alcohol, paguen una pena en una cárcel. No importa si se tomaron una cerveza en un almuerzo familiar o una garrafa de aguardiente en una rumba de tres días. Samuel Moreno está de acuerdo con la medida. Y este apoyo no sorprende, dada la necesidad que tienen el gobierno nacional y el distrital de mostrar acciones frente a las cotidianas noticias de muertes causadas por conductores borrachos. Mandar a los malos a la cárcel es la respuesta, que además siempre tiene buen cubrimiento mediático. 

La solución mágica de crear más delitos y encarcelar a más gente por más tiempo sirve para todos los problemas. Existen actualmente propuestas que siguen esta vía para luchar contra la corrupción, proteger a los defensores de derechos humanos, evitar que los menores de edad cometan delitos, asegurar la supervivencia del oso de anteojos, penalizar a los pastores religiosos que le quitan dinero a sus seguidores, simbolizar la importancia de los derechos de los niños... y claro, evitar que la gente maneje borracha. 

Vea y escuche a algunos de nuestros dirigentes políticos proponiendo esta solución a diversos problemas.

 

      

            

 

 

 

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2010-10-08 16:05

Me parece muy importante que por fin se haya tocado este tema de forma global; parece que hasta ahora la política criminal de aumento de penas no ha servido tal como los políticos lo esperan. Me parece que es una forma facilista de abordar de manera mediática el problema sin atacarlo de raíz. Parece que a pesar de endurecer las penas no baja el indice de hechos judicializables, ni aumenta el numero de condenas. Entonces me pregunto para que sirven estos incrementos de penas si no se disminuye el indice delincuencial? (entonces no disuaden al potencial criminal) y tampoco se aplican pues existe un numero muy bajo de condenas? (tampoco actua como ejemplo de eficiencia en la justicia. Parece que a nuestros políticos les cae como anillo al dedo proponer endurecimiento de penas para mojar prensa y les queda grande pensar mas a fondo en soluciones inteligentes para una política criminal adecuada y sobre todo efectiva.

Sáb, 2010-10-09 00:27

Excelente su comentario. Me gustaria agregar una cosa: de que sirve aumentar las penas, si los jueces de garantias tienen que tener que dejarlos en libertad por la misma ineficiencia de la policia judicial, la fiscalia y los centros de servicios judiciales. En muchas ocasiones los indagados no van a la audiencia de imputacion y esta no se hace, porque el centro de servicios y la fiscalia no notifica bien y tan solo mandan una cartica con la que el juez suspende la audiencia.

Páginas

Añadir nuevo comentario