Menú principal

Viernes Octubre 18, 2019

Los municipios y departamentos donde se explotan hidrocarburos reciben mensualmente una participación de las regalías como una contraprestación económica por el uso de los recursos naturales no renovables.

Un control de advertencia de la Contraloría General, un llamado de atención de la Auditoría y dos acciones de cumplimiento en curso, pero ante todo cientos de reclamos de alcaldes y gobernadores, no han sido suficientes para que la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH, devuelva más de 700 mil millones de pesos de los rendimientos financieros de las regalías suspendidas en los últimos siete años.

El tema ha pasado por comités de hidrocarburos a los que asisten los ministros de Hacienda y Minas y Energía, y los directores de Planeación Nacional y la ANH, ha sido consultado con la oficina jurídica de Presidencia y con el Consejo de Estado, pero hasta ahora no hay una respuesta. Ni autorizan el giro a los entes territoriales ni dicen a quién le van a entregar esos recursos.

Mientras tanto, algunos municipios se cansaron de solicitar por vía directa la devolución del dinero y se unieron para interponer dos acciones de cumplimiento que de resultar a su favor podrían significar para el Estado no sólo el pago de esos rendimientos sino también una indemnización y el pago de los abogados que representan a los municipios.

 

 

 

Nueva función, nueva decisión

Desde 2003, cuando por decisión del Gobierno Nacional se escindió Ecopetrol, la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH, es la encargada de administrar los recursos de las regalías. Básicamente es la encargada de recaudar las regalías y de realizar el respectivo giro a las entidades que tienen derecho a recibirlas. Pero no tiene control sobre qué municipio o departamento las recibe ni cuánto recibe. Sólo las gira.

Es Planeación Nacional el que establece cuánto dinero le corresponde mensualmente a cada departamento o municipio productor de hidrocarburos y quien autoriza los giros y también es el organismo que suspende esos giros cuando los entes territoriales no han cumplido con los requisitos exigidos por la Ley.

Mensualmente son muchas las regalías congeladas que sólo se autorizan cuando el municipio demuestra que ya subsanó las irregularidades.

En los últimos siete años, Planeación ha suspendido los giros por lo menos a 260 entes territoriales y el tiempo que retiene ese dinero es diferente en cada caso. Hay algunos en que se ha congelado hasta por un año o incluso más.

Sólo en julio, cuando el DNP publicó el último comunicado sobre el tema, se informó de la suspensión del giro de regalías a 39 municipios y una gobernación. A esos entes territoriales les debían girar 58.329 millones de pesos pero no remitieron la información completa ni consistente para comprobar el buen uso de los recursos girados anteriormente. Ese dinero, más todas las suspensiones que periódicamente realiza Planeación, quedan en cuentas bancarias de la ANH, rindiendo intereses.

Ese dinero llega finalmente a las arcas territoriales, pero lo que no reciben es el rendimiento financiero de ese dinero mientras estuvo en manos de la Agencia Nacional de Hidrocarburos.

 

 

 

 

Advertidos

Hasta 2009, esos recursos –por lo menos 700 mil millones de pesos, aunque el senador Milton Rodríguez aseguró que la cifra puede ser cercana al billón de pesos- ni siquiera estaban incluidos en el presupuesto de la entidad aunque sí en sus cuentas. No aparecía esa plata en ningún libro contable.

Con esta excusa, de cumplir con la cuota fiscal, el 26 de agosto pasado el contralor (e) Roberto Pablo Hoyos expidió un control de advertencia dirigido a los ministros de Minas y Hacienda, y a los directores de Planeación y la ANH pidiéndoles que incorporaran esos recursos al presupuesto de la Agencia.

Esta acción del contralor que reemplazó a Julio César Turbay mientras se eligió su reemplazo, prendió las alarmas. “Aquí hay miles de millones de pesos de los que nadie habla”, aseguró el senador José David Name en un debate en el Congreso realizado en agosto pasado.

El tema fue expuesto a Sandra Morelli cuando llegó a ocupar su cargo como Contralora General y en consecuencia, un mes después, ella expidió un nuevo control de advertencia, dirigido a los mismos funcionarios. Les advertía que esos excedentes financieros de ninguna manera podían pasar a manos de la Agencia porque pertenecen por designio de la Constitución a los entes territoriales.

La contralora delegada de Minas y Energía, Claudia Medina, explicó a La Silla Vacía que si por efecto de una suspensión o por falta de asignación no se entregaron los recursos a los municipios y gobernaciones esto no significa que la Agencia se los pueda apropiar así como tampoco los puede incluir en su contabilidad.

“Si esos recursos ya fueron asignados ya pertenecen al ente territorial y si por un retardo esos entes no tienen el dinero los rendimientos que se generen durante ese tiempo son de los entes”, aseguró.

La Contraloría ordenó también una nueva auditoría a la ANH que presentará sus resultados en algunas semanas y allí se espera establecer si esos recursos de los rendimientos financieros se están utilizando o se están contabilizando. Es una información clave para la investigación fiscal porque la Agencia no está autorizada para hacer inversiones provenientes de esos recursos.

 

 

 

 

Alerta reiterada

La advertencia que la contralora Morelli hizo hace un par de meses no es nueva. Ya en el resultado de la auditoría de las cuentas de 2008 de la ANH, la Contraloría había dicho que sólo en ese año había una “sobrestimación en los ingresos financieros” por cuenta de los 170 mil millones de pesos que la Agencia reportó como ingresos propios pero que en realidad eran el resultado de la utilidad de los recursos de regalías pendientes de giro. En esa ocasión, la Contraloría calificó como un ‘hallazgo’ que esas utilidades fueran consideradas como ingreso de la entidad.

El senador Name ha venido dando la pelea por el tema e incluso ha dicho que el Director de la ANH, José Armando Zamora, podría estar incurriendo en un peculado porque lo que está de por medio son recursos que están dirigidos a mejorar la cobertura en salud y educación de los municipios que reciben las regalías por la explotación de hidrocarburos.

Name dijo que ha consultado sobre el tema a Planeación y a Ingeominas –que maneja las regalías del carbón- y la explicación ha sido que el tema está en estudio. La Silla Vacía intentó consultar sobre el tema al Director de la ANH, pero a pesar de los múltiples intentos no recibió respuesta.

Sin embargo, varias fuentes que han discutido el tema con José Armando Zamora aseguraron a La Silla Vacía que el funcionario argumenta que la Constitución Nacional fijó que las regalías pertenecen al Estado hasta tanto no se giren y que por lo tanto los rendimientos también le pertenecen a éste.

El argumento de los municipios y gobernaciones es exactamente el contrario. Ellos aseguran que la Constitución, en su artículo 360, les fijó el derecho a la participación en las regalías y compensaciones de las explotaciones de hidrocarburos.

El ex magistrado de la Corte Constitucional, José Gregorio Hernández, bajo cuya presidencia se dictó la jurisprudencia en el tema de regalías, explicó a La Silla Vacía que se trata de un tema de derecho civil que, para él, no tiene mucha discusión. “¿Quiénes son los dueños de las regalías? Los entes territoriales. Entonces, los dueños de los rendimientos son los entes territoriales”.

Precisamente, uno de los fallos de la Corte sirve de sustento a la pelea de los municipios que decidieron demandar.

Es una sentencia de 2002 en que la Corte aseguró que el titular de las regalías es la Nación en cuanto a la regulación y gestión, pero que son los entes territoriales los beneficiarios directos de esos recursos, “por lo cual las autoridades centrales no se benefician directamente de las regalías”. Y que la función del gobierno central no es más que de gestión “para que pueda haber una distribución equitativa de las regalías, que sea acorde con el desarrollo armónico de las regiones”.

Con esto, la Corte asegura que el goce final de las regalías es de los entes territoriales porque así se estimula la descentralización, se favorece la propia minería y se protege el medio ambiente.

Los argumentos son muchos y aunque la falta de decisión viene desde el Gobierno de Álvaro Uribe ya casi se completan cien días del gobierno de Juan Manuel Santos y aún los nuevos funcionarios tampoco se han podido poner de acuerdo. Mientras tanto los 700 mil millones de pesos siguen generando utilidades en los bancos.

 

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2010-11-08 09:29

Veo claro que las regalias pertenecen a los entes territoriales,lo que el estado debe es regular o hacer seguimiento el destino de ellas y para ello tiene los organos de controles establecidos constitucionalmente, que estos organos no cumplan con sus funciones no debe ser el caballito de batalla para que se retengan las regalias.

Lun, 2010-11-08 08:37

Al diablo con las Regalías, en este asunto, como el color del hidrocarburo, se está viendo NEGRA....

Añadir nuevo comentario