Menú principal

Martes Octubre 22, 2019
José Miguel Narváez, que fue subdirector del DAS durante la administración de Jorge Noguera, ahora es vinculado al proceso por el homicidio del humorista Jaime Garzón.

La vinculación de José Miguel Narváez a la investigación por el asesinato del humorista Jaime Garzón sería el comienzo de un nuevo capítulo de la guerra. Ya se destapó la para-política. Ya se han revelado los nexos de mandos militares con las autodefensas. Comienzan a aparecer algunas revelaciones, aunque incipientes, de la para-economía. Si se comprueba la veracidad de los testimonios de los paramilitares, con Narváez arrancaría el capítulo de la para-ideología.

Algunas personas fueron cómplices de los paramilitares por miedo. Otras por venganza. Muchas por plata. Pero otros lo hicieron por una convicción ideológica, por la creencia de que las autodefensas eran el último muro de contención para la avanzada del comunismo en Colombia.

Narvaéz fue asesor de altos mandos militares desde 1994, siendo el polémico ex general Rito Alejo del Río uno de ellos. También fue profesor en guerra política de la Escuela de Inteligencia de las Fuerzas Armadas. Su especialidad eran las operaciones sicológicas, las estratagemas, la inteligencia para desarticular las armas políticas de la guerrilla y sus vínculos con la población civil. 

Luego Narváez fue miembro de la comisión de empalme de Uribe cuando ganó su primera elección y se desempeñó como asesor de Marta Lucía Ramírez en el Ministerio de Defensa. Fue asesor de Fondelibertad, la agencia anti-secuestro del Estado, asesor de Fedegán y subdirector del DAS durante el período de Jorge Noguera y hasta 2006. En el DAS se le recuerda como alguien que grababa a todos los que entraban a su oficina.

A Narváez lo están investigando por los seguimientos a las ONG de derechos humanos, a periodistas y políticos de la oposición por parte del G-3 (ver artículo), un grupo creado supuestamente por él para espiar a quienes consideraban opositores del régimen y aliados políticos de la guerrilla. Sin embargo, fue precisamente Narváez uno de los primeros en denunciar la relación de su jefe Jorge Noguera con 'Jorge 40' y otros paramilitares.

Varios jefes paramilitares, comenzando por Jorge Iván Laverde 'El Iguano', han vinculado a Narváez con la muerte de Garzón, el secuestro de Piedad Córdoba, y lo han señalado como ideólogo de los paramilitares. Narváez siempre se ha defendido: "Resulta paradójico que estos ex comandantes me señalen como la persona que influenciaba y determinaba las acciones de Carlos Castaño y de ellos mismos. Sus prontuarios criminales hablan por sí solos", dijo en una entrevista en Cambio.

Narváez también niega haber adoctrinado a los paramilitares o tener algo que ver con el asesinato de Jaime Garzón. "Creo que se trata de una estratagema de algunos ex comandantes paramilitares que están tratando de trasladar sus propias culpas a personas inocentes buscando un perdón colectivo de la sociedad colombiana", dijo.

Ahora la Fiscalía tendrá que determinar si Narváez fue uno de los ideólogos de los paramilitares. Estos son los testimonios que lo incriminan.

 

 

 

Salvatore Mancuso asegura que se reunió en más de cinco ocasiones con Narváez en las fincas 'Veintiuno' y 'Quince' de las autodefensas en Urabá, entre 1998 y 2002.

“El hombre encargado de difundir los ideales de la democracia y la paz a los mayores de Colombia, se reunió en varias ocasiones con Carlos Castaño y conmigo para enseñarnos a combatir a los comunistas”, dice Mancuso en su versión libre desde la cárcel en Estados Unidos en febrero de 2009, según lo registra el portal Verdad Abierta.

"Estuvo en reuniones hablando del tema ideológico con Carlos Castaño y ’Jorge 40’, con 'El Alemán’ y conmigo. Estuvo en algunas escuelas de formación de cuadros de mando y tuvo la oportunidad de adoctrinar ideológicamente a esos hombres".

Jorge Iván Laverde, ’Pedro Fronteras’ o 'El Iguano', mencionó durante una declaración ante fiscales de Justicia y Paz el 17 de junio de 2008 que Narváez estuvo vinculado con el asesinato del periodista Jaime Garzón y el secuestro de la senadora Piedad Córdoba en mayo de 1999.

Laverde dijo en una entrevista con El Espectador en septiembre de 2009 que Narváez instigó a Carlos Castaño para que asesinara al periodista Jaime Garzón y le entregó unas grabaciones donde Córdoba y el guerrillero ’Francisco Galán’ supuestamente hablaban en malos términos del jefe de las AUC. Por último, Laverde aseguró que Narváez dictaba unas charlas tituladas "¿Por qué es lícito matar comunistas en Colombia?" en los propios campamentos de las autodefensas de Córdoba y el sur de Bolívar.

"Yo lo vi en las fincas 'La 35', 'La Acuarela' y 'La Siete'. Este personaje (Narváez), cargaba en una maleta un poco de libros. Le dictaba conferencias de adoctrinamiento militar a las tropas, a la comandancia. Carlos Castaño andaba con él 'p’arriba' y 'p’abajo' (...)", dice.

"La verdadera razón por la cual Castaño mandó a secuestrar a Piedad Córdoba fue por unos casetes grabados por inteligencia militar en los que la senadora - en diálogo con ’Francisco Galán’, comandante del ELN - se expresaba con palabras feísimas del señor Carlos Castaño. Esas grabaciones fueron entregadas por el propio Narváez a Castaño en Urabá".

"No puedo afirmarlo. Se lo escuché a 'Cero Cuatro', un comandante muy cercano a los Castaño que se desmovilizó, me dijo que Narváez era de los que más había ‘pedaleado’ la muerte de ese señor”.

Ernesto Báez, ex paramilitar, señaló que Narváez les entregaba información.

“La información es esa, ahí llegó un personaje, que el mismo que usted me ha mencionado, personas que tenían contacto directo con organismos de seguridad. A Carlos Castaño le llevaron unos cassetes de grabaciones telefónicas o chuzadas. El teléfono de la senadora Piedad con el señor Pacho Galán”, dijo Báez a RCN.

Diego Fernando Murillo, ’Don Berna’ dijo que Narváez fue uno de los autores ideológicos del secuestro de la senadora Piedad Córdoba y que además suministró un listado para que las Auc asesinaran a miembros de la izquierda, entre ellos al senador de la Unión Patriótica Manuel Cepeda.
Lo dijo el pasado 28 de mayo en una reunión con Piedad Córdoba e Iván Cepeda en su cárcel Metropolitan Correctional Center de Nueva York, según lo reveló Noticias Uno
Sin embargo, el ex jefe paramilitar Éver Veloza, ’H.H.’, afirmó en sus declaraciones ante Justicia y Paz que el secuestro de la congresista tuvo fines políticos y negó que Narváez estuviera involucrado.

Fredy Rendón Herrera, alias El Alemán, identifica a Narváez como ideólogo de ese grupo ilegal (ver testimonio).

"Yo estuve en dos oportunidades con Narváez. Una durante una capacitación en la escuela de formación 'La 35, en el Tomate San Pedro, en Urabá, debió ser en 1997 ó 1999. Las charlas políticas las dieron Carlos Castaño, Rodrigo 'Doble Cero' y Narváez. A muchos de nosotros nos sorprendió, porque considerábamos que estábamos en guerra contra la guerrilla. Pero él disparaba contra todo el mundo y decía que era lícito combatir comunistas, sin importar donde se encontraran. Nos sorprendió por la fogosidad con la que habló. Luego nos dijo que tomáramos nota y sacó una lista de 50 ONG que según él eran propiedad de la guerrilla. Después le dije a Carlos: 'ese señor es un gran terrorista'. Me parecía que era un tipo con diarrea mental. Después lo volví a ver en la oficina de Carlos, sobre el río Sinú. "Me sorprendió cuando lo vi de segundo de Noguera en el DAS. Narváez era instructor de las autodefensas".

 

 

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2010-04-14 17:09

No sé por qué no me extraña que haya sido asesor de Martha Lucía Ramírez. Por otro lado, dicen que hay que creerles porque son criminales pero sí le creen a Popeye cuando dice que el M-19 era aliado de Pablo Escobar.

Lun, 2009-10-05 11:15

Ojo, que viene el viejo cuento de que, como son delincuentes, no se les puede creer.

Vie, 2009-10-02 11:22

Y como el DAS depende directamente de la Casa de Nariño, con toda seguridad allí también dictó sus "charlas"

Añadir nuevo comentario