LA SILLA VACIA

 

Así como todos lo años dejan cosas buenas, también dejan otras que no son para recordar. La Silla Santanderean seleccionó varios hechos que marcaron este 2015 para echarlos a la hoguera. Esperamos que en el 2016 no vuelvan a aparecer ¡Feliz 2016!  (haga clic sobre cada título para leer la información en detalle)

 

El turismo de los Aguilar
Con la creación de la Corporación Parque Nacional del Chicamocha, en la administración de Hugo Aguilar, en Santander se creó una nueva forma de promover el turismo. En la administración de Aguilar papá, Corpanachi se quedó con el manejo del Parque Nacional, y en la de Aguilar hijo con la del controvertido Cerro del Santísimo, proyectos que por estar bajo el ala de esa entidad no le representan ingresos a Santander. Si la figura se cambia los santanderanos podrán dejar de ahorrar todo el mes para visitar los fines de semana las obras pagadas con su presupuesto.
 
Las fotomultas
En Floridablanca las fotomultas se implementaron bajo un modelo que va a ser demandado por inequitativo para el Municipio; en Bucaramanga se frustró la concesión pero la puerta no se cerró y el nuevo gobierno podría ponerlas en marcha; y en Barranca, en el ocaso de su mandato, el alcalde saliente, Elkin Bueno, sacó una licitación para concesionarlas que terminó reversando en medio de la ola de críticas que generó el proyecto. Este año las fotomultas son el ‘amenazado por convivencia’ en Santander.
 
Metrolínea
Este año Metrolínea no solo no cumplió con las expectativas de expansión, si no que antes de cerrar 2015 dejó con una perla a los ciudadanos para 2016: El pasaje aumentará $250 con respecto al de este año y llegará a los $2.100. ¡El incremento lo deja como el sistema de transporte masivo con la tarifa más cara del país!
 
Los refrigerios malos
La contratación de los refrigerios escolares, pero aún más importante, las malas condiciones en las que llegaba la alimentación a los niños de escasos recursos fueron blanco de críticas y denuncias en todo el departamento. Este año se agudizó la crisis y las empresas que contrataban en Santander terminaron inmiscuidas en escándalos nacionales. A ver si el próximo año por lo menos se aseguran de que el operador sepa preparar la comida.
 
La politiquería en las CAR
Las Corporaciones Autónomas Regionales se han convertido en verdaderos fortines políticos en todo el país. Son un botón de la muestra la Cdmb que volvió a manos de Fredy Anaya, y la CAS que se mantuvo en manos de Aguilar en Santander; en Norte de Santander la puja la ganó el candidato del Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo. ¿Y el medio ambiente?
 
Los contratos amarrados
La constante en la contratación de la Alcaldía de Bucaramanga y la Gobernación de Santander fueron las licitaciones con único oferente. En medio de denuncias sobre presuntas irregularidades y direccionamientos estos cuatro años se entregaron miles de millones de pesos. Los contratistas que más sonaron en medio de esos escándalos fueron los hermanos Valderrama, que se hicieron a cuatro contratos que superaron los $335 mil millones en solo tres semanas, aunque las licitaciones de ellos fueron de 2014, empezaron a ejecutar las obras en 2015 y varias tienen atrasos. Ojalá que la pita con que los amarraban se acabe el próximo año.
 
El cierre de la frontera
El cierre de la frontera entre Colombia y Venezuela desató una crisis humanitaria y económica en Cúcuta y Norte de Santander que también tuvo alcances en algunos sectores empresariales de Santander. Todas las esperanzas de las personas que habitan en esa zona están puestas en que se el paso se reabra pronto. Lo quemamos para que el cierre se quede en el 2015 y se cumplan las expectativas sobre que en enero de 2016 se normalizará el tránsito al vecino país.