Menú principal

Martes Octubre 19, 2021

Desde el triunfo de Gustavo Petro el pasado domingo un nombre ha comenzado a estar en boca de mucha gente: Antonio Navarro Wolff.

Antonio Navarro Wolff, Gobernador de Nariño, se unirá al Movimiento de Gustavo Petro
Gustavo Petro  fue elegido alcalde de Bogotá el pasado domingo.

Dos fuentes confirmaron a La Silla Vacía que apenas termine su período como Gobernador de Nariño, Navarro vendrá a Bogotá a unirse al proyecto de Petro, quien ha sido su amigo desde la época del M-19.

Una persona del círculo interno de Petro dijo a La Silla Vacía que hasta que Navarro no concluya su período en la Gobernación, el posible rol que él pueda jugar es pura especulación, pero es un hecho que muchas personas de las bases de Progresistas están esperando su regreso. Navarro será un actor fundamental en la reconfiguración que se comienza a dar en la izquierda.

Navarro podría ocupar alguna Secretaría del Distrito, como la de Gobierno, lo que tranquilizaría en parte a quienes creen que la falta de experiencia administrativa de Petro es un riesgo para la ciudad. Navarro fue un Alcalde de Pasto muy exitoso y como Gobernador de Nariño implementó de manera efectiva estrategias que ha promovido la izquierda desde la teoría como los presupuestos participativos en toda la región. Él se convirtió en un gobernante de ‘tercera vía’, que supo combinar programas de generación de ingresos y erradicación de pobreza en estrecha cooperación con el sector privado.

Pero lo más probable es que Navarro se convierta en la punta de lanza del proyecto político de Petro en todo el país. En su discurso el pasado domingo, Petro dijo que quería que Progresistas se convirtiera en un movimiento a nivel nacional, aspirando a que pueda competir en las elecciones a Congreso y Presidenci en tres años. Pero como él estará en la Alcaldía y no podrá participar en política (ya dijo que no piensa renunciar para lanzarse a la Presidencia), Navarro Wolff se convierte en su mejor reemplazo para impulsar lo que hace poco llamó ‘la izquierda moderna’.

 

La izquierda que cae

 

Jaime Dussan, presidente del Polo Democrático Alternativo.
Iván Cepeda, Representante del Polo Democrático por Bogotá. 

La izquierda entra en un momento de transición después de las elecciones del pasado domingo. Aunque durante el Gobierno de Uribe sus grandes figuras se unieron en el PDI a principios de la década pasada y luego en el Polo Democrático Alternativo en 2005, la estigmatización que impulso el gobierno contra la izquierda mantuvo cohesionadas sus bases.

La resistencia al gobierno de Uribe era una prioridad para la izquierda y terminó por unir a todas sus facciones. Su unión se reflejó en 2006, cuando Carlos Gaviria ganó el segundo lugar en las elecciones presidenciales con 2,6 millones de votos y el partido se perfilaba como una verdadera opción política. Con ese impulso, Samuel Moreno obtuvo la Alcaldía de Bogotá, una bancada de 11 concejales y 64 ediles en las localidades.

Ahora, el Polo quedó sólo con cuatro concejales en Bogotá (de los cuales tres son en realidad petristas) y 22 ediles. Se quedó sin representación en localidades bogotanas importantes como Suba, Chapinero y Los Mártires.

En Nariño, que era su otro fortín, el Polo perdió la Gobernación (aunque el elegido Raúl Delgado, es un ahijado político de Navarro, que fue del Polo inicialmente y se lanzó por una coalición y con el senador del Polo Parmenio Cuéllar haciéndole oposición). En el Valle tenían dos diputados y ahora tienen uno. Y con la salida de Jorge Iván Ospina de la Alcaldía de Cali, pierden también ese aliado.

Es decir, hoy el Polo no tiene representación en ninguna de las principales alcaldías, ni gobernaciones del país. Su crisis es profunda. Y no sólo por el escándalo del Cartel de la Contratación.

Ayer, el Representante a la Cámara por Bogotá del Polo Iván Cepeda envió una carta al Comité Ejecutivo Nacional de su partido pidiendo la renuncia de su director Jaime Dussán y que se convocara a un congreso extraordinario del Polo para debatir una estrategia del partido para fortalecerse frente a la crisis que vive.

Su carta generó polémica porque Cepeda no ha sido a cercano a Petro, fue la mayor votación del Polo en Bogotá en las pasadas elecciones a Congreso y no le debe su popularidad a una maquinaria, sino a sectores de opinión en la izquierda. Pero además, porque la renovación que pide para el Polo coincide con la renovación que pide Petro para la izquierda.

“Es hora de abrir las puertas de la colectividad a nuevos liderazgos provenientes de las organizaciones sociales, de los movimientos de jóvenes y de las mujeres”, dice la carta. “Si bien muchos movimientos siguen en el Polo (como Tarcisio Mora que es dirigente de la CUT),  no tienen un gran peso en la dirigencia. Lo que necesitamos es que los líderes sociales tengan un gran peso y no sólo estén en la militancia, que entren los jóvenes, los estudiantes”, dijo Cepeda a La Silla Vacía.

Esta idea de convocar otros movimientos sociales fue la misma que Navarro y Petro promovieron a principios de la década pasada, cuando fundaron el PDI como un partido que integraba a distintos movimientos sociales. Con el tiempo, el ‘aparato’ de la Anapo de los Moreno se fue tomando el partido. Y ahora, después de la debacle de Samuel Moreno, además de Jaime Dussán, el Partido Comunista y el Moir terminaron dirigiendo el Polo. Estas dos corrientes tienen una militancia disciplinada pero son una minoría dentro de la izquierda y no incluyen a voces ciudadanas diferentes a las suyas.

Una fuente que estuvo allí dijo a La Silla Vacía que en la reunión del Comité Ejecutivo del Polo ayer, los dirigentes del Partido rechazaron cualquier posibilidad de unirse al proyecto de Petro, pero que también es poco probable que se declaren en oposición a su Alcaldía. “Se discutió que se tiene que recuperar esa gente que sentía que tenía que castigar al Polo y por eso votó por Petro, pero que no se identifica con Progresistas”, dijo. 

¿La izquierda moderada?
Petro, Maria Emma Mejía y Navarro Wolff en 2007, durante las elecciones por la alcaldía de Bogotá. 

A diferencia del Polo, los militantes de Progresistas se ven a sí mismos como una fuerza de centro-izquierda si se les pide que se ubiquen en el espectro ideológico. Pero realmente lo que quieren es superar el paradigma de derecha e izquierda y convertirse en un movimiento plural, menos basado en la ideología y más en la lucha por la reivindicación de derechos colectivos. Por eso, Petro buscó durante la campaña atraer a los jóvenes que marchan por la educación, a los ambientalistas, a las víctimas, al movimiento de mujeres y a la población LGBTI. Y aunque son una minoría, también hay bases liberales y conservadoras en Progresistas. 

Aunque todavía es un grupo naciente -y en Navarro Wolff podría recaer la responsabilidad de organizarlo para llegar al poder en el 2014- Gustavo Petro dijo a La Silla Vacía que espera que este movimiento no se convierta en un partido. Los líderes de Progresistas tienen claro que no quieren una personería jurídica como partido, sino mantenerse como un esfuerzo de redes sociales en el país. Creen en la tesis de que un partido político moderno es en realidad un gran medio de comunicación.

Progresistas aspiraría a llevar a la práctica y masificar la cultura de movimiento de masas que prevaleció entre los militantes del M-19. Esta guerrilla urbana siempre quiso verse no como un ejército -como se ven las Farc- sino como un movimiento más horizontal (por eso se llamó 'Movimiento M-19'), porque consideraba que su fuerza no estaba en sus líderes sino en su conexión con la ciudadanía. Por eso, cuando sucedió el holocausto del Palacio de Justicia en el 85, sus militantes sintieron que habían perdido esa sintonía con la gente y por lo tanto, su razón de ser. En parte por eso, decidieron dejar las armas en el 89. 

Lo difícil es que un movimiento como el de Progresistas se convierta en una fuerza política nacional significativa, sin unas reglas de juego claras, al menos para tomar decisiones a nivel nacional, o una militancia organizada. Si termina siendo, como el Partido Verde, ilusión de un día, le darían la razón a sus criticos del Moir, que consideran que Progresistas es un movimiento caudillista alrededor de la figura de Petro y nada más.

Perfiles relacionados: 
Gustavo Francisco Petro Urrego
Samuel Gustavo Moreno Rojas
Antonio Navarro Wolff
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2011-11-02 07:35

Sólo puedo decirte que la política tiene al menos dos niveles. Uno doctrinario, ideológico, teórico. Y otro que es "más de la calle", de contradicciones, de limitaciones, de "real politik".
No hay que idealizar la política que, como la venganza, es un plato que se come frío. Mucho menos hay que idealizar a los políticos. Lo que se necesita son propósitos colectivos viables y figuras que, más o menos, los representen. De eso se trata: de construir un proyecto de país que, al final, también será imperfecto y también será replanteado por otros.
Siempre digo: "la política es el arte de lo posible y no de lo perfecto". En este momento histórico en particular,en mi opinión, lo determinante es construir modelos de gobierno que permitan aplicar la Constitución del 91, en lo político, pero también en lo económico. Y cualquier persona que se una a ese propósito y que tenga voluntad para sacarlo adelante, tiene lugar ahí. Especialmente si cuentan con herramientas o posibilidades de proyectarlos.

Mar, 2011-11-01 21:12

La "izquierda" sigue discutiendo si la revolución es socialista o tiene cara de caricatura, lo triste, es que no ha entendido, que nunca a sido socialista, que el socilismo no existió y tampoco es caricatura siquiera. Yo por lo menos invitaria a Robledo, buen Senador por cierto, a que vea a la China que tanto defendió, convertida en una sociedad esclavista con una mano de obra más barata que la colombiana. Pero otres tristeza, es el canivalismo y el clientelismo, con los mismo métodos que señalé en el libro PENUMBRAS Y DEMONIOS EN LA POLÍTICA COLOMBIANA, o no más miren a Dussán y sus alianzas con Dionisio Alandete, el rey d ela contratación del sistema de salud del magisterio. Pregunten en FECODE como es la "vaina" de las coimas que dicho señor paga por tener el contrato millonario de la salud d elos maestros. Miren y vean

Mar, 2011-11-01 19:08

Con el empalme Petro empieza su gobierno local, estará atento a lo nacional. Navarro sumará experiencias, y muchos exmilitantes M-19 convergerán a apoyar con experiencias ganadoras. Los equipos de trabajo de Petro tendrán que ver más con la academia que con su trayectoria política. Es su oportunidad y en gran medida la de Bogotá, necesitada de una novedosa interpretación de modernidad.
En cuanto al polo, como partido político de izquierda requiere de una clara y profunda renovación, ¿serán capaces?; creo que al final de la alcaldía de Petro el país se fortalecerá si hay dos claras vertientes de izquierdas democráticas y quizá para entonces las Farc y el ELN hayan delineado qué piensan hacer como grupos insurgentes ante escenarios cada vez más democráticos logrados a través de luchas y reivindicaciones sostenidas, la guerra no representó jamás una solución alternativa en este país.
Con un comprensible manejo de la incertidumbre le deseo la mejor suerte a Bogotá.

Mar, 2011-11-01 18:24

Lo que ha hecho el Polo es normal. No se puede esperar que vaya a chuparle las medias a Petro luego de que este asociara a sus contradictores dentro del partido con las FARC y demás cosas que sólo estila alguien como Uribe. Y de una hacer que la gente escoja con quien está, cosa que debería hacerse, por ejemplo con los 4 senadores que están siendo investigados por el comité de ética del partido. El que estaba esperando que el Polo fuera un apéndice de Petro y que sólo se estaban separando para que este quedara limpio de los escándalos de los Moreno, están completamente equivocados.

Mar, 2011-11-01 23:23

Digo lo que me consta. Petro fue fundador del Polo y fue él quien invitó a varios de los que luego lo sacaron a sombrerazos. Como quien dice: los inquilinos se quedaron con el rancho. En todo caso, no fue él quien invitó a los Morenos, quienes terminaron siendo los que verdaderamente acabaron al Polo. ¿Qué esperaban de Petro? ¿Que investigara y al encontrar indicios tan claros de corrupción, se quedara callado para no hacer quedar mal a esos delincuentes? ¿O esperaban que cuando exigió que echaran a los Morenos del Polo y le dijeron que no, entonces se quedara aburrido en un rincón? Hasta que el Polo no comprenda que ahi la embarró de aquí a Pekín, seguramente no levantará cabeza.
Digo lo que me consta: asistí a la primera reunión que hizo Petro, solito, cuando aún estaba en el Polo. Todavía no había hecho las investigaciones y aún no se lanzaba como candidato a la presidencia...

Mar, 2011-11-01 23:28

(sigo) Esa reunión fue algo estridente porque llegaron polistas de todos los pelambres y casi ni dejaban hablar a Petro. Había un grito permanente: "Unidad! Unidad!"... Algunos de los que estábamos presentes (los que no éramos del Polo) no queríamos la tal unidad, pensábamos desde entonces que Petro brillaba con luz propia. Pero hubo sendos discursos, etc. y ese día, en el que aparentemente Petro iba a retirarse del Polo, terminó con su decisión de presentarse a consulta interna. Lo demás ya lo sabe todo el mundo.
Hay que ver que "Progresistas" no es Petro. Como lo dicen varias personas, en realidad hay un grupo importante de la izquierda que jamás se sintió cómodo con el PC, el MOIR y la ANAPO al lado. Esa izquierda es la base de Progresistas. Y tiene una virtud grande, que le falta a la izquierda tradicicional: no hay dogmatismos, ni mesianismos. Petro es un símbolo, pero el cuento llega muchísimo más allá de él.

Mar, 2011-11-01 23:17

Hay que ir mirando cómo se conforma ese gabinete. Pero en principio, como lo anota el artículo de "La Silla", Navarro tiene una experiencia administrativa importante y eso lo hace una figura valiosa e interesante. Además de ser alcalde de Pasto y gobernador de Nariño, también fue Ministro de Salud en el gobierno de César Gaviria.
Su gestión como gobernador ha sido muy notable y (lo más importante) trae consigo una experiencia que se puede decantar para aplicarla en Bogotá.
Clara López ya fue invitada, pero está inahbilitada para participar en el nuevo gabinete.

Mar, 2011-11-01 17:46

Que Petro pueda hacer sus Progresistas un Movimiento a nivel nacional depende única y exclusivamente del suceso que tenga su alcaldía. Si esta tiene una buena repercusión, podrá hacer el siguiente escalón que será tener una lista al Congreso; es lo más realista, ya que si Santos opta por la reelección es muy poco probable que pierda, así que tirarse a la presidencia de una vez no es viable, además de que no tienen un nombre fuerte aparte del de el nuevo alcalde (Ni siquiera Navarro lo es). Por lo tanto, la apuesta de Petro debería ser hacia el 2018. Quizás se encuentre en la misma situación que Samuel Moreno en el 2007: Una opción presidencial depende de lo que hagan en los 4 años que siguen.

Mar, 2011-11-01 17:29

El movimiento PROGRESISTAS fundado por PETRO como su principal líder es la nueva versión civil actualizada del M-19, 35 años después de fundado y 25, después de haber sido decretada su desaparición. Aunque separados por el tiempo histórico los identifica el tener como arquitectos de la creatividad política a personas que militaron en aquella guerilla urbana que se caracterizó por impactar el estado emocional de personas seducidas por lo inédito de sus acciones en cuanto hace a publicidad y divulgación que nunca faltaron en sus acciones militares que adquirieron ribetes de espectáculo: asalto de camiones cargados de leche para repartirlos en los barrios populares; robo de la espada de Bolívar en 1974; secuestro y posterior asesinato del líder de la CTC, JOSÉ RAQUEL MERCADO en 1976; robo de las armas del Cantón norte de Usaquén en 1979; toma de la Embajada de la República dominicana el 27 de Febrero de 1980; toma del Palacio de Justicia el 6 de Noviembre de 1.985, son algunos ejemplos.

Mar, 2011-11-01 17:03

Meses atrás, ya PETRO había anunciado que ANTONIO NAVARRO WOLF ocuparía una dignidad importante en su Gobierno. Con la creación de PROGRESISTAS, todo parece indicar que si no es en el próximo Gobierno distrital, tal vez lo sea en el liderazgo y/o coordinación del nuevo Partido o Movimiento que nace.
El plan puede anunciarse con una buena dósis de acierto en el ámbito de las predicciones políticas: NAVARRO, Candidato presidencial para el 2014. Y PETRO, Candidato a la primera magistratura de la nación colombiana en el 2018. Claro que para la probable candidatura del actual Alcalde electo, todo dependerá del nivel de calidad de la gestión administrativa que desarrolle, de los entronques, coaliciones o controles políticos que le hagan los opositores que se configuren durante su mandato. A quienes han sido Alcaldes de Bogotá no les ha ido muy bien cuando se han candidatizado para Presidente de la República. Excepto el caso del hoy fallecido VIRGILIO BARCO VARGAS y de ANDRÉS PASTRANA ARANGO

Mar, 2011-11-01 17:02

Es temprano para decirlo, para ya se comienzan a ver a la toma de posiciones con miras al 2014. El partido Liberal en esteroides (+Cambio Radical y Santos), la U ocupando de lleno la derecha (con los conservadores) y la izquierda del EME que nunca se sintió cómoda -desde que Bateman y Pizarro se fugaron de las FARC- con los doctrinarismos del PC colombiano.

Mar, 2011-11-01 16:24

Importante que Colombia conozca cuál fué la gestión que realizó durante estos 4 años en Nariño. Importante que conozcan que tuvimos un gobernador de NOMBRE, Que Nariño sigue en el mismo atraso de hace cuatro años, que hoy existe mas inequidad y es mas violento!!! Esperemos como le va a Petro en la alcaldía de Bogotá antes de pensar en un movimiento nacional, y si es con Navarro pués no le va a ir bien...

Mar, 2011-11-01 16:48

Tomasino, si tienes datos objetivos chévere que los pongas.Pero por ejemplo uno de los pocos sitios donde Agro Ingreso Seguro funcionó a favor de los pequeños propietarios fue en Nariño, donde el Gobernador se metió en eso. La asignación de los presupuestos participativos hizo que la comunidad escogiera dónde gastar la plata y por lo menos cuando yo fui a Nariño que hablé con mucha gente eso lo alababan mucho. Es cierto, que Nariño tiene unos niveles de violencia exhorbitantes sobre todo en la parte del Pacífico, donde está la coca y las bandas emergentes. Pero yo no sé si culpar a Navarro de eso es justo. Creo que la prueba de que no todos los nariñenses piensan como tu, es que eligieron a Ricardo Delgado, mano derecha de Navarro, y en contra de los grandes caciques de Nariño como Myriam Paredes. Pero es interesante oír en qué datos te apoyas para complejizar el tema.

Mar, 2011-11-01 23:07

Y otro asunto es el del modelo agroexportador que comenzó a implementar Navarro en Nariño y que siginficativamente SÍ sirvió para sustituir cultivos de coca por otros que en realidad son productivos y que comienzan a perfilar un nuevo modelo de producción allí.

Mar, 2011-11-01 16:01

Ivan Cepeda tiene la razon y Dussan debe dejar la presidencia del polo democratico los polistas no creemos en él. Y me parece razonable que el partido se renueve politicamente con sus bases, el senador robledo debe ser el presidente de la colectividad y covertirse en su cabeza visible. Y el comite de etica debe entrar en accion y sancionar a aquellos que estan del partido solo de nombre. El proyecto de petro se parece a la unidad nacional y como ella dice ser de todos pero cuando se venga la crisis social debido a los tratados de libre comercio no será de nadie.

Mar, 2011-11-01 23:58

Benito, la Unidad Nacional de Santos y el Diálogo Nacional de Petro son exactamente iguales, pero completamente opuestos. No es lo mismo "Manolete" que "Olete la mano".
Unidad Nacional es un acuerdo netamente burocrático, en torno a una visión mercantilista de la sociedad y con la finalidad fundamental de garantizar la perpetuación del statu quo en el país.
Diálogo Nacional es el llamado a la convergencia de todos los sectores sociales y políticos que coincidan en la necesidad de un cambio de modelo, básicamente en torno a propósitos de equidad, respeto por la soberanía nacional y todos los principios consagrados por la Constitución del 91.
Yo no creo que Robledo deba ser el presidente del Polo. Creo que debe ser Aurelio: tiene un perfil más académico, menos comprometido con los "Morenos". ¿O lo usaron y lo van a botar así de rápido? Otra opción es Cepeda, y se la está ganando...

Mié, 2011-11-02 00:05

Mntiras! Por lógica, la presidente del Polo debe ser Clara López!

Páginas

Añadir nuevo comentario