Menú principal

Lunes Septiembre 27, 2021
La semana pasada arracó el jucio contra la cúpula militar del Batallón de Ingenieros Pedro Nel Ospina, el que ganó el concurso por haber presentado más bajas en combate de todo el país en el 2006.  

De las 817 condenas que hay contra militares involucrados en los mal llamados falsos positivos sólo 6 corresponden a coroneles (no hay ningún general condenado). Sin embargo, desde el pasado viernes 24 de abril, está empezando una serie de juicios que podrían casi duplicar esa cifra de condenas de un solo tajo. y terminar condenando a toda la cúpula del batallón que ganó el concurso de falsos positivos.

Esos juicios son el fruto de la primera investigación que vincula a toda la cúpula de un batallón, y que muestra que el giro que le ha dado el Fiscal General Eduardo Montealegre a la Fiscalía puede llevar a que caigan más oficiales de alto rango para dar con los máximos responsables por estos crímenes. Y así, poner en marcha la estrategia de entender estos delitos como un sistema, su contexto, su modus operandi y los distintos tipos que se han se han cometido en el país.

Se trata de la investigación en contra del Batallón de Ingenieros Pedro Nel Ospina que, según la Fiscalía, era “un grupo sicarial dedicado a la consecución de víctimas para presentarlos como muertos en combate”.  

Para llegar a esa conclusión el fiscal del caso usó la estrategia de la investigación sistemática, algo que se diferencia de los procesos que han dado con las condenas de los seis coroneles que existen hasta la fecha.

Un caso exitoso
El Coronel Edgar Emilio Ávila Doria, quien hasta hace poco fue el decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Militar, es acusado por estos dos militares de haber coordinado y presionado a las tropas para que produjeran tantas bajas como en el 2006.
Antioquia es el departamento con más casos de falsos positivos en todo el país: 793 según la Fiscalía. Hoy, el ente judicial investiga 71 homicidios en personas protegidas atribuídas al Batallón Pedro Nel Ospina entre diciembre del 2005 y junio 2007.
La primera de las cinco imputaciones de cargos por estos hechos contra los coroneles que comandaban el Batallón se hizo el pasado viernes 24 de abril.

A diferencia de muchos fiscales que llevan casos de falsos positivos, el fiscal que conduce la investigación contra el Batallón Pedro Nel Ospina, Luis Fernando Zapata, de la Unidad de Derechos Humanos, arrancó por recopilar los casos de las víctimas atribuidas a este batallón en particular y que hasta ese momento estaban dispersas en distintos despachos judiciales.

Ese proceso empezó aproximadamente hace 7 años. Hoy, con el apoyo de otro fiscal de la misma Unidad, Fabio Rebollón, y un equipo de cuatro asesores y analistas, han logrado armar un prontuario de 36 hechos en los que murieron 71 personas entre diciembre de 2005 y junio de 2007 en manos del Batallón Pedro Nel Ospina.

Ese es el mismo período en el que estuvo al mando del batallón el coronel Edgar Emilio Ávila Doria que desde finales de marzo está detenido en la cárcel de Yarumita en Antioquia por estos hechos. Además de él, la cúpula del batallón también está en la cárcel esperando a ser juzgados, como contó La Silla. Todos ellos están a punto de ser imputados por la Fiscalía por ser coautores de los crímenes y haber dado las órdenes que dieron lugar a estas muertes. 

La pluralidad de hechos y que cinco coroneles de un mismo batallón estén siendo procesados casi al mismo tiempo (todos se entregaron a la justicia después de que se profirió una orden de captura en su contra) diferencia este caso de los que llevaron a la condena de los seis coroneles que están pagando penas actualmente.

Hasta ahora, la mayoría de las condenas contra coroneles se han logrado por la investigación de unos crímenes puntuales y no un entramado de hechos.

Así se dio por ejemplo con las condenas del coronel Gabriel de Jesús Rincón (que está pagando 40 años de cárcel por el homicidio de un mototaxista y sigue investigado por los falsos positivos de Soacha); el coronel Wilson Javier Castro Pinto fue condenado a 55 años por el asesinato de dos jóvenes que su tropa hizo pasar como miembros de bandas criminales; el teniente coronel William Roberto del Valle, condenado por la tortura y asesinato de un guerrillero del ELN; y el coronel Juan F. Borja condenado por su participación en 57 casos de falsos positivos que él mismo confesó su participación en esas muertes. Todos ellos presentados como bajas en combate. 

Hasta ahora, el proceso más exitoso es el de los coroneles del Batallón de La Popa Hernán Mejía Gutiérrez y la del teniente coronel José Pastor Ruiz Mahecha, (condenados por aliarse con los paras para presentar como positivos a guerrilleros reclutados por los últimos), pero que sólo logró vincular a dos de sus más altos dirigentes. 

Pero lo que ahora pretende lograr el fiscal Zapata es atar la responsabilidad de esos 71 homicidios a toda la cúpula. Una investigación ambiciosa que según supo la Silla por una fuente que trabaja muy cerca al fiscal, él priorizó frente a otras investigaciones que también adelanta su despacho para lograr prontos resultados. 

La estrategia implica descubrir el modus operandi con el que actuaban, y que según el fiscal, es relativamente simple: a través de informantes y reclutadores (delincuentes, taxistas, finqueros, miembros de la Junta de acción comunal de la comuna 13 de Medellín y los mismos soldados que eran recompensados con premios), el Batallón conseguía a las víctimas. Luego, a través de engaños como ofertas de trabajo, los llevaban hasta el sitio donde se necesitaba hacer una baja y allí, los mataban. Esas operaciones se hacían sobre todo los fines de semana. 

Zapata lo ha logrado hasta ahora gracias a los testimonios de los familiares de las víctimas, de las pruebas técnicas de cada hecho y de las versiones que entregaron los militares que están colaborando con la justicia para esclarecer estos hechos. Muchos de ellos están procesados por haber sido los autores materiales de los mismos, como el Sargento William Darley García Ospina, a quien ya Zapata le imputó responsabilidad material en 19 de estos homicidios y que se ha convertido en uno de los testigos estrella de este caso. 

“Desde que yo llegué (al Batallón), a mi me informaron (...) que aquí se trabajaba así. Estos hechos sucedían como de costumbre. Era simplemente arrancar en un carro y ya la gente le tenía coordinado todo”, le dijo García a Zapata en un interrogatorio. 

Además de eso, el fiscal encontró otras pruebas que vinculan directamente a la cúpula máxima del batallón: los formularios de requisitos que tenían que cumplir los oficiales del Pedro Nel Ospina para poder dar evaluaciones positivas.

Por ejemplo, en el caso del coronel José Zanguña Duarte, que en el 2006 era el segundo comandante del batallón  (en una época que tenía el grado de mayor y ya había sido jefe de operaciones), éste les exigía a sus oficiales de más bajo rango cumplir con 30 bajas sólo en el primer semestre del año.

“No dice si tenían que ser legales o ilegales sino que tenían que ser 30 bajas como fuera”, dijo el fiscal en la primera audiencia que se celebró contra esta cúpula el pasado 24 de abril. Y lo lograron: en ese primer semestre del 2006, el Batallón logró 41 bajas.

Zanguña también era evaluado por el Comandante Ávila Doria, que ese año recibió 20 felicitaciones por su comportamiento.

En el folio de la hoja de vida de Zanguña firmado por Ávila se lee: “el evaluador se complace en lanzar un concepto positivo en el indicador de ejercicio en el mando al mayor José Zanguña Duarte, por su excelente conocimiento del personal con el que conduce las operaciones, generando apreciaciones correctas y juiciosas que le permiten explotar las oportunidades y fortalezas del material humano puesto bajo su responsabilidad. Fomentando equipos de trabajo victoriosos y que vienen aunque de manera esporádica haciendo presente en el marcador (...)”.

Ese “marcador” es el que llevaba las cuentas de las bajas en combate y que finalmente, fue el que le dio el triunfo en número de bajas al Batallón Pedro Nel Ospina en todo el país. Pero también es la evidencia de que este Batallón participó en el macabro concurso que terminó con al menos 71 víctimas de falsos positivos.

El pasado fin de semana (viernes y sábado) el juez avaló con esos argumentos la imputación de cargos que presentó la Fiscalía contra el coronel Zanguña, el primero de los cinco que tiene su juicio andando. Se le imputaron los cargos de homicidio en persona protegida de 11 de las 71 víctimas de este Batallón en ese período, secuestro simple, desaparición forzada, porte ilegal de armas,  falsedad en documento público y concierto para delinquir.

Además, el sábado Zanguña fue enviado a la cárcel y no se podrá defender en libertad porque fue catalogado como “un peligro para la sociedad”.

Si Zanguña, dijo Zapata, “para llegar al punto en el que se encuentra de su carrera militar, se valió de la comisión de estos hechos, ¿qué más podemos pensar nosotros que hará para sostenerse o para seguir adelante dentro de la misma?”

Estos son los delitos que se imputarán también al resto de la cúpula hoy presa de ese batallón y que está integrada por los coroneles Ávila, la cabeza principal, el jefe de operaciones de entonces Diego Hernán Padilla Ospina y los dos oficiales de operaciones, Segundo Raúl Huertas Ceballos y Carlos Iván Cadena Montenegro. Según la Fiscalía, todos ellos fueron coautores de estos crímenes y así se convirtieron en "una organización criminal".

“(El estado mayor del Batallón) debía supervigilar como era que se estaban ejecutando esas bajas porque de ahí dependía la calificación de los oficiales que tenían a cargo y esa calificación es la que determina, hacia futuro, cómo van a ascender las personas dentro del Ejército Nacional. En esa época, las personas ascendían por bajas. Por eso es que hoy tenemos al señor Zanguña Duarte de coronel, al señor Padilla Ospina de coronel, al señor Huertas Ceballos de coronel”, dijo el fiscal Zapata en la audiencia.

La próxima audiencia en la que están citados Padilla, Huertas y Ceballos se realizará el próximo 8 de mayo. Aunque en la audiencia del pasado viernes también se iba a imputar al comandante del Batallón Ávila Doria, esta se aplazó porque el abogado defensor presentó excusa por enfermedad. Algo que el fiscal descalificó como una artimaña para retrasar el juicio, a pesar de que el ex comandante lo negó.

Pero en cualquier caso, la diligencia con la que se está avanzando esta serie de juicios casi en conjunto demuestra que la estrategia del fiscal Zapata está en plena marcha.  En los juicios que se viene promete revelar mucho más de su modus operandi porque aún no se han destapado todas las pruebas que los podrían incriminar como máximos responsables.

Una apuesta que la Fiscalía está tratando de replicar a más casos, como quedó claro con el compromiso del Fiscal Eduardo Montealegre en el marco del foro de víctimas de falsos positivos de hace dos semanas.

“Este año yo asumo el compromiso con el país, de que antes de diciembre, una vez culminemos estas investigaciones, nosotros vamos a tomar decisiones (...) frente a los generales que están siendo investigados. Es decir que aquí asumo un compromiso público y ante el país, de que las decisiones se van a tomar antes de que yo finalice mi periodo como Fiscal”.

Si el Fiscal cumple, y a final de año las investigaciones contra generales empiezan a generar resultados, seguramente el caso del Batallón Pedro Nel Ospina podrá servir como ejemplo para llegar a los máximos responsables de estos hechos. 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2015-04-30 19:32

Estos mal llamados falsos positivos son crímenes infames que sucedieron durante el mandato de la seguridad democrática, según Uribe estarían seguro cumpliendo con su deber porque en su gobierno delinquir es cumplir con el deber solo los delitos que cometen los alzados en armas se deben perseguir, los demás no, todos los funcionarios condenados de su administración son inocentes, a eso es que hemos llegado, ese partido Centro Democrático en un partido fascista.

Jue, 2015-04-30 19:32

Estos mal llamados falsos positivos son crímenes infames que sucedieron durante el mandato de la seguridad democrática, según Uribe estarían seguro cumpliendo con su deber porque en su gobierno delinquir es cumplir con el deber solo los delitos que cometen los alzados en armas se deben perseguir, los demás no, todos los funcionarios condenados de su administración son inocentes, a eso es que hemos llegado, ese partido Centro Democrático en un partido fascista.

Jue, 2015-04-30 10:25

Sergio Jaramillo, el mamertolendico comisionado de la paz, fue viceministro de defensa de Santos. Entre ambos se inventaron la manera de inducir falsos positivos. Ofrecían ascensos y premios en dinero por éxitos operacionales. Sabían que aquello que mal comienza, peor acaba. Pero como buenos políticos mamertoides, tiran la piedra y esconden la mano. Los falsos positivos, que ademas no son sino como el uno por ciento de lo estimando, son un engendro con apellidos propios: Santos-Jaramillo.

Vie, 2015-05-01 10:57

No fue Jaramillo. Fue el el buen político 'mamertoide' ÁUV, a través de su Ministro de Defensa Camilo Ospina, quien ejecutó la directiva ministerial número 29, de noviembre de 2005, en el marco de su política de 'Seguridad Democrática'. ¿Quien tiro la piedra y escondió la mano?

Te cuento que el mamertoide AUV, para darle sepultura a estas investigaciones y torcerlas, postulo para Fiscal General de la Nación ¿Adivine a quien...? a su mismísimo autor intelectual y ejecutor de los FP, Camilo Ospina. ¿Entiende?

AUV sabe donde pone sus fichas. Ej: su magistrado Pretelt, envuelto en un caso de desplazamiento con su esposa, por líos de tierras. Le recuerdo, o si no lo sabia, que AUV se opuso a la restitución de tierras.

Cinco años desde que el Narco#82 dejo la 'Casa de Nari', el país no ha superado los escándalos de corrupción, torcidos, etc. Eso ni paso con el caso 8000, del cual AUV fue samperista y jamas lo condeno. Por eso el nombre de su partido, Puro Concierto para Delinquir.

Mié, 2015-04-29 21:21

En toda organización están presentes los malos elementos, aquellos que no son capaces de ascender si no con trampas o torcidos, como se dice ahora. Los militares no brillan por su inteligencia y son pocos los que se caracterizan como humanitaristas. Atraidos por la disciplina, las artes militares, las armas y demás arandelas hacen de esta carrera su modelo de vida y la fuerza le gana a la razón. Pero los necesitamos y desearíamos no verlos envueltos en estos problemas y crímenes. Ellos no deben apelar a la solidaridad de cuerpo y, por el contrario, deben mostrar su total desacuerdo y su repudio, pues están llamdos a defendernos no a atacarnos, así muchos de los asesinados fueran malandros

Jue, 2015-04-30 10:32

La prepotencia de sus sentencias lo deja mal-parado... decir que los ingenieros, o los médicos, o los abogados, brillan, o no brillan, como los militares, por su inteligencia, es un sofisma. En todas las carreras profesiones y vocaciones, hay gente inteligente.. y otros no tanto. Hay necios, hay humanistas, hay pendencieros.. hay inteligentes. En todas. Y hablando de ascender con trampas.. como le parece las que hizo Santos para llegar al solio de Bolivar?

Vie, 2015-05-01 20:20

Oscar, gracias por su comentario. Lo mio está lejos de ser una sentencia, la verdad, no apunto a tanto, solo es una opinión. Comparto lo expresado en su respuesta, solo que sigo pensando que quienes escogen la vida militar, ven en la disciplina, las armas, las marchas, etc, un atractivo superior al que otros tenemos por las matemáticas, la biología, las leyes, la literatura, etc. En cuanto a Santos no considero que haya hecho trampa. Desde cuando inició su carrera pública era evidente que buscaba la Presidencia. Igual que Vargas Lleras. Así que no hubo trampa. Otra cosa es que decidiera tomar sus propios riesgos y trazara sus propios caminos, en tanto que muchos, no entiendo por qué, esperaban que continuara las políticas de Uribe, especialmente en torno a la seguridad. No era lógico pensar que Santos resultara una copia de su antecesor.

Jue, 2015-04-30 08:47

Q interesante don Gato q su memoria recuerde q el pais violento no se inició con Furibe en 2002, muy cierto. Xfin reconoce q la historia no se hace d una día para otro así el protagonismo de esa violencia en pleno siglo 21 se lo disputen Furibe y Grupos al margen d la ley x acción y/u omision dl mismo gobierno.

Sabe q' resulta más interesante Gato marrullero, q esa memoria le funcione muy bien para defender a Furibe, Y para atacar a BOGOTÁ en cabeza d Petro sufra d AMNESIA TOTAL. Q' explicación tiene para soportar q Bogotá nació hace 10-12 años como muy alegremente Igvelez expone sin el más mínimo sentido d la vergüenza x un país en el q han participado d una u otra forma. Y q han hecho o hicieron q dejara huella ?, es q Petro desbarató todo o simplemente no encontró nada.?.

Pd: q' se cocinó el día d ayer en la reunión aquella?, por el momento Furibe ya se ganó otro titulo,..Patriota.
Donde hubo fuego cenizas quedan y TutiLina ya habían dado el 1er paso en Medallo.

Jue, 2015-04-30 12:12

Equiparar los "Falsos Positivos" con el exterminio sistemático de la UP es un ejercicio espurio, porque:

1. Los muertos-FP no fueron de izquierda, ni para "borrar" a nadie en particular. Fueron muertos al azar, que solo tenían algo en común: No tendrían dolientes "notables".

2. Los gobiernos de turno "deploraron" los muertos de la UP (¿hipócritamente?). El gobierno de los FP "celebró" esos muertos, defendió a los asesinos incondicionalmente (hasta donde pudo) y, al final, negó que hubieran ocurrido ("Falsas denuncias", dijo el jefe). Pero fueron muertos para mostrar, muertes para celebrar en público.

3. Las muertes-UP fueron furtivas. Las FP fueron oficialmente facturadas por los asesinos al estado, y pagadas, antes de saberse que eran ejecuciones de ciudadanos disfrazados de guerrilleros.

Los muertos-FP pueden ser los muertos políticos más innecesarios de la historia universal. Un fenómeno muy novedoso. ¿Adanismo?

La política matriz se llamaba "Seguridad Democrática".

Vie, 2015-05-01 08:41

Los FP no fueron genocidio, ni ataque a la izquierda o a los enemigos del estado; no fueron muertos por error, ni bajas por fuego amigo (bueno, realmente sí, pero ¡qué amigos!), no fueron secuestros (los llevaron al matadero por las buenas), no fueron muertos accidentales, ni por el uso excesivo de la fuerza ni por balas perdidas. No fueron muertos "normales".

Los FP fueron producto de la estupidez de alto nivel, la más peligrosa, nunca reconocida oficialmente: Los incentivos mortales, pagados por todos con la colecta de impuestos.

El azar operó solamente en la selección de las víctimas, pero el accionar fue sistemático. Las similitudes de los casos son muy improbables por azar. Si existió un manual de FP, el primer paso diría: "1. Seleccione una víctima al azar, algún callejerito".

Uribe sí explotó en algún momento el bodycount, por eso los incentivos. Nunca "deploró" esos crímenes y sigue insistiendo en la gratitud perpetua y absolutamente incondicional ... no aprendió NADA.

Mié, 2015-04-29 11:35

Como decía Goldratt, "dime cómo me mides y te diré cómo me comporto, si me mides de una forma estúpida......"; si para ascender y ganar mas yo tengo que presentar "bajas", pues me las busco como sea. Es muy importante dentro de estas investigaciones establecer quién puso el indicador, que aún cuando no sabemos si lo puso de mala fe, si generó un comportamiento aterrador.

Mié, 2015-04-29 10:30

Escalofriante e indignante. Pero entre la indignación, por un lado, y los proyectos de ley de "gratitud absolutamente incondicional", por el otro, y la presión por resultados, al frente, la Fiscalía tiene el reto de evitar los falsos positivos judiciales, mientras logra la mayor cantidad de verdaderos positivos (condenas a culpables).

Que no asistamos los colombianos, dentro de unos meses o años, al espectáculo de otra cruzada, entonces contra los falsos positivos judiciales cometidos durante la cruzada contra los falsos positivos extrajudiciales; condenables también desde ya.

Como persona, siento vergüenza ajena por estos crímenes, pero no como ingeniero (el campeón del crimen en esta tragedia es un "batallón de ingenieros"), pero sí la siento como propia cuando se derrumba una torre o cuando los sistemas de información fallan. Creo que los miembros de la Fuerza Pública deberían mermarle a su "solidaridad de cuerpo" y enfrentar también, decididamente, a sus propios delincuentes.

Mié, 2015-04-29 13:15

...P. I. L. D. O. R. A. S DDD..

--cartel d militares activos y retirados q vendian armas a sus "enemigos".

--El paro d Maestros está Bien serio, anticipo q el pulso lo ganaràn los Maestros y la Ministra huele a renuncia- con talante eso si-sino se pellizca.

--se pone de Moda la negociacion en medio del conflicto. Nuevas estrategias q es las puede Patentizar a Santos.

--un Tal robo Maxivo en transmilleno ya huele a montage, q pena con la Rueda q esta mañana se ahogó con el tema. Un Gral Guatibonza al q le preguntan y 1º mira a todo lado para contestar y un alcalde q dice "no hay reportes, no hay denuncias. Y una tal testigo q dice q ella no puede denunciar xq no fue robada y un video con unos supuesto ladrones igual d dudoso. La puja x Bogotá sigue ardiendo.

--la niña desaparecida d Nariño ya vale $100milones- el misterio del avión malayo se trasladó a guasaco Nariño.

--EL SUPERMINISTRO D LA PRESIDENCIA A PUERTA CERRADA CON FURIBE..mmmm?.

Sáb, 2015-05-02 11:45

Uribe el nuevo mejor amigo de Santos en 5... 4...
Uribe sabe la estrategia, acabar con el enemigo, tenerlo arrodillado y luego hacerlo su aliado, su perro faldero, como le pasó a Valencia Cossio. Ahora que se siente acorralado y no ve como recuperar el poder para evitar los juicios a los que se metió por el embeleco de ser senador, no le queda mas que bajar la cabeza...

Mié, 2015-04-29 09:27

En algún momento pudo aceptarse asesinatos por fanatismo ideológicos, pero q se aliaran por mero negocio, la institución castrense llamada precisamente a proteger la ciudadanía es horrorosamente inentendible.

Es aquí dónde veremos las gestiones q ha hecho la oposición por salir limpios d ésta. La oposición q se apoya en el ejército para asustar a Santis y el ejército q se apoya en la oposición para asustar a Santis. Aquí hay en juego un pulso d complacencias mutuas q al final nos dirá Quién es Quién. Santis los pondrá en cintura?..o las penas serán irrisorias como ya es la moda.

Mié, 2015-04-29 12:19

De acuerdo con algunas partes de sus comentarios... pero debemos recordar quien era el ministro de justicia y uno de los jefes máximos del ejercito.
Aca TODOS están untados.

Añadir nuevo comentario