LA SILLA VACIA

La Silla recibió diferentes denuncias sobre la utilización de los carrotanques de agua, en La Guajira, por parte de candidatos a las alcaldías y a los concejos para sacar votos en los barrios y rancherías indígenas.

 

En La Guajira, el segundo departamento más pobre de Colombia, golpeado por la sequía de los últimos cuatro años y en emergencia humanitaria por la muerte de casi 300 niños desnutridos y sedientos, hay políticos que aprovechan la escasez de agua para obtener votos.

Con camiones cisterna que contratan de su bolsillo o hasta con el agua pagada con plata pública, candidatos en Maicao y Manaure están vendiéndose como las mejores opciones para este 25 de octubre por llevarles el líquido a los habitantes para que sacien su sed, alimenten a sus animales y realicen sus labores domésticas.

Tan explícitos son que encontramos fotografías publicadas en los perfiles en Facebook del liberal Aldrin Quintana, candidato a la Alcaldía de Maicao, y de Duber Ellis Rojas, inscrito en la lista de Opción Ciudadana al Concejo de ese mismo municipio. Este último ya borró el álbum que mantuvo en línea hasta hace un par de semanas, pero obtuvimos un pantallazo con algunas de las imágenes.

También pudimos ver fotos de carrotanques en barrios pobres de Maicao, publicadas en el perfil del ciudadano Luis Armando Narváez y acompañadas de mensajes como “espero apoyen a mis candidatos para seguir apoyándolos” o “hay que votar por gente consciente de nuestras necesidades”.

Sobre las candidaturas de Bonilberto Bonilla Bonivento, en la lista de ASI al Concejo de Maicao, y del conservador Wilfredo ‘Feyo’ García Mengual, a la Alcaldía de Manaure, obtuvimos denuncias puntuales, pero no fue posible conseguir las imágenes de los carrotanques que, según la comunidad, ellos han enviado recientemente a barrios y rancherías.

Mientras que sobre José Carlos Molina, avalado por Cambio Radical para la Alcaldía de Maicao, recibimos vía whataspp -y por varias fuentes- una fotografía de un carrotanque con logosímbolos oficiales que, nos aseguraron, es usado por esa campaña para repartir agua.

Las once  fuentes consultadas para esta historia nos dijeron que estas prácticas se repiten en cada uno de los 15 municipios guajiros, pero La Silla solo pudo conocer información detallada de Maicao y Manaure.

Estas fotografías nos las enviaron diferentes personas en Maicao, a través de whatsapp, para denunciar que en ese municipio le están entregando el agua pagada con recursos públicos solo a quienes dicen que votarán por el candidato de Cambio Radical José Carlos Molina.

 

Si quieres agua vota por mí

Maicao, la capital comercial de La Guajira y la plaza con mayor censo electoral de ese departamento, no solo es reconocida por ser la meca colombiana del rebusque sino por las protestas constantes de sus habitantes ante la falta del líquido.

En estas elecciones, como lo contó La Silla, la puja allí por la Alcaldía se ha dado de manera desigual porque al alcalde Eurípides Pulido, quien llegó a ese cargo haciendo campaña junto al investigado exgobernador Juan Francisco ‘Kiko’ Gómez, lo señalan de haber puesto su administración al servicio de su candidato José Carlos Molina.

Allí, en la pelea por la silla de alcalde, también están Mohamad Dasuki, del Partido de La U; Alejandro Rutto, del Mais; Aldrin Quintana, del Partido Liberal, y Laid Díaz, de Opción Ciudadana.

La Silla conoció nuevas denuncias en contra de la campaña de Molina, a la que acusan de estar usando los carrotanques contratados con dineros de la Gobernación y de la Unidad de Gestión del Riesgo nacional para capturar votos.

Dada la crisis por sequía que vive La Guajira, desde el año pasado los gobiernos nacional y departamental les llevan a diario agua gratis a comunidades pobres y con pozos y jagüeyes secos. Lo hacen mediante 73 carrotanques. Las inversiones prometidas, cercanas a los 17 mil millones de pesos, incluyen también la reparación de los molinos de viento y  la limpieza de los pozos para que los wayuu puedan sacar agua de su propio suelo.

Una habitante del barrio Once de Noviembre en Maicao, cuyo nombre omitimos por seguridad, nos contó que el fin de semana pasado debió rogarle al líder de su cuadra por unos cuantos litros porque minutos antes le había reconocido que no simpatizaba con el candidato de la administración.

Los líderes son los voceros de la comunidad que gestionan ante las autoridades locales que sus barrios y rancherías sean incluidos en las rutas de los carrotanques.

“Me dijo que tenía que estar con José Carlos para poder darme el agua. Él llevaba una lista y la gente a la que le llenaban sus tanques y albercas las ponían a firmar”, nos contó la mujer.

La súplica se convirtió después en 54 litros de agua (tres latas), que le alcanzaron para día y medio de labores domésticas, mientras que los vecinos que apoyan a Molina, por segundo domingo consecutivo, recibieron suficiente líquido para toda una semana. En ese barrio esperan que este fin de semana el carrotanque vuelva una vez más.

Ante “ese poquito de agua”, la ama de casa tuvo que salir el martes a comprar 60 latas más por 10 mil pesos para suplir sus necesidades y las de sus tres hijos el resto de la semana. Esta familia recicla mucho más desde el año pasado porque su situación económica desmejoró y ya no pueden disponer todos los meses de los 150 mil pesos que cuesta comprar un carrotanque completo para llenar la alberca, los tanques y las poncheras.

Situación similar ocurre en el municipio de Manaure, a una hora y 15 minutos de la capital Riohacha. Dos pobladores le contaron a La Silla que en los sectores Shiruria, Mayapo y Sabana unas 400 familias indígenas están beneficiándose del agua pagada con recursos del departamento y de la Unidad de Gestión del Riesgo solo si prometen que votarán por el candidato conservador a la Alcaldía Wilfredo ‘Feyo’ García Mengual.

Él es la carta de la actual administración, que desde enero pasado está en manos de Deivis Díaz Rivera tras la detención preventiva de la exalcaldesa Francisca Freyle Mengual, que se eligió avalada por los conservadores.

Ella no pudo terminar su periodo porque la justicia la investiga por irregularidades en la contratación y desde enero pasado está presa en Bucaramanga. Sin embargo, sigue dando órdenes desde la cárcel, le dijo a La Silla una fuente conocedora de la política manaurera, porque el actual mandatario hace parte de su grupo político.

Uno de los indígenas de la etnia wayuu con los que hablamos nos explicó que en los tres sectores en los que se reparte agua a nombre de 'Feyo' García esa candidatura espera obtener unos mil votos, mucho más porque el líquido lo vienen entregando desde hace tres meses.

“Todo el que tenga sed tiene que votar por ‘Feyo’ porque si dice que está con otro candidato no le dan el agua”, le dijo el ciudadano wayuu a La Silla.

‘Feyo’ Mengual se enfrenta por la Alcaldía de Manaure a Aldemar Ibarra, de Opción Ciudadana, y a Ever Álvarez, del Polo Democrático.

El candidato al Concejo de Maicao Duber Ellis Rojas, avalado por Opción Ciudadana, subió hace unas semanas estas fotografías de un carrotanque que llevó a un barrio en ese municipio. Aunque las borró del perfil, logramos obtener este pantallazo. 

 

Además de hacer campaña con el agua supuestamente pagada con recursos públicos, otra de las modalidades con las que los candidatos están haciendo proselitismo en La Guajira es a través de carrotanques contratados con dinero propio. Entre Maicao y Uribia hay 90 familias wayuu que viven en las rancherías Orosho, Oskurwuo e Ishoy, y tienen a sus miembros zonificados en ambos municipios.

Una de las lugareñas le contó a La Silla que varias familias pudieron llenar sus albercas esta semana gracias al agua que llevó el candidato al Concejo de Maicao por el partido ASI Bonilberto Bonavante Bonilla.

La comunidad le prometió al candidato sus votos, que según la indígena wayuu podrían ser unos 50, si además de seguirles llevando agua hasta el 25 de octubre, les limpia un jagüey cercano a la ranchería. “No nos vamos a conformar con el poquito de agua para darle los votos”, nos aseguró la mujer.

Pese a que muchos candidatos les llevan a los indígenas agua pagada de su propio bolsillo, una fuente le dijo a La Silla que algunos de ellos podrían estar incurriendo en peculado si se comprueba que el líquido lo toman de los cinco pozos que el Gobierno nacional construyó en Riohacha, Manaure, Uribia y Maicao para mitigar la sequía en ese departamento.

La Silla llamó a los candidatos involucrados, pero hasta el momento ninguno de ellos ha respondido nuestros mensajes.

Consultamos al secretario de Gobierno de La Guajira, Wilson Rojas, quien nos aseguró que los carrotanques contratados tienen identificación oficial y sus conductores no pueden cobrar ni rehusarse a entregarle agua a ningún miembro de la comunidad. El funcionario dijo desconocer la utilización del agua con fines electorales y anunció la convocatoria de un comité de vigilancia la próxima semana para escuchar las quejas de la comunidad.

También hablamos con el ministro de Vivienda Luis Felipe Henao quien no solo nos aseguró que quienes usen el agua pagada con dineros públicos estarían incurriendo en peculado sino que anunció ahondar en las denuncias del pueblo guajiro para interponer las acciones penales a las que haya lugar ante la Fiscalía.

 

Este carrotanque llegó a una ranchería en Maicao con publicidad alusiva al candidato liberal Aldrin Quintana, como lo señalan los círculos verdes. El candidato publicó estas imágenes en su perfil de Facebook

 

Un problema de décadas

La falta de agua es tan normal entre los guajiros que en algunos municipios como Maicao sus habitantes se acostumbraron a pagar cuatro veces el líquido.

Allí los pobladores reciben mensualmente la factura de la empresa privada con capital español Aguas de la Península, pese a los prolongados cortes del servicio; les pagan a los carrotanques para completar el consumo semanal, adquieren un botellón para la hidratación diaria y además pagan un excedente en electricidad por las turbinas que instalan en sus viviendas para que cuando se restablezca el servicio, el agua corra con fuerza por las tuberías y puedan así llenar sus albercas.

Situación similar ocurre en el municipio de Manaure, donde el servicio es intermitente, y en Riohacha pese a las inversiones recientes.

En Maicao, a pesar de que las quejas se multiplican en contra de la empresa prestadora del servicio de agua, concesionada a 30 años desde el 2000, el municipio paga subsidios anuales por hasta 4.322 millones de pesos. Así se lee en una certificación hecha por la tesorera municipal a la que La Silla tuvo acceso y en la que quedaron consignados los giros a esa empresa entre enero y diciembre de 2013.

Aguas de la Península anunció en julio pasado que en menos de tres años Maicao tendrá en su casco urbano servicio de agua las 24 horas. Semanas antes había anunciado una inversión de 500 millones de pesos en el mantenimiento de la infraestructura para mejorar el servicio. En ese mismo comunicado la empresa aseguró que el bajo caudal del río Jordán agudizaba aún más la situación en el municipio.

Sin embargo, la falta de agua está tan arraigada a la cultura maicaera, como sucede en los demás municipios guajiros, que pocos creen ya en los anuncios. Tampoco le creyeron al ministro de Vivienda Luis Felipe Henao en enero pasado, cuando inauguró  el pozo del hospital de Maicao y dijo que el servicio del agua mejoraría allí paulatinamente.

El alto funcionario, acompañado por el gobernador de La Guajira José María ‘Chemita’ Ballesteros, anunció la construcción de 10 pozos más para facilitarle y abaratarle la compra de agua a los guajiros.

Varias de las fuentes consultadas le dijeron a La Silla que los pozos si bien mitigan la falta de agua no solucionan el problema de fondo y cuestionaron la inexistencia de inversiones que a La Guajira le garanticen tomar el agua del mar y su desalinización, así como la falta de infraestructura que conecte a los acueductos con los afluentes de la Sierra Nevada y los Montes de Oca.

Mientras la campaña avanza y  los candidatos siguen usando el agua para intentar sumar más votos, unos guajiros resignados inician travesías y ruegos diarios para poder obtener el preciado líquido, que allí en esas tierras áridas llega a ser más apetecido que el oro.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2015-08-28 10:05

Es el colmo el abuso de los políticos en época electoral.
Se evidencia mas que todo en la costa que la compra y venta de votos no está ni cerca de ser regulada y que el control electoral o no existe o no se manifiesta de manera eficiente en esta zona del país. Es lamentable ver como un puñado de "corruptos" usan los recursos públicos a los cuales por derecho les corresponde a los ciudadanos para conseguir un número determinado de votos y así ganar de forma deshonesta elecciones.

Añadir nuevo comentario