Menú principal

Domingo Octubre 25, 2020

??

El candidato Juan Manuel Santos reveló esta semana que el Presidente Juan Manuel Santos tenía información de dónde podría estar alias Timochenko y agregó que él, el candidato, lo pensaría dos veces antes de ordenar actuar contra él. Al gobierno no le gustó la declaración del candidato, tanto que el director de la Policía y el Ministro de Defensa salieron a refutarlo y le recordaron al candidato, que eso en este momento no era una opción sino una obligación.

El candidato no volvió a decir nada del tema y el Presidente tampoco se refirió a él. Los asesores del candidato también se sorprendieron con la declaración y se preocuparon a pesar de que han escogido con todo cuidado los medios y los periodistas a los que les conceden las entrevistas. Algunos le sugirieron al candidato que había que seguir mejor las declaraciones del Presidente para no entrar en contradicciones.

Pero más allá de las diferencias que puedan haber surgido entre el candidato y el Presidente, el primero abrió una discusión sobre los efectos que una operación militar podría tener hoy en la mesa de  negociación de La Habana. El candidato dijo, por ejemplo, que cuando el Presidente había tomado la decisión de ordenar actuar contra alias Alfonso Cano era otro escenario. Insinuó que en este estado de avance del proceso hay mucho que preservar y que por tanto él, si llegara a ser Presidente, “lo pensaría dos veces”.

En otra ocasión el Presidente había dicho que un “magnicidio” haría romper el proceso. Comentaba unas “revelaciones” del Ministro de Defensa sobre un atentado que preparaba la guerrilla contra el ex presidente Álvaro Uribe. La duda del candidato surge ahora en sentido contrario al que el Presidente señalara en esa ocasión. El candidato piensa que capturar o “dar de baja” –para usar el lenguaje del Ministro- a Timochenko podría acabar con el proceso y se ha avanzado mucho como para ponerlo en riesgo.

El Presidente tomó la decisión de adelantar un proceso de paz en medio del conflicto y desde entonces ha repetido que los hechos de la guerra no tienen por qué afectar las negociaciones. La regla se ha cumplido hasta ahora por lo que a pesar de que la guerrilla ha cometido crímenes sin nombre como el reciente asesinato de dos policías en Tumaco, para solo mencionar un solo ejemplo, el Gobierno ha mantenido su decisión de intentar llegar a acuerdo para la terminación del conflicto.

En este año y medio de negociaciones ha habido golpes contra la guerrilla y las Farc tampoco han reclamado. Es la regla pactada.

Negociar en medio de la confrontación fue la decisión más difícil de las que tuvo que tomar el Presidente al iniciar las negociaciones y ha servido de caballito de batalla a los opositores que han reclamado una y otra vez por qué no se les “exigió” a las Farc dejar de cometer actos terroristas para demostrar su “voluntad de paz”. Por eso el Presidente se sorprendió tanto con las declaraciones del candidato.

Santos, el Presidente, hizo –a mi juicio- lo correcto. El propósito era buscar que la negociación no fuera aprovechada como una ventaja militar por parte de la guerrilla. Así ya lo había hecho en el Caguán y las consecuencias habían sido trágicas.

Una buena parte de los ciudadanos, que desconfiamos con suficientes razones de las Farc, apoyamos la decisión del Presidente: los avances en lo militar no se pondrían en riesgo. Por eso nos sorprendieron las declaraciones del candidato.

Lo deseable es lograr un acuerdo, en el marco de una negociación, para terminar el conflicto y poder finalmente construir una sociedad en paz y desbloquear la agenda política que encuentra su mayor obstáculo en la confrontación. Algún día los colombianos tendremos que poder hablar de otras cosas.

Esa fue la decisión del Presidente Santos que muchos hemos venido apoyando casi sin condición y otros han venido criticando sin consideración. No hay términos medios.

El candidato abre ahora una nueva discusión, la que los uribistas habían propuesto desde el primer día, la que las Farc han repetido desde el primer día: si debe haber un cese al fuego. El candidato lo propone para evitar que algún hecho de la guerra, como capturar o dar de baja al jefe de la guerrilla pueda dar al traste con lo mucho que hasta ahora –según le ha dicho el Presidente- se ha conseguido en término de construcción de acuerdos. Los uribistas lo proponen porque saben que así torpedean el proceso y las Farc lo hacen porque saben que un cese al fuego solo les conviene a ellos y le pueden sacar ventaja militar.

Los avances de los últimos días en la negociación y el tono de los negociadores que devela que hay tensiones e interés de la guerrilla de ganar tiempo mientras se aclara el panorama político dada la incierta reelección presidencial no parecen presagiar que sea el momento de plantear un tema como el cese al fuego. Ni los ciudadanos creen todavía lo suficientemente en el proceso como para aceptar que se les de ventajas militares a la guerrilla, ni las Farc sienten que se ha avanzado lo suficiente como para aceptar condiciones de verificación como ubicación de los combatientes en determinados lugares u otras similares que una guerrilla solo acepta cuando ha tomado la decisión irreversible de llegar a un acuerdo y con las Farc no parece que estemos en ese punto aún.

Ojalá el Presidente contradiga rápido al candidato para cerrar esa discusión.

 

Perfiles relacionados: 
Juan Manuel Santos Calderón
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2014-04-14 12:25

PALABRAS MAS PALABRAS MENOS el escritor freno o desvio la secuencia argumentativa.
La lógica de uno de sus escritos y que constituye la columna vertebral de todo su escrito debe decir:
El candidato, no el Presidente dijo, por ejemplo, que cuando el Presidente había tomado la decisión de ordenar actuar contra alias Alfonso Cano era otro escenario, pero no hubiera estado de acuerdo si hubiera sido candidato, y es cierto, en esa época como Presidente todavía respetaba y aplicaba algo de la SEGURIDAD DEMOCRATICA, pero no como candidato, Pero ahora, en este estado de avance del proceso como candidato y como presidente hay mucho que MAQUIAVELIZAR y que por tanto él, si llegara a ser Presidente, SE TERMINARIA DE TORCER CONTRA AQUEL PUEBLO que exige combatir a los bandidos y “lo pensaría dos veces” para accionar contra las FARC.

Sáb, 2014-04-12 15:49

Como en otros comentarios, este parece un mundo de sueños, donde las Farc piden cese de fuego bilateral para hacer del país un Cagüan entero para su goce y disfrute, olvidando que no solo las Farc son actores violentos, también están las otras guerrillas, las Bacrim, paramilitares, los narcotraficantes y los demás grupos delincuenciales; no es poca la tarea y menos dejando a Colombia como tierra de nadie menos que de las Farc, tontos y mas tontos, pero no tantos...

Sáb, 2014-04-12 11:17

Jajaja pobre Santos, con esa doble personalidad q ha asumido, le están dando muy fuerte x todo lado. Le está costando muy caro y ahora,… Quien manda a Quien?. Ya no se q’n es Juanma Y q’n es Santos,.. X dios en q lio --se-nos-- metió este señor?.

Lo más interesante de su análisis Riveros, es precisamente resaltar la necesidad del candidato del cese al fuego BILATERAL, ese q el presidente x la soberbia del q cree q ganar una batalla es ganar la guerra, y x temor al q’ dirán las ‘’amistades’’-léase Fu- no ha querido aceptar; decisión no apremiante cuando no eres quien pone el pecho al frente de batalla.

El común denominador en Colombia de exigirle a la guerrilla q no haga esto o aquello, olvidamos q un procese de NEGOCIACIÓN es entre 2 y la guerrilla ya ha mostrado varias veces la intención unilateral q ha sido ignorada.

Yo no puedo exigir lo q no estoy en capacidad de ofrecer.

Hay egoísmo demasiado en muchos q se toman el poder de decidir x la mayoría.

Sáb, 2014-04-12 10:13

La paz debe negociarse en secreto y en Colombia y avisarle a la ciudadanía después de que se firme un acuerdo, no antes. Tener un "proceso" de paz o una negociación indefinida, sin términos de tiempo donde nada está claro, no se sabe si hay cese de hostilidades, no se sabe qué cosas deben o pueden hacer uno y otro bando, entonces se convierten en unas vacaciones que cualquier dia se rompen porque si... cuánto tiempo tardó redactar la constitución de Colombia? cuánto tiempo deben durar las negociaciones? qué tanto se habla allá? porqué tantísima demora? no tiene ninguna lógica...

Sáb, 2014-04-12 13:05

Riveros ,creo q desde su privilegiado balcón VIP de LSV pude hacer algo mas

NO sé cuál es el problema que el candidato hoy sugiera al presidente replantear la estrategia y lo hagan ver como un retroceso, o lo q es peor, como una flaquead ante las Farc. Lo q veo es una sintonía Candidato-presidente de ampliar las posibilidades tan estrictas y exageradamente restringidas en este sentido. Muy cierto hay más q preservar ahora y eso desafortunadamente para los opositores de la paz no es bien visto. Pareciera más bien la defensa de la honra de FU q la del mismo país.

Lo correcto es buscar el bien de todos afín a las necesidades de todos y no de unos cuantos guerreristas, defendiendo la ridícula entrega y sumisión del país,….CUÁNDO, CÓMO, DÓNDE?.

Desde su privilegiado balcón VIP en LSV Riveros, q’ está haciendo usted x ayudar y no x echar más leña al fuego?.

Una actitud menos egoísta puede ayudar bastante. Su ultima línea es un deseo personal, Yo si quiero lo contrario.

Sáb, 2014-04-12 11:50

También me trae a la memoria un libro satírico, "Flatland" de Edwin Abbott, que habla acerca de un mundo bidimensional llamado Planilandia.

El narrador, un humilde cuadrado, nos guía a través de algunas de las implicaciones de su vida en dos dimensiones.

"Cuadrado" tiene un sueño en el cual visita un mundo unidimensional (Linealandia), e intenta convencer a su rey acerca de la existencia de una segunda dimensión, la cual no puede ser entendida por los habitantes de Linealandia.

Luego recibe la visita de una esfera tridimensional, de la cual no puede comprender su existencia hasta ver la tercera dimensión por sí mismo.

Poco después tiene un sueño acerca de visitar Puntilandia, compuesta de un sólo punto, consciente de que su existencia ocupa todo y no sabe de nada aparte de sí mismo.

Con "Esfera" aprende que no puede rescatar al punto de su estado de auto-satisfacción.

Colombia es Puntilandia. Sin líneas ni cuadrados ni esferas, solo quedan puntos sin dimensión.

Añadir nuevo comentario