Menú principal

Domingo Septiembre 15, 2019

Después del triunfo de Juan Manuel Santos, los pulsos de poder comienzan a darse dentro de la coalición que posibilitó su victoria. Hoy, después de que el Consejo de Estado ternó a Gilberto Rondón para Contralor General, arranca uno entre dos pesos pesados cercanos a Santos: Germán Vargas Lleras y César Gaviria.

Gilberto Rondón es un abogado boyacense de la Universidad Católica, especializado en derecho constitucional de la Universidad Externado y derecho administrativo y gerencia pública y control fiscal de la Universidad del Rosario. Fue representante liberal por la Cámara en Boyacá, donde también fue concejal, alcalde y asesor de la gobernación.

Según supo La Silla de una buena fuente, cuando era magistrado del Consejo Nacional Electoral de la “casa Gaviria” (como se conoce ahora al expresidente y su hijo Simón) le pidieron que se retirara para que el Partido Liberal lo pudiera impulsar para la Contraloría General.

Para Rondón implicaba renunciar a la presidencia del organismo electoral justo en el año de elecciones pero siendo Gaviria su padrino político él accedió. 

Los apadrinados
Edgardo Maya parecía el gran favorito para suceder a Sandra Morelli. Pero en los últimos días, comienza a tambalear.
Gilberto Rondón es el apadrinado por César Gaviria, y entra en la pelea contra Maya

Con ese aval de los Gaviria, en el mundo judicial era claro para los conocedores que Rondón sería ternado por el Consejo de Estado y que también sería el sucesor de Sandra Morelli después de que la nominación de Edgardo Maya y de Camilo Tarquino en la Corte Constitucional se hundió el mes pasado.

Sin embargo, cuando la Corte Constitucional en una cuestionada pirueta jurídica revivió la nominación de Maya la semana pasada, las aspiraciones de Rondón parecían frustradas.

El ex procurador Edgardo Maya cuenta con el respaldo del vicepresidente electo Germán Vargas Lleras y también con el espaldarazo más reciente del Fiscal General Eduardo Montealegre.  

De hecho su apoyo al nombre de Maya fue una de las cosas que se acordó en la famosa comida en la casa del Fiscal, donde Vargas Lleras le comunicó que el gobierno apoyaría el nombre de su candidata Gloria Ortíz como magistrada de la Corte Constitucional, como en efecto ocurrió. El magistrado de la Corte Constitucional Luis Ernesto Vargas contó en una entrevista en Blu Radio que el expresidente Ernesto Samper también le había recomendado en esa comida el nombre de Maya, con lo cual el duelo que se inicia es aún más interesante porque el samperismo estaría con Maya en contra de Rondón que es del gavirismo. 

Sin embargo, después de que se anunció el nombre de Maya ha comenzado a surgir una polémica alrededor de su nombre por varias razones: primero, porque cumplirá la edad límite de 65 años antes de terminar su período; segundo, porque tiene varios parientes políticos y de sangre investigados por nexos con los paramilitares; y tercero, y lo más importante para efectos de su nombramiento, porque la forma como la Corte Constitucional lo eligió podría estar viciada porque no habrían seguido al pie de la letra lo estipulado en el reglamento.

De hecho, así dejaron constancia los magistrados Jorge Iván Palacio y María Victoria Calle (que es cercana a la Casa Gaviria).

Ayer, el senador de la U Roy Barreras, que a su vez es cercano al ex auditor Iván Darío Gómez Lee, quien hasta antes de que eligieran a Rondón tenía un chance de ser ternado por el Consejo de Estado, había sugerido que la Corte revisara la elección de Maya antes de mandarles una terna que luego se fuera a caer como las de los magistrados Ricaurte y Alberto Rojas, que fueron anuladas recientemente por errores en el procedimiento.

Hoy Semana.com dijo que Roy Barreras les confirmó que la bancada de La U, reunida el pasado martes en Cartagena, decidió que Maya Villazón no sería el candidato del partido para la Contraloría.

Con el nombre de Maya ya no tan seguro como Contralor, los magistrados del Consejo de Estado volvieron a considerar el nombre de Rondón y hoy con 22 votos a favor lo eligieron como candidato de esta corporación para la terna.

Todavía falta que la Corte Suprema escoja su candidato. Allá Vargas Lleras también tiene un apadrinado. Se trata de Carlos Ardila, un abogado santandereano de la Universidad Javeriana que también fue magistrado del Consejo Nacional Electoral y militó en Cambio Radical, el partido de Vargas Lleras.

El problema de Ardila es que es de la ‘rosca’ del Procurador y de la cuerda de la Ruth Marina Díaz (la famosa magistrada del crucero) -que como contó La Silla- anda de capa caída en el mundo judicial. Según supo este medio, en la Suprema el ambiente que existe es que no piensan ternar a nadie cercano a ese grupo de poder.  El grupo rival tiene a Diego Ardila, actual contralor distrital de Bogotá, como su favorito, con lo cual, lo más seguro es que ambos se neutralizarán y saldrá un tercero con cero posibilidades de ser elegido por el Senado.

Al parecer la Corte Suprema está estudiando forzar el reglamento para eventualmente escoger un tercer candidato que sí tenga la capacidad de dar la pelea, pero si no lo logra ese pulso será entre Maya, apadrinado por Vargas Lleras, y Rondón, apoyado por los Gaviria. En el partido de la U, al parecer hay cierta prevención de darle a Vargas Lleras más poder del que ya tendrá como vicepresidente con ministerios “propios” como ya es el de Vivienda, y quieren en Cambio Radical que sea también el de Transporte.

Al final, en este pulso pesará mucho el guiño que haga el presidente Santos. Pero no será un guiño fácil.

Perfiles relacionados: 
César Gaviria Trujillo
Germán Vargas Lleras