Menú principal

Jueves Diciembre 02, 2021

Los congresistas, el Presidente, el ministro Esguerra y los magistrados de las Altas Cortes que cocinaron el engendro de Reforma a la Justicia parecían estar convencidos que dirigen un país de trogloditas. De ignorantes y pasivos que no entienden los altos asuntos del Estado. No sobra decir que semejante opinión de la ciudadanía colombiana no tiene ningún fundamento. Por si lo dudaban, confío que los hechos de esta semana los hayan convencido de su error. Gracias a la vigorosa reacción ciudadana el Presidente reculó, el Ministro se cayó, los congresistas sintieron pasos de revocatoria, los magistrados pasan de agache y todos pagan escondederos a peso. ¡A ver si nos van tratando con respetico, señores!

¿Qué consecuencias traerán esos hechos?

El Gobierno se auto fabricó la primera crisis política de su mandato. Perdió un Ministro, desafió a sus mayorías en el Congreso, acudió a medidas de dudosa legalidad y quedó como un cuero ante la ciudadanía. Es bastante dudoso, para no decir que falso, que el Presidente tenga las facultades para objetar y devolver una reforma constitucional, como ésta de Justicia, a reconsideración del Congreso, que en cambio sí tiene claras facultades para reformar la Constitución.

Si El Presidente logra que el Congreso acepte la devolución y las objeciones será más por acuerdo político que por claro fundamento legal. Con lo cual la jugada de corrección del Presidente depende de pronunciamientos judiciales sobre sus facultades y de la anuencia política de los congresistas.  El Presidente quedó encerrado en su propio laberinto.

Los congresistas sintieron pasos de revocatoria, no sólo de la Reforma sino del propio Congreso, y por eso reaccionaron mansitos ante la descalificación del Presidente. La apuesta de los congresistas será esperar que en este mes de receso la indignación baje, el tema se enfríe, el Presidente se enrede en la legalidad de su jugada, y ellos en ingeniarse la manera de mantener viva la Reforma.

Los congresistas saben que tienen al gobierno por el mango y así se lo harán sentir. En adelante los congresistas bajarán al ritmo y subirán el precio. ¿Para qué correrle al gobierno con lo suyo si éste los deja colgados de la brocha con lo de ellos? La locomotora legislativa del gobierno se acabó.

Los magistrados pelaron el cobre y las Cortes demostraron que de “Altas” tienen muy poquito. Con contadas excepciones, ha sido absolutamente vergonzoso su papel en el trámite de ésta reforma. Superaron a Uribe y los congresistas en darse gabelas y hacerse normas a la medida de sus ambiciones personales. De tal manera pelaron el cobre, que hoy tengo que aceptar por primera vez, que es imposible no conceder algo de razón a quienes se quejan de la falta de garantías y politización de la justicia. La dignidad y credibilidad de las “Altas” Cortes, con excepción de la Corte Constitucional, quedó por el piso. 

La ciudadanía, la academia y los formadores de opinión demostraron una vez más que son el bastión que sostiene y protege nuestra democracia. Sin sus formas de participación y control directo, quienes ostentan las investiduras de representación mangonean la democracia a su antojo y en su mezquino beneficio. Ha quedado demostrado que los representantes electos actuales no corrigen por convicción sino por presión. Por eso el referendo revocatorio del engendro debe avanzar. Este lunes se inscribirá el Comité Ciudadano promotor ante la Registraduría y empezará la recolección de los dos millones de firmas que lo respalden.  

Las grandes perjudicadas de todo este circo son la justicia, que indudablemente necesita una reforma seria, y la ciudadanía que sigue sin tener una justicia garante, pronta y oportuna. El Congreso, el Gobierno y las “Altas” Cortes demostraron que entre ellos son incapaces de hacerla decentemente.

Convocar una Asamblea Constituyente no es una alternativa, pues se elegirían otros representantes igual o peor de irresponsables que los actuales, y además el uribismo, como lo ha anunciado desde siempre, la aprovecharía para posibilitar su reelección e impunidad.

El único camino legítimo y viable que queda es sentarse en la mesa con la ciudadanía y acordar un texto de reforma serio que se apruebe mediante consulta popular en las elecciones del 2014.

No hay que confiarse. El engendro de reforma sigue vivo y sus creadores se darán mañas para tratar de salvar lo que más puedan. Por eso el referendo revocatorio va ó va. Pero la reforma a la justicia que requieren los colombianos sólo saldrá de un proceso concertado y dependiente del voto popular directo, no de las componendas de los representantes derivados.
 

Perfiles relacionados: 
Juan Carlos Esguerra Portocarrero
Juan Manuel Santos Calderón
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Dom, 2012-06-24 11:38

Un ciudadano del común le canta al Legislativo, al Ejecutivo y al Judicial : "La distancia entre los dos, es cada vez mas grande............."

Dom, 2012-06-24 10:19

Qué espectáculo tan lamentable. La congestión judicial, la impunidad y -en últimas- la injusticia, siguen ahí (y el proyecto nunca procuró acabarlas). Las tres ramas del poder público y los partidos políticos (y no dejemos por fuera al Procurador, que también hizo lo suyo) se comportaron como hienas, cada uno con el ojo puesto en su pedazo de carroña.

Dom, 2012-06-24 07:18

Gracia por recordarnos que las agua mansas y el silencio, pueden estar cocinando un desastre aun mayor, que seria la aprobacion por la puerta de atrás la tan comentada reforma de la justicia. Excelentes todas las iniciativas ciudadanas para forzar a que se elimine la aprobación de ese adefesio de reforma, y se realice una en serio y responsable.

Sáb, 2012-06-23 21:56

Lástima de que sea necesaria una crisis para darse cuenta que de nada valieron los análisis críticos de reconocidos juristas, los estudios de organizaciones especializadas en los temas jurídicos, las denuncias de los medios de comunicación ni la amenaza de paro de la Asociación de Empleados Judiciales.

Los tres poderes, estan unidos en esta clara vulneración al derecho a la igualdad, cuando lo que el ciudadano necesita es una pronta y cumplida administración de justicia, promesa constitucional que aun esperamos.

Son 70 congresistas beneficiados al no ser investigados, Magistrados de las "altas cortes" beneficiados con ampliación de terminos,Procurador y Contralor intocables.

Esperamos que avancen acciones ciudadanas y que el Gobierno sienta el peso político de su decisión.

Poncio Pilatos era un amateur al lado de Santos, el esperpento jurídico ya existía, incluso antes del cuestionado remiendo final a este costoso fiasco.

Sáb, 2012-06-23 20:10

Claudia, gracias por su mirada responsable y crítica. Sus opiniones y luces nos animan a los ciudadanos a construir un nuevo país. LSV es uno de los pocos espacios, por no decir el único, que tenemos para saber la verdad.

Sáb, 2012-06-23 19:25

Es indigno el espectáculo de las ramas del poder público. Un congreso de galgos que se sienta o se para a la voz del amo. Unos togados con el complejo del ubérrimo “querer ser eterno”. Menos mal el presidente es de los que piensa que solo los idiotas no cambian de opinión.
Varios senadores dijeron que aprobaron el texto sin que lo hayan alcanzado a leer. No es esto el mejor ejemplo para que el gobierno se tome en serio fortalecer la educación primaria, básica, básica secundaria y universitaria.

Sáb, 2012-06-23 17:27

Aca lo que hay es que concentrarse en lo verdaderamente importante que es la revocatoria ciudadana, lo de la devolucion es un show mediatico mas de Santos(al fin y al cabo viene de los medios..) hay que probar que la indignacion ciudadana puede convertirse en hechos reales ya que Corzo(cuando no el) & Co. ya le perdieron el miedo a twetter y pelaron el cobre con todo, ya no tienen nada que perder en terminos de imagen y haran lo que sea necesario para mantener la reforma viva en cuanto baje la marea mediatica.

Sáb, 2012-06-23 15:04

Esta es la hora en que no sabemos qué congresistas introdujeron el texto de los micos en la reforma. Hay que identificarlos y hacerlos responder, ponerlos en la picota pública.

Sáb, 2012-06-23 21:01

Gracias, qué vagabundería.

Sáb, 2012-06-23 14:58

Si algo sale mal, yo retrocederé, abominaré del texto y negaré la relacion de ustedes conmigo. Al fin y al cabo, nunca ha sido explícita.

Aceptamos la misión, a sabiendas de que podemos estar marchando al patíbulo y ofrecernos como puñado de chivos expiatorios de una responsabildiad compartida con otros.

Yo renunciaré: sentaré un precedente como el primer ministro en mucho tiempo que renuncia obligado por su conciencia.

Muy bien, echemos los dados, y cada quien, a retroceder, mostrar perplejidad o indignación, callar o quedarse quieto, según se presenten los hechos.

Nos inquieta la opinión de la opinión pública, que ya se ha manifestado en contra de la reforma.

Diremos (es decir, diré, de acuerdo con el guión de mi personaje) que la estafa se hizo en el último segundo. Según opine esa opinión, podremos acudir a este teatro e interpretar a nuestros personajes en él.

...pues yo firmaré para revocar el acto...

Páginas

Añadir nuevo comentario