Menú principal

Lunes Noviembre 18, 2019

El nombre del movimiento Convergencia Ciudadana, hoy Partido de Integración Nacional PIN - desde 2009 -, resucita en medio de la llama de la paz. En Santander, su departamento de origen, vallas que anuncian unidad por la reconciliación y la paz, e invitan a una convención departamental en octubre, decoran la autopista de Bucaramanga y las principales vías en las provincias de aquella región.

La publicidad, financiada por el PIN y sus aliados, advierte un renacer claro y transparente, y hasta una cuña de radio acompaña el ‘renacimiento’.

La Silla habló con el Presidente del PIN Angel Alirio Moreno, quien aseguró que la resurrección de Convergencia, la versión original del PIN, es un intento por retroceder, reconociendo los errores cometidos, para comenzar de nuevo. Moreno alega que en armonía con el país, “que vive un proceso de transformación guiado por la llama de la paz, su partido acoge el llamado del ave fénix para refundarse dentro de la consistencia, la transparencia y la modernidad…pues en ninguna otra circunstancia se podría hablar de renacer para hacer política con tranquilidad y sosiego”.

Así las cosas, al tren de la paz se sube también el PIN buscando retomar su esencia: Convergencia Ciudadana. Lo curioso, sin embargo, es que no hace mucho tiempo ese nombre fue insigne del fenómeno de la parapolítica que sacudió la democracia nacional. ¿Será la paz una excusa para que la dirigencia ‘lave’ la ropa sucia y ‘renazca’ ante la sociedad civil más allá de sus faltas por recientes que sean?

La Silla recopiló los ‘antecedentes judiciales’ más llamativos de los militantes de ese movimiento, que reunió en una misma a bancada a dos ‘pesos pesados’ de la política regional: Luis Alberto Gil (Santander) - su máximo líder - y Juan Carlos Martínez (Valle), ambos condenados por parapolítica. En las últimas elecciones nacionales que participó el nombre de Convergencia, los cuatro senadores más votados de este movimiento terminaron condenados por sus nexos con las autodefensas: Fuera de Gil y Martinez, Luis Eduardo Vives (Magdalena) y Óscar Josué Reyes (Santander) fueron sancionados.

Instrucción: Pase el puntero sobre los bordes de cada hoja y sostenga la hoja hasta el extremo contrario para pasar las paginas del libro.
 

El Presidente del PIN en respuesta a que se recuerden las sindicaciones contra Convergencia, alega que no se les puede condenar al ‘ostracismo’ y que esta organización no fue la única responsable de la incursión paramilitar en la política colombiana: “Si usted revisa, tal vez el Partido con menos condenados es el nuestro”.

Perfiles relacionados: 
Juan Carlos Martínez Sinisterra
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2012-09-27 20:33

Dos comentarios al respecto:
1) Los acuerdos de paz se establecen entre enemigos que renuncian a serlo, no entre amigos de siempre. Por eso a los acuerdos de paz estamos invitados todos, sin distingo ninguno.
2)Sin embargo es bueno saber quién es quién para no negociar a ciegas. El mito del ave Fénix alude al renacer de las cenizas. Volver a ser quien se era antes de haber sido aniquilado por el fuego. ¿Cómo se originó Covergencia Ciudadana? ¿Quiénes y cómo obtuvieron el dinero para existir como partido? Esto no sepuede olvidar ni esconder.

Jue, 2012-09-27 18:42

Y ya que estamos tan enamorados y "entusiasmados" con los acuerdos de paz y la unidad nacional, no sería nada raro que el PIN se fusionara con la Marcha Patriótica en un solo partido político.

Jue, 2012-09-27 15:28

Que horror y que indignaacion. Que tal las joyas de la convergencia paramilitar. Y encima su presidente dice que tal vez fue el partido con menos condenados por parapolitica: 1. Cuantos del POLO o MIRA hay acaso? 2. Lo que se cuenta es la proporcion del numero de condenados sobre el numero oficial de militantes. 3. Haber tenido a Martinez y a Rito Alejo de aliados politos ya es una razon suficiente para ser condenados publicamente con ostracismo, algo que muy pronto va a suceder con el partido de la U. Que van a hacer cuando metan a la carcel al dueño de la letra?

Jue, 2012-09-27 13:07

Pero seguramente por ser el mas pequeño del Uribismo.

Jue, 2012-09-27 11:20

Todos estos personajes de la ex-CONVERGENCIA CIUDADANA brillan con luz propia y pese a todos los relatos con pormenores de detalles que los ubican en los más crueles avatares de los destinos. Hay uno que está preso, pero puso al hijo en la Gobernación del departamento donde más operó CONVERGENCIA CIUDADANA con sus escuadrones criminales; inauguraba obras acompañado del Presidente URIBE; obtuvo la medalla por el asesinato de PABLO ESCOBAR en Medellín el 2 de Diciembre de 1.993; fue al abanderado de haber capturado a CARLOS ALONSO LUCIO en los tiempos floridos del M-19 y con quien pactó, según dicen, no meterse con la fuerza pública. Pero, además, este personaje en su juventud perteneció a una familia muy pobre. Y también fue militante del MOIR en Suaita, Santander. Con una beca, estudió en la Universidad de Moscú, PATRICIO LUMUMBA donde llegaban los "comunistas". Y hoy, dizque está preso con el hijo como Gobernador y a las puertas de la libertad, como puede estarlo JUAN CARLOS MARTÍNE

Jue, 2012-09-27 10:54

En un país como Colombia en el que impera la libertad como el que más en América Latina; donde florece la democracia como el mejor sistema político legitimado con elecciones, los tres poderes públicos, con libertad de prensa, Estado laico y todo lo demás, a todos estos personajGil es el mismo que montó un plan con su abogado para que un testigo, que residía en Estados Unidos, cambiara la versión en su contra a cambio de 100.000 dólares.
es pertenecientes al PIN, después de haber militado en CONVERGENCA DE CIUDADANA, COLOMBIA VIVA, ALAS y otros grupos les ha ido muy bien. En Febrero de 2012 la esposa del elegante y simpático ex-Senador LUIS ALBERTO GIL CASTILLO llegó al Senado como por accidente a reemplazar un Senador fallecido por cáncer; "Gil es el mismo que montó un plan con su abogado para que un testigo, que residía en Estados Unidos, cambiara la versión en su contra a cambio de 100.000 dólares".

Jue, 2012-09-27 05:01

Ni a los miembros de la guerrilla, como tampoco a estas joyas de la criminalidad más abierta y genocida qe haya ocurrido en Colombia como la de estos grupos, puede creerseles algo. Que se hagan a un lado y que ojalá confiesen todos sus crímenes, pues hasta ahora no han dicho todo. En libertad condicional el Señor GIL ?. ¿ Ya pagaron sus crímenes ?.

Jue, 2012-09-27 04:55

"Convergencia" es el término más adecuado para un grupo tan variado, el cajón de sastre de la política colombiana. Al Pastor Edgar Espíndola Niño, un "evangélico" y uno de los dos vicepresidentes del Senado, no le pareció mal tener como copartidarios a parapolitiqueros, o no sabía del asunto. Sí resulta incongruente que un "hombre de Dios" como él ande por ahí defendiendo la tauromaquia, con el alegato de que da empleo a muchos. Con ese mismo razonamiento puede uno defender las redes de prostitución y el tráfico de narcóticos, armas y fauna silvestre, de lo que viven millones, muchos más que los que se lucran de los toros. De los curas chapetones ni hablar porque "Africa comienza en los Pirineos". Napoleón debió agregar "y termina en los Andes". No es con la intención de ofender a dos regiones con razones históricas para ser como son.

Jue, 2012-09-27 01:15

No es extraño que, de un proceso de paz que puede ponerle fin a medio siglo de conflicto armado, resulten "renacimientos" aparentemente increíbles, pero muy positivos para transitar el largo y duro camino de la paz que se iniciaría con la terminación del enfrentamiento armado. Después de tanto daño que nos hemos hecho como sociedad en esta absurda confrontación, no resulta descabellado concedernos, al menos, el "beneficio de la duda" entre esos extremos hasta ahora irreconciliables. Creo que debemos aprender a observar con buenos ojos este tipo de nuevas propuestas, sin caer en la ingenuidad o sea, con mirada crítica y objetiva. El propósito de paz nos pone en un contexto muy diferente al eminentemente bélico y vengativo de los últimos 10 años. No olvidemos que la guerrilla no es el principal factor de desigualdad y descomposición social que sufrimos. Es "la corrupción" generalizada en nuestras instituciones. El "todo vale" mata mas colombianos en un año que el conflicto armado.

Añadir nuevo comentario