Menú principal

Sábado Diciembre 04, 2021

Luego de los hechos ocurridos el martes en la base militar del cerro el Berlín, en Toribío, en la que los indígenas sacaron uno por uno a los soldados que custodiaban la base, ayer en la mañana por orden del Presidente Santos, el ejército retomó sus instalaciones. Y aunque ya se está hablando de posibles negociaciones entre los indígenas y el Gobierno, el argumento de las comunidades sigue vivo. Le exigen a la Fuerza Pública que se vaya de su territorio porque su presencia los deja en medio del fuego cruzado con la guerrilla y pone en riesgo a la comunidad. La Silla Vacía consultó con expertos en derecho constitucional y derechos humanos hasta dónde llega la autonomía de las comunidades en sus territorios y estas fueron sus respuestas.

 

Rodrigo Uprimny 

Ex Magistrado Auxiliar Corte Constitucional y director de Dejusticia

El caso del Cauca no es fácil porque está en tensión por un lado el deber del Ejecutivo de preservar la seguridad y que la Fuerza Pública haga presencia en todo el país para asegurar los derechos de los ciudadanos; y por el otro, la autonomía territorial de los pueblos indígenas y la protección de la diversidad étnica, y las reglas del derecho internacional humanitario que imponen un principio de precaución en las acciones militares a fin de no involucrar a la población civil en el conflicto armado. Si armonizamos estos principios, se puede llegar a la conclusión de que la Fuerza Pública puede entrar a estos territorios pero -siguiendo el deber de consulta reconocido en la Constitución y los principios de la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas-, el Gobierno debe concertar con las autoridades indígenas cómo entrar y cómo hacer esa presencia de tal manera que no ponga en riesgo a la población civil. Este esfuerzo de concertación es además políticamente recomendable pues puede ayudar a mejorar la legitimidad local del Estado en esos territorios, que es muy precaria.

La segunda pregunta es si los indígenas podían intentar sacar a la Fuerza Pública a palo. Yo creo que un Estado democrático no puede criminalizar la protesta social pero si ésta se torna violenta y se cometen delitos, esos hechos pueden ser sancionados. Pero no hay una obligación de sancionarlos y en este caso, si se avanza en una concertación, parece lo mejor que la Fiscalía use el principio de oportunidad y se abstenga de acusar a los eventuales infractores.
 

Alfredo Beltrán Sierra

Ex Magistrado Corte Constitucional
 

La Constitución Política consagra el principio del respeto a la diversidad étnica y cultural en su artículo 7. En desarrollo de ese principio se reconoce la existencia de una jurisdicción indígena para que las comunidades puedan administrar justicia conforme a sus propias normas y procedimientos, con respecto a los miembros de su comunidad y en sus propios territorios. Y en este sentido, en el art 286 de la Constitución se dice que como parte de la organización territorial se reconocen los departamentos, los municipios y los territorios indígenas.

Sin embargo, la autonomía que tienen sobre esos territorios está limitada a la observancia de la Constitución y de la ley, y eso implica también el respeto a los derechos fundamentales. Por esa razón, en cuanto al orden público aplica la disposición constitucional de acuerdo con la cual es el Presidente de la República, como jefe supremo de las fuerzas armadas, quien tiene el mandato constitucional de conservar y mantener el orden público en todo el territorio, y decidir cuándo la presencia de la fuerza pública representa un riesgo, incluidos los territorios indígenas. No obstante, la situación es complicada en el Cauca porque confluyen en el lugar donde está la comunidad, todos los actores armados y lo que las comunidades reclaman no es otra cosa que su derecho a la paz en su territorio.

Iván Orozco

Doctor en Ciencia Política -Profesor Asociado U.Andes
 

Debe tenerse en cuenta el pluralismo étnico del que habla la Constitución y la posibilidad que deben tener los indígenas de protegerse frente al conflicto como actores neutrales que son, protegidos además por el Derecho Internacional Humanitario. Ello no implica que el Estado renuncie del todo a su soberanía pues uno no puede reconocer un nivel de autonomía que fracture a la autoridad nacional, pero eso no significa que no se pueda apelar a figuras de mediadores.

Es necesario crear puentes y en ese sentido la propuesta de que Baltazar Garzón entrara como mediador era buena. Y es una trampa creer que los mediadores son un obstáculo para el principio de soberanía. Me parece razonable que en un modelo presidencialista como el colombiano los actos ultimos de afirmación de soberanía sobre el territorio correspondan, en buena medida, a actos presidenciales, pero insisto en que para el caso de las comunidades indígenas es importante la figura del mediador.

Carlos Franco

Ex Director Programa Presidencial de Derechos Humanos durante Gobierno de Uribe

El caso del Cauca no se puede analizar de manera aislada sin tener en cuenta varios aspectos. El contexto de conflicto armado, la historia de malas relaciones entre el Estado y las comunidades indígenas y los errores de la Fuerza Pública en donde se han cometido violaciones de derechos humanos. Y por otro lado, los indígenas no han garantizado que en su territorio no haya cultivos ilícitos, grupos ilegales o sanciones al apoyo a estos grupos.

Eso plantea un problema, una situación grave de orden público en donde el Cauca es el departamento que concentra el mayor número de acciones armadas y se convierte en un territorio estratégico para la guerrilla. En efecto, en cuatro o cinco departamentos se producen el 80% de las acciones y el Cauca es uno de esos. Además, el artículo 330 numeral 7 de la Constitución dice que una de las obligaciones de las autoridades indígenas es colaborar en la preservación del orden público con las autoridades.

En todas partes se le atribuye al Presidente el manejo del orden público. Por eso la autonomía de las comunidades no es absoluta y está limitada en este tema. Ahora, las autoridades sí pueden incursionar en el territorio si así lo determina el Presidente, pero primero tienen que justificar la necesidad de estar allí, y es deseable que lo hagan luego de una coordinación con la autoridad indígena para su presencia, y con absoluto respeto de los derechos humanos y las costumbres de las comunidades indígenas. 

 

José Gregorio Hernández 

Ex Magistrado Corte Constitucional

La autonomía de las comunidades sobre su territorio significa un reconocimiento que hacen la propia Constitución y el ordenamiento jurídico al dominio de las comunidades de unas áreas que les pertenecen históricamente. Ahora, la autonomía no es absoluta porque las comunidades indígenas están de todas maneras dentro del territorio colombiano y están sujetas a la Constitución y a las leyes de Colombia. Con respecto al orden público y la seguridad, a las autoridades de la República de acuerdo con el artículo 2 de la Constitución, les corresponde proteger a TODAS las personas residentes en Colombia.

El caso del Cauca es complicado porque los indígenas están siendo involucrados en el conflicto, contrario a lo que exige el Derecho Internacional Humanitario. Además el Estado está haciendo presencia pública con actores armados pero no con programas sociales. 

La presencia de las Fuerzas Armadas corresponde al ejercicio de la actividad confiada a los cuerpos armados, Ejército y Policía, que están bajo la dirección del Presidente de la República y que en cualquier punto del territorio deben estar cumpliendo su tarea, sin que puedan ser excluidos de ningún rincón. En principio el terriorio indígena es una propiedad que tiene una protección de carácter constitucional y entonces no puede haber una expropiación, invasión, u ocupación sin permiso de los propietarios que son las comunidades indígenas. Pero como las autoridades tienen la obligación de proteger a TODAS las personas, entonces en este caso requieren hacer un acuerdo con las comunidades para garantizarles su seguridad. Por eso es necesario que se llegue a un acuerdo entre ambas partes, más aún si en un caso como éste se trata de la protección y defensa de las comunidades y debería interesarles llegar a un acuerdo. El Gobierno debe garantizar su seguridad pero para ello debe antes consultarlos.

 

Perfiles relacionados: 
Juan Manuel Santos Calderón
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Dom, 2012-07-22 09:25

los indigenas como cualquier persona tiene derecho de exiger estar fuera del conflicto armado de nuestro pais, pero la violencia no es la forma correcta de hacerlo y menos con quien trata de defender nuestra soberania dando su vida, desafortunadamente detras de las intenciones de los indigenas se encuentra las farc la cual se esconde en estas comunidades como en la poblacion civil ya que ellos aterrorizan con sus armas las cuales utilizan para causar daño a diferencia del ejercito que las utiliza para defendernos.

Vie, 2012-07-20 02:57

Sería bueno que La Silla Vacía visualizara un poco más la posición de los indigenas del norte del Cauca. No está mal dar la perspectiva de respetados juristas, pero el país no esta representado solo por ellos, ni siquiera por la constitución, limitada por una realidad que se escapa a la de un estado consolidado. Diferentes organizaciones adscritas a la comunidad indigena del norte del Cauca difunden comunicados desde los cuales se puede extraer el 'ethos de la revuelta' y entender su singularidad histórica como movimiento pacifista de las bases sociales, en contraste con el pacifismo militarista y burgués de la era Uribe, que si bien es legítimo en muchos aspectos, no logra representar a un sector del país q es el que está más directamente comprometido por el conflicto. Les dejo dos comunicados escritos desde el norte del Cauca:

http://www.scribd.com/doc/100543103/Comunicado-De-Los-Docentes-Del-Norte...

http://www.scribd.com/doc/100582434/Carta-Para-Gustavo-Serrano-de-La-ACIN

Vie, 2012-07-20 03:03

El segundo documento, carta de la ACIN al padre del piloto de supertucano, apunta a algo muy importante; la humanización de la paz en contraste con el concepto de humanización de la guerra, el diálogo entre los civiles que alimentan la guerra desde diferentes orillas ideológicas, la deconstrucción civil del conflicto.

Jue, 2012-07-19 15:25

A pesar de los avances obtenidos con la Constitucion del 91,en la practica la autonomia es limitadisima. Solo para su democraia interna. Las decisiones trascendentales las toman Bogota y la casta terrateniente del Cauca, que domina las instituciones regionales , que odia intensamente el movimiento indígena. Hoy, después de muchos muertos y destruccion de casas cultivos ( especialmente por las Farc y los paras)la petición es que las instalaciones militares y de policia se ubiquen aparte de la vivienda de la población civil. Despues de 400 ataques por la Farc a Toribio, los medios de comunicación distorcionan los hechos. mostrandolos antinacionales Cualquier ciudadano colombiano no reclamaria lo mismo en esta situacion ? La salida esta por el camino de cumplir los acuerdos que se han hecho en el pasado y los nuevos que se logren.Cumplir la devolucion de tierras y planes sociales ofrecidos y nunca implementados. Por ese camino la fuerza publica triunfara y sera levantada en hombros

Jue, 2012-07-19 13:03

por pensamietos como el exmagistarado uprimy,de que hay que seguir y seguir perdonando a los bandidos,por eso es que la justicia vale menos que la mierda,alcahueta de bandidos y criminales,o de orozco que alcahuetea que el bolivariano gobierno de santos haya contratado los servicios del convicto exjuez prevaricador y chuzadory,y mas ridiculo aun , que chapeton dialogando con indigenas,o el patetico hernandez que todavia no se ha enterado que estas dos subersivas etnias,son parte de la problematica de narcotrafico y violencia;pero lo mas patetico es la encuestica de ''frios o calientes''en donde todavia siguen diviendo al pais como en las epocas cahiporros vs chulavistas,godos vs liberales,

Jue, 2012-07-19 12:50

en el cauca no esta en juego la autonomia de unos resguardos indigenas,si no la defensa y seguridad del estado,la soberania nacional,y es que estas dos subersivas etnias son parte del problema,son ellos los que apartandose de su cosmogonia y respeto por la pachamama,han arrasado y aserrado montes y selvas y cuencas hidrograficas,para sembrar coca,amapola y mariguana,y permitido a los bandidos hagan su negocio del que los resguardos participan activamente,y alcahuetean,si tuviera la autoridad que dicen que tienen hace rato hubieran acabado este fenomeno de narcotrafico y bandidos en sus teritorios.y es que es el PCC que se cagaron en estas 2 etnias,no por nada estas dos etnias fundaron la bacrim quintimlame,hoy anmistiada y perdonados todos sus crimenes,y sus lideres hoy en el poder del cric,anuc,acin,que son los que le hacen el jueguito a los bandidos de las farc y eln.

Jue, 2012-07-19 12:08

En interpretación de las FFAA el manual de Derecho Operacional debe ser acondicionado a las normas del Derecho Internacional de los Conflictos Armados DICA pues en el marco del DIH se trasladan normas de un conflicto internacional a un conflicto de guerra irregular. Claro el pensamiento supone que en medio del empleo de todas las formas de lucha se origina una guerra política que debe comprometer toda la institucionalidad del Estado, modificando la confrontación de actores y campo de batalla a un nuevo plano con otro tipo de actores, estadios y estrategias de lucha contra la legitimidad del Estado.
Entonces que esto se veía venir y los políticos no dialogarón con autoridades indígenas y a esta altura promover la inversión y vigilacia necesaria parece tarde.

Jue, 2012-07-19 12:47

Excelente.

Jue, 2012-07-19 12:58

Anoche me sorprendió mucho Hernán Peláez cuando afirmaba dolido que las FFMM habían sido humilladas porque los indígenas los habían puesto a marchar. Que los indígenas hayan humillado a los soldados es deplorable, pero eso sólo le hace danho al orgullo. Me pregunto: tiene tal valor esa humillación para juatificar un asesinato? Lo digo a propósito del comentario de Orwelliano porque percibo que la lógica de los juristas penetra por igual a gente como Peláez o incluso Humberto de la Calle o Claudia López. A alguna gente educada les resulta difícil comprender que la constitución o la soberanía no son conceptos autárquicos; no son dioses por sobre los cuales no existe poder humano. La soberanía emerge del pueblo, y el gobierno está para representarla, no para matar gente en nombre de la soberanía y de la constitución.

Jue, 2012-07-19 20:41

Lo que no entiende Vicente es que si requiere reclamar o transformar aspectos del Estado o la Constitución lo debe hacer en el marco democrático y no por las vías de hecho, de lo contrario se declara insurgente y lo hace a las malas. Usted invoca al "pueblo" reduciéndolo a las comunidades indígenas del norte del Cauca y no permite observar la soberanía como un poder que se revalida y delega a un mandatario como expresión de una voluntad general entre aspectos importantes para aplicar violencia en nombre de tal voluntad "general". Las calidades del Estado colombiano son responsabilidad de los votantes y su participación en lo político estatal y si la cuestión atenta contra mi vida o libertades se declara la rebeldía para el cambio de tal estado de cosas.

Vie, 2012-07-20 05:53

Según Sanim la soberanía no pertenece al pueblo, a un ciudadano de a pie que reclama unos derechos básicos sobre el espacio que ocupa, sobre los bienes comunes de su entorno, sobre el territorio en que nació y se crió, y en el que vivieron sus ancestros. Eso para Sanim no tiene que ver con la soberanía. Según Sanim, la soberanía es un derecho de ejercicio de la violencia transferida a una persona: el gobernante, cuya voluntad o visión o intereses representan "la voluntad general" y cuyo propósito es preservar ese bien llamado integridad territorial, incluso si es necesario, agrediendo o asesinando a las personas que dice representar el estado. Según Sanim, escudado en ese poder soberano las fuerzas armadas pueden incluso matar; pero si los indígenas se hastían del yugo de los actores armados, eso se llama "declararse insurgente". Eso es una entelequia, es disfrazar y desconocer el problema real con normas.
http://www.semana.com/nacion/pelea-fondo-narcotrafico/181141-3.aspx

Vie, 2012-07-20 05:56

Y para completar, resulta que quienes atentan "contra mi vida" según Sanim son los indígenas.

Vie, 2012-07-20 11:02

Vicente, No tergiverse. Dónde digo que "preservar la integridad territorial es propósito de la voluntad general"?.
Cuando digo "un poder que se revalida y delega a un mandatario como expresión de una voluntad general" estoy negando la soberanía del pueblo?
Usted mismo ha afirmado en sus opiniones que el "Estado colombiano es ilegítimo", que "el gobierno y el estado representa la soberanía del pueblo" siendo representación una delegación de poder; según entiendo su lógica en este caso el Estado No es representativo puesto que no es legítimo. Entonces para Vicente la soberanía y representación del pueblo Nasa se revalidan por las vías de hecho y lo que esta en cuestión es la propia legitimidad del Estado aspecto invalido si se trata de una entelequia como usted afirma. Por cuando el Estado como organización política existe y para usted atenta contra la libertad y vida de los Nasa sería "soberano" que estos se declararan en rebeldía o en insurgencia para reivindicar sus derechos.

Vie, 2012-07-20 16:42

Lo que yo crea o no, qué importancia tiene? Pero no, no creo haber escrito en ninguna parte ni de manera genérica o perentoria que "el estado colombiano es ilegítimo". De ahí se desprenden tus conclusiones sobre lo que vicente duzgua piensa. Falso. En los términos que lo planteas, lo que se afirma aquí es un poco más fino, pero con un sentido bien preciso: que haya un conflicto, no con actores armados!, sino con el pueblo indígena al punto que ellos no quieran su presencia, no por motivos ideológicos!, sino porque resulta mortal, muestra que la legitimidad de su presencia no se fundamenta sobre lo que les resulta deseable o conveniente (por ejemplo la seguridad de la vida de los ciudadanos, la protección a la vida, la preservación de la actividad económica de los ciudadanos), sino sobre una entelequia: una soberanía abstracta que atenta contra la soberanía real que los indígenas tienen sobre su territorio y unos supuestos derechos del "pueblo" que parece no son los derechos de ellos.

Vie, 2012-07-20 21:07

Dado que ni para usted mismo tiene importancia lo que usted crea doy por terminado el dialogo, sin embargo para mostrale el origen de mi inferencia y deducción refiero : en un aporte suyo a la Historia "Los indígenas del Cauca: el dilema más difícil para el Gobierno" el 18 de julio escribe "parece que para ti la soberanía pertenece al estado. Pues si así es, estaremos en una dictadura del estado sobre el pueblo. PAra mi es claro que la soberanía pertenece al pueblo. Y anivel local, la soberanía en los terrotorios indígenas pertenece a estos pueblos. Otro asunto muy distinto es que el estado represente los intereses del pueblo. Pero si el ejército resulta matando a la población, o cualquier otro actor armado, de dónde proviene la legitimidad dfe la fuerza? Es ilógico. Pero tú has mostraod que el problema es justo al revés: que el estado quiere manifestarse como el soberano, lo cual es falso."

Vie, 2012-07-20 05:54

por favor qué?

Jue, 2012-07-19 09:49

Yo cambio la pregunta. ¿Cuáles son los límites de las fuerzas militares? Cuando las fuerzas militares realizan sus despropósitos documentados en cientos o miles de casos, alianzas con narcotraficantes, con paramilitares, desapariciones forzadas, "falsos positivos", se habla generalmente de que no son todas las fuerzas militares sino unas manzanas podridas, mientras que cuando los indígenas reclaman algo por lo que yo también pondría mi voz de protesta hay que judicializarlos caerles con todo el peso de la ley, juzgarlos por rebelión, etc.

Jue, 2012-07-19 11:48

Si se refiere a la vocación del diálogo o negociación para resolver el conflicto estoy de acuerdo sobre lo que denomina "rumbo" incluso sobre la eficiencia de las FFAA en zonas rojas. Pensar en replantear el tema de la autoridad para otros sectores de la sociedad distintos de la autoridad indígena es otra cosa, en cierta forma el Estado es un monstruo avasallante que debe ser transformado democráticamente.

Jue, 2012-07-19 07:52

Desde el mandato de Álvaro Uribe Velez, Francisco Santos Acosta y otros, venían sugiriendo que los territorios que estaban en balde deberían ser expropiados y puestos a producir.

No se afirmó, pero es creíble suponer, que estaban pensando en terminar la tarea de expropiación de territorios a los indígenas, para -entre otras cosas-, poder hacer con ellos lo que mejor les pareciera.

El caso de la construcción de hidroeléctricas, es una manera de ver que no solo los grupos ilegales desplazan a las comunidades que legítimamente poseen un territorio: el Estado se convierte en enemigo de quien no sigue sus reglas, y enemigo resulta ser quien no representa un reto militar.

Jue, 2012-07-19 07:46

Los indígenas tienen un fuero superior al de cualquier militar y sus jefes se equiparan al Presidente de Colombia, entonces ellos deberían dictar el derrotero a seguir sobre las acciones de los militares en su territorio; esto en teoría, mas como ellos no tienen el armamento de un ejército, en la práctica dependen del buen o mal corazón de los "jefes blancos".

Los blancos -como nos llaman los indígenas-, consideran como argumento fundamental que la coca y la marihuana son cultivos ilícitos; los indígenas, legales; los blancos consideran legal el cultivo de palma africana, ellos ilegal con respecto a la ley natural que no puso a la planta allí.
Es una encrucijada, pues los grupos ilegales "blancos", aprovechan la situación y se meten a cultivar lo legal en el territorio indígena para financiar en el territorio externo con productos ilegales fuera del centro de producción.

Páginas

Añadir nuevo comentario