Menú principal

Domingo Septiembre 15, 2019

Estos son los personajes del 2015 que arrancaron con el pie derecho el año pero que lo terminaron con el pie izquierdo.

Óscar Iván Zuluaga

El ex candidato presidencial del uribismo tuvo un comienzo de año agridulce. Por un lado, en enero fue llamado a interrogatorio junto con su hijo por el caso del hacker Andrés Sepúlveda. Y por otro, estaba llamado, como director del Centro Democrático, a convertir el sentimiento uribista en un verdadero partido político y a su favor tenía no sólo el respaldo de 7 millones de uribistas sino del propio ex presidente Álvaro Uribe.

Después de viajar por todo el país y armar convenciones municipales y departamentales, el uribismo sólo consiguió dos alcaldías en ciudades capitales poco relevantes para la política nacional como Florencia y Leticia y la gobernación del Casanare.

Eso motivó un “mea culpa”  del expresidente Uribe en la que reconoció que le faltó tomar decisiones claves, que hubo enfrentamientos en varios departamentos entre directivos regionales, que se eligieron candidatos con poca acogida popular o que no abanderaron las tesis del Centro Democrático y que el partido descartó a varios “candidatos excelentes”, entre otras. Muchas de esas responsabilidades estaban en manos de Óscar Iván.

Por eso, como contó La Silla , sus aspiraciones de ser candidato presidencial en el 2018 quedaron menguadas porque el partido sigue siendo uribe-dependiente y no tendrán mucha estructura con la cual promover su nombre. Además, los líos jurídicos en su contra siguen vigentes con el golpe para él, de que en contra de su amigo y ex asesor espiritual de su campaña, Luis Alfonso Hoyos fue emitida una orden de captura en julio.

 

Gustavo Petro

El Alcalde de Bogotá inició el año con el pie derecho. En marzo, finalmente quedó en firme la posibilidad de que terminara su gobierno. Además, desde comienzo del año, tres de sus más fieles funcionarios se disputaban la posibilidad de abanderar su movimiento para reemplazarlo en la Alcaldía de Bogotá: su ex secretario de Gobierno, Guillermo Alfonso Jaramillo, su ex secretaria de Hábitat y Planeación María Mercedes Maldonado y el ex gerente de Canal Capital, Hollman Morris.

Sin embargo, llegó a las elecciones con una candidata que nunca superó el 3 por ciento, lo que hizo que se la jugara toda toda a favor de Clara López, incluso facilitando que los contratistas de la Alcaldía hicieran proselitismo a favor de ella.

Al final, su gran contradictor Enrique Peñalosa ganó con la bandera de "recuperar Bogotá", en un abierto mensaje en contra de la actual administración y de los últimos gobiernos de izquierda. Y encima, el Polo le atribuyó la culpa de su derrota. Una que fue casi total: Clara López sólo ganó en dos localidades, las más pequeñas y las menos pobladas de Bogotá y quedó en tercer lugar.

En el Concejo tampoco le fue bien: el progresismo sólo sacó un concejal: Hollman Morris, y los antiguos progresistas de la Alianza Verde no quedaron, ni siquiera los que se lanzaron en el Polo.  

Petro no fue capaz de crear un movimiento político nacional ni local. Y tampoco logró concretar obras que trató de dejar listas antes del 31 de diciembre como la licitación del metro de Bogotá o la troncal de Transmilenio por la Boyacá. Por eso, aunque faltan dos años y medio para que las presidenciales tomen forma y después de la firma de la paz el escenario seguramente le favorecerá, a Gustavo Petro le será difícil construir una aspiración nacional sobre su proyecto de la "Bogotá Humana".

 

Clara López

En febrero, López tenía los mejores números de la campaña de Bogotá: la intención de voto más alta, la mayor imagen favorable y la menor negativa. Además, logró reconciliarse con el senador Jorge Enrique Robledo y el Moir para llegar juntos a la convención del Polo que definió los candidatos para las elecciones de octubre. Y se rumoraba, incluso, que el presidente Santos la apoyaría.

Sin embargo, la dicha duró poco. En agosto, la carrera por Bogotá se apretó y la imagen de López empezó a bajar por cuenta de los cuestionamientos en su contra por su relación con la Alcaldía de Samuel Moreno y los ataques a la izquierda por la crisis en la frontera con Venezuela. Al final, quedó en tercer lugar y logró la misma votación que el año pasado cuando se lanzó a la presidencia.

Más allá del guayabo electoral, ahora se viene una dura discusión dentro del mayor partido de izquierda del país por quién será el candidato del 2018. Robledo ya está en campaña y ella carga a cuestas el haber liderado la izquierda cuando perdió su mayor fortín: Bogotá.

 

Yahir Acuña

Cuando empezó el 2015, en Sucre se daba por descontado que el ex Representante a la Cámara, Yahir Acuña, iba a poner de gobernadora a su esposa, Milene Jaraba. Además, había sido aceptado por la puerta grande de la Unidad Nacional.

Como se había quedado sin su partido de bolsillo (100 por ciento por Colombia), en febrero Acuña logró aliarse con el cacique y ex parapolítico Luis Alberto ‘El Tuerto’ Gil de Opción Ciudadana no sólo para que lo avalara a él sino para que el ex representante tomara decisiones sobre los avales en la costa Caribe. Así, puso a sus fichas en la Alcaldía de Sincelejo (en cabeza de Carlos Vergara) y las sillas principales de municipios clave como Buenavista, Tolú, San Benito, San Marcos y Galeras.

Pero después la Unidad Nacional se le volteó y como contó La Silla Caribe, se armó un Toconya (todos contra Yahir).  Aún así, Yahir conservaba opciones de ganar hasta que su nombre quedó en la picota pública después de que dos días antes de las elecciones fuera sorprendido por la Policía con casi 500 millones de pesos en efectivo que se presume eran para comprar votos el domingo siguiente.

Acuña fue capturado por algunos minutos y luego la noticia explotó como pólvora en los medios de comunicación. Con pocas horas para recuperarse de ese golpe, Acuña perdió la gobernación y todos los municipios clave.

Su premio de consolación fue quedarse con la dirección de Carsucre -la autoridad ambiental sucreña- para los próximos cuatro años.

 

Eduardo Montealegre

El Fiscal Eduardo Montealegre arrancó el año como un protagonista clave de la paz y un aliado fundamental del Gobierno Santos, que mal que bien le ‘pavimentaba’ el camino al Presidente en decisiones difíciles como cuando dijo que el acuerdo de La Habana no debía refrendarse.

Sin embargo, luego de que se fue lanza en ristre contra la reforma al equilibrio de poderes, que demandó, y de que en septiembre estallara un escándalo por los contratos que le entregó a la politóloga Natalia Springer, su nombre quedó en el ojo del huracán.

La cereza en el pastel para el Fiscal fue el escándalo alrededor de la Universidad de la Fiscalía, una de las banderas con las que él llegó al cargo y que resultó siendo un fiasco como reveló la revista Semana. El cruce de acusaciones con un ex funcionario de la Universidad lo hicieron terminar el año muy mal parado.

 

Angelino Garzón

A comienzos del año, el ex vicepresidente Angelino Garzón no sabía si meterse a ser candidato a la Alcaldía en Cali o en Bogotá pero en ambos parecía ser el candidato a derrotar.

Se decidió por Cali y arrancó pisando duro hasta agosto cuando sus rivales le cogieron ventaja. Sin embargo, terminó octubre doblado por un primíparo en la política como Maurice Armitage.

No logró asegurar el apoyo del ex presidente Uribe; su aliada Dilian Francisca Toro le jugó doble dejando que su mano derecha Clara Luz Roldán pusiera su estructura a favor de Armitage; y tuvo que tragarse el orgullo y aceptar la gestión de su ex rival Roy Barreras para conseguir el aval de la U.

Con esto, Garzón pasó de ser un presidenciable a terminar su vida política con una figuración deslucida en su tierra.

 

Jorge Pretelt

Después de haber sido el autor de la sentencia que tumbó las megapensiones en el país, la Sala Plena de la Corte Constitucional eligió a Jorge Pretelt en febrero como presidente de la corporación para todo el año. Un nombramiento que duró poco.

El 27 de febrero estalló el escándalo por el supuesto soborno de 500 millones de pesos que recibió Pretelt para que, según el magistrado Mauricio González, la Corte fallara a favor de Fidupetrol en una tutela. El 4 de marzo, la Corte le pidió al magistrado apartarse del cargo mientras duraba la investigación. Una semana después, empezaron las pesquisas en otro caso que también involucra a Pretelt por reclamaciones de víctimas en predios que le pertenecen.

Aunque varios super poderosos, incluido el presidente Juan Manuel Santos, le pidieron la renuncia, Pretelt se mantuvo en el cargo mientras avanzaba la investigación en su contra en la desprestigiada Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes. Y contra todos los pronósticos, la acusación salió adelante y terminó siendo aprobada en la plenaria de la Cámara la semana pasada luego de varias dilaciones.

Un hecho histórico porque es la primera vez que un caso que avanza tanto en el Congreso desde que entró en vigencia la Constitución de 1991 y que ahora le pasa la pelota al Senado que tendrá que decidir si lleva o no a juicio a Pretelt. Además, la demanda en su contra por despojo de tierras ya está en manos de un juez  de restitución de Apartadó, Antioquia.

 

Sergio Fajardo

Sergio Fajardo inició el año como un presidenciable con candidatos propios para sucederlo y armar partido en la Gobernación de Antioquia (con Federico Restrepo) y en la Alcaldía de Medellín con (Federico Gutiérrez). Los Federicos arrancaron en llave aunque la prioridad para Compromiso Ciudadano siempre fue la Gobernación, sobre todo desde que los otros dos candidatos que entonces se perfilaban, la uribista Liliana Rendón y el santista Luis Pérez, representan los dos principales enemigos del fajardismo en Antioquia.

Sin embargo, en octubre, el gobernador de Antioquia perdió su gran apuesta y con tunda: Federico Restrepo, su candidato, quedó de tercero, sacó menos de una quinta parte de los votos y solo ganó en un municipio, San José de la Montaña. Además, quien ganó fue Luis Pérez, su archienemigo, lo que se convierte en una amenaza enorme para las aspiraciones presidenciales de Fajardo.

 

Pacific Rubiales

La petrolera empezó el año mal pero terminó peor. En enero, por cuenta del precio del petróleo, la acción de Pacific comenzó su caída en picada en las bolsas. Además, anunció una reestructuración que incluía recortes en inversión y ventas de activos entre otras.

El golpe más duro llegó en octubre cuando la petrolera perdió Campo Rubiales, su principal campo de producción en Colombia, que pasó a manos de Ecopetrol.

Aunque una de las opciones era que el campo siguiera siendo operado por Pacific, aunque sin participación en la producción y en las reservas que sí tenía en el convenio anterior, finalmente la petrolera colombiana decidió asumir la operación. Una decisión que se concretará del todo en 2016.

Luego, Pacific se concentró en adquirir un 50 por ciento de otro campo en Colombia el CPE-6, en los Llanos, una transacción que le costará 48 millones de dólares. Sin embargo, la calificadora internacional Moodys volvió a bajarle de calificación este año porque considera que tiene problemas de liquidez y puede entrar en default, como contó Semana. Aunque la transacción podría hacer que la compañía levante cabeza, el precio del petróleo sigue en picada.

 

Las encuestadoras

Las encuestadoras arrancaron el año haciendo un agosto temprano con contratos en los medios tradicionales para medir fuerzas para las elecciones regionales de octubre en las principales ciudades del país.  Una campaña que fue larga (las mediciones para encuestadoras como Cifras y Conceptos empezaron en febrero) y donde fueron protagonistas.

Pero a tres semanas de las votaciones, terminaron en la mira de la ciudadanía y de los candidatos. Hubo acusaciones de favorecimiento como las que le hizo la ex candidata presidencial Marta Lucía Ramírez a Cifras y Conceptos o Clara López a Datexco; encuestas falsas como la que circuló en Boyacá; y una investigación del Consejo Nacional Electoral que terminó con más ruido que nueces, como contó La Silla.

Lo más duro fue su pérdida de credibilidad una vez se conocieron los resultados reales de las elecciones: ninguna vio venir la victoria de Rodolfo Hernández en Bucaramanga y solo Invamer Gallup previó que Federico Gutiérrez estaba cerca de Juan Carlos Vélez en Medellín.

Ipsos fue a la que mejor le fue con dos aciertos en las seis ciudades que midió. Datexco se pifió en Medellín donde según ésta, Juan Carlos Vélez le sacaba una ventaja de más de 12,5 puntos a Federico Gutiérrez. Y aunque le pegó a los ganadores en Cali y Bogotá, se alejó bastante del resultado final.

La más derrotada fue Cifras y Conceptos, la firma de César Caballero (bloguer de La Silla), que puso a ‘Chontico’ Ortiz ganando tranquilo en Cali, en Medellín a Juan Carlos Vélez con el 53 por ciento de los votos (sacó el 34,32%). Solo en Bogotá no se descachó tanto, pues los resultados quedaron dentro de sus intervalos de confianza. A pesar de eso, Caballero fue el único que reconoció el descache.

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2016-01-09 10:46

Pese al maquillado informe de gestión del educado y transparente Sergio Fajardo de su administración, veamos grosso modo la otra cara: i) de los 80 parques educativos prometidos no entregó 25, y los que entregó a última hora --para la foto-- les faltan terminarlos, dotarlos, obra blanca; agreguemos que ya hay parques educativos con daños; ii) la salud en Antioquia está MUERTA, me refiero a Savia Salud que no recibe recursos; iii) la educación su proyecto bandera no dio resultados ante pruebas Saber, incremento analfabetismo en Antioquia; iv) Teleantioquia prácticamente está quebrado por baja pauta, y porque era la caja de resonancia de Fajardo, con razón el canal lo TeleFajardo: un espejito para el ego mediático del exgobernador. Antioquia la Más Educada solo fue un sueño fallido, maquillado mediáticamente, para los antioqueños que votamos y confiamos en Sergio Fajardo; con razón por el Occidente de Antioquia lo llaman Pajardo.

Mié, 2015-12-23 10:12

Me parece que con Sergio Fajardo no solo esta vez sino constantemente se comete un error ya que aunque perdió su gran apuesta de ganar la gobernación, tiene una plataforma de aterrizaje que es el partido verde, que gracias a sus apuestas jóvenes salio muy fortalecido este año.

Mar, 2015-12-22 13:17

Así como el año pasado pusieron en la lista de desinflados a Luis Carlos Velez, este año les faltó poner a Clauida Gurusatti. Llegó como la salvadora de Rcn con agenda uribista y los efectos en la sintonía son mínimos.

Añadir nuevo comentario