Menú principal

Domingo Septiembre 15, 2019
El presidente Santos recibió del Consejo Gremial una serie de reflexiones sobre el proceso de paz. Aunque les dijo que 'suscribía hasta la última coma' en realidad las dudas planteadas son muy estructurales frente a lo ya pact

El fin de semana, la revista Semana dijo en uno de sus confidenciales que en los próximos días algunos cacaos irían a la Habana a reunirse con los negociadores de las Farc. La Silla supo que aún no hay fecha para el encuentro, pero si se realiza, sería un paso más en un diálogo que se abrió desde hace unas semanas entre el Consejo Gremial y los guerrilleros y que muestra dos cosas: que existe un abismo entre las posiciones de las Farc y los empresarios pero también que se ha creado un puente para cruzarlo.

Estas son las principales diferencias y la forma cordial en la que las manifestaron tanto el Consejo Gremial en sus reflexiones sobre el proceso de paz de la Habana que le presentaron al presidente Santos hace unas semanas como en las  “valoraciones” sobre la misma que hicieron las Farc el martes pasado, y que ganan relevancia en víspera del viaje empresarial a la Habana:

1

La justificación de las negociaciones

Para los empresarios, las razones para negociar con las Farc son esencialmente humanitarias, mientras que para las Farc se trata de superar “las causas” objetivas de la violencia como la pobreza y la desigualdad. Por eso, para los empresarios el fin último de la negociación debe ser la desmovilización de los guerrilleros para evitar los daños causados por sus acciones terroristas, mientras que para la guerrilla se trata de crear un nuevo “escenario democrático”.

Empresarios: “Durante los últimos 35 años, a lo menos, todos los gobernantes de Colombia han intentado procesos de paz con los alzados en armas, algunos de los cuales tuvieron éxito. Tal persistencia conduce a preguntarse: ¿por qué negociar? No porque se crea que la causa subversiva sea justa en sus móviles y procedimientos; tampoco porque los alzados en armas tengan la capacidad de amenazar la estabilidad de la República.

En lo esencial, las razones son humanitarias. La violencia ejercida por grupos armados al margen de la ley, y la generada por grupos irregulares que se formaron para combatir la guerrilla, ha causado numerosas víctimas, en especial pertenecientes a los estratos más pobres de la población en zonas rurales. También se negocia para evitar los daños que, mediante atentados terroristas, estos grupos siguen ocasionando al medio ambiente, a la infraestructura, a los bienes públicos y, en general, a la economía nacional.”

Farc: "El objetivo supremo de los diálogos de paz, además de sus razones humanitarias, es generar las condiciones mínimas para que las chocantes diferencias económicas, políticas y sociales que nos separan y nos enfrentan, las podamos resolver mediante el debate civilizado en un nuevo escenario político democrático, que supere el limitado marco actual, que asfixia y violenta la participación de las grandes mayorías del país."

2

La estructura de la negociación

Para el Consejo Gremial, como el objetivo de la negociación es desmovilizar a la guerrilla, la negociación no es entre iguales, como sí lo es para las Farc.

CG: “De lo dicho se desprende que la negociación tiene que ser asimétrica en favor del Gobierno, en quien reposa la legitimidad institucional del país. No negocian los jefes de dos ejércitos enfrentados para culminar una guerra civil en la que ninguno de ellos ha podido vencer. Lo hace el Estado para acoger dentro de la legalidad a quienes se encuentran por fuera de ella y para fortalecer la capacidad de las instituciones y continuar avanzando en la conquista de una Colombia mejor.”

Farc: “Si los diálogos de paz deben tener alguna asimetría, ha de ser a favor de esos millones de colombianos por siempre excluidos. La ampliación de la democracia es lo que hará  innecesaria la confrontación armada entre compatriotas. La ampliación de la democracia es lo que hará  innecesaria la confrontación armada entre compatriotas.”

3

El marco de la negociación

Para los empresarios, la negociación consiste en crear las condiciones para “reintegrar” a los guerrilleros dentro de la legalidad y por lo tanto, el marco de la negociación es la Constitución. Para la guerrilla, en cambio, como se trata de crear en la mesa de negociación un nuevo orden democrático el ‘marco’ de la negociación es lo que se pacte en la mesa.

Empresarios: “Tal como lo ha expresado reiteradamente el Gobierno, no se está negociando la creación de un nuevo orden político y social. En consecuencia, es evidente que la negociación debe transcurrir dentro de la Constitución, y no por fuera de sus preceptos. Este principio se postula, tanto con relación a las cláusulas sustantivas, que son las que versan sobre los derechos y obligaciones de los ciudadanos y organizan los poderes públicos, como aquellas que regulan su reforma.

Dicho de otra manera: el Derecho no es obstáculo para la conquista de la paz. Esta es el resultado de la plena realización de la Constitución y las leyes de Colombia, lo cual no impide que, preservando los valores que ellas plasman, sean reformadas para cumplir los compromisos resultantes de un eventual acuerdo con las FARC.”

Farc: "El objetivo supremo de los diálogos de paz, además de sus razones humanitarias, es generar las condiciones mínimas para que las chocantes diferencias económicas, políticas y sociales que nos separan y nos enfrentan, las podamos resolver mediante el debate civilizado en un nuevo escenario político democrático, que supere el limitado marco actual, que asfixia y violenta la participación de las grandes mayorías del país."

4

Las reformas sobre el agro

Si bien los empresarios reconocen que el desarrollo rural es una deuda del Estado con el campo, consideran que el modelo de desarrollo no es negociable, que la participación comunitaria no puede equivaler a coadministración y que el objetivo central debe ser promover el desarrollo empresarial en el campo por lo cual se oponen a las zonas de reserva campesina, uno de los puntos de honor de la guerrilla.

Las Farc no entran en su carta a discutir estos aspectos puntuales. Solo reconocen que "algunos de los aspectos contenidos en los acuerdos logrados, así como de los temas por abordar,generan inquietudes y tensiones sociales, algo por demás lógico en una nación donde históricamente las desigualdades han sido abismales y la violencia ha sido el instrumento predilecto de los poderosos para la defensa de sus ventajas y la imposición de políticas ajenas a los intereses nacionales.”

5

Las salvedades

Los empresarios preguntan si " las FARC han desistido de las salvedades que en numerosos documentos han expresado. Las Farc contestan que no.

6

La jurisdicción para la paz

Mientras para los empresarios, la creación de la Jurisdicción Especial para la Paz es una “concesión” del Estado para someter a la justicia a quienes hayan cometido crímenes, para las Farc es un camino para la reconciliación.

Empresarios: “Aún cuando no se conoce el texto del documento que contiene este acuerdo, su importancia es innegable, por cuanto sería la primera vez en la historia republicana de Colombia que un gobierno que goza de la legitimidad que dimana del proceso democrático pacta con quienes se encuentran al margen de la ley la creación de una jurisdicción especial. Una concesión de tal magnitud se justifica si permite someter a la justicia penal transicional o restaurativa a quienes hayan cometido crímenes en desarrollo del conflicto armado."

Farc: "Superar por la vía del diálogo un conflicto que sobrepasa el medio siglo, implica derrotar los odios y las ansias de venganza. La justicia restaurativa es el camino  para lograrlo."

7

Quiénes serían juzgados

Los empresarios creen que el Tribunal debería juzgar a quienes participaron directamente en el conflicto armado, mientras que para las Farc (y para el gobierno que lo negoció así) el tribunal tiene competencia sobre gente que también participó de manera indirecta.

Empresarios: “Con relación a la materia de la que el Tribunal se ocuparía, se dice que ella versará sobre crímenes cometidos en el contexto del conflicto, de manera directa o indirecta. Para el derecho penal liberal, la imputación y, por lo tanto, la pena, dependen de actuaciones personales, bien sea como autores, materiales o intelectuales, cómplices o encubridores. La posibilidad de responsabilidades indirectas nos genera preocupaciones. Consideramos necesario, por lo tanto, que esta cuestión sea objeto de precisión."

Farc: "Alcanzar la reconciliación de la familia colombiana presupone una obligación moral y política para todos los sectores de la sociedad, con la verdad, la justicia, la reparación y la garantía de no repetición."

8

La reparación de las víctimas

Los empresarios consideran que la reparación a las víctimas debe discutirse en la Habana es para garantizar que las Farc reparen a las suyas ya que el Estado ya asumió sus compromisos en la ley de víctimas.  Las Farc coinciden en la centralidad de las víctimas en la negociación pero no se pronuncian sobre si las repararán económicamente. Hasta ahora el gobierno no ha logrado ese acuerdo en la mesa.

9

La comisión de la Verdad

A los empresarios no les gusta la Comisión de la Verdad porque creen que puede minar la legitimidad de las instituciones. Las Farc responden de manera genérica, pero en el acuerdo ya pactado, se crea la Comisión de la Verdad que abrirá el tipo de debate al que se oponen los empresarios.

CG: “Durante todo el horizonte temporal del conflicto se ha mantenido la continuidad democrática del Estado. Por lo tanto, un debate retrospectivo sobre sus instituciones podría conducir a un injusto deterioro de su legitimidad. En este contexto es importante registrar que las razones que dieron origen a la creación de comisiones de la verdad en países como Argentina, Chile y Sudáfrica, no se encuentran presentes en Colombia. En tales países se trataba de sustituir dictaduras militares por gobiernos civiles, o un régimen de exclusión racial por un Estado pluriétnico y democrático.”

Farc: “Alcanzar la reconciliación de la familia colombiana presupone una obligación moral y política para todos los sectores de la sociedad, con la verdad, la justicia, la reparación y la garantía de no repetición."

10
 

La sostenibilidad de los acuerdos

Los empresarios y los guerrilleros coinciden en que la paz debe ser estable y duradera.

Empresarios: "En el acuerdo marco se ha establecido el compromiso de que las FARC dejen las armas al final del conflicto.  El Consejo Gremial Nacional considera que esta estipulación implica la necesidad de realizar un inventario riguroso de las armas, probablemente efectuado por una agencia internacional que garantice neutralidad; y en segundo lugar, su destrucción o entrega a un tercero. Nada de esto se ha divulgado por la mesa de negociaciones.

Si bien es positivo que se estipule el momento a partir del cual se dará la dejación de las armas, también resulta fundamental establecer el momento en el que dicho proceso terminaría.

Para finalizar, el Consejo Gremial Nacional, como representante del sector empresarial colombiano, reitera su respaldo a los procesos de finalización definitiva del conflicto con grupos armados al margen de la ley.  Creemos que la sostenibilidad en el tiempo de estos acuerdos, solo será posible en la medida en que se desarrollen dentro de un marco institucional sólido, basado en nuestros valores democráticos y republicanos.

Como representantes del sector empresarial, asumiremos un papel activo en la defensa de nuestros valores democráticos y en la construcción de unas mejores condiciones de vida que permitan una paz estable y duradera."

Farc: "Un estudio juicioso y desprejuiciado del Acuerdo General para la Terminación del Conflicto, de los acuerdos parciales y las salvedades, corrobora que ninguno de estos temas conspira contra la estabilidad de la nación y por el contrario, la fortalecen en la medida que generan condiciones para que los colombianos podamos dirimir nuestras diferencias por la vía democrática."

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2015-11-16 18:37

La paz es un conjunto de actos desinteresados diseccionados hacia un bien común.
María de los Ángeles Cano Sierra
Sergio Andrés Barrientos
Laura Valencia Gallego
Estudiantes de Ingeniería Administrativa, Escuela de Ingeniería de Antioquia

Mar, 2015-11-10 12:17

Los medios de comunicación saben que el problema con los empresarios y con uribe, es la comisión de la verdad. Nos ponen a botar corriente con otros temas que son solo de voluntad del estado, pero como el estado es administrado por titeres de los gremios económicos, volvemos nuevamente al inicio del circulo vicioso. No se puede hacer esto porque ello con lleva a aquello y así sucesivamente. Los medios de comunicación no se meten mucho porque los dueños son cacaos y los periodistas son humanos, asalariados como cualquier todos en el mundo y on temerosos de quedarse sin chambita. Exijamos a los empresarios que cuenten la verdad y punto.

Mar, 2015-11-10 11:36

Este análisis les quedó d guechupeteee… felicitaciones.

Hay temor dl estamento económico-empresarial d todo tipo, tanto en lo económico para la q no son válidos la deuda social históricamente adquirida, con repartición d utilidades y ganancias donde no llaman a los colombianos, pero cuando d inyectar dinero para evitar las quiebras cuando ya las han saqueado,…si todos somos Colombia.

Y la ‘’VERDAD’’, asi entre comillas y se mueren dl miedo, q tal q se las quitáramos ¡!.. Ahh..?.

Santos tiene q amarrarse los pantalones mucho mejor y q no le dejen viendo el ombligo; las negociaciones son con el estado y no precisamente con el estamento económico. Asi se diga q el estamento es otro estado alterno, los empresarios no pueden entrar en las decisiones q son exclusivamente dl estado representado en el presidente.

..claro q…mm??... esta es Colombia, …. se me olvidaba.

Mar, 2015-11-10 09:41

Los empresarios dicen que un debate en retrospectiva pone en tela de juicio la legitimidad de las instituciones del Estado. Es claro que el Estado colombiano se ha construido a partir de la violencia desmedida, y de democrático no tiene sino el nombre. En Argentina, Sudáfrica, Chile y El Salvador existieron dictaduras militares abiertamente declaradas. Aquí en Colombia, le ponen esa fachada de democracia a un Estado criminal. Pero claro, es a través de ese mismo Estado que la burguesía criminal que dirige este país legitima sus actos. Es necesario poner en suspenso la legitimidad del Estado colombiano; habría que ser muy ingenuo para creerse eso que los empresarios dicen en el punto 9.

Mar, 2015-11-10 06:28

No veo la opción para compartir este articulo en redes.

Mar, 2015-11-10 22:58

Son los puntos sobre los que no había acuerdo y dejaron para tratar después. por ejemplo, el del latifundio.

Añadir nuevo comentario