LA SILLA VACIA

Posesión de Diego Fran Ariza como contralor departamental. Foto tomada de redes sociales.

La llegada de Diego Fran Ariza a la Contraloría de Santander (apadrinado por Didier Tavera) se consolidó con varios acuerdos burocráticos con los 15 diputados de 16 (Roberto Schmalbach del Polo fue el único que se apartó) que votaron por él.

Aunque uno de los primeros actos de Ariza tras su posesión como contralor fue la solicitud de la renuncia protocolaria a los 16 funcionarios de libre nombramiento y remoción, solo algunas han sido aceptadas.  

La Silla revisó los nombres de quienes entraron a la Contraloría a respaldar la labor de Ariza y encontró que la torta burocrática ya se empezó a repartir.

Por una parte, el nombramiento del contralor auxiliar, cargo que tenía dividido al partido Opción Ciudadana, ya se definió. El vencedor fue José Joaquín Plata, exmagistrado del Consejo Nacional Electoral, quien llega en representación de Carolina Rangel, diputada de Opción Ciudadana quien a su vez fue elegida con el apoyo del parapolítico Luis Alberto ‘el tuerto’ Gil.

Una fuente de adentro de la Asamblea le dijo a La Silla que ese cargo generó inconformismo entre los diputados, quienes aunque en la negociación de los cargos habían acordado que ese nombramiento era del gobernador Didier Tavera, se encontraron con que los dos opcionados eran del partido del ‘Tuerto’.

El liberal Carlos Alberto Morales también recibió su parte, y logró que una cuota que ya tenía en la Contraloría, ascendiera en el escalafón. Se trata de Guadalupe Chinchilla Pabón, quien durante la administración de Argemiro Castro fue jefe de control interno y este año pasó a ser la secretaria general de Diego Fran Ariza. Guadalupe es hermana de la secretaria de Hacienda de Floridablanca, Ana Doris Chinchilla Pabón.

Otra cuota del Partido Liberal es Carlos Alberto Orejarena, quien tras ser subsecretario del Interior de el periodo de Lucho Bohórquez en la Alcaldía de Bucaramanga, llegó a la subcontraloría de control fiscal por su cercanía a Didier Tavera, según le dijeron dos fuentes de ese partido a La Silla.

Por el lado del Partido Conservador a cada uno de los diputados les correspondió un cargo.

José Manuel Ojeda Sanabria, excandidato azul al Concejo de Bucaramanga, llegó a dirigir la oficina de política institucional recomendado por el diputado Humberto Lizcano, de quien fue fórmula en las elecciones de 2015.

A nombre de Luis Eduardo Díaz Mateus (hermano de Iván Díaz Mateus, exsenador condenado por la ‘yidispolítica’) entró Eduard Jesús Sánchez Ariza como asesor de despacho.

El nuevo funcionario viene de ser alcalde del municipio de Jesús María, donde Díaz Mateus obtuvo la más alta votación entre todos los candidatos a la Asamblea. En ese municipio el principal contratista de Sánchez hizo parte de la unidad de apoyo normativo del diputado que respaldó su nombramiento.  

Marco Aurelio Reina, quien llega también como asesor de despacho de Diego Fran Ariza, entró como cuota del diputado de Cambio Radical Édgar Suárez. El copartidario de Suárez y hermano del senador Bernabé Celis, Álvaro Celis, puso a Otilia Luna, quien apoyó su reciente campaña electoral, en la oficina de control interno disciplinario.

Aunque en la oficina de control interno de la Contraloría no ha habido nombramiento, La Silla confirmó que ese espacio será para el diputado de La U Luis Tulio Tamayo.