Menú principal

Miércoles Agosto 05, 2020

?

Desde que llegó al Palacio Liévano hace un mes, el alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa ha abierto varios frentes simultáneos de pelea: con los graffiteros, los vendedores ambulantes, los ambientalistas, los defensores del metro y funcionarios de la administración pasada. 

Si bien esto era previsible dado que ganó con la propuesta de romper con los últimos 12 años de gobiernos de izquierda, ha usado un “tonito” para decir las cosas que ha ofendido a muchos: a pesar de que es el mismo con el que manejó la ciudad entre el 98 y el 2000, ahora no solo tiene una oposición más organizada, que está pendiente de cada palabra que dice, sino que después de ocho años de uribismo, mucha gente espera un mandatario que sea más empático. 

Desde antes de ser elegido, mostró ese “tonito”

No había cumplido dos semanas en el cargo, cuando en la entrevista con Maria Isabel Rueda dijo que no seguiría el trazado del metro que propuso Gustavo Petro, algo que ya había planteado desde la campaña. Pero le agregó:

“la manera como se había definido por dónde iba la línea de metro realmente no corresponde a ningún estudio sofisticado, sino a una persona de tercer nivel del IDU”.

“surgió un parámetro que se inventó un funcionario del IDU mientras se lavaba los dientes, y que no tuvo nada de técnico”.

Y después, en un desayuno con periodistas, les dejó claro que es él quien sabe qué es un metro y que los reporteros andan por las nubes.

“debemos tener claro qué hace y qué no un metro. Primero, no arregla trancones y segundo, va a movilizar una población mínima. Entonces aterricemos por favor”

Además, que los trenes de cercanías con los que Petro quería conectar Zipaquirá, Soacha y Facatativá con Bogotá, y que apoyó el Gobierno Santos, en realidad son una entretención.

“No había ningún estudio del tren, ese tren no funciona. Son unos juguetes muy lindos los tranvías, son carísimos y hacen menos que los buses y cuestan más”.

Sobre la reserva Van der Hammen, que él quiere urbanizar, y que es considerada por ambientalistas y otros ciudadanos como un ecosistema importante dio su dictamen:

“en la inmensa mayoría sólo hay potreros comunes”.

Y durante el día sin carro, a una vendedora ambulante que le reclamó por su política frente a gente como ella, no le respondió con ningún "tonito". La dejó llorando sola.

Y, el mismo día y otra vez en directo, le pidió los datos al conductor del bus de Transmilenio en el que iba y se varó, como si él fuera el responsable del mantenimiento del bus:

Peñalosa excusa su "tonito" asì:

 

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2016-02-05 16:56

Y que queria que le contestara a esa vieja entrenada por los petristas? y lo del metro es ciento por ciento cierto, entonces que es lo que friegan por no decir la otra palabra. Y todo el mundo clama por los vendedores y quien por el peaton que tiene que bajarse al carril de los carros para poder transitar? y quien dice algo de estos vendedores que con aceite podrido vender mercancia cion riesgo para el cliente y los otros son de mercancia pirateada o de contrabando; por algo este pais es una mierda.

Páginas

Añadir nuevo comentario